/

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - BRAND VOICE -

ase­dia­das por ar­mas de fue­go y mor­te­ros.

Pu­do so­bre­vi­vir por­que “in­creí­ble­men­te el res­to de la po­bla­ción nos pro­te­gía, en­tre to­dos nos pro­te­gía­mos, y más al cuer­po mé­di­co vo­lun­ta­rio, por­que éra­mos la esen­cia de las pro­tes­tas”.

La Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) es­ti­ma que a la fe­cha han muer­to 325 per­so­nas en en­fren­ta­mien­tos con el go­bierno, aun­que la Aso­cia­ción Ni­ca­ra­güen­se Pro De­re­chos Hu­ma­nos (ANPDH) ele­vó la ci­fra a 528. En­tre esos nú­me­ros es­tán re­gis­tra­dos es­tu­dian­tes con los que Gen­der y sus ami­gos com­par­tían pu­pi­tres.

Con ca­si 39.000 es­tu­dian­tes, la UNAN es la uni­ver­si­dad más gran­de de Ni­ca­ra­gua. Tras la to­ma de las ins­ta­la­cio­nes por par­te de los es­tu­dian­tes, la ins­ti­tu­ción tu­vo que po­ner en pau­sa to­das sus ac­ti­vi­da­des du­ran­te más de dos me­ses. Gen­der re­la­ta que las au­to­ri­da­des ce­rra­ban los por­to­nes de la uni­ver­si­dad pa­ra evi­tar que los es­tu­dian­tes sa­lie­ran a ma­ni­fes­tar­se.

Mien­tras se desa­rro­lla­ba el con­flic­to, Gen­der em­pe­zó a re­ci­bir ame­na­zas de muer­te ha­cia él y su fa­mi­lia. Que­dar­se en Ni­ca­ra­gua de­jó de ser una op­ción, por eso, jun­to a cua­tro ami­gos -Ma­pa­che, Ma­ren­co y Ro­ber­to-, de­ja­ron atrás la vi­da que te­nían y emi­gra­ron a Cos­ta Ri­ca.

Vi­nie­ron sin pa­pe­les ni per­te­nen­cias.

“Ser es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio es un ries­go, si me en­con­tra­ban con pa­pe­les me po­drían ha­cer al­go, en­ton­ces vi­ne so­lo con mi cé­du­la”, ex­pre­só Gen­der.

Sus fa­mi­lia­res no les han po­di­do en­viar di­ne­ro, se han te­ni­do que man­te­ner a ba­se de ayu­das que dan or­ga­ni­za­cio­nes de ayu­da a mi­gran­tes. Al ser un mi­gran­te in­do­cu­men­ta­do no ha po­di­do en­con­trar un tra­ba­jo. Pa­sa sus días ayu­dan­do co­mo vo­lun­ta­rio en el Con­sul­to­rio Mé­di­co Sor María Au­xi­lia­do­ra Romero, don­de atien­de a re­fu­gia­dos ni­ca­ra­güen­ses.

Ellos for­man par­te de los 16.907 ni­ca­ra­güen­ses que han so­li­ci­ta­do re­fu­gio en lo que va del 2018, se­gún da­tos de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría.

“Es­toy so­lo acá en Cos­ta Ri­ca, mi fa­mi­lia es­tá en Ni­ca­ra­gua. En par­te sa­ben que es­toy me­jor aquí por­que ten­go se­gu­ri­dad. A mi her­mano ma­yor lo han es­ta­do ame­na­zan­do, exis­te siem­pre el te­mor pe­ro hay que se­guir de­nun­cian­do”, afir­mó Gen­der.

Su edu­ca­ción en Ni­ca­ra­gua que­dó en sus­pen­so. No “ '

(2/ .6 ,.>.- * 64 /3 , 65 02,3/. 3 ,Í. =4 -.!5/ * ,50./.$4.”

sa­be si al­gún día po­drá vol­ver a su país, a su uni­ver­si­dad, a re­to­mar sus es­tu­dios pa­ra con­ver­tir­se en mé­di­co. Su úni­ca op­ción por el mo­men­to es con­ti­nuar sus es­tu­dios en al­gu­na uni­ver­si­dad en Cos­ta Ri­ca, pe­ro pa­ra eso de­be cum­plir re­qui­si­tos que, por aho­ra, son im­po­si­bles.

El con­flic­to po­lí­ti­co ge­ne­ra­do por la re­pre­sión del go­bierno de Or­te­ga en con­tra de los sec­to­res so­cia­les fre­nó a una Ni­ca­ra­gua que ve­nía en as­cen­so eco­nó­mi­co. Un in­for­me del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) ti­tu­la­do “Pers­pec­ti­vas de la eco­no­mía mun­dial oc­tu­bre 2018” pro­yec­ta que el Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) de Ni­ca­ra­gua se con­trae­rá un 4% es­te 2018 y un 1% en el 2019, de­jan­do atrás el cre­ci­mien­to de los úl­ti­mos ocho años. En 2017 el cre­ci­mien­to del PIB fue de 4,9%.

A ni­vel la­bo­ral se pro­yec­ta una pér­di­da de 85.100 em-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.