Cuan­do el amor rom­pe la ba­rre­ra del so­ni­do

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN PORTADA | EN ESTA EDICIÓN -

“¿Có­mo una mu­jer sorda va a con­ver­tir­se en ma­má? Ni si­quie­ra po­drá es­cu­char cuan­do el be­bé llo­ra”. Con ese ejem­plo tan sen­ci­llo va­rias ma­dres sor­das han vis­to es­te­reo­ti­pa­da su ca­pa­ci­dad pa­ra criar a un hi­jo. A ese pre­jui­cio se en­fren­tó Ca­ro­li­ne Lo­bert, ma­dre sorda.

Por su par­te Le­da Mon­te­ro, una ma­má oyen­te con hi­ja sorda, se vio an­te el re­to de lo­gra­ra que una mu­jer que tra­ba­ja, es­tu­dia y es ma­dre le pue­da dar las he­rra­mien­tas ade­cua­das a su hi­ja sorda que na­ció a ini­cios de los 80, cuan­do aún no exis­tía en el país una len­gua de se­ñas ofi­cial.

Ac­tual­men­te exis­te y es co­no­ci­da co­mo LESCO (len­gua de se­ñas cos­ta­rri­cen­se) que es­tá es­ta­ble­ci­da co­mo len­gua ma­ter­na de las per­so­nas sor­das de Cos­ta Ri­ca des­de el 2012 y que se ve­nía desa­rro­llan­do des­de los años 70.

En el ca­so de las mu­je­res que pre­sen­ta­mos en es­te tra­ba­jo, to­das han de­mos­tra­do que ser sorda con hi­jos sor­dos, oyen­te con hi­ja sorda y sorda con hi­jos oyen­tes no ha si­do pro­ble­ma al­guno pa­ra sa­car ade­lan­te a sus ni­ños. Eso sí, el es­fuer­zo ha si­do tan gran­de co­mo el amor de ca­da una de ellas por sus pe­que­ños. La in­ver­sión, en la ma­yo­ría de los ca­sos, ha si­do más cuan­tio­sa, así co­mo la sa­tis­fac­ción de ver­los flo­re­cer y desa­rro­llar­se con nor­ma­li­dad.

La en­tre­vis­ta con Sil­via Lei­va y sus hi­jos, así co­mo la de Ca­ro­li­ne Lo­bert y su fa­mi­lia, se reali­zó gra­cias a la ayu­da de la in­tér­pre­te Ni­na Gon­zá­lez, fun­da­do­ra del ins­ti­tu­to Hands-On Lesco.

Sil­via Lei­va es una per­so­na sorda, de 58 años. Es­ta ama de ca­sa sa­be que su sor­de­ra se de­be a que su ma­dre (mu­jer oyen­te) se en­fer­mó de ru­beo­la cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da de ella. Su es­po­so, Johnny Chan, tam­bién es una per­so­na sorda, sin em­bar­go, no se co­no­ce la ra­zón.

Ha­ce tres dé­ca­das la pa­re­ja de­ci­dió te­ner un hi­jo. El em­ba­ra­zo trans­cu­rrió nor­mal y ha­ce 29 años na­ció Ma­ría Lau­ra Chan. Sien­do una be­bé de sie­te me­ses, sus pa­pás des­cu­brie­ron que ella na­ció sorda.

“Con nue­ve me­ses la lle­va­mos a un kín­der en Es­ca­zú que se lla­ma Pa­pi­llón, ahí es­tu­vo has­ta los seis años. Es kín­der pe­ro con es­ti­mu­la­ción y aten­ción de te­ra­pia de len­gua­je”, con­tó Lei­va.

Seis años des­pués del na­ci­mien­to de Ma­ría Lau­ra, Sil­via se em­ba­ra­zó de Luis Die­go. Cuan­do el ni­ño te­nía un mes sus pa­dres se die­ron cuen­ta de que tam­bién era sor­do. Des­de ese mo­men­to em­pe­za­ron a co­mu­ni­car­se con él me­dian­te se­ñas. Al cum­plir un año, lo in­te­gra­ron al kín­der Pa­pi­llón.

“Es­tu­vo un tiem­po cor­to y lue­go lo lle­va­mos a Mi Oru­gui­ta (Cen­tro de Edu­ca­ción In­te­gral pa­ra Ni­ño­sSor­dos Mi Oru­gui­ta), ahí es­tu­vo has­ta los seis años”.

”Cuan­do te­nían edad es­co­lar, mis dos hi­jos en­tra­ron a la es­cue­la y lue­go si­guie­ron en el co­le­gio pri­va­do Nues­tra Se­ño­ra de Sion. Apar­te de las cla­ses que lle­va­ban des­de pe­que­ños, yo les en­se­ña­ba se­ñas des­de be­bés y tam­bién a leer la­bios”, con­tó la ma­má.

Ma­ría Lau­ra Chan, quien hoy se desem­pe­ña co­mo di­se­ña­do­ra grá­fi­ca del Fon­do Mu­tual de la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial y co­mo pro­fe­so­ra de lec­tu­ra y es­cri­tu­ra pa­ra per­so­nas sor­das en la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, re­co­no­ce y des­ta­ca el es­fuer­zo de su ma­dre pa­ra ma­xi­mi­zar to­dos los re­cur­sos po­si­bles con el fin de que ella y su her­mano tu­vie­ran la me­jor edu­ca­ción.

“Cuan­do yo na­cí no ha­bía ma­te­rial o re­cur­sos pa­ra edu-

car a be­bés sor­dos. Mi ma­má man­dó a pe­dir ma­te­rial de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra en­se­ñar­nos a no­so­tros y po­der criar­nos bien. En Pa­pi­llón a mi her­mano y a mí nos die­ron te­ra­pia de len­gua­je, en ca­sa apren­di­mos se­ñas y así cre­ci­mos con los dos len­gua­jes (es­pa­ñol y len­gua­je de se­ñas)”, di­jo Ma­ría Lau­ra.

Sil­via, de 58 años, apren­dió len­gua­je de se­ñas has­ta que cum­plió 19. Des­de ni­ña so­la­men­te se co­mu­ni­ca­ba con su ma­má.

Ya con sus hi­jos, pa­ra fa­ci­li­tar el apren­di­za­je, Sil­via te­nía to­do en su ca­sa ro­tu­la­do con el nom­bre en es­pa­ñol y apar­te, le en­se­ña­ba la se­ña a sus ni­ños de có­mo se de­cía ca­da ob­je­to. Ella y su es­po­so tam­bién man­da­ron a com­prar a Es­ta­dos Uni­dos un dis­po­si­ti­vo que se en­cen­día ca­da vez que sus hi­jos llo­ra­ban y así po­dían aten­der­los de in­me­dia­to.

Pa­ra Luis Die­go, de 22 años, su ma­má es “la más lin­da” y re­co­no­ce que sin ella, él no se­ría quien es ni con­ta­ría con el ni­vel uni­ver­si­ta­rio que po­see. Él tam­bién es di­se­ña­dor grá­fi­co, tra­ba­ja en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Cos­ta­rri­cen­se (TEC) y es pro­fe­sor de LESCO en Hand-On Lesco (aca­de­mia di­se­ña­da pa­ra que ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos oyen­tes apren­dan a ex­pre­sar­se en Len­gua de Se­ñas Cos­ta­rri­cen­se).

“Yo no pue­do ima­gi­nar si mi ma­má fue­ra oyen­te. Mi vi­da se­ría otra. Yo le agra­dez­co mu­chí­si­mo. Co­mo di­jo mi her­ma­na: sin mi ma­má no es­ta­ría­mos aquí con es­ta edu­ca­ción. Es­toy muy agra­de­ci­do. La res­pe­to mu­cho co­mo per­so­na. Es muy va­lio­sa y su co­ra­zón es muy muy gran­de. Es­toy or­gu­llo­so de ser su hi­jo. Te amo mami”, ex­pre­só Luis Die­go.

Sil­via, Ma­ría Lau­ra y Luis Die­go pue­den ha­blar, nin­guno de los tres tie­ne pro­ble­mas con sus cuerdas vo­ca­les. Sin em­bar­go, to­dos pre­fie­ren co­mu­ni­car­se me­dian­te len­gua­je de se­ñas.

“Mu­cha gen­te pre­gun­ta que si las per­so­nas sor­das po­de­mos ha­blar. An­tes se creía que las per­so­nas sor­das eran sor­do­mu­das, las per­so­nas sor­das te­ne­mos bien las cuerdas vo­ca­les, so­la­men­te que a al­gu­nos les fal­ta prac­ti­car sa­car la voz bien, pe­ro sí po­de­mos ha­blar. Mu­chos sor­dos pre­fie­ren usar se­ñas, otros pre­fie­ren ha­blar, otros am­bas, hay mu­cha di­ver­si­dad. No­so­tros pre­fe­ri­mos las se­ñas”, ex­pli­có Luis Die­go.

So­fía Ló­pez Lo­bert tie­ne cin­co años y me­dio. Ella dis­fru­ta ju­gar con mu­ñe­cas y bai­lar ba­llet. A So­fi, co­mo le lla­man de ca­ri­ño, le gus­ta abra­zar a sus pa­pás, su her­ma­na Lu­cie y de­cir­le a los tres cuán­to los quie­re.

Con sus pa­dres se co­mu­ni­ca me­dian­te se­ñas y con la pe­que­ña con pa­la­bras. So­fi y Lu­cie son oyen­tes; su ma­má Ca­ro­li­ne Lo­bert y su pa­pá Leo­nel Ló­pez son per­so­nas sor­das.

Ca­ro­li­ne Lo­bert y su her­mano ge­me­lo Alain Lo­bert na­cie­ron sor­dos. Ella des­de siem­pre an­he­ló con­ver­tir­se en ma­má. Ha­ce ocho años es­ta bel­ga via­jó has­ta Cos­ta Ri­ca y se enamo­ró de Leo­nel Ló­pez. Se ca­sa­ron y cum­plie­ron el sue­ño de ser pa­pás de So­fía, de cin­co años y me­dio, y de Lu­cie, de dos años y diez me­ses.

“Se cree que las ma­más sor­das no pue­den ser ma­más. La gen­te tie­ne el pre­jui­cio de que por ser sorda có­mo va a ha­cer pa­ra criar a los hi­jos. Ma­ría Lau­ra, Luis Die­go y mis hi­jas son un ejem­plo de que no­so­tros so­mos una fa­mi­lia co­mo cual­quier otra. Una fa­mi­lia bue­na. Les da­mos edu­ca­ción. Les da­mos va­lo­res. Mu­chas per­so­nas di­cen: 'pe­ro có­mo se van a co­mu­ni­car con los be­bés si las ma­más son sor­das'. Yo les di­go: es igual co­mo con cual­quier idio­ma, es una co­mu­ni­ca­ción na­tu­ral. Una fa­mi­lia se pue­de co­mu­ni­car en in­glés pe­ro tam­bién pue­de ha­cer­lo en LESCO”, di­jo Ló­pez, quien apro­ve­chó pa­ra hon­rar el tra­ba­jo de su es­po­sa co­mo ma­dre.

Al igual que Sil­via Lei­va y su es­po­so Johnny Chan, Ca­ro­li­ne y Leo­nel tam­bién man­da­ron a traer un equi­po es­pe­cial a Es­ta­dos Uni­dos. Ca­da vez que las pe­que­ñas llo­ra­ban el apa­ra­to se en­cen­día.

A So­fía y Lu­cie su ma­má les ha en­se­ña­do a co­mu­ni­car­se en se­ñas des­de be­bés. La pri­me­ra se­ña de So­fía fue la de co­mer, su ma­dre di­ce que a los 10 me­ses pu­so su mano cer­ca de la bo­ca y em­pe­zó a mo­ver­la en se­ñal de que te­nía ham­bre. Lu­cie con­ti­núa apren­dien­do.

So­fía y Lu­cie son bi­lin­gües: ha­blan es­pa­ñol (So­fía tam­bién lo ha­ce en in­glés y fran­cés) y usan LESCO. Pa­ra que las ni­ñas apren­die­ran a ha­blar, la fa­mi­lia de su pa­pá Leo­nel (to­dos son oyen­tes, él na­ció oyen­te mas per­dió la au­di­ción por una en­fer­me­dad) las ha ayu­da­do y siem­pre ha­blan con ellas. Tam­bién ver te­le­vi­sión co­la­bo­ra con el en­ri­que­ci­mien­to del vo­ca­bu­la­rio. So­fía es­tá en un kín­der pú­bli­co y allí lle­va su edu­ca­ción con nor­ma­li­dad.

Quie­nes han te­ni­do di­fi­cul­ta­des han si­do sus pa­dres, pues en el cen­tro edu­ca­ti­vo no hay in­tér­pre­te que les ayu­de a co­mu­ni­car­se con la maes­tra y di­cen que no es lo mis­mo ha­cer­lo por men­sa­jes, de ese mo­do es di­fí­cil.

¿Sien­do ma­má sorda es más sen­ci­llo criar ni­ñas oyen­tes?

Ca­ro­li­ne di­ce que su ma­má es oyen­te y des­de pe­que­ña le en­se­ñó lec­tu­ra de la­bios y en su ca­sa se co­mu­ni­ca­ban con ges­tos. La re­pos­te­ra de pro­fe­sión ase­gu­ra que en Bél-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.