<

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA -

ren­ta mi­nu­tos, pro­vo­ca­ron que los po­li­cías se des­com­pen­sa­ran.

El re­cla­mo por sus con­di­cio­nes se hi­zo sa­ber por me­dio del sec­cio­nal de Fuer­za Pú­bli­ca de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­plea­dos Pú­bli­cos (en­te que tam­bién se ha­bía pro­nun­cia­do an­tes por la pos­tu­ra asu­mi­da por el Go­bierno tras la in­ter­ven­ción de Fuer­za Pú­bli­ca en la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca).

El mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad, Mi­chael So­to, re­co­no­ció en una con­fe­ren­cia de pren­sa que hu­bo pro­ble­mas de lo­gís­ti­ca en el ope­ra­ti­vo pun­ta­re­nen­se.

“No­so­tros pro­cu­ra­mos cui­dar la in­te­gri­dad. Re­pa­sa­mos pro­ble­mas de sa­lud, de azú­car de los ofi­cia­les, aten­de­mos a las mu­je­res po­li­cías que es­tán em­ba­ra­za­das y ve­la­mos por­que ten­gan una bue­na ali­men­ta­ción”, di­ce el co­mi­sio­na­do Pi­ca­do. “Lo de Pun­ta­re­nas se sa­lió de con­trol y por suer­te no vol­vió a su­ce­der”.

Pa­ra es­ta huelga, ocu­rrió una par­ti­cu­la­ri­dad con la ali­men­ta­ción. La Fuer­za Pú­bli­ca se­lec­cio­nó a los seis me­jo­res co­ci­ne­ros de ca­da de­par­ta­men­to po­li­cial pa­ra abas­te­cer de co­mi­da a los ofi­cia­les en ac­ción.

“Y tam­bién hay que dig­ni­fi­car al po­li­cía. Aquí en San Jo­sé no pre­ten­de­mos ver po­li­cías co­mien­do de pie ni en las ace­ras ni en lu­ga­res in­sa­lu­bres. En la Asam­blea Le­gis­la­ti­va coor­di­na­mos pa­ra po­ner tol­dos y si­llas, igual en el Mu­seo Na­cio­nal y en el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Elec­cio­nes”, ase­gu­ra.

El ofi­cial Ma­rín, otro de los po­li­cías que se en­cuen­tra en el ope­ra­ti­vo que co­men­zó en La Sa­ba­na, no ocul­ta su ham­bre. “Ya aho­ri­ta van a ser las do­ce y ya co­mien­za el fi­lo, pe­ro es que yo siem­pre ten­go ham­bre”, bro­mea. “No, no. La ver­dad es que sí he co­mi­do bien. Yo al me­nos no he te­ni­do pro­ble­mas. Ob­vio pa­ra ca­da uno es di­fe­ren­te por las con­di­cio­nes per­so­na­les, pe­ro eso es otra co­sa”, di­ce.

El vier­nes 5 de oc­tu­bre, los po­li­cías de la zo­na jo­se­fi­na ex­pe­ri­men­ta­ron al­go inusual: el co­mi­sio­na­do Pi­ca­do re­for­zó el ope­ra­ti­vo y el es­cua­drón que ve­nía de una re­gión ex­ter­na tra­jo co­mi­da pa­ra los po­li­cías.

“Nos so­bra­ron cien co­mi­das, pe­ro es­to no se des­per­di­cia. Nos fui­mos a (el Par­que) La Mer­ced y le di­mos ali­men­to a mi­gran­tes ni­ca­ra­güen­ses. Des­pués, fui­mos a las zo­nas ro­jas del nor­te y del sur (de San Jo­sé) y le di­mos co­mi­da a los in­di­gen­tes. Na­da se des­per­di­cia”, men­cio­na Pi­ca­do.“Sí, yo su­pe de eso”, afir­ma el ofi­cial Ma­rín. “Es par­te de, que uno se de­be en­tre­gar a la gen­te. Uno sa­be que es­to es una cues­tión crí­ti­ca. Yo so­lo es­pe­ro que la huelga aca­be pron­to y vol­ver a la nor­ma­li­dad”, con­fir­ma el ofi­cial Ma­rín.

“Esas son co­sas que tam­bién lo ha­cen sen­tir­se a uno or­gu­llo­so de es­ta pro­fe­sión de ser­vi­cio”, re­afir­ma el co­mi­sio­na­do Pi­ca­do. “Cuan­do es­cu­cho a mis dos hi­jos pe­que­ños de­cir que quie­ren ser po­li­cías co­mo pa­pá, me sien­to fe­liz. Cuan­do de­ten­go a una per­so­na que in­frin­gió la ley, sien­to que ha­go un gran ser­vi­cio por el país. De nue­vo di­go que es­tos ca­sos de huelga no me gus­tan por­que uno cho­ca con la gen­te. Un po­li­cía es un agen­te de paz. No pue­de per­der la hu­ma­ni­dad. No es­ta­mos pa­ra ha­cer pro­ble­mas, sino pa­ra so­lu­cio­nar”.

Tras re­vi­sar la pa­tru­lla, el co­mi­sio­na­do Pi­ca­do echa un úl­ti­mo ojo a la con­cen­tra­ción de La Sa­ba­na.

Mien­tras tan­to, Al­bino Var­gas y Gil­ber­to Cas­can­te – lí­de­res de la ma­ni­fes­ta­ción– apa­re­cen pa­ra es­tre­char ma­nos con al­gu­nos huel­guis­tas.

Co­mo si lo es­tu­vie­ran es­pe­ran­do, los al­to­par­lan­tes del ca­mión que mi­nu­tos an­tes re­pro­du­cía la Pa­trió­ti­ca Costarricense vuel­ven a so­nar y avi­san so­bre el pró­xi­mo des­pla­za­mien­to.

“Vá­mo­nos com­pa­ñe­ros. Que na­die se que­de atrás. Nos mo­vi­li­za­re­mos en la ca­lle prin­ci­pal. Le pe­di­mos a los trá­fi­cos que nos ayu­den con el pa­so”, di­ce la voz.

Los ofi­cia­les de trán­si­to se aler­tan y cie­rran la vía pa­ra que la mar­cha con­ti­núe. Es­tén de acuer­do o no, al igual que su­ce­de con la Fuer­za Pú­bli­ca, acom­pa­ña­rán a los ma­ni­fes­tan­tes du­ran­te el pa­so ex­ten­di­do que los ha­rá ro­dear La Sa­ba­na.

Tal cual lo ad­vir­tió el co­mi­sio­na­do Pi­ca­do en su gru­po de what­sapp, los con­gre­ga­dos se di­ri­gen ha­cia las ins­ta­la­cio­nes de Te­le­ti­ca pa­ra con­ti­nuar la ma­ni­fes­ta­ción.

Allá los es­pe­ra una grue­sa can­ti­dad de po­li­cías pa­ra cui­dar­los y vi­gi­lar­los.

Sin sor­pre­sa, pe­ro aler­tas, con­ti­nua­rán con su ofi­cio: per­ma­ne­ce­rán has­ta la tar­de con el sol pi­co­tean­do sus go­rras y con la ley hu­ma­na a sus es­pal­das.

“% ")$)1&)$ ") ")$ !/$1% $ "10&")$ ')2) $0 $1/*0É&%2)$ " ')"1&% . / 3.) $)2)$ .)$ 20$2)$”# 0' &%" %.. 0'% )# ')20$0)"% ) $%" )$É

=A Í 6

* é í

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.