LA HE­ROÍ­NA QUE SU­PERO SU DO­LOR PA­RA AYU­DAR

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

Hu­bo un mo­men­to en el que Ju­lia Gu­tié­rrez to­mó un ro­sa­rio de ma­de­ra en­tre sus ma­nos y pu­so a su hi­ja Na­ta­lia en ma­nos de Dios. Su co­ra­zón de ma­dre, mis­mo que su­frió un in­far­to tras ver lo que vi­vía su hi­ja, sen­tía que lo me­jor era que “Dios se lle­va­ra a Na­ta­lia”, pues sa­bía que si so­bre­vi­vía iba a que­dar con­ver­ti­da en un mons­truo.

***

El 27 de mar­zo del 2014 Na­ta­lia Pon­ce de León ba­jó de su ca­sa, en un sex­to pi­so en Bo­go­tá. En la por­te­ría le di­je­ron que la bus­ca­ba un exnovio. Cuan­do lle­gó al lu­gar en el que el hom­bre la es­pe­ra­ba, él es­ta­ba de es­pal­das y ape­nas es­cu­chó la voz de ella se vol­vió y le arro­jó un li­tro de áci­do sul­fú­ri­co que le pro­vo­có que­ma­du­ras de has­ta ter­cer gra­do en el ros­tro y gran par­te de su cuer­po.

El ata­can­te no fue su exnovio, sino un hom­bre que des­de ha­cía años es­ta­ba ob­se­sio­na­do con ella. Jonathan Ve­ga fue con­de­na­do a 21 años de cár­cel, da­do que en el jui­cio, que se ex­ten­dió por un año y me­dio, se de­mos­tró que Ve­ga aco­só du­ran­te años a Na­ta­lia, a quien co­no­ció en una fies­ta. Du­ran­te años for­zó los en­cuen­tros en cer­ca­nías al lu­gar don­de vi­vía, siem­pre bus­ca­ba una ma­ne­ra de es­tar a su la­do y de lla­mar su aten­ción, re­cuer­da el dia­rio El Espectador.

Des­fi­gu­ra­da y sin ca­ra, así que­dó Na­ta­lia a sus 34 años, hoy tie­ne 38. El áci­do que­mó su piel, te­ji­dos, múscu­los y has­ta par­te de sus hue­sos. Las pri­me­ras cin­co ci­ru­gías a las que fue so­me­ti­da se rea­li­za­ron pa­ra qui­tar­le la piel que­ma­da. Fue tan­ta la can­ti­dad de quí­mi­co que ab­sor­bió su cuer­po que se qui­ta­ba la piel, que­da­ba sana y 48 ho­ras vol­vía a da­ñar­se: la sus­tan­cia en los te­ji­dos la se­guía que­man­do.

Luego de es­tar en co­ma in­du­ci­do pa­ra que no sin­tie­ra do­lor, de ser so­me­ti­da a 23 ci­ru­gías, de acu­dir a tra­ta­mien­tos de psi­co­lo­gía y reha­bi­li­ta­ción que la acom­pa­ñan has­ta hoy; es­ta mu­jer ha vuel­to a re­cu­pe­rar el bri­llo de su mi­ra­da. Las he­ri­das de to­do su cuer­po han ido ci­ca­tri­zan­do y te­nien­do la apa­rien­cia que Na­ta­lia y el ci­ru­jano Jor­ge Luis Gaviria, quien la atien­de des­de el pri­mer día, han pro­cu­ra­do pa­ra lu­cir me­jor.

Lo que sí es­tá in­tac­to en es­ta co­lom­bia­na son su fuer­za y ga­nas de ayu­dar a quie­nes han su­fri­do agre­sio­nes con quí­mi­cos. Por ello, Na­ta­lia Pon­ce de León creó una fun­da­ción 13 me­ses des­pués de su ataque. En ella tra­ba­ja por “pro­mo­ver y pro­te­ger los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas víc­ti­mas de ata­ques con quí­mi­cos”.

“Igual ca­da día me veo me­jor, me acep­to y me va­lo­ro. Sé que mi ca­ra no va a ser la mis­ma por­que lo que ha­ce Dios no lo ha­ce el ser hu­mano, pe­ro me ale­gra re­cu­pe­rar ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos co­mo mi mi­ra­da. La ver­dad me veo muy bo­ni­ta”, re­fi­rió Pon­ce de León a la re­vis­ta Se­ma­na a fi­na­les del 2017.

Esa en­te­re­za de Na­ta­lia, esas ga­nas de lu­char des­de que se vio en un espejo y no se re­co­no­ció por lo la­ce­ra­da que es­ta­ba su ca­ra, han he­cho que es­ta mu­jer se ha­ya so­bre­pues­to al brutal ataque y también, que ha­ya re­ci­bi­do múl­ti­ples re­co­no­ci­mien­tos por su lu­cha, co­mo el pre­mio Outlook Ins­pi­ra­tions (Historias Ins­pi­ra­do­ras), otor­ga­do por la BBC de Lon­dres, al ser re­co­no­ci­da co­mo una de las 100 mu­je­res más in­flu­yen­tes del 2016.

A fi­na­les de ju­lio, Na­ta­lia,

quien se ha con­ver­ti­do en un emblema de lu­cha con­tra la vio­len­cia ha­cia la mu­jer, re­ci­bió 500 mi­llo­nes de pe­sos co­lom­bia­nos (ca­si ¢93 mi­llo­nes) por par­te de la Fun­da­ción Avon por la Mu­jer pa­ra que con su fun­da­ción si­ga tra­ba­jan­do pa­ra mi­ti­gar la vio­len­cia de gé­ne­ro, es­to en el mar­co de la 29° edi­ción de Co­lom­bia­mo­da.

El di­ne­ro se­rá des­ti­na­do al pro­gra­ma Por mí, por ti, por los dos que pro­mue­ve la pre­ven­ción de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res en las re­la­cio­nes de pa­re­ja en­tre ado­les­cen­tes.

“La vio­len­cia em­pie­za en ca­sa. Hay que em­pe­zar a tra­ba­jar edu­ca­ción con los ni­ños y con los jó­ve­nes, hay mu­chos per­di­dos en el mun­do, no sue­ñan. La idea es evi­tar que se me­tan en las dro­gas y que en­tren en la vio­len­cia, en eso va­mos a usar es­ta pla­ta”, di­jo la ac­ti­vis­ta co­lom­bia­na a Re­vis­ta Do­mi­ni­cal.

Na­ta­lia quie­re ser de to­do, me­nos una ce­le­bri­dad. Ella ha­bla de lo real­men­te im­por­tan­te: su lu­cha.

Su voz fi­na y sus la­bios ca­da vez más car­no­sos y for­ma­dos emi­ten fra­ses lle­nas de sen­ti­do. En sus declaraciones nun­ca fal­ta el agra­de­ci­mien­to a su fa­mi­lia, su prin­ci­pal pi­lar. A ellos atri­bu­ye su sor­pren­den­te for­ta­le­za, una que has­ta cues­ta creer que al­guien pue­da te­ner des­pués de tan­to su­fri­mien­to.

Las mu­je­res so­las y mal­tra­ta­das son el mo­tor de Pon­ce de León, dar­les acom­pa­ña­mien­to mien­tras sa­len del es­ta­do en el que las de­ja­ron sus agre­so­res.

“Lo de crear la fun­da­ción em­pe­zó es­tan­do en el hos­pi­tal Si­món Bo­li­var, la úni­ca uni­dad es­pe­cia­li­za­da en que­ma­dos que te­nía­mos en to­do Co­lom­bia, en los úl­ti­mos años se han abier­to más. Pe­ro en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca esa es la más es­pe­cia­li­za­da. Com­par­tí cuar­to con mu­chas mu­je­res que­ma­das que no te­nían re­cur­sos. Mu­chas que­ma­das con áci­do o por ac­ci­den­tes. Ahí na­cie­ron mis ga­nas de po­der ayu­dar a mu­cha gen­te por­que vi mu­cho aban­dono y tris­te­za. Mu­je­res des­am­pa­ra­das y ol­vi­da­das a quie­nes na­die vi­si­ta­ba y en­ton­ces mi fa­mi­lia em­pe­zó a ayu­dar­las. Y ahí em­pe­zó la idea de que si yo so­bre­vi­vía era pa­ra ha­cer una or­ga­ni­za­ción don­de to­dos y to­das re­ci­bie­ran lo que yo re­ci­bí, por­que también hay hom­bres que­ma­dos”, con­tó Pon­ce de León a es­te me­dio.

Su pre­sen­cia y va­len­tía mi­ti­gan cual­quier ci­ca­triz. Ver­la trans­mi­te una for­ta­le­za im­pre­sio­nan­te. Ella es be­lla de aden­tro ha­cia afue­ra, qui­zá más de lo que era an­tes del ataque con áci­do.

Hoy es más fuer­te y em­pá­ti­ca en cuan­to al do­lor de los de­más. Es se­gu­ra de sí mis­ma. ¿Se ama Na­ta­lia? “Sí”, la res­pues­ta es con­tun­den­te. Se ama y ama la vi­da. En su ser no hay es­pa­cio pa­ra el odio ni el re­sen­ti­mien­to, to­do es­tá lleno de vo­lun­tad pa­ra en­se­ñar que tras una agre­sión quí­mi­ca es po­si­ble sa­lir ade­lan­to, eso sí: hay que pro­po­nér­se­lo y lu­char.

“Quie­ro que apren­dan la im­por­tan­cia del amor pro­pio, el po­der de la men­te y de la fuer­za es­pi­ri­tual, quie­ro también que to­das las mu­je­res se­pan lo que sig­ni­fi­ca el amor pro­pio y lo im­por­tan­te que es: no ne­ce­si­ta­mos cum­plir es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro ni pa­rá­me­tros de be­lle­za, la be­lle­za es­tá en no­so­tras mis­mas, en quie­nes so­mos”, de­cla­ró a me­dios co­lom­bia­nos, tiem­po des­pués de su ex­pe­rien­cia.

Na­ta­lia es ges­to­ra de la Ley 1773 que tie­ne vi­gen­cia des­de el 6 de enero del 2016 y que lle­va su nom­bre y por me­dio de la cual se au­men­ta­ron las pe­nas pa­ra ata­ques con quí­mi­cos en Co­lom­bia.

Otra ca­ra de las víc­ti­mas con áci­do fue una mu­jer ita­lia­na. En enero del 2017, la mo­de­lo Ges­si­ca No­ta­ro, de 28 años, fi­na­lis­ta del con­cur­so Miss Italia en el 2007, fue ata­ca­da con áci­do por Ed­son Ta­va­res, su ex­pa­re­ja, quien le cau­só he­ri­das gra­ví­si­mas y ca­si la pér­di­da de la vis­ta.

Me­ses des­pués del ataque ella sa­lió an­te los me­dios pa­ra mos­trar el gra­ve da­ño que la per­so­na que creía una vez la amó, le cau­só. La jo­ven lle­gó a un pro­gra­ma de te­le­vi­sión cu­bier­ta y el pre­sen­ta­dor le su­gi­rió que­dar­se con su chal en el ros­tro. Ella pre­fi­rió qui­tar­lo pa­ra que la gen­te en­ten­die­ra lo que su exnovio le ha­bía he­cho: “es­to no es amor”, di­jo mien­tras mos­tra­ba las se­rias le­sio­nes de su ca­ra en la que es­ta­ba vi­si­ble so­lo un ojo y el otro lo cu­bría un par­che.

Ges­si­ca quie­re dar un men­sa­je de pre­ven­ción y de­jar cla­ro que el amor no las­ti­ma. El ataque pro­vo­có que la ex­mo­de­lo tu­vie­ra que de­jar de la­do su tra­ba­jo co­mo en­tre­na­do­ra de del­fi­nes y leo­nes marinos, de­bi­do a que el cloro de la pis­ci­na es per­ju­di­cial pa­ra su las­ti­ma­da piel.

Ed­son Ta­va­res, ori­gi­na­rio de Ca­bo Ver­de fue en­car­ce­la­do por la agre­sión con­tra Ges­si­ca. Ape­nas cum­pla su con­de­na, se­rá ex­pul­sa­do de Italia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.