;

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA -

lles y un lu­nar que se es­con­de a un la­do de su na­riz.

El co­mi­sio­na­do Pi­ca­do es el en­car­ga­do de las ope­ra­cio­nes que su­ce­den en to­do San Jo­sé. La ron­da de po­li­cías ca­mi­nan­tes en la ca­lle prin­ci­pal, los po­li­cle­tos ubi­ca­dos den­tro de la zo­na bos­co­sa del Par­que, los mo­to­ri­za­dos que se man­tie­nen jun­to a los ofi­cia­les de trán­si­to y la pa­tru­lla y am­bu­lan­cia que re­po­san a un la­do del par­que no es­ta­rían ahí si no fue­ra por su or­den.

Sue­na co­mo un me­ga­ope­ra­ti­vo, pe­ro las de­ce­nas de ma­ni­fes­tan­tes ni se in­mu­tan. El sol gol­pea con fuer­za la piel sin di­fe­ren­ciar si se tra­ta de un ofi­cial o un huel­guis­ta, así que la ma­yor preo­cu­pa­ción de los pre­sen­tes es pro­te­ger­se de la ra­dia­ción so­lar an­tes que pen­sar en al­gún pro­ble­ma con la Fuer­za Pú­bli­ca.

Aun­que en el al­to­par­lan­te no se ha­ya di­cho que la ma­sa ca­mi­na­rá ha­cia las afue­ras de Te­le­ti­ca, el co­mi­sio­na­do Pi­ca­do ya se pre­pa­ra pa­ra la mo­vi­li­za­ción. En el gru­po de what­sapp que tie­ne en su ce­lu­lar, lla­ma­do Huel­gaRe­gión1, to­dos sa­ben la ru­ta que con­ti­nua­rá la mar­cha.

Pi­ca­do se en­tu­sias­ma al ha­blar de las ope­ra­cio­nes es­tra­té­gi­cas, de có­mo su ex­per­ti­cia le per­mi­te pre­de­cir los mo­vi­mien­tos de los huel­guis­tas y lo que le ofre­ce la adre­na­li­na de la ac­ción en cam­po, pe­ro con­fie­sa que es­ta ex­pe­rien­cia en par­ti­cu­lar le re­sul­ta amar­ga.

“To­dos sa­be­mos en los que nos me­ti­mos cuan­do nos hi­ci­mos po­li­cías”, sen­ten­cia con se­rie­dad Pi­ca­do, “pe­ro no­so­tros fui­mos pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar de­lin­cuen­cia. No nos gus­ta en­fren­tar al pue­blo. En­fren­tar al pue­blo y te­ner una es­tra­te­gia ope­ra­cio­nal pa­ra ma­ni­fes­ta­cio­nes es des­viar el re­cur­so que se tie­ne pa­ra ata­car la cri­mi­na­li­dad. No­so­tros te­ne­mos un man­da­to cons­ti­tu­cio­nal de ve­lar por el or­den pú­bli­co y por eso es­ta­mos aquí, pe­ro tam­bién nues­tra pro­fe­sión es ve­lar por la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na así que hay que cui­dar­los, es­te­mos de acuer­do o no con la huelga, por­que al­gún in­to­le­ran­te pue­de ti­rar­les un ca­rro y agre­dir­los. Eso nun­ca va a es­tar bien”.

Pi­ca­do sa­be que, aún así, la Fuer­za Pú­bli­ca re­sul­tar ser una fi­gu­ra an­ta­gó­ni­ca pa­ra los ma­ni­fes­tan­tes, per­cep­ción que no le preo­cu­pa.

No hay que ca­mi­nar un lar­go ra­to por la con­cen­tra­ción huel­guis­ta en La Sa­ba­na pa­ra es­cu­char co­men­ta­rios de des­apro­ba­ción so­bre los con­tro­les. “Uni­dos ha­ce­mos la fuer­za. Es­to de­pen­de de no­so­tros, no de las ca­be­zas del país, no de los pa­cos, no de los ri­cos. No nos pue­den de­cir na­da. Re­cuer­den eso”, le di­ce un hom­bre de ca­mi­sa sin man­gas a un gru­po de per­so­nas que se pro­te­gía con som­bri­llas de­ba­jo de la es­ta­tua de León Cor­tés. “Si lle­va­mos se­ma­nas aquí no po­de­mos ce­der, no po­de­mos pa­rar aun­que nos ti­ren ga­ses”, les di­ce.

Aun­que en San Jo­sé la Fuer­za Pú­bli­ca no tie­ne per­mi­so de usar ga­ses la­cri­mó­ge­nos, Pi­ca­do com­pren­de la ac­ti­tud de­fen­si­va de al­gu­nos ma­ni­fes­tan­tes. In­clu­so, al co­mi­sio­na­do no se le di­fi­cul­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.