QUEHA­CE­RES

CO­MO EN EL CUEN­TO LA CAR­TA ROBALDA DE POE EN OCA­SIO­NES LO MAS OCUL­TO ES AQUE­LLO QUE ES­TA A SIM­PLE VIS­TA

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA -

# on mo­ti­vo de la re­cien­te ce­le­bra­ción del Día de la Ma­dre, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos (INEC) pu­bli­có una in­fo­gra­fía en la que, en­tre otras da­tos, nos in­for­ma­ba que las ma­dres de­di­ca­ban 36,06 ho­ras a “Tra­ba­jo do­més­ti­co no re­mu­ne­ra­do”, en­tién­da­se, a las ta­reas re­la­cio­na­das con las com­pras, la ali­men­ta­ción, el aseo, el la­va­do de ro­pa y “la ge­ren­cia del pro­pio ho­gar”.

Es­ta ci­fra no in­cluía las 13,51 ho­ras adi­cio­na­les que de­di­ca­ban, co­mo ma­dres que son, al “Cui­do de ni­ñas y ni­ños me­no­res de 12 años del ho­gar”.

So­lo la pri­me­ra ci­fra su­pera ya el tiem­po que de­di­can a “Tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do” (34,11 ho­ras) y más que du­pli­ca el tiem­po de­di­ca­do a “Ac­ti­vi­da­des de for­ma­ción” (15,18 ho­ras).

Es de agra­de­cer que una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca arro­je luz so­bre las di­men­sio­nes que tie­ne es­te tra­ba­jo al que, con jus­to cri­te­rio, los cien­tí­fi­cos so­cia­les de­no­mi­nan “in­vi­si­ble”.

In­vi­si­ble por­que, en pri­me­ra ins­tan­cia, no se re­mu­ne­ra, y co­mo a na­die le afec­ta su cos­to, ca­re­ce au­to­má­ti­ca­men­te de va­lor eco­nó­mi­co.

In­vi­si­ble, ade­más, por­que co­lo­ca a las mu­je­res cu­ya úni­ca ocu­pa­ción es aten­der un ho­gar (ba­jo la eti­que­ta de “ama de ca­sa”) en el 28% de po­bla­ción que se con­si­de­ra ex­clui­da de la fuer­za la­bo­ral (acom­pa­ñan­do a es­tu­dian­tes y pen­sio­na­dos), co­mo si se qui­sie­ra pri­var do­ble­men­te a su tra­ba­jo de sig­ni­fi­ca­do eco­nó­mi­co.

Y aún así, “ama de ca­sa” sue­na le­ve, y re­sul­ta me­nos de­ni­gran­te, com­pa­ra­do con el “S/L” (“Sus la­bo­res”) que re­co­gía, has­ta no ha­ce mu­chos años, la ocu­pa­ción de mi ma­dre en su car­net de iden­ti­dad. Co­mo si esas la­bo­res le fue­ran con­sus­tan­cia­les a su con­di­ción de mu­jer y no fue­ran la­bo­res que be­ne­fi­cia­ban a otros miem­bros de la so­cie­dad, cu­yas ocu­pa­cio­nes, al pa­re­cer, sí son va­lio­sas..

Y es tam­bién “in­vi­si­ble” por­que, has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co, tam­po­co se cuan­ti­fi­ca­ba. Y cuan­do co­men­zó a ha­cer­se, nos asom­bra­mos al co­no­cer que su sig­ni­fi­ca­do eco­nó­mi­co, se­gún al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes, equi­va­le a una ter­ce­ra par­te o más del PIB de cual­quier país.

Un ice­berg in­ver­ti­do, en el que un 33% in­vi­si­ble cons­ti­tu­ye el ci­mien­to so­bre el que se eri­ge el 100% de la economía vi­si­ble, re­mu­ne­ra­da y va­lo­ra­da.

Y re­sul­ta, fi­nal­men­te, muy pa­ra­dó­ji­co, que se de­no­mi­ne “in­vi­si­ble” cuan­do, co­mo la car­ta de Au­gus­te Du­pin, es­tá co­ti­dia­na­men­te a sim­ple vis­ta. Y que de tan­to ver­lo no lo vea­mos ni lo va­lo­re­mos, es una de esas tan­tas ano­ma­lías que, a fuer de vi­vir­las día a día, nos han pa­re­ci­do “nor­ma­les” pe­ro que, co­mo so­cie­dad, de­be­mos ir co­rri­gien­do. Y a mar­chas for­za­das.

Pe­ro, pe­se a to­do, lo que más allá de la pro­sai­ca economía, más me­re­ce res­ca­tar­se, es el enor­me va­lor sim­bó­li­co que es­te tra­ba­jo tie­ne si lo ve­mos a la luz de nues­tra evo­lu­ción co­mo hu­ma­nos.

Los queha­ce­res do­més­ti­cos son co­mo una ma­ni­fes­ta­ción co­ti­dia­na del eterno re­torno, una vuel­ta diaria de la rue­da del Sam­sa­ra, un eterno Día de la Mar­mo­ta.

El es­fuer­zo em­pe­ña­do cuan­do se co­ci­na y se da de co­mer, a sa­bien­das de que ha­brá que vol­ver­lo a ha­cer en unas ho­ras; cuan­do se lim­pia lo que es­tá su­cio, sean pren­das o es­pa­cios, con plena con­cien­cia de que se vol­ve­rá a en­su­ciar; cuan­do se plan­cha lo que, inexo­ra­ble­men­te se vol­ve­rá a arru­gar; cuan­do se cui­da a la en­fer­ma con la es­pe­ran­za de su res­tau­ra­ción o al an­ciano pa­ra con­for­tar­lo; cuan­do se ins­tru­ye al ni­ño pa­ra en­se­ñar­le a vi­vir y ser fe­liz y pro­yec­tar fu­tu­ro; cuan­do se ha­cen to­das es­tas co­sas, se de­mues­tra nues­tra te­na­ci­dad, co­mo es­pe­cie, pa­ra apos­tar por la vi­da y el or­den y opo­ner­nos a la ten­den­cia na­tu­ral al caos del frío e in­di­fe­ren­te uni­ver­so que ha­bi­ta­mos. Y nos opo­ne­mos con­tra to­da es­pe­ran­za, pe­ro re­suel­ta­men­te, co­mo hé­roes ro­mán­ti­cos, dis­pues­tos a ar­po­near a la ba­lle­na aún a sa­bien­das de que se nos irá la vi­da en ello.

Y tan va­lio­so es ese dra­ma cós­mi­co que se in­ter­pre­ta, un día sí y otro tam­bién en­tre las cua­tro pa­re­des de las ca­sas, que al­gu­nas tra­di­cio­nes religiosas han lle­ga­do a re­co­no­cer el va­lor de es­tos queha­ce­res co­mo vía de per­fec­ción. Así, Hui Neng, el anal­fa­be­to y mo­des­to re­co­ge­dor de le­ña, se re­fu­gió en una co­ci­na, des­pués de su ilu­mi­na­ción al es­cu­char “El Sutra del Dia­man­te”, pa­ra no sus­ci­tar los ce­los de sus her­ma­nos mon­jes bu­dis­tas. Y Te­re­sa de Ávi­la, doc­to­ra de la Igle­sia, re­cor­da­ba a sus her­ma­nas car­me­li­tas que Dios es­ta­ba en to­das par­tes, tam­bién “en­tre los pu­che­ros”.

Y John Henry Car­de­nal New­man nos re­cor­da­ba que “per­fec­to es quien per­fec­to ha­ce el tra­ba­jo co­ti­diano”, y que ni de­pen­de de la na­tu­ra­le­za de la la­bor ni hay que ir más allá de la jor­na­da pa­ra bus­car la per­fec­ción.

Y por eso de­be­mos re­cor­dar­nos que tam­bién hay per­fec­ción y san­ti­dad, y un enor­me va­lor, eco­nó­mi­co y sim­bó­li­co, en los queha­ce­res dia­rios del ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.