Te­so­ros de la in­de­pen­den­cia

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

En un cuar­to frío cu­bier­to por grue­sas pa­re­des de lo­sa de con­cre­to, so­bre una es­tan­te­ría de me­tal he­cha pa­ra so­por­tar una to­ne­la­da de papel por me­tro cua­dra­do, se en­cuen­tra la co­lec­ción de los do­cu­men­tos que pro­cla­ma­ron la In­de­pen­den­cia de Cos­ta Ri­ca en el año 1821.

El Archivo Na­cio­nal, es­pe­cí­fi­ca­men­te el de­par­ta­men­to de Archivo His­tó­ri­co es el en­car­ga­do de res­guar­dar con ce­lo es­tas jo­yas do­cu­men­ta­les que, ade­más de re­cor­dar­le a los cos­ta­rri­cen­ses la li­ber­tad y la so­be­ra­nía de nues­tro país, son prue­ba feha­cien­te de la de­ci­sión que se to­mó.

En el De­pó­si­to de Do­cu­men­tos Es­pe­cia­les es­tán ar­chi­va­das el Ac­ta de los Nu­bla­dos, el Ac­ta de In­de­pen­den­cia de Cos­ta Ri­ca (del Ayun­ta­mien­to de Car­ta­go) y el Pac­to de Con­cor­dia (con­si­de­ra­da la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca), así co­mo otros do­cu­men­tos de los di­fe­ren­tes ayun­ta­mien­tos que se su­ma­ron ha­ce ca­si 200 años a la de­cla­ra­to­ria (con sus con­tra­dic­cio­nes, acuer­dos y desacuer­dos al res­pec­to).

Los im­por­tan­tes pa­pe­les es­tán guar­da­dos ba­jo las ca­te­go­rías de “Mu­ni­ci­pal” y “Pro­vin­cial In­de­pen­dien­te”, se­gún ex­pli­có Ja­vier Gó­mez, je­fe del Archivo His­tó­ri­co. “Hay otros de­pó­si­tos don­de se en­cuen­tran las co­lec­cio­nes que men­cio­na­mos, pe­ro co­mo es­tos pa­pe­les son los re­la­ti­vos a la In­de­pen­den­cia de Cos­ta Ri­ca, se se­pa­ra­ron pa­ra traer­los a es­te lu­gar es­pe­cial”, ex­pli­có.

Las ac­tas y la do­cu­men­ta­ción re­la­cio­na­da con la In­de­pen­den­cia, así co­mo otros ar­chi­vos his­tó­ri­cos del país es­tán ba­jo la cus­to­dia del Archivo Na­cio­nal des­de su crea­ción, en 1881. “Se re­dac­ta­ron una se­rie de de­cre­tos eje­cu­ti­vos en los cua­les se le or­de­nó a las di­fe­ren­tes ofi­ci­nas gu­ber­na­men­ta­les y mu­ni­ci­pa­li­da­des que re­mi­tie­ran los do­cu­men­tos más an­ti­guos que tu­vie­ran al Archivo. A par­tir de ahí se hi­zo un res­ca­te ma­si­vo de do­cu­men­tos que ha­bía in­clu­so des­de la Co­lo­nia”, afir­mó Gó­mez.

La co­lec­ción in­clu­ye una co­pia del Ac­ta de In­de­pen­den­cia de Cen­troa­mé­ri­ca que se fir­mó el 15 de se­tiem­bre de 1821 en el Pa­la­cio Na­cio­nal de Gua­te­ma­la.

En el do­cu­men­to de tres pá­gi­nas, las au­to­ri­da­des de la pro­vin­cia de Gua­te­ma­la dic­ta­ron el de­seo del pue­blo de se­pa­rar­se de la mo­nar­quía es­pa­ño­la.

“(...)Que sien­do la In­de­pen­den­cia del go­bierno Es­pa­ñol la vo­lun­tad ge­ne­ral del pue­blo de Gua­te­ma­la, y sin per­jui­cio de lo que de­ter­mi­ne so­bre ella el con­gre­so que de­be for­mar­se, el Sr. ge­fe Po­lí­ti­co la man­de pu­bli­car pa­ra pre­ve­nir las con­se­cuen­cias que se­rían te­mi­bles en el ca­so de que la pro­cla­ma­se de he­cho el mis­mo pue­blo” (sic) re­za el pri­mer acuer­do del do­cu­men­to fir­ma­do.

En el papel también in­vi­tan a las de­más pro­vin­cias de la Ca­pi­ta­nía Ge­ne­ral de Gua­te­ma­la (in­clui­da Cos­ta Ri­ca) a en­viar a la ciu­dad un gru­po de re­pre­sen­tan­tes pa­ra de­ci­dir en­tre to­dos la in­de­pen­den­cia del res­to de las co­mu­ni­da­des. Es­ta reunión se lle­va­ría a ca­bo en mar­zo de 1822.

To­da es­ta co­lec­ción también se en­cuen­tra con la eti­que­ta de “crí­ti­cos”, pues en ca­so de que ocu­rrie­ra al­gún desas­tre es­tos do­cu­men­tos son los pri­me­ros que hay que res­ca­tar. Ca­be des­ta­car que en el De­pó­si­to de Do­cu­men­tos Es­pe­cia­les, ca­si to­do lo que es­tá ar­chi­va­do es­tá ba­jo esa eti­que­ta.

LOS NU­BLA­DOS DEL DIA

La pro­vin­cia de Ni­ca­ra­gua y Cos­ta Ri­ca per­te­ne­cía a la In­ten­den­cia de León, así que en 1821 fue a esa de­pen­den­cia don­de lle­gó primero la co­pia del ac­ta fir­ma­da en Gua­te­ma­la unos días atrás.

Tras el re­ci­bi­do, la Dipu­tación Pro­vin­cial y el Pre­la­do re­dac­ta­ron un ofi­cio, en el cual re­sol­vie­ron la “ab­so­lu­ta y to­tal in­de­pen­den­cia” de Gua­te­ma­la, así co­mo la in­de­pen­den­cia del go­bierno es­pa­ñol “has­ta tan­to que se acla­ren los nu­bla­dos del día”.

Ese do­cu­men­to de una pá­gi­na es­cri­ta so­la­men­te por una ca­ra se co­no­ce po­pu­lar­men­te co­mo el Ac­ta de los Nu­bla­dos por es­ta lla­ma­ti­va fra­se. Luego de su redacción en León fue en­via­do a las au­to­ri­da­des de Car­ta­go, y es ese ori­gi­nal el que se con­ser­va en el Archivo Na­cio­nal, en Za­po­te.

“El Ac­ta de los Nu­bla­dos es una de las más cla­ras de leer. La In­ten­den­cia de León nos di­ce es­tá bien, nos es­ta­mos in­de­pen­di­zan­do de Es­pa­ña has­ta que se arre­glen las si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les por las que es­ta­ba atra­ve­san­do Es­pa­ña en ese mo­men­to tras la in­va­sión de los fran­ce­ses, la go­ber­na­ción de Jo­sé Bo­na­par­te y la des­ti­tu­ción y vuel­ta al po­der del rey Fer­nan­do VII. Se fir­mó el ac­ta, pe­ro no se ce­rró nin­gu­na puer­ta con Es­pa­ña”, ex­pli­có Gó­mez.

Es­te papel es una prue­ba fiel del cui­da­do con el que se ma­ne­ja la do­cu­men­ta­ción en el Archivo His­tó­ri­co. La ho­ja –cu­yo ta­ma­ño es apro­xi­ma­do al co­no­ci­do co­mo ta­bloi­de–, tie­ne un pe­que­ño ori­fi­cio en el cen­tro; sin em­bar­go, los en­car­ga­dos de res­tau­ra­ción y con­ser­va­ción del Archivo His­tó­ri­co, rea­li­za­ron un agre­ga­do pa­ra que el papel no su­frie­ra más da­ño.

“Aun­que se pier­de par­te del tex­to, no se de­te­rio­ra ni se ha­ce más gran­de el pro­ble-

ma. Lo que se bus­ca es dar­le in­te­gri­dad al do­cu­men­to, que es­té­ti­ca­men­te se vea bien”, ex­pli­có Gó­mez.

Es­te mi­nu­cio­so tra­ba­jo lo eje­cu­tan cua­tro ar­tis­tas res­tau­ra­do­res que tra­ba­jan en el de­par­ta­men­to de Archivo His­tó­ri­co. Pa­ra lo­grar­lo uti­li­zan téc­ni­cas com­ple­jas, en­co­la­dos es­pe­cia­les y pa­pe­les im­por­ta­dos de paí­ses co­mo Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos.

Ade­más, el do­cu­men­to es­tá guar­da­do en una caja den­tro de un pro­tec­tor de plás­ti­co que escuda al papel de cual­quier agen­te ex­terno que lo pue­da de­te­rio­rar, co­mo el pol­vo o la hu­me­dad.

Otra de las chi­nea­das del Archivo His­tó­ri­co es el Ac­ta de In­de­pen­den­cia de Cos­ta Ri­ca, la cual se re­dac­tó en la ciu­dad de Car­ta­go el 29 de oc­tu­bre de 1821.

En el li­bro de ac­tas del Ayun­ta­mien­to, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el ac­ta nú­me­ro 57, fo­lios 126 vuel­to, 127 frente y 127 vuel­to se en­cuen­tran el do­cu­men­to fir­ma­do por los le­ga­dos que es­tu­vie­ron en la reunión don­de se de­cla­ró que: “Por uná­ni­me vo­to de to­dos los cir­cuns­tan­tes, se acor­dó: 1° Que se pu­bli­que, pro­cla­me y ju­re so­lem­ne­men­te el jueves 1° de no­viem­bre la in­de­pen­den­cia, ab­so­lu­ta del Go­bierno es­pa­ñol” (sic).

Las ho­jas don­de se re­dac­tó el ac­ta de Car­ta­go es­tán vi­si­ble­men­te mu­cho más afec­ta­das que las del res­to del li­bro ya que, du­ran­te va­rios años, se­gún ex­pli­có Gó­mez, es­tu­vie­ron ex­pues­tas en una ur­na. “Es­tá un po­co mal­tra­ta­da, el de­te­rio­ro se no­ta en la di­fe­ren­cia del co­lor por­que su­frió da­ños por la luz, la hu­me­dad y has­ta el sol”, di­jo el experto.

Em­pe­ro, a pe­sar de que ya ca­si cum­ple 197 años de ha­ber­se re­dac­ta­do, el do­cu­men­to es­tá en muy bue­nas con­di­cio­nes, es­pe­cial­men­te por el ma­te­rial con el que se fa­bri­ca­ba el papel en esos tiem­pos. “Eran ela­bo­ra­dos a ba­se de fi­bras ve­ge­ta­les. Es­te do­cu­men­to tie­ne una con­sis­ten­cia tan bue­na que per­mi­te in­clu­so la­var­se. No­so­tros lo he­mos su­mer­gi­do en agua pa­ra qui­tar­le la su­cie­dad, el pol­vo y las as­pe­re­zas que pue­da te­ner en­ci­ma. Si los do­cu­men­tos no se so­me­ten a cam­bios brus­cos de temperatura o hu­me­dad, se van a man­te­ner por mu­chos años más”, agre­gó Gó­mez.

La tin­ta fe­rro­gá­li­ca es la que se uti­li­zó pa­ra es­cri­bir el do­cu­men­to. Es­ta tin­ta se ha­ce a par­tir de sa­les de hie­rro que la ha­cen muy re­sis­ten­te, pe­ro que también pro­vo­ca he­rrum­bre, otro do­lor de ca­be­za pa­ra los res­tau­ra­do­res.

En es­te ca­so, el li­bro es­tá guar­da­do en una caja de car­tón que fa­bri­có el Archivo Na­cio­nal.

Co­mo da­to cu­rio­so, el ac­ta de Car­ta­go ha ge­ne­ra­do po­lé­mi­ca no so­lo por­que tra­di­cio­nal­men­te el país ce­le­bra la In­de­pen­den­cia el 15 de se­tiem­bre, aun­que nues­tro do­cu­men­to se fir­mó has­ta el 29 de oc­tu­bre, sino también por­que en di­cha se­sión los le­ga­dos pre­sen­tes to­ma­ron la de­ci­sión sin ha­cer la con­sul­ta

po­pu­lar con sus res­pec­ti­vos ayun­ta­mien­tos.

“Su­ce­dió la par­ti­cu­la­ri­dad de que ese día con­flu­ye­ron los le­ga­dos de los di­fe­ren­tes pue­blos de Cos­ta Ri­ca co­mo Ala­jue­la, He­re­dia y San Jo­sé en Car­ta­go pa­ra tra­tar otros asun­tos, pe­ro lle­gó el co­mu­ni­ca­do de la In­de­pen­den­cia de Gua­te­ma­la”, afir­mó el his­to­ria­dor.

Jus­ta­men­te, el Archivo también tie­ne en su po­der las ac­tas de los ayun­ta­mien­tos de San Jo­sé, Vi­lla de Ala­jue­la, Ni­co­ya, He­re­dia, Vi­lla de He­re­dia y Ala­jue­la don­de ex­pre­san su posición so­bre el acuer­do que se to­mó en Car­ta­go con res­pec­to al Ac­ta de Gua­te­ma­la.

Por ejem­plo, Vi­lla de Ala­jue­la ma­ni­fes­tó no es­tar de acuer­do con el pro­yec­to to- ma­do por la Pro­vin­cia ya que pa­ra ellos “cons­ti­tui­ría la rui­na to­tal”. En el ca­so de San Jo­sé de­cla­ra­ron se­guir lo dis­pues­to por la In­ten­den­cia de León (al 12 de oc­tu­bre) y ra­ti­fi­ca­ron la in­de­pen­den­cia ab­so­lu­ta el 30 de ese mis­mo mes.

Por su par­te, el Ayun­ta­mien­to de la Vi­lla de He­re­dia afir­ma en una ac­ta que ese ve­cin­da­rio nun­ca hu­bie­ra ju­ra­do la in­de­pen­den­cia, le re­vo­ca el po­der de re­pre­sen­ta­ción a su le­ga­do y ade­más re­cha­za el Pac­to de Con­cor­dia.

Pa­ra ter­mi­nar la co­lec­ción his­tó­ri­ca, el Archivo también res­guar­da El Pac­to So­cial Fun­da­men­tal In­te­ri­no o Pac­to de Con­cor­dia que se con­si­de­ra la pri­me­ra cons­ti­tu­ción de nues­tro país. El do­cu­men­to se fir­mó el 1. ° de di­ciem­bre de 1821, también en Car­ta­go por una jun­ta de le­ga­dos de los di­fe­ren­tes pue­blos de Cos­ta Ri­ca.

“Es­tá muy bien he­cho, es un tex­to cons­ti­tu­ti­vo bas­tan­te in­tere­san­te, bien pen­sa­do y que al fin y al ca­bo lo que di­ce es qué quie­re ser Cos­ta Ri­ca, cuál es su for­ma de re­gir­se, su sis­te­ma po­lí­ti­co y mar­ca las re­glas del jue­go”, ex­pli­có Gó­mez. Es­te do­cu­men­to también cuen­ta con una pro­tec­ción es­pe­cial den­tro del de­pó­si­to.

De acuer­do con Gó­mez, el Archivo Na­cio­nal con­sul­tó ha­ce al­gún tiem­po a una em­pre­sa ase­gu­ra­do­ra cuán­to po­dría cos­tar un se­gu­ro pa­ra es­tos do­cu­men­tos. La res­pues­ta del pe­ri­to en­car­ga­do de la eva­lua­ción fue que son in­va­lua­bles.

“No es lo mis­mo que eva­luar una obra de ar­te que se le pue­de po­ner un pre­cio por su ta­ma­ño, por el au­tor, por lo que se co­ti­za en el mer­ca­do o por la téc­ni­ca con la que se rea­li­za. Es­tos son do­cu­men­tos pú­bli­cos ofi­cia­les que no tie­nen un pun­to de com­pa­ra­ción con na­da”, ex­pli­có el experto.

Así las co­sas, el Archivo Na­cio­nal vela cons­tan­te­men­te por­que sus te­so­ros se res­guar­den ba­jo las más es­tric­tas nor­mas de se­gu­ri­dad que van des­de la temperatura de los de­pó­si­tos –que se man­tie­ne en­tre los 18 y los 21 gra­dos cen­tí­gra­dos las 24 ho­ras de los 365 días del año–, has­ta la cons­truc­ción del ac­tual edi­fi­cio del Archivo, que se hi­zo es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra cui­dar los do­cu­men­tos.

También cuen­tan con un con­trol de pla­gas pa­ra evi­tar que bi­chos aman­tes de co­mer papel, co­mo los pe­ce­ci­llos de pla­ta, se fil­tren en las ins­ta­la­cio­nes. Ade­más de las ca­jas es­pe­cia­les y de los em­pas­tes, los guar­dia­nes de es­tos te­so­ros echan mano del desecan­te mo­le­cu­lar que ab­sor­be la hu­me­dad.

El ac­tual edi­fi­cio ubi­ca­do en Za­po­te es la tercera se­de que tie­ne el Archivo. Es­tá con­for­ma­do por cua­tro eta­pas que en un prin­ci­pio iban a ser en for­ma de to­rre (de ahí su es­truc­tu­ra cir­cu­lar), pe­ro por fal­ta de pre­su­pues­to no se lo­gra­ron cons­truir los sie­te pi­sos que es­pe­ra­ban y que­da­ron en tres.

“En otros paí­ses se ha­cen adap­ta­cio­nes o mo­di­fi­ca­cio­nes de edi­fi­cios his­tó­ri­cos o que son pa­tri­mo­nio pa­ra mon­tar ahí los ar­chi­vos, pe­ro nues­tro edi­fi­cio fue di­se­ña­do pa­ra res­guar­dar. Ca­da de­pó­si­to tie­ne una me­di­da exac­ta, los es­pa­cios son es­pe­cí­fi­cos pa­ra evi­tar el de­te­rio­ro de los do­cu­men­tos por­que el papel de una u otra ma­ne­ra lo va­mos a per­der así sea de aquí a mil años, pe­ro la in­ten­ción es que no pa­se to­da­vía”, agre­gó Gó­mez.

Con res­pec­to a la ex­po­si­ción y con­sul­ta por par­te del pú­bli­co en ge­ne­ral, la Ley 7202 del Archivo Na­cio­nal (oc­tu­bre de 1990) le per­mi­te al Archivo res­trin­gir el ac­ce­so a di­chos do­cu­men­tos por un te­ma de con­ser­va­ción. Si al­gu­na per­so­na qui­sie­ra ver los tex­tos pue­de so­li­ci­tar­le a las au­to­ri­da­des del Archivo una co­pia di­gi­tal o el mi­cro­film de los mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.