EL CHA­PO GUZ­MÁN:

DE LA PODEROS OPULENCIA A LA MI­SE­RIA... EN TO­DOS SUS EX­TRE­MOS

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - BRAND VOICE -

Los $14 mil mi­llo­nes que acu­mu­ló en su mo­men­to co­mo el nar­co­tra­fi­can­te más po­de­ro­so del pla­ne­ta no le sir­ven de na­da en la pe­que­ña y ais­la­da cel­da de una cár­cel de Man­hat­tan, pues a sus 61 años, de­be so­por­tar ja­que­cas, vó­mi­tos diarios y has­ta fuer­tes do­lo­res de mue­las; sus hi­jas ge­me­las son sus úni­cas vi­si­tas men­sua­les y se ven a tra­vés de un vi­drio. Es­te lu­nes, en me­dio de su­rrea­lis­tas su­ce­sos, arran­có en Nue­va York lo que po­dría lla­mar­se el pa­dre de to­dos los jui­cios… o de to­dos los cir­cos. El ca­po nar­co me­xi­cano Joaquín Guz­mán Loe­ra, “El Cha­po” Guz­mán, du­ran­te años el hom­bre más bus­ca­do por Es­ta­dos Uni­dos, vi­ve su peor pe­sa­di­lla tras las re­jas de una pri­sión neo­yor­qui­na: es­tá sien­do juz­ga­do des­de es­te lu­nes en una cor­te fe­de­ral de Brooklyn y pue­de ser sen­ten­cia­do a ca­de­na per­pe­tua.

En­car­ce­la­do des­de ha­ce ca­si dos años en Man­hat­tan en ca­si to­tal ais­la­mien­to, no pue­de ver a su jo­ven es­po­sa Em­ma Co­ro­nel ni a nin­gún fa­mi­liar sal­vo a sus hi­jas me­lli­zas de sie­te años, y so­lo a tra­vés de un vi­drio.

Con el ca­be­llo cor­ta­do al ras, sin bi­go­te y ves­ti­do con un tra­je de pre­si­dia­rio azul, El “Cha­po” , de 61 años y po­co más de 1,60 m de al­tu­ra, ha per­di­do mu­cho de su au­ra de im­pla­ca­ble je­fe nar­co, y es­pe-

ra su jui­cio “tan es­pe­ran­za­do co­mo pue­de es­tar­lo”, se­gún su abo­ga­do Jef­frey Licht­man.

Se­gún in­for­ma­ción de la agen­cia AFP, el acu­sa­do ha ba­ja­do de pe­so, ase­gu­ra te­ner pro­ble­mas de sa­lud y en va­rias au­dien­cias en la cor­te fe­de­ral de Brooklyn ape­nas se ha es­cu­cha­do su voz, ya que el juez no le per­mi­te ha­blar en la sa­la.

“Su­fro de do­lo­res de ca­be­za to­dos los días. Vo­mi­to ca­si to­dos los días. No me han arre­gla­do dos mue­las y me due­len mu­cho”, se que­jó en su úni­ca co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta con el juez Brian Co­gan, una car­ta enviada en fe­bre­ro. “Es una tor­tu­ra de 24 ho­ras ca­da día”, agre­gó.

En una car­ta enviada en oc­tu­bre a la pren­sa me­xi­ca­na, Ma­riel Co­lón, par­te de su de­fen­sa ase­gu­ró que las con­di­cio­nes en que vi­ve su clien­te “son crí­ti­cas, ya que ha es­ta­do en ré­gi­men de ais­la­mien­to du­ran­te ca­si dos años, en­ce­rra­do 23 ho­ras al día. Su cel­da no tie­ne ven­ta­nas, por lo que no re­ci­be ai­re fres­co y no pue­de sa­lir a ver el sol”.

“Si no es­tá muy frío, ha­ce de­ma­sia­do ca­lor en la cel­da", es­cri­bió el su­pues­to res­pon­sa­ble de tra­fi­car más de 155 to­ne­la­das de co­caí­na a Es­ta­dos Uni­dos, ade­más de múl­ti­ples to­ne­la­das de he­roí­na, me­tan­fe­ta­mi­nas y ma­rihua­na a lo lar­go de 25 años.

Tras ca­si dos años de per­ma­ne­cer de­te­ni­do, el pe­que­ño pe­ro te­mi­do je­fe nar­co me­xi­cano Joaquín “El Cha­po” Guz­mán es­tá sien­do juz­ga­do des­de es­te lu­nes en Nue­va York ba­jo me­di­das de má­xi­ma se­gu­ri­dad.

Du­ran­te el pro­ce­so, que se ex­ten­de­rá du­ran­te más de cua­tro me­ses, el jurado de­be­rá de­ci­dir si Guz­mán Loe­ra , con­si­de­ra­do el ma­yor nar­co­tra­fi­can­te del mun­do tras la muer­te del co­lom­biano Pa­blo Es­co­bar, es cul­pa­ble o no de 11 de­li­tos de trá­fi­co y dis­tri­bu­ción de dro­ga, po­se­sión de ar­mas y la­va­do de di­ne­ro.

Su con­de­na pue­de aca­rrear­le la ca­de­na per­pe­tua.

El juez de Brooklyn Brian Co­gan y abo­ga­dos de am­bas par­tes es­co­gie­ron a puer­tas ce­rra­das, des­de es­te lu­nes, a los 12 ju­ra­dos que de­ci­di­rán la suer­te de El Cha­po. Sus nom­bres se man­ten­drán en el ano­ni­ma­to y se­rán es­col­ta­dos por al­gua­ci­les ca­da día a la Cor­te. Ten­drán un sa­la­rio de $50 diarios.

Ex­tra­di­ta­do des­de Mé­xi­co en ene­ro de 2017 –el día an­tes de la in­ves­ti­du­ra de Do­nald Trump–, El "Cha­po” es acu­sa­do de li­de­rar en­tre 1989 y 2014 el des­pia­da­do car­tel de Si­na­loa, al que fun­dó y tor­nó en “la ma­yor or­ga­ni­za­ción de trá­fi­co de dro­ga del mun­do”, se­gún la acu­sa­ción.

Siem­pre se­gún AFP, la fis­ca­lía, que pre­pa­ra el ca­so des­de ha­ce años, ase­gu­ra que el acu­sa­do se em­bol­só al me­nos 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res du­ran­te sus dos dé­ca­das de apo­geo en el mun­do de la ma­fia.

El “Cha­po” se de­cla­ra inocen­te, pe­ro el go­bierno ha pre­sen­ta­do mon­ta­ñas de evi­den­cia en su con­tra, tan­ta que la de­fen­sa di­ce que no tie­ne tiem­po de re­vi­sar­la: más de 300.000 pá­gi­nas de do­cu­men­tos y al me­nos 117.000 gra­ba­cio­nes de au­dio, más cen­te­na­res de fo­tos y vi­deos.

Su ex­tra­di­ción y su jui­cio son un gran triun­fo pa­ra el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, que nun­ca con­si­guió ex­tra­di­tar y juz­gar a Es­co­bar, el ex­je­fe del cár­tel de Me­de­llín que mu­rió en una ope­ra­ción po­li­cial en 1993. ¿Pe­ro a qué pre­cio?

El car­tel de Si­na­loa fun­da­do en 1989 por Joaquín Guz­mán si­gue sien­do muy po­ten­te, su coacu­sa­do Is­mael “El Ma­yo” Zam­ba­da con­ti­núa pró­fu­go y la vio­len­cia del nar­co­trá­fi­co no ce­ja en Mé­xi­co, que tu­vo un ré­cord de ca­si 29.000 ho­mi­ci­dios in­ten­cio­na­les en 2017. En Es­ta­dos Uni­dos, el con­su­mo de opiá­ceos se ha tor­na­do una epi­de­mia que en 2016 ma­tó a un pro­me­dio de 174 per­so­nas por día.

“¿Po­drá es­to im­pe­dir que una libra más de co­caí­na lle­gue a Es­ta­dos Uni­dos? Pro­ba­ble­men­te no. La má­qui­na si­gue gi­ran­do”, es­ti­mó Rob He­roy, un abo­ga­do de Ca­ro­li­na del Nor­te que en el pa­sa­do de­fen­dió a otro ca­po nar­co me­xi­cano.

Es­te lu­nes, por pri­me­ra vez en ca­si dos años, Joaquín “El Cha­po” Guz­mán no vis­tió su ro­pa de pre­si­dia­rio. En el día del ini­cio ofi­cial de su jui­cio en Es­ta­dos Uni­dos, en la sa­la 8D de la Cor­te Fe­de­ral del Dis­tri­to Es­te de Nue­va York, al ca­po le pu­sie­ron tra­je os­cu­ro, ca­mi­sa blan­ca –el cue­llo y las so­la­pas an­chas, des­abo­to­na­do al estilo El­vis– y za­pa­tos y cin­tu­rón ca­fés.

El en­via­do especial de El Uni­ver­sal de Mé­xi­co, Víc­tor San­cho, reali­zó una de­ta­lla­da cró­ni­ca de lo ocu­rri­do.

Tras me­ses de es­pe­ra, la pri­me­ra jor­na­da arran­có con la se­lec­ción del jurado, y "El Cha­po” es­tu­vo pre­sen­te en la sa­la, a es­ca­sos tres me­tros de los po­ten­cia­les en­car­ga­dos de dic­tar sen­ten­cia so­bre su cul­pa­bi­li­dad o no de 11 de­li­tos de nar­co­trá­fi­co, per­te­nen­cia a ban­da ar­ma­da y la­va­do de di­ne­ro.

Des­de su ex­tra­di­ción a Es­ta­dos Uni­dos, el ca­po no ha­bía es­ta­do tan­to tiem­po se­gui­do fue­ra de las ins­ta­la­cio­nes de la cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad de Mah­hat­tan, don­de es­tá re­clui­do en ré­gi­men de ais­la­mien­to. Las ca­si sie­te ho­ras las pa­só si­guien­do el pro­ce­di­mien­to con cier­to in­te­rés, in­ter­cam­bian­do men­sa­jes y no­tas con el úni­co de sus abo­ga­dos que ha­bla es­pa­ñol, Eduardo Balarezo. Uno de ellos ter­mi­nó en car­ca­ja­da, una de las pocas mue­cas que hi­zo “El Cha­po” en la jor­na­da.

A to­das lu­ces, en la cor­te era un día im­por­tan­te. Gru­pos de ofi­cia­les ar­ma­dos con ri­fles se pa­sea­ban por las sa­las, bri­ga­das ca­ni­nas olían los pa­si­llos, los con­tro­les de se­gu­ri­dad pa­re­cían más es­tric­tos que de cos­tum­bre.

La enor­mi­dad del ca­so ha­ce que to­da pre­cau­ción sea po­ca, es­ti­ma San­cho. El pro­ce­di­mien­to de se­lec­ción de jurado, nor­mal­men­te abier­to al pú­bli­co es her­mé­ti­co: en la sa­la so­lo hay tres abo­ga­dos por la­do, el juez Brian Co­gan, tra­duc­to­res, es­te­nó­gra­fos, una de­ce­na de agen­tes de se­gu­ri­dad y cin­co pe­rio­dis­tas. To­dos ellos, úni­cos tes­ti­gos de có­mo se es­tán eli­gien­do las 12 per­so­nas (y seis su­plen­tes) que juz­ga­rán a “El Cha­po”.

Uno a uno van en­tran­do los po­ten­cia­les ju­ra­dos a la sa­la pa­ra la en­tre­vis­ta fi­nal. Na­die sa­be sus nom­bres, sus pro­fe­sio­nes ni dón­de vi­ven: su iden­ti­fi­ca­ción es un nú­me­ro que lle­van en la so­la­pa, es­cri­to a mano en un ad­he­si-

vo blanco.

Ahí se les pre­gun­ta so­bre su co­no­ci­mien­to de es­pa­ñol, cuán­to sa­ben del ca­so en cues­tión, su po­si­ción so­bre la le­ga­li­za­ción de las dro­gas, cuán­to im­pe­di­men­to (es­pe­cial­men­te fi­nan­cie­ro) se­ría de­di­car cua­tro me­ses de su vi­da a juz­gar a “El Cha­po”, si tie­nen al­gún ses­go en fa­vor de la po­li­cía o si cree­rían a los tes­ti­gos pro­te­gi­dos que coope­ran con el go­bierno.

Del cen­te­nar de per­so­nas lla­ma­das a la úl­ti­ma fa­se de se­lec­ción, el lu­nes so­lo dio tiem­po de pa­sar a 45. De és­tas, 17 fue­ron des­car­ta­das, por di­ver­sas ra­zo­nes. Dos mu­je­res fue­ron ex­cu­sa­das tras con­fe­sar te­ner mie­do. “Leí que su fa­mi­lia irá por los ju­ra­dos y sus fa­mi­lias”, di­jo una de ellas.

Ca­si nin­guno mi­ró a “El Cha­po” de fren­te, es­ta­ban más pen­dien­tes de las pre­gun­tas de Co­gan. El acu­sa­do tam­po­co les pres­ta­ba aten­ción.

Pa­sa­ron per­so­na­jes de to­do ti­po. Des­de un au­to­de­no­mi­na­do imi­ta­dor ofi­cial de Mi­chael Jack­son, a quien se le prohi­bió ha­cer el moon­walk (a pe­sar de la pe­ti­ción de los abo­ga­dos de la de­fen­sa), has­ta un hom­bre que di­jo que el nom­bre de “El Cha­po” le so­na­ba por­que una tien­da de su ba­rrio te­nía un sánd­wich con ese nom­bre.

Wi­lliam Pur­pu­ra, abo­ga­do del si­na­loen­se, pro­pi­ció el que iba a ser el mo­men­to más jo­co­so de la jor­na­da, y pre­gun­tó si el bo­ca­di­llo lle­va­ba “sal­chi­cha de Bo­lo­nia”, un fiam­bre ba­ra­to pa­re­ci­do a la mor­ta­de­la que, no por ca­sua­li­dad, es el que se sir­ve a los pre­sos en EE.U.

El po­ten­cial jurado res­pon­dió con to­tal se­rie­dad: “es un ba­gel con que­so cre­ma, sal­món ahu­ma­do, al­ca­pa­rras y al­go de pi­can­te. “No sé por qué se lla­ma ‘El Cha­po’ pe­ro es de­li­cio­so” sen­ten­ció an­te la car­ca­ja­da ge­ne­ral. El si­na­loen­se, sin em­bar­go, no hi­zo nin­gu­na mue­ca. Ce­ro gracia.

Otro po­ten­cial jurado era un hom­bre na­ci­do en Me­de­llín, Co­lom­bia --la ciu­dad del nar­co­tra­fi­can­te Pa­blo Es­co­bar--, quien ase­gu­ró que vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos ha­ce 20 años. “Hay mu­cho nar­co­te­rro­ris­mo en mi país”, di­jo ese hom­bre, cu­yo pa­dre mi­ra­ba “nar­co­no­ve­las”.

La elec­ción del jurado ha si­do una ta­rea ti­tá­ni­ca y ro­cam­bo­les­ca. Si ya lo del imi­ta­dor de Mi­chael Jack­son o de un me­xi­cano utra­fa­ná­ti­co de Do­nald Trump ha­bían lla­ma­do la aten­ción, en­tre otras his­to­rias al­go pin­to­res­cas, es­te mar­tes el na­ti­vo de Me­de­llín citado an­tes cau­só –cuan­do me­nos– sor­pre­sa y se con­vir­tió en una de las no­ti­cias del día en el jui­cio, al so­li­ci­tar lo im­pen­sa­ble: un au­tó­gra­fo del Cha­po.

Es­te hom­bre ha­bía in­di­ca­do el lu­nes en la cor­te que co­no­cía de nar­co­te­rro­ris­mo por ha­ber na­ci­do en Me­de­llín, la ciu­dad del ex­je­fe nar­co co­lom­biano Pa­blo Es­co­bar, y que le gus­ta­ban las se­ries de crí­me­nes, pe­ro que es­to no le afec­ta­ría a la ho­ra de de­ci­dir su ve­re­dic­to.

Pe­ro vino la con­mo­ción: tras su in­te­rro­ga­to­rio, pre­gun­tó a un guar­dia de la cor­te si era po­si­ble con­se­guir un au­tó­gra­fo de “El Cha­po”, du­ran­te años el hom­bre más bus­ca­do por Es­ta­dos Uni­dos tras la muer­te de Osa­ma Bin La­den, y el ma­yor nar­co ex­tra­di­ta­do y juz­ga­do en es­te país. En­ton­ces se ar­mó el ba­ru­llo en la sa­la. Un fis­cal del go­bierno pi­dió des­car­tar­lo por es­tar “enamorado” de “El Cha­po”. El abo­ga­do de la de­fen­sa Jef­frey Licht­man in­ten­tó in­fruc­tuo­sa­men­te que el juez lo re­tu­vie­ra, y el juez de­ci­dió en­ton­ces in­te­rro­gar­lo nue­va­men­te.

"¿Por qué pi­dió un au­tó­gra­fo del acu­sa­do?", le pre­gun­tó. "Por­que soy un po­co su fan", res­pon­dió el hom­bre, que fue en­ton­ces eli­mi­na­do de la lis­ta de po­ten­cia­les ju­ra­dos.

“El Cha­po” , que ves­tía es­te mar­tes un tra­je ne­gro, ca­mi­sa azul es­ta vez abo­to­na­da has­ta el úl­ti­mo bo­tón y cor­ba­ta es­co­ce­sa en to­nos azu­les, pa­re­ció sor­pren­di­do, y una gran son­ri­sa cru­zó su ros­tro.

Otro de los des­car­ta­dos con­fe­só ha­ber in­cum­pli­do las nor­mas de la cor­te de no in­for­mar­se del ca­so y ha­ber leí­do el per­fil de Guz­mán en Wi­ki­pe­dia. Mu­chos di­je­ron ha­ber vis­to la se­rie Nar­cos, en­tre ellos una jo­ven de ras­gos asiá­ti­cos, que de­cla­ró que tras ver los epi­so­dios “ho­nes­ta­men­te las imá­ge­nes apa­re­ce­rían en mi men­te, y pen­sa­ría en ‘El Cha­po’. Fue des­car­ta­da.

Una mu­jer de me­dia­na edad afir­mó que co­no­ció el nom­bre de “el Cha­po” por su pre­sun­ta re­la­ción con la ac­triz me­xi­ca­na Ka­te del Castillo, de quien veía no­ve­las con su abue­la. Otra, quien di­jo ha­blar es­pa­ñol, se­ña­ló que so­lo sa­bía de Guz­mán que fue ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos y que ce­le­bró una fies­ta de cum­plea­ños, en re­fe­ren­cia a la que re­cien­te­men­te reali­zó pa­ra sus ge­me­las con la mu­ñe­ca Bar­bie co­mo te­ma cen­tral, y que fue re­se­ña­da por al­gu­nos me­dios me­xi­ca­nos y es­ta­dou­ni­den­ses.

En­tre el lu­nes y el mar­tes hu­bo un se­gui­mien­to de al­gu­nos de es­tos ca­sos: otras tres per­so­nas di­je­ron te­mer por su vi­da y fue­ron des­car­ta­das es­te mar­tes, lo mis­mo que ocu­rrió el lu­nes con dos mu­je­res.

El juez ase­gu­ró que una de ellas le di­jo llo­ran­do sin pa­rar que su ma­dre le ha­bía di­cho que, si era jurado, de­be­rían mudarse y bus­car una nue­va ca­sa. Otra de es­tas per­so­nas bus­có en Goo­gle “El Cha­po ma­tar jurado” y di­jo que ha­lló una his­to­ria en la que es­te pro­me­tía que no lo ha­ría.

"In­clu­so esa afir­ma­ción me de­jó bas­tan­te an­sio­sa", sos­tu­vo an­tes de ser eli­mi­na­da.

Tam­bién fue des­car­ta­do un po­ten­cial jurado que tu­vo un ata­que de pá­ni­co y fue tras­la­da­do al hos­pi­tal, el imi­ta­dor de Mi­chael Jack­son por te­mor a que sea iden­ti­fi­ca­do –aun­que el lu­nes el juez ha­bía di­cho que no ha­bía ries­go ma­yor, pues exis­ten mu­chos imi­ta­do­res del as­tro del rock–, y el hom­bre al que le gus­ta el sánd­wich lla­ma­do “El Cha­po” dio mar­cha atrás en su in­ten­ción de in­te­grar el pa­nel, pues ar­gu­men­tó que en el res­tau­ran­te que ven­de ese sánd­wich al­gún si­ca­rio del Cha­po po­dría se­guir la pis­ta ahí.

Los ca­si 30 apro­ba­dos to­da­vía no han si­do se­lec­cio­na­dos de for­ma ofi­cial, y se es­tá a la es­pe­ra de cuán­do se les va a anun­ciar que for­ma­rán par­te del jurado de Guz­mán Loe­ra.

Tras sie­te ho­ras de pre­gun­tas, el can­san­cio hi­zo me­lla y se de­ci­dió pos­po­ner has­ta es­te mar­tes, con la es­pe­ran­za de que, al buen rit­mo de se­lec­ción que lle­van, pue­dan ter­mi­nar es­te mar­tes. Sea así o no, las opi­nio­nes inau­gu­ra­les del pro­ce­so no se es­cu­cha­rán has­ta el 13 de no­viem­bre. Joaquín Ar­chi­val­do Guz­mán Loe­ra na­ció el 4 de abril de 1957 en una fa­mi­lia hu­mil­de en La Tu­na, una pe­que­ña po­bla­ción ru­ral de Ba­di­ra­gua­to, en el po­bre y vio­len­to es­ta­do de Si­na­loa en el no­roes­te de Mé­xi­co, y so­lo cur­só has­ta ter­cer año de es­cue­la, se­gún apos­ti­lla una breve re­se­ña bio­grá­fi­ca pu­bli­ca­da por AFP.

En la úni­ca en­tre­vis­ta que ha con­ce­di­do en su vi­da, con­tó al ac­tor es­ta­dou­ni­den­se Sean Penn en el fa­mo­so en­cuen­tro clan­des­tino, en oc­tu­bre de 2015 que de ni­ño ven­día na­ran­jas, re­fres­cos y

ca­ra­me­los pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia, que era “muy po­bre”. Su ma­má ven­día pan pa­ra ga­nar un po­co más de di­ne­ro.

Pe­ro de­bi­do a "la fal­ta de opor­tu­ni­da­des" en el pue­blo, a los 15 años ya cul­ti­va­ba y ven­día ma­rihua­na y ama­po­la, un ne­go­cio flo­re­cien­te en su mo­des­to pue­blo agrí­co­la.

De ado­les­cen­te, fue re­clu­ta­do por el je­fe del car­tel de Gua­da­la­ja­ra, Miguel Án­gel Fé­lix Ga­llar­do, y cuan­do es­te fue arres­ta­do en 1989, fun­dó con tres so­cios el car­tel de Si­na­loa, que cre­ció de for­ma me­teó­ri­ca has­ta con­ver­tir­se en el ma­yor del mun­do y con­quis­tar mi­les de miem­bros.

Con el co­rrer del tiem­po, se tor­na­ría en el nar­co­tra­fi­can­te más bus­ca­do del pla­ne­ta, acu­sa­do de en­viar dro­gas des­de La­ti­noa­mé­ri­ca a Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Asia.

Se bur­ló una y otra vez de las au­to­ri­da­des en un in­ter­mi­na­ble jue­go del ga­to y el ra­tón, tra­fi­can­do dro­gas por ai­re, tie­rra y mar, in­clu­so a tra­vés de de­ce­nas de tú­ne­les en la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos.

Su le­yen­da no hi­zo más que cre­cer y se con­vir­tió en par­te del fol­clor me­xi­cano, sus ha­za­ñas fue­ron re­fle­ja­das in­clu­so en va­rios “nar­co­co­rri­dos”. La pres­ti­gio­sa re­vis­ta For­bes re­co­no­ció su éxi­to fi­nan­cie­ro, y has­ta 2013 lo in­clu­yó du­ran­te va­rios años en su fa­mo­sa lis­ta de mul­ti­mi­llo­na­rios, es­ti­man­do pa­ra en­ton­ces su for­tu­na en mil mi­llo­nes de dó­la­res. Hoy se ha­bla de que lo­gró ama­sar, en los años si­guien­tes, unos 14 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Eso sí, a Joaquín Guz­mán Loe­ra las au­to­ri­da­des de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos no le han en­con­tra­do la for­tu­na que se ha di­cho que po­see. La Pro­cu­ra­du­ría (fis­ca­lía) Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR) re­co­no­ce que no ha si­do fá­cil ha­llar las pro­pie­da­des y re­cur­sos del ca­po, ac­tual­men­te en­car­ce­la­do en Nue­va York. “Es­ta­dos Uni­dos hoy to­da­vía no le en­cuen­tra un dó­lar a ‘El Cha­po’”, di­jo re­cien­te­men­te el pro­cu­ra­dor Raúl Cer­van­tes a Te­le­vi­sa. “No uti­li­za­ba el sis­te­ma fi­nan­cie­ro por lo que se ve, no­so­tros le ha­bía­mos en­con­tra­do muy po­cos ac­ti­vos, pe­ro el Departamento del Te­so­ro no los ha en­con­tra­do”.

“Yo su­mi­nis­tro más he­roí­na , me­tan­fe­ta­mi­nas, co­caí­na y ma­rihua­na que cual­quie­ra en el mun­do”, se jac­tó en­tre tra­gos de te­qui­la fren­te a Sean Penn, se­gún el re­la­to del ac­tor en la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne... una de­cla­ra­ción que, co­mo ve­re­mos más ade­lan­te, po­dría con­ver­tir­se en la prue­ba maes­tra de la Fis­ca­lía con­tra el pro­pio “Cha­po”. De to­das ma­ne­ras, es co­no­ci­do que, a la pos­tre, fue el en­cuen­tro del ma­fio­so con los ac­to­res lo que pro­pi­ció el ori­gen de su cap­tu­ra pos­tre­ra.

Aun­que en su es­ta­do de Si­na­loa cul­ti­vó una ima­gen de Ro­bin Hood, ha­cien­do mu­chas obras so­cia­les pa­ra la po­bla­ción lo­cal, “El Cha­po” era con­si­de­ra­do des­pia­da­do con ri­va­les y trai­do­res. En­tre el enor­me le­ga­jo de acu­sa­cio­nes con que cuen­tan las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses es­tán al me­nos 33 ho­mi­ci­dios, pe­ro es­tos no se­rán lle­va­dos a jui­cio por la de­mo­ra que po­dría im­pli­car de­mos­trar su au­to­ría en ca­da uno. La gran preo­cu­pa­ción del sis­te­ma ju­di­cial es­ta­dou­ni­den­se es que el pro­ce­so se con­vier­ta en un jui­cio sin fin, por lo cual in­clu­so se­lec­cio­na­ron 11 de 17 de­li­tos ori­gi­na­les por los que iba a ser juz­ga­do. Van con­tra él con los ca­sos “me­jor ama­rra­dos”, pues in­clu­so con so­lo re­sul­tar cul­pa­ble de uno de los 11 ca­sos, ya po­dría im­pli­car­le ca­de­na per­pe­tua.

De vuelta a tiem­pos pa­sa­dos, pron­to “El Cha­po” se gran­jeó enemi­gos por mon­to­nes.

Se sal­vó por un pe­lo de mo­rir en un aten­ta­do en ma­yo de 1993 en el ae­ro­puer­to de Gua­da­la­ja­ra, don­de mu­rió el car­de­nal Juan Je­sús Po­sa­das Ocam­po, al pa­re­cer con­fun­di­do con el je­fe nar­co por­que via­ja­ba en un co­che de la mis­ma mar­ca. Las co­sas se le com­pli­ca­ron des­de en­ton­ces y fue de­te­ni­do por pri­me­ra vez en ju­nio de ese año en Gua­te­ma­la, y tras­la­da­do a una pri­sión me­xi­ca­na.

Pe­ro con­si­guió fu­gar­se ocho años des­pués, en 2001, cuan­do hu­yó es­con­di­do en un ca­rri­to de ro­pa su­cia.

Vol­vió a ser arres­ta­do en fe­bre­ro de 2014, cuan­do es­ta­ba con su es­po­sa Em­ma y sus me­lli­zas en Ma­zatlán, en Si­na­loa. Los agen­tes fe­de­ra­les que via­ja­ron con él du­ran­te su tras­la­do ha­cia la Ciu­dad de Mé­xi­co en aque­lla oca­sión, lo des­cri­bie­ron co­mo un hom­bre “tran­qui­lo y res­pe­tuo­so”, así co­mo “ca­ris­má­ti­co, fran­co y con un acento nor­te­ño muy mar­ca­do”, que res­pe­ta­ba a sus enemi­gos cuan­do eran ca­ba­lle­ros y des­pre­cia­ba a quie­nes con­si­de­ra­ba “ra­te­ros mu­gro­sos”.

Lue­go, nue­va­men­te con­si­guió es­ca­par­se 14 me­ses des­pués, por un tú­nel de 1,5 km ca­va­do ba­jo el desagüe de la du­cha de su cel­da, por el cual hu­yó en una mo­to­ci­cle­ta adap­ta­da pa­ra cir­cu­lar so­bre rie­les. Aque­lla se­gun­da fu­ga con­mo­cio­nó al pla­ne­ta, por el ca­li­bre de su au­da­cia, y de­jó en ri­dícu­lo to­tal al go­bierno me­xi­cano.

Las au­to­ri­da­des di­cen que su de­bi­li­dad por las mu­je­res es la que, a la pos­tre, le ha cos­ta­do sus cap­tu­ras. Me­jor di­cho, des­pués de ha­cer lo más difícil y has­ta lo im­po­si­ble pa­ra eva­dir­se, ha re­caí­do en to­dos los ca­sos, cuan­do hay una mu­jer de por me­dio. Fue el ca­so de su re­la­ción con la ac­triz me­xi­ca­na Ka­te del Castillo, con quien in­ter­cam­bió su­ges­ti­vos men­sa­jes y quien arre­gló la ci­ta en­tre “El Cha­po” y Penn con el fin de que el ac­tor en­tre­vis­ta­ra al fugitivo pa­ra la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne, fue lo que lle­vó a su lo­ca­li­za­ción y de­ten­ción fi­nal en ene­ro de 2016, has­ta su ex­tra­di­ción un año des­pués a Es­ta­dos Uni­dos.

Y es que el en­cuen­tro con la pa­re­ja de ac­to­res no so­lo pre­ci­pi­tó su cap­tu­ra, sino que po­dría te­ner una im­pli­ca­ción de por vi­da pa­ra el nar­co­tra­fi­can­te, pues se­gún ha de­cla­ra­do a la pren­sa Mike Vi­gil, el exa­gen­te de la DEA que per­si­guió a Guz­mán du­ran­te años, en el vi­deo que le reali­zó Sean Penn es­tá la prue­ba más con­tun­den­te que po­dría lle­var al Cha­po a ca­de­na per­pe­tua pues, en el au­dio­vi­sual que fue di­fun­di­do por la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne, él mis­mo se es­tá acu­san­do de ha­ber es­ta­do in­vo­lu­cra­do en el mun­do de las dro­gas des­de que te­nía 15 años, que el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes des­tru­ye y que su po­si­ble de­ten­ción no ter­mi­na­ría con el trá­fi­co de sus­tan­cias ilí­ci­tas.

En lo que fue la pri­me­ra en­tre­vis­ta que Joaquín El Cha­po brin­dó en su vi­da, de­jó cla­ra su par­ti­ci­pa­ción en el mun­do de la ma­fia cuan­do di­jo frases co­mo “Yo tra­fi­co más he­roí­na, me­tan­fe­ta­mi­nas, co­caí­na y ma­rihua­na que na­die en el mun­do" o “ten­go una flo­ta de sub­ma­ri­nos, avio­nes, ca­mio­nes y bo­tes”.

Guz­mán se ca­só al me­nos tres ve­ces, y tie­ne va­rios hi­jos, in­clui­dos dos va­ro­nes a quien Es­ta­dos Uni­dos acu­sa de te­ner ro­les sig­ni­fi­ca­ti­vos en el car­tel de Si­na­loa. Otro hi­jo, Ed­gar, fue ase­si­na­do de un dis­pa­ro en 2008. De acuer­do con un re­por­ta­je de la agen­cia AP, los fis­ca­les di­cen que Guz­mán te­nía la cos­tum­bre de or­de­nar el ase­si­na­to de cual­quie­ra que se le cru­za­ra en el ca­mino en su épo­ca de ca­po in­dis­cu­ti­do del Car­tel de Si­na­loa.

Aho­ra se le es­tán cru­zan­do una can­ti­dad de tes­ti­gos que so­bre­vi­vie­ron a la era de

vio­len­cia y que se es­pe­ran ofrez­can de­ta­lles de la for­ma bru­tal en que man­tu­vo el po­der du­ran­te 20 años en el des­pia­da­do mun­do del nar­co­trá­fi­co. Los abo­ga­dos del Cha­po afir­man que los tes­ti­gos son los ver­da­de­ros ma­lan­dri­nes y que no se pue­de con­fiar en su tes­ti­mo­nio.

Los nom­bres de es­tos tes­ti­gos, la ma­yo­ría de los cua­les es­tán pre­sos, han si­do ta­cha­dos en los do­cu­men­tos del ca­so. Los fis­ca­les di­cen que es im­pe­rio­so pro­te­ger sus iden­ti­da­des por­que su coope­ra­ción se­gu­ra­men­te ge­ne­ra­rá las iras de un car­tel ven­ga­ti­vo. De acuer­do con los do­cu­men­tos, al­gu­nos es­tán sien­do alo­ja­dos en cel­das es­pe­cia­les y otros se aco­gie­ron a pro­gra­mas de pro­tec­ción de tes­ti­gos.

La lis­ta de per­so­nas que pue­den aso­mar­se co­mo tes­ti­gos es lar­ga. Dos po­si­bi­li­da­des lla­ma­ti­vas son los me­lli­zos Pe­dro y Mar­ga­ri­to Flo­res, tra­fi­can­tes que ope­ra­ban en Chica­go e hi­cie­ron ne­go­cios con el Cha­po an­tes de ser arres­ta­dos en el 2008. Am­bos acep­ta­ron coope­rar y gra­ba­ron con­ver­sa­cio­nes con el Cha­po so­bre el ta­ma­ño de los car­ga­men­tos a ser en­via­dos en bar­cos y avio­nes.

En una gra­ba­ción, una voz iden­ti­fi­ca­da co­mo la del Cha­po pre­gun­ta: “¿Cuán­to pue­des ven­der en un mes?” .

Los her­ma­nos pa­ga­ron un pre­cio muy ca­ro por ha­ber­se da­do vuelta: Los fis­ca­les di­cen que su pa­dre fue ase­si­na­do en el 2009 en Mé­xi­co por si­ca­rios del car­tel. En las vis­tas pre­vias al jui­cio se ob­ser­vó agen­tes de la po­li­cía fe­de­ral fuer­te­men­te ar­ma­dos y pe­rros que de­tec­tan bom­bas pa­tru­llan­do los al­re­de­do­res del juz­ga­do. To­do aquel que qui­sie­se asis­tir por un mo­ti­vo u otro a las vis­tas de­bía pa­sar por un de­tec­tor de me­ta­les en la en­tra­da del edi­fi­cio y nue­va­men­te en la en­tra­da del juz­ga­do.

El juez acep­tó un pe­di­do de los fis­ca­les de que no se dé a co­no­cer la iden­ti­dad de los ju­ra­dos, una me­di­da tí­pi­ca de los ca­sos que in­vo­lu­cran a ma­fio­sos o te­rro­ris­tas, en los que pue­de ha­ber in­ti­mi­da­ción de ju­ra­dos.

A los po­ten­cia­les ju­ra­dos no se les ocul­ta la na­tu­ra­le­za del jui­cio. Los ju­ra­dos se­rán es­col­ta­dos por agen­tes al en­trar y sa­lir del juz­ga­do y no es­ta­rán a la vis­ta del pú­bli­co du­ran­te las se­sio­nes. Los fis­ca­les di­je­ron que el car­tel de Guz­mán “em­plea si­ca­rios que han co­me­ti­do cien­tos de ac­tos de vio­len­cia, in­clui­dos ase­si­na­tos, agre­sio­nes y se­cues­tros” .

Cuan­do Guz­mán fue traí­do a Nue­va York, las au­to­ri­da­des de­ci­die­ron que de­bían te­ner­lo ba­jo un ré­gi­men de ais­la­mien­to en un pa­be­llón de al­ta se­gu­ri­dad de una cár­cel fe­de­ral de Man­hat­tan por don­de han pa­sa­do co­no­ci­dos te­rro­ris­tas y ma­fio­sos.

Se to­mó en cuen­ta el he­cho de que el Cha­po da­ba ins­truc­cio­nes des­de aden­tro de los pe­na­les y la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de sus dos fu­gas an­te­rio­res, en especial, de la se­gun­da.

Un di­le­ma lo­gís­ti­co pa­ra las au­to­ri­da­des: El ca­so es­tá sien­do juz­ga­do en un tri­bu­nal de Brooklyn... del otro la­do del East Ri­ver (río del Es­te) .

En las vis­tas pre­li­mi­na­res, se ce­rró el ac­ce­so al puente de Brooklyn ca­da vez que Guz­mán te­nía que ser tras­la­da­do al juz­ga­do, en una ca­ra­va­na que in­cluía un equi­po SWAT y una am­bu- lan­cia, vi­gi­la­dos des­de arri­ba por he­li­cóp­te­ros.

El juez opi­nó que ha­cer lo mis­mo en un jui­cio que se es­ti­ma pue­de du­rar cua­tro me­ses se­ría una pe­sa­di­lla lo­gís­ti­ca y una gran in­co­mo­di­dad pa­ra los neo­yor­qui­nos. Di­jo que ha­brá cam­bios, pe­ro no re­ve­ló cuá­les.

Se es­pe­cu­la que se ha­bi­li­tó una cel­da especial pa­ra el Cha­po aden­tro del tri­bu­nal de Brooklyn pa­ra que pa­se las no­ches du­ran­te el jui­cio.

“En al­gu­nos as­pec­tos, es­te ca­so no tie­ne pre­ce­den­tes; la can­ti­dad de aten­ción pú­bli­ca ha si­do ex­tra­or­di­na­ria”, sos­tu­vo el juez Brian Co­gan la se­ma­na pa­sa­da en una de­ci­sión so­bre la re­ser­va en que se es­co­ge­rá el jurado.

Di­ver­sos me­dios lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les han se­gui­do las com­pa­re­cen­cias de Guz­mán en la cor­te de Nue­va York.

“Bas­ta de­cir que no hay mu­chos ca­sos cu­yas acu­sa­cio­nes se dra­ma­ti­zan en pro­duc­cio­nes po­pu­la­res de te­le­vi­sión y pod­casts an­tes que el jui­cio ha­ya si­quie­ra co­men­za­do”, agre­gó.

Es­to se de­be a los de­li­tos atri­bui­dos al Cha­po y al au­ra de to­do­po­de­ro­so que lo ro­deó has­ta que lo cap­tu­ra­ron por ter­ce­ra vez en ene­ro de 2016, ras­trea­do tras re­ci­bir a los ac­to­res Ka­te del Castillo y Sean Penn.

“No se tra­ta sim­ple­men­te de que sea un cri­mi­nal o que la gue­rra con­tra las dro­gas sea un pun­to im­por­tan­te de dispu­ta po­lí­ti­ca”, ex­pli­ca Um­bach, quien pun­tua­li­zó sin am­ba­ges que “(Guz­mán) es un ícono de la cul­tu­ra pop”, se­gún de­cla­ró a BBC Mun­do.

Fi­nal­men­te, es­te miér­co­les fue­ron ele­gi­dos los 12 tes­ti­gos que de­ci­di­rán el des­tino fi­nal de “El Cha­po”. Se tra­ta de sie­te mu­je­res y cin­co hom­bres de gru­pos ra­cia­les muy di­ver­sos. Mien­tras se es­pe­ran los ale­ga­tos ini­cia­les pa­ra el pró­xi­mo 13 de no­viem­bre, cuan­do arran­que el pro­ce­so en la Cor­te Fe­de­ral de Brooklyn, “El Cha­po” pi­dió el miér­co­les al juez que pre­si­de su pro­ce­so que ten­ga un “ges­to hu­ma­ni­ta­rio” y le per­mi­ta abra­zar a su jo­ven es­po­sa Em­ma Co­ro­nel el mar­tes pró­xi­mo, cuan­do co­mien­ce real­men­te el jui­cio.

“El Cha­po” desea dar a su es­po­sa “un sa­lu­do breve y mo­men­tá­neo que in­clu­ya qui­zás un abra­zo el mar­tes 13 de no­viem­bre, an­tes del ini­cio de los ar­gu­men­tos de aper­tu­ra” de la fis­ca­lía y la de­fen­sa, es­cri­bió al juez Brian Co­gan la abo­ga­da Ma­riel Co­lón. “Pue­de ser un breve abra­zo en la cor­te de­lan­te de to­do el mun­do, se­pa­ra­dos por la ba­rre­ra. El pro­ce­so to­tal no lle­va­ría más que un par de se­gun­dos”, pre­ci­só.

Joaquín Guz­mán Loe­ra no ha te­ni­do au­to­ri­za­ción pa­ra que su es­po­sa lo vi­si­te, ni si­quie­ra se le ha per­mi­ti­do ha­blar con ella por te­lé­fono des­de su ex­tra­di­ción, ha­ce ca­si dos años.

Es­te miér­co­les, sus abo­ga­dos le so­li­ci­ta­ron al juez que le per­mi­tie­ra al acu­sa­do “un abra­zo de dos se­gun­dos” con su es­po­sa, Em­ma Co­ro­nel, que es­ta­rá pre­sen­te en la pró­xi­ma au­dien­cia pú­bli­ca, ya con el jurado ele­gi­do, el pró­xi­mo 14 de no­viem­bre.

Sin em­bar­go, la pe­ti­ción fue de­ne­ga­da. El hom­bre de los 14 mil mi­llo­nes de dó­la­res no pu­do con­se­guir la ve­nia de la ley... no po­drá te­ner un con­tac­to ni de dos se­gun­dos con su es­po­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.