Á6 6

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - PAGINA NEGRA -

ada vez que el Sol de México re­cuer­da a su pa­dre, es­te emer­ge del abis­mo co­mo el año­so Cronos, dis­pues­to a de­vo­rar­lo y a de­glu­tir sus en­tra­ñas.

Des­pier­ta de sus des­va­ríos y lo ve ahí: me­nu­di­to, en­clen­que, con aquel ri­dícu­lo bi­go­te y la son­ri­sa enaje­na­da con que in­ter­pre­ta­ba Fren­te a una copa de vino. Y es­cu­cha: “me da una pe­na tan gran­de, que me ten­go que reír”.

Una car­ca­ja­da eter­na es lo que de­be de es­cu­char­se en el más allá –si es que ahí hay re­des so­cia­les– ca­da vez que el alma de Lui­si­to Rey lanza un vis­ta­zo a es­te mun­do, y oye las mil y una mal­da­des que le cau­só al po­bre de Luis Mi­guel, con­ver­ti­do por la ma­gia

del mer­ca­deo en un már­tir ar­tís­ti­co. Ca­na­lla, ex­plo­ta­dor, adic­to, ce­lo­so y agré­gue­le com­ple­ta La Bi­blia del in­sul­to, de Ma­ría Ira­zus­ta, pa­ra te­ner una le­ve idea de lo que pu­do ha­ber si­do Lui­si­to con su re­to­ño y peor aún con su mu­jer, Mar­ce­la Bas­te­ri.

La po­co ma­ter­nal Bet­te Da­vis po­dría re­su­mir la re­la­ción en­tre Luis­Mi y su pa­dre en es­ta frase: “Si nun­ca haz si­do odia­do por tus hi­jos, nun­ca haz si­do pa­dre.”

En Luis Mi­guel, la se­rie, pre­sen­tan al in­fe­liz co­mo un ser des­na­tu­ra­li­za­do, in­ter­pre­ta­do por Ós­car Jae­na­da; peor que Bar­ba­zul y más ma­lo que la le­che de ga­ta viu­da.

Los ex­per­tos en ima­gen sem­bra­ron mi­nas an­ti­per­so- na­les, en to­das las re­des so­cia­les; Lui­si­to se con­vir­tió en el muer­to más des­pre­cia­do y Micky emer­gió co­mo la víc­ti­ma de su ego­ma­nía­co pa­dre.

Quie­nes co­no­cie­ron a los dos es­pe­cí­me­nes coin­ci­den que es un ajus­te de cuen­tas, so­lo que Lui­si­to ya es­ta­ba tie­so des­de el 9 de di­ciem­bre de 1992, cuan­do pa­gó to­das sus zan­ga­na­das.

Los más atre­vi­dos pien­san que en­tre am­bos son más las se­me­jan­zas que las di­fe­ren­cias; uno es un in­tér­pre­te “de tres al cuar­to” y el otro era más ne­cio que una mos­ca co­jo­ne­ra.

En la In­ter­net “col­ga­ron” un vi­deo don­de los dos se abra­zan, se be­san, se so­plan la nu­ca y que­man in­cien­so mu­tuo, en el des­apa­re­ci­do pro­gra­ma te­le­vi­si­vo Siem­pre en Do­min­go.

Un enemi­go de Lui­si­to se to­mó la mo­les­tia de en­lis­tar el de­cá­lo­go de las vi­le­zas que le hi­zo a su re­to­ño, y se­gu­ro pen­só en lo que di­jo el es­cri­tor fran­cés, Ju­les Re­nard: “No to­dos tie­nen la suer­te de ser huér­fa­nos.”

A Rey, no “mi rey”, le en­do­sa­ron for­zar a su hi­jo a de­jar la es­cue­la pa­ra de­di­car­se de lleno a la can­ta­da en ba­res de ba­ja es­to­fa; dro­gar­lo a pun­ta de efe­dri­na pa­ra aguan­tar, sin des­ma­yar­se, las ex­te­nuan­tes jor­na­das fa­ran­du­le­ras.

Era po­se­si­vo, do­mi­nan­te y ce­lo­so; nun­ca de­jó tra­ba­jar a la po­bre Mar­ce­li­ta y la te­nía ama­rra­da a la co­ci­na, al servicio do­més­ti­co de él y los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.