() & '* %*%

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA -

" ) , #6 $ & )") &# , ",) $! #&)$'9 #))$ !# )$

( &,%# ,) .) '( &

#( *( !( +,

) 4 !# , *( $+ ,)# *(é ', $ & ! &)#+,

()# & ( 4$ $&# # 0#%#$'# !# ,4 !# 7"!$'# ( ) ' &# "#)# ( /(

% '$, # !

!# ! &)# ( é7$&, :; #! $+(#! *( !, 3$<, !# /# # /)$&á $'# # $ ('# '$ó

! ','& ! si­glo XVIII era, co­mo di­ce un gra­ba­do de la épo­ca de Wi­lliam Ho­garth, pa­ra “em­bo­rra­char­se por un pe­ni­que, caer in­cons­cien­te por dos y con­se­guir pa­ja gra­tis por na­da” pa­ra so­bre­vi­vir la go­ma ne­fas­ta que pro­vo­ca­ba.

Tan in­fa­me era la repu­tación de la gi­ne­bra que el no­ve­lis­ta Henry Fiel­ding, me­jor co­no­ci­do por su sá­ti­ra so­cial, es­cri­bió sin nin­gu­na cla­se humor pa­ra un pan­fle­to: “Hay un nue­vo ti­po de ebrie­dad, des­co­no­ci­da pa­ra nues­tros an­ces­tros, que úl­ti­ma­men­te sur­gió en­tre no­so­tros, y que si no la de­te­ne­mos, des­trui­rá in­fa­li­ble­men­te una gran par­te de la gen­te in­fe­rior. La ebrie­dad a la que me re­fie­ro es un ve­neno lla­ma­do gin, el prin­ci­pal sus­ten­to de más de cien mil per­so­nas en es­ta me­tró­po­lis”.

Los in­gre­dien­tes que, aho­ra, re­co­no­ce­mos en el des­ti­la­do son las ba­yas de enebro –son in­dis­pen­sa­bles pa­ra que la gi­ne­bra sea gi­ne­bra– y dis­tin­tos in­gre­dien­tes her­ba­les co­mo re­ga­liz, an­gé­li­ca, car­da­mo­mo, cás­ca­ra de na­ran­ja y otros (en reali­dad, las gi­ne­bras sa­ben tan dis­tin­to en­tre sí por­que no hay una re­ce­ta úni­ca, ca­da mar­ca crea su sa­bor ba­jo sus pro­pias re­glas).

Los in­gle­ses de ha­ce tres si­glos, por otro la­do, de­ci­die­ron que el des­ti­la­do tam­bién po­día te­ner agua­rrás y el áci­do sul­fú­ri­co, por men­cio­nar al­gu­nas abe­rra­cio­nes que aña­dían con tal de ob­te­ner y ven­der más lí­qui­do.

En­tre esos desatos y la re­gu­la­ri­dad de los plei­tos de bo­rra­chos –o, me­jor di­cho, in­to­xi­ca­dos–, Lon­dres con­si­guió prohi­bir en 1751 la ven­ta de gi­ne­bra sin li­cen­cia, los pa­la­cios ce­rra­ron y la gi­ne­bra se co­men­zó a ven­der en pubs.

Se re­du­jo la pro­duc­ción y se co­men­za­ron a pa­ten­tar me­jo­res re­ce­tas.

Cuan­do en 1817, dos cien­tí­fi­cos fran­ce­ses en­con­tra­ron un mé­to­do pa­ra ex­traer la qui­ni­na del ár­bol de cin­cho­na, la gi­ne­bra ya era un des­ti­la­do de so­cie­dad.

En la co­lo­ni­za­ción de la In­dia, los bri­tá­ni­cos car­ga­ron con sus pro­pias bo­te­llas con al­cohol. Tam­bién, lle­va­ron con­si­go qui­ni­na pa­ra pro­te­ger­se de los bro­tes co­ti­dia­nos de ma­la­ria. Fue cues­tión de tiem­po pa­ra que mez­cla­ran am­bas sus­tan­cias pa­ra me­jo­rar su sa­bor. Aquel se­ría el ac­ci­den­tal nacimiento del gin to­nic, coctel in­glés por su ori­gen y es­pa­ñol por in­sis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.