TRIN­CHE­RAS

BLINDADAS CON PA­LA­BRAS DE COM­BA­TE

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS - # #$># Í#C C $ Ó

(1 *+*'2* )/Á ( +1)1) & )& * "Á) & &,) " ) ) 3,) &1Á3,',) & #*4 (/+ 3* 12&*&*(Í* 5 &*(1 3 ,+/ '* (, *-*(4*( Í * *3/* & 1( ,+"* 1Ó( , 1 1*3 3 Ú3/1", ,(/ , )/1"* *)1 6 "2 +/,) ( 3 *,) 3* -1&* )1'2 )/*) ),( 1)/,+1*) & 3,) -1-,)

Ho­la, Va­les­ka, ¿có­mo es­tás?” “Ho­la, Na­ta­lia. Acá... Bien por­que se­gui­mos vi­vos. Gra­cias a Dios”.

La voz de Va­les­ka Va­lle tiem­bla un po­co en el au­ri­cu­lar pe­ro es un ges­to in­vi­si­ble. Sus pa­la­bras se es­cu­chan ní­ti­das, co­mo si no las pronunciara en Ma­na­gua, a 400 ki­ló­me­tros de San Jo­sé.

Las lla­ma­das por What­sApp son en­ga­ño­sas. En al-

“gu­nas de ellas, los ocho ni­ca­ra­güen­ses con­sul­ta­dos pa­ra es­te re­por­ta­je se oyen a sal­vo. De­trás de la voz de Va­les­ka hay con­ver­sa­cio­nes, ri­sas que­das. En otras lla­ma­das atrue­nan ex­plo­sio­nes breves. Uno tras otros, re­sue­nan los mor­te­ros, co­mo si fue­ran un do­mi­nó so­no­ro. Algunas co­mu­ni­ca­cio­nes se cor­tan. Otras se pos­po­nen y lle­gan men­sa­jes de tex­to: “Es­ta­mos aler­tas”.

“Yo es­tu­ve pri­me­ro en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de In­ge­nie­ría, atrin­che­ra­da. Des- pués de que nos sa­ca­ron de allá, nos que­da­mos re­fu­gia­dos una no­che. En la ma­dru­ga­da lle­va­mos lo que pu­di­mos res­ca­tar ha­cia la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca que es­ta­ba sien­do ata­ca­da. En ese mo­men­to vi­ví mu­chas co­sas, nos reu­ni­mos... Nos or­ga­ni­za­mos por­que ne­ce­si­tá­ba­mos dar­le un sen­ti­do a es­ta lu­cha”, ex­pli­ca Va­lle.

La lu­cha co­men­zó el miér­co­les 18 de abril, des­pués de que el go­bierno apro­bó una re­for­ma pa­ra evi­tar la quie­bra del Ins­ti­tu­to Ni­ca­ra­güen­se de Se­gu­ri­dad So­cial. Las pri­me­ras pro­tes­tas fue­ron “au­to­con­vo­ca­das” por es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios y otros ni­ca­ra­güen­ses dis­con­for­mes con la de­ci­sión del go­bierno de Daniel Or­te­ga de au­men­tar los apor­tes a las co­ti­za­cio­nes, la crea­ción de un tri­bu­to a las pensiones de los adul­tos ma­yo­res y otros cam­bios.

Sin em­bar­go, los “plan­to­nes” —blo­queos pa­cí­fi­cos— no tar­da­ron en con­ver­tir­se en even­tos vio­len­tos.

Du­ran­te el fin de se­ma­na si­guien­te, las ciu­da­des de Ma­na­gua, Ma­sa­ya, León y Es­te­lí re­ci­bie­ron po­li­cías, an­ti­mo­ti­nes y miem­bros de la Ju­ven­tud San­di­nis­ta. Fo­to­gra­fías y vi­deos apa­re­cie­ron en re­des so­cia­les pa­ra mos­trar las con­se­cuen­cias del caos: su­per­mer­ca­dos sa­quea­dos, llan­tas que­ma­das, mul­ti­tu­des des­ga­ñi­ta­das y ase­si­na­tos. Pa­ra el 21 de abril su­ma­ban 10 muer­tos.

A la fe­cha, el go­bierno de Or­te­ga da cuen­tas es­cue­tas de las muer­tes en los en­fren­ta­mien­tos; en su lu­gar, la ci­fra al jue­ves pa­sa­do era de 191, se­gún da­tos de la or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal Cen­tro Ni­ca­ra­güen­se de De­re­chos Hu­ma­nos (Ce­nidh).

Re­vis­ta Do­mi­ni­cal so­li­ci­tó una en­tre­vis­ta con la Em­ba­ja­da de Ni­ca­ra­gua pa­ra es­te ar­tícu­lo y no fue­ron con­tes­ta­dos los co­rreos elec­tró­ni­cos ni las lla­ma­das. Aun­que no res­pon­dió a es­ta so­li­ci­tud de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.