¿ES­TA­MOS A LAS PUER­TAS DE UNA NUEVA CRI­SIS?

EL ECO­NO­MIS­TA LUIS LI­BER­MAN ANA­LI­ZA LA DE­LI­CA­DA CO­YUN­TU­RA AC­TUAL

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

El eco­no­mis­ta, em­pre­sa­rio, ban­que­ro y ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Luis Li­ber­man, evi­ta plan­tear un es­ce­na­rio tre­me­bun­dis­ta pe­ro es en­fá­ti­co en la ur­gen­cia de la apro­ba­ción de la pro­pues­ta de con­ten­ción de gas­to pre­sen­ta­da por la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ro­cío Agui­lar, y la apro­ba­ción de una re­for­ma fis­cal pa­ra evi­tar­le una cri­sis eco­nó­mi­ca al país.

An­tes de ha­blar so­bre la si­tua­ción ac­tual, don Luis hi­zo un aná­li­sis de lo ocu­rri­do du­ran­te la cri­sis de los años 80, cu­yas cau­sas y co­yun­tu­ra se di­fe­ren­cian sus­tan­cial­men­te de lo que po­dría ocu­rrir aho­ra, ca­si 40 años des­pués, aun­que los re­sul­ta­dos pa­ra el país se­rían los mis­mos: la pa­ra­li­za­ción de la eco­no­mía y el em­po­bre­ci­mien­to, por de­cir­lo en en po­cas –y pru­den­tes– pa­la­bras.

– La po­si­bi­li­dad de una cri­sis fi­nan­cie­ra que co­lap­se al país es un te­ma que se vuel­ve ca­da vez más fre­cuen­te en me­dios, fo­ros y en­tre la po­bla­ción. Nues­tro re­fe­ren­te es la cri­sis de los 80 ¿qué pa­ra­le­lis­mos y di­fe­ren­cias se pue­den tra­zar en­tre aque- lla si­tua­ción y la que po­dría dar­se en un fu­tu­ro cer­cano? Hi­po­té­ti­ca­men­te ha­blan­do...

– En reali­dad se tra­ta de dos si­tua­cio­nes muy di­fe­ren­tes. El dé­fi­cit fis­cal en la épo­ca de Ca­ra­zo lle­gó al 11% en su mo­men­to más crí­ti­co; es­te año ha lle­ga­do al­re­de­dor de un 7% y, si no hay una re­for­ma fis­cal sus­tan­ti­va, el año en­tran­te lle­ga­rá a 8 %. En una par­te hay al­gu­na si­mi­li­tud y es que hay un hue­co fis­cal gran­de y el Go­bierno es­tá con pro­ble­mas pa­ra fi­nan­ciar­lo, pe­ro ahí es don­de se aca­ba la si­mi­li­tud. Hay que re­cor­dar que en el 80-81 el res­to del sec­tor pú­bli­co también te­nía un dé­fi­cit en sus fi­nan­zas, co­sa que no pa­sa hoy, cuan­do mues­tra un su­pe­rá­vit de al­re­de­dor del 1% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), o sea, exis­ten ex­ce­den­tes que le per­mi­ten fi­nan­ciar en par­te al go­bierno cen­tral. Otras di­fe­ren­cias son que gran par­te del fi­nan­cia­mien­to que se reali­zó en ese mo­men­to fue a tra­vés de deu­da ex­ter­na de cor­to pla­zo y de emi­sión mo­ne­ta­ria. En­ton­ces se le su­mó al pro­ble­ma fis­cal un pro­ble­ma mo­ne­ta­rio que ter­mi­nó en una ex­plo­sión cam­bia­ria.

Co­mo in­di­qué an­te­rior­men­te, en 1981 el go­bierno fi­nan­ció par­te del fal­tan­te de re­cur­sos en el ex­te­rior usan­do tí­tu­los que se lla­man floa­ting ra­te no­tes, o sea, pa­ga­rés de ta­sa flo­tan­te y de cor­to pla­zo y que por la mag­ni­tud

del dé­fi­cit el go­bierno no tu­vo có­mo pa­gar­los, es de­cir en­tró en ce­sa­ción de pa­gos in­ter­na­cio­na­les.

En es­te mo­men­to, gran par­te de la deu­da in­ter­na in­ter­na­cio­nal son bo­nos de lar­go pla­zo los cua­les em­pie­zan a vencer, si no me equi­vo­co en unos cua­tro años, es de­cir, no te­ne­mos ese pro­ble­ma in­me­dia­to. Ade­más, en aquel mo­men­to te­nía­mos una eco­no­mía muy po­co di­ver­si­fi­ca­da, de­pen­día­mos del ca­fé, el ba­nano y al­go de ga­na­de­ría en las ex­por­ta­cio­nes, ade­más de un po­qui­llo de im­por­ta­cio­nes a Cen­troa­mé­ri­ca. Era una eco­no­mía muy ce­rra­da, con po­cos pro­duc­tos de ex­por­ta­ción y por lo tan­to muy vul­ne­ra­ble a los cam­bios en los pre­cios de esos po­cos pro­duc­tos de ex­por­ta­ción.

–Bueno, tras ho­jear los dia­rios de ese mo­men­to también que­da cla­ro que ha­bía un pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal muy com­pli­ca­do, en te­mas de po­lí­ti­ca, la Gue­rra Fría...

–Sí pe­ro eso no era jus­ti­fi­ca­ción pa­ra te­ner un des­or­den fis­cal co­mo el que se tu­vo...

–En­ton­ces ¿com­pa­rar aque­lla cri­sis con una even­tual cri­sis en la ac­tua­li­dad, se­ría co­mo com­pa­rar chan­chos con ga­lle­tas?

– No, no son chan­chos con ga­lle­tas, so­lo que se­rían cri­sis di­fe­ren­tes. Las con­di­cio­nes de la eco­no­mía aho­ra son muy di­fe­ren­tes, te­ne­mos una una eco­no­mía mu­cho más di­ver­si­fi­ca­da, cier­to que vol­ve­mos a te­ner pro­ble­mas en Ni­ca­ra­gua pe­ro en es­te mo­men­to no ese país no es­tá en gue­rra abier­ta, es que ha­ce 40 años te­nía­mos a los sandinistas en el Bra­ma­de­ro (Gua­na­cas­te), don­de se ve­nían a des­can­sar de la gue­rra. Era otro mun­do des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, pe­ro la raíz del pro­ble­ma no ra­di­có ahí.

–¿Dón­de ra­di­có?

– Yo es­tu­ve pre­sen­te, a mí no me lo con­ta­ron, yo es­tu­ve pre­sen­te cuan­do el Pre­si­den­te Ca­ra­zo le di­jo al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal: “Si no me dan más dó­la­res, yo im­pri­mo co­lo­nes”. A pe­sar de que lo tra­ta­mos de con­ven­cer un gru­po de pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (UCR) no hu­bo ma­ne­ra de que el se­ñor en­ten­die­ra que ha­bía que ha­cer un ajus­te fis­cal, y la ra­zón que él da­ba, creo que la pa­la­bra que usa­ba eran “los de­to­na­do­res”, en re­fe­ren­cia a que co­mo ha­bía una gue­rra en Ni­ca­ra­gua la gen­te se po­día mo­les­tar, etc etc, pe­ro la ver­dad es que to­do eso se dio por­que el go­bierno se pu­so a gas­tar a mano suel­ta, él nun­ca es­tu­vo de acuer­do en rea­li­zar un ajus­te fis­cal im­por­tan­te, diay, no­so­tros sa­be­mos lo que pa­sa cuan­do no hay ajus­tes fis­ca­les an­te dé­fi­cits de esa mag­ni­tud.

–En­ton­ces ¿qué pa­sa­ría aquí si el go­bierno no lo­gra el ajus­te que li­de­ra do­ña Ro­cío?

– Yo no creo que el Ban­co Cen­tral per­mi­ta que nos que­de­mos sin dó­la­res, co­mo pa­só en aquel mo­men­to, que el Cen­tral no te­nía un cin­co, pe­ro ni un cin­co.

La cri­sis se po­dría dar por­que el Es­ta­do, si no hay una re­for­ma fis­cal, que no es so­lo lo que es­tá en la Asam­blea sino una se­rie de ajus­tes adi­cio­na­les que ha pro­pues­to do­ña Ro­cío , y si el go­bierno no pue­de fi­nan­ciar­se , al­gu­nas co­sas no se pa­ga­rán y em­pe­za­rá un ma­les­tar so­cial im­por­tan­te y un mie­do de los in­ver­sio­nis­tas, en­ton­ces por ahí pue­de ve­nir la co­sa. A mí me preo­cu­pa adi­cio­nal­men­te qué pa­sa­ría con la in­ver­sión ex­tran­je­ra en Cos­ta Ri­ca si el país en­tra en una cri­sis de ca­rác­ter fi­nan­cie­ra, no ne­ce­sa­ria­men­te de ba­lan­za de pa­gos.

–Sé que es un te­ma muy vo­lá­til y que es­ta­mos par­tien­do de su­pues­tos, pe­ro ¿có­mo ve el pa­no­ra­ma?

–Lo que es­tá en es­te mo­men­to en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va es in­su­fi­cien­te pa­ra po­der es­ta­bi­li­zar las fi­nan­zas pú­bli­cas, to­do es par­te de un pro­gra­ma más gran­de que ha pro­pues­to la se­ño­ra Mi­nis­tra de Ha­cien­da. Ha­brá que ver si exis­te el ape­ti­to po­lí­ti­co pa­ra ir­lo cum­plien­do, pe­ro es el pri­mer pa­so de un ajus­te im­por­tan­te en las fi­nan­zas del Es­ta­do. El dé­fi­cit es­tá lle­gan­do a una mag­ni­tud en que es­tá ab­sor­bien­do un por­cen­ta­je muy al­to del aho­rro na­cio­nal y que ha­brá un mo­men­to en que los in­ver­sio­nis­tas, pú­bli­cos y pri­va­dos, na­cio­na­les y ex­tran­je­ros ve­rían riesgos muy al­tos en la deu­da del Go­bierno y van a pre­fe­rir abs­te­ner­se de com­prar deu­da adi­cio­nal o re­no­var los ven­ci­mien­tos .

– ¿Us­ted cree que lle­gue a dar­se un es­ce­na­rio pa­ra una ‘tor­men­ta per­fec­ta’?

– Gra­cias al 208 Bis (ar­tícu­lo del re­gla­men­to le­gis­la­ti­vo pa­ra pro­ce­di­mien­tos es­pe­cia­les) va a ha­ber al­gún ti­po de ajus­te. En­tien­do que es­tá por ter­mi­nar el tra­ba­jo de la co­mi­sión con lo que el pro­yec­to iría a pri­mer de­ba­te en el Ple­na­rio. Si es apro­ba­do por el Ple­na­rio se en­via­ría a la Sa­la IV pa­ra su re­vi­sión. Su­po­nien­do que la Sa­la no en­cuen­tre de­fec­tos de fon­do o for­ma se vo­ta­ría en se­gun­do de­ba­te a ini­cios de di­ciem­bre. Mi preo­cu­pa­ción y pre­gun­ta es que pa­sa si la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal lo de­vuel­ve por erro­res.

–¿Y qué po­dría pa­sar?

– Qué ha­rán los dipu­tados: de­ci­den no con­ti­nuar con el pro­ce­so co­mo en el 2012 o vol­ve­rían a arre­glar los erro­res. La in­cer­ti­dum­bre que es­to cau­sa­ría en el fi­nan­cia­mien­to del Go­bierno y en la eco­no­mía se­ría desas­tro­so. Quién va a que­rer in­ver­tir en su ne­go­cio, en com­prar una ca­sa si no se sa­be si va­mos a una cri­sis se­ria.

– Y el tiem­po apre­mian­do...

– Si lo man­da pa­ra atrás (la Sa­la Cuar­ta)... no me ima­gino cuán­to se­ría lo que se po­dría demorar des­pués de eso... Re­cuér­de­se que en plan de so­li­da­ri­dad tri­bu­ta­ria que en­vió do­ña Lau­ra (Chin­chi­lla) a la Asam­blea lo de­vol­vie­ron por pro­ce­di­mien­to, bá­si­ca­men­te ha­bía que em­pe­zar de nue­vo y los dipu­tados ti­ra­ron la toa­lla. A di­fe­ren­cia de ese mo­men­to, hoy en día si ti­ran la toa­lla, el ajus­te ven­drá por otro la­do.

– Con to­das esas va­ria­bles ¿sí se vis­lum­bra even­tual­men­te un es­ce­na­rio de cri­sis eco­nó­mi­ca fuer­te?

– Sí sí, sí se plan­te así y no lle­ga­mos a un acuer­do na­cio­nal so­bre un ajus­te más allá del que plan­teó el go­bierno en la Asam­blea, se tra­ta de una se­rie de medidas que de­ben ir­se to­man­do a tra­vés del tiem­po, que tie­nen que ver con em­pleo pú­bli­co, con sa­la­rios, trans­fe­ren­cias pe­ro , el pri­mer pa­so era es­te, y si no po­de­mos dar el pri­mer pa­so sí me pa­re­ce a mí que po­dría ha­ber un pro­ble­ma se­rio. –¿Qué tan se­rio?

El go­bierno ten­dría di­fi­cul­ta­des pa­ra pagar sus cuen­tas. Se da­ría un en­deu­da­mien­to que no se po­dría pagar. Las ta­sas de in­te­rés tie­nen que su­bir pa­ra que el go­bierno pue­da cap­tar más y más fon­dos; las fa­mi­lias cos­ta­rri­cen­ses es­tán muy en­deu­da­das, eso va a te­ner un im­pac­to en su ca­pa­ci­dad de com­pra, en la ca­pa­ci­dad de los ban­cos en se­guir pres­tan­do di­ne­ro, tie­ne im­pac­to so­bre la in­ver­sión pri­va­da: si no se in­vier­te no se cre­ce, y causa des­em­pleo y por en­de más po­bre­za y es­ta es la bo­la de nie­ve que se nos pue­de ha­cer y que se­ría muy des­agra­da­ble pa­ra el país; es lo que se es­tá tra­tan­do de evi­tar.

Re­cuér­de­se que en el 81/82 nos lle­va­ron a un ajus­te muy vio­len­to, pe­ro hu­bo ayu­da de EE.UU. Aho­ra eso no exis­te por­que la Gue­rra Fría se aca­bó, no te­ne­mos gue­rras en el ve­cin­da­rio. En­ton­ces aquel ajus­te se hi­zo con el acom­pa­ña­mien­to de los Es­ta­dos Uni­dos, aho­ra esa ayu­da no exis­ti­ría. La ver­dad es que es que to­das esas co­sas (con­se­cuen­cias de una cri­sis fi­nan­cie­ra) se po­drían dar, y uno es­pe­ra­ría que ya ha­ya­mos apren­di­do la lec­ción de que los ajus­tes hay que ha­cer­los.

–¿Se pue­de de­cir que una cri­sis fi­nan­cie­ra país en es­te mo­men­to se­ría mu­cho más gra­ve que la de los 80?

–Se pue­de de­cir que se­rían di­fe­ren­tes. En aque­lla épo­ca ca­si no exis­tía el en­deu­da­mien­to per­so­nal ni hi­po­te­ca­rio, cos­ta­ba mu­cho que los ban­cos die­ran prés­ta­mos pa­ra vi­vien­da, el cré­di­to pa­ra la com­pra de au­tos era mí­ni­mo, las tar­je­tas de cré­di­to ca­si no exis­tían.

En cam­bio aho­ra es­ta­mos vi­vien­do una épo­ca en que la tran­si­ción de las ta­sas de in­te­rés a la po­bla­ción es mu­chí­si­mo más rá­pi­da.

Aho­ra la cla­se me­dia es­tá en­deu­da­da has­ta el cue­llo, co­sa que no ocu­rría en ese mo­men­to. Yo di­ría que se da­ría una afec­ta­ción ge­ne­ral, mu­cho a la cla­se me­dia pe­ro en ge­ne­ral una si­tua­ción de cri­sis afec­ta­ría afec­ta­ría a to­do el mun­do.

Es­pe­re­mos que se lo­gre en­ten­der que la me­di­ci­na hay que to­már­se­la en su­fi­cien­te can­ti­dad pa­ra que se le qui­te a uno la enfermedad. Por­que cuan­do uno re­cuer­da lo que pa­só ha­ce ca­si cua­ren­ta años fue una si­tua­ción ver­da­de­ra­men­te ho­rro­ro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.