PI­ÑA, NA­RAN­JA, LI­MÓN

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - PÁGINA NEGRA -

Cuan­do em­pe­cé a in­tere­sar­me más por el vino, es­cu­cha­ba de­cir que es­te vino tie­ne una na­riz muy fru­tal, con no­tas a pi­ña, na­ran­ja, li­món… y otros aro­mas que ni me ima­gi­na­ba pu­die­ran exis­tir en un vino, co­mo “el cue­ro”.

Es­te te­ma de los aro­mas en el vino es co­no­ci­do por to­dos, pe­ro real­men­te dis­fru­ta­do por po­cos. Sin em­bar­go, lo im­por­tan­te es sa­ber que el he­cho de iden­ti­fi­car los aro­mas o no, no va ha­cer que el vino se­pa más ri­co o agradable, y co­mo he­mos destacado, lo im­por­tan­te es el sa­bor. Lo que sí im­por­ta es que cuan­do em­pe­za­mos a po­ner ma­yor aten­ción a los aro­mas, la di­ná­mi­ca de pro­bar y dis­fru­tar el vino se vuel­ve aún mu­cho más in­tere­san­te (aun­que to­do es muy sub­je­ti­vo, ya que la ca­pa­ci­dad ol­fa­ti­va va­ría de per­so­na a per­so­na).

En­ton­ces, ¿los aro­mas de dón­de vie­nen? Al igual que el co­lor, los aro­mas se ob­tie­nen bá­si­ca­men­te de la uva y la ela­bo­ra­ción. Las cás­ca­ras del vino tie­nen al­gu­nos com­pues­tos mo­le­cu­la­res na­tu­ra­les, que son los mis­mos quí­mi­cos que en­con­tra­mos en otros pro­duc­tos y los cua­les guar­da­mos en la men­te con un nom­bre (en­ton­ces no es que al vino se le agre­gue na­da de los aro­mas que sen­ti­mos, a ex­cep­ción de la ma­de­ra). Por ejem­plo, la pi­ra­zi­na des­cri­ta en vi­nos tin­tos co­mo aro­ma a pi­mien­tos, exis­te también en los pi­mien­tos, y la al­faio­no­na des­cri­ta en tin­tos co­mo aro­ma a vio­le­tas, se ha­lla también en di­cha flor. De ahí la aso­cia­ción.

Los aro­mas ge­ne­ral­men­te se cla­si­fi­can en aro­mas: pri­ma­rios (los pro­pios de la uva, co­mo los aro­mas que re­cuer­dan a fru­tas, flo­res, hier­bas), secundarios (desa­rro­lla­dos a lo lar­go de la vi­ni­fi­ca­ción, du­ran­te las fer­men­ta­cio­nes por la ac­ción de las le­va­du­ras, co­mo por ejem­plo las no­tas de man­te­qui­lla, pan tos­ta­do, o ro­ble, co­co, vai­ni­lla o ahu­ma­dos, cuan­do se usa la ma­de­ra); y ter­cia­rios (ge­ne­ra­dos du­ran­te la guar­da, ya sea en las ba­rri­cas o en las bo­te­llas).

Que si­gan dis­fru­tan­do del vino, y ten­gan un ex­ce­len­te do­min­go.

¡Sa­lud!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.