TEC re­ci­be en sus au­las a unos 500 adul­tos ma­yo­res

La Ins­ti­tu­ción mo­ti­va a per­so­nas ma­yo­res de 55 años con cur­sos de em­pren­di­mien­to, compu­tación, in­glés y can­to, en­tre otros

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TEC -

Mi­guel Arias di­ce que no sa­be qué va a ha­cer el día en que no le que­den más cur­sos que lle­var en el Tec­no­ló­gi­co de Cos­ta Ri­ca (TEC). Lo di­ce con preo­cu­pa­ción, aun­que no es un pa­no­ra­ma que se ave­ci­ne en el cor­to pla­zo. In­glés I fue el pri­mer cur­so que re­ci­bió co­mo par­te del Pro­yec­to Edu­ca­ti­vo pa­ra la Per­so­na Adul­ta Ma­yor del Tec­no­ló­gi­co de Cos­ta Ri­ca (PAM-TEC), en el 2015. Des­de en­ton­ces ha lle­va­do to­do el pro­gra­ma de em­pren­di­mien­to, Ex­pre­sión es­cri­ta y tam­bién In­glés, has­ta el quin­to ni­vel. Ya ca­si aca­ba el cur­so de Cómpu­to 3 y el de Uso efi­cien­te de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, con el cual ha apren­di­do a usar apli­ca­cio­nes pa­ra lle­var un con­trol de la ali­men­ta­ción, así co­mo a pro­gra­mar cuán­do de­be to­mar sus me­di­ca­men­tos. Co­mo él, hay cer­ca de 500 adul­tos ma­yo­res más que lle­van uno o va­rios cur­sos del pro­gra­ma es­pe­cia­li­za­do pa­ra es­ta po­bla­ción, que ini­ció en el 2005. El pun­to de par­ti­da de es­ta ini­cia­ti­va fue un ta­ller lla­ma­do “Pón­ga­le vi­da a los años” ¿Le sue­na fa­mi­liar esa fra­se? Es un cur­so li­bre en el que se to­ca la au­to­es­ti­ma, el em­po­de­ra­mien­to y la co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va. Su mi­sión es cla­ra: ayu­dar a las per­so­nas a en­ve­je­cer de ma­ne­ra ac­ti­va, brin­dán­do­les po­si­bi­li­da­des de se­guir apor­tan­do y fo­men­tan­do su in­clu­sión en la fa­mi­lia y la so­cie­dad. Den­tro de los pro­gra­mas, uno de los más co­ti­za­dos por el es­tu­dian­ta­do se lla­ma Ac­ti­tud E: Em­pren­dien­do con los años. Los pro­fe­so­res de es­te pro­gra­ma per­te­ne­cen a la Es­cue­la de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas y, quie­nes lo cur­san, re­ci­ben las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra desa­rro­llar ideas de ne­go­cios que ya te­nían en men­te. Así, en­tre sus va­rias ge­ne­ra­cio­nes de gra­dua­dos, han sa­li­do ca­sos co­mo el de un se­ñor que con­vir­tió su fin­ca en un am­bi­cio­so pro­yec­to tu­rís­ti­co, con ma­ri­po­sa­rio in­clui­do. Otro exes­tu­dian­te de es­te mis­mo cur­so lle­vó a la reali­dad su de­seo de em­pren­der, al abrir un cen­tro diurno pa­ra adul­tos ma­yo­res en Quir­cot de Car­ta­go, que aho­ra tam­bién cuen­ta con ayu­da mu­ni­ci­pal.

Con mu­chas ga­nas de apren­der

Adria­na So­lano y Karla Ha­la­bí, coor­di­na­do­ras de PAM-TEC, coin­ci­den en que la po­bla­ción a la que se di­ri­gen es­tos talleres y cur­sos se ca­rac­te­ri­za por te­ner una gran dis­po­si­ción a apren­der y la ca­pa­ci­dad de des­ha­cer­se de cual­quier mie­do que pue­da in­ter­po­ner­se en­tre ellos y las au­las. Si bien, en nues­tro país los adul­tos ma­yo­res se cuen­tan a par­tir de los 65 años, en el TEC, el pro­gra­ma se abre pa­ra per­so­nas de 55 en ade­lan­te, por­que el tiem­po es oro. Hay do­cen­tes en­car­ga­dos de im­par­tir los cur­sos; sin em­bar­go, tam­bién hay jó­ve­nes es­tu­dian­tes de la Ins­ti­tu­ción con res­pon­sa­bi­li­da­des en el pro­yec­to. “Es una ex­ce­len­te ma­ne­ra pa­ra que nues­tros es­tu­dian­tes for­ta­lez­can su sen­si­bi­li­dad con es­ta po­bla­ción y desa­rro­llen sus ha­bi­li­da­des blan­das, co­mo la ca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca y la so­cia­li­za­ción. To­do es­to, en con­jun­to, les da ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas”, ase­gu­ra So­lano. “Lo co­rrec­to es apo­yar des­de la aca­de­mia pa­ra que el pro­gra­ma sea de edu­ca­ción in­te­gral pa­ra quie­nes lo re­ci­ben y quie­nes lo im­par­ten”, com­ple­men­ta Ha­la­bí. ¿Có­mo se pue­de ac­ce­der a los cur­sos de PAM-TEC? Re­ci­bir­los es gra­tui­to, mien­tras que la re­co­men­da­ción es asis­tir con dis­po­si­ción, com­pro­mi­so y vo­lun­tad. Eso no fal­ta, se­gún cuen­tan. Esas cua­li­da­des se le han vis­to, por ejem­plo, a una se­ño­ra de 88 años que se con­vir­tió en alum­na estrella en el cur­so de in­glés, o en otra que se so­bre­pu­so de una ar­tri­tis tras ha­ber­se gra­dua­do del cur­so de em­pren­di­mien­to y quien lo­gró po­ner una pas­te­le­ría. ¿Y don Mi­guel? Bueno, el se­ñor que men­cio­na­mos al ini­cio di­ce que, con to­do lo que es­tá apren­dien­do, es­tá se­gu­ro de es­tar ale­jan­do el Alzheimer. A su vez, ya es­tá pen­san­do en un cur­so bá­si­co de pro­gra­ma­ción compu­tacio­nal al que le gus­ta­ría in­gre­sar. Su en­tu­sias­mo no tie­ne edad.

FO­TO­GRA­FÍA: An­drés Zúñiga.

Al com­ple­tar los pro­gra­mas, los es­tu­dian­tes re­ci­ben un di­plo­ma que cer­ti­fi­ca su fi­na­li­za­ción de los cur­sos.

FO­TO­GRA­FÍA: An­drés Zúñiga.

El co­ro de PAMTEC es una de las agru­pa­cio­nes que fun­cio­na co­mo asig­na­ción pa­ra los adul­tos ma­yo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.