ES NA­VI­DAD, PE­RO...

AL­GUIEN EN ES­TE PAIS ABRIO LA CA­JA DE PAN­DO­RA.

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA -

avi­da­des de con­fe­ti, man­za­nas es­car­cha­das y al­go­dón de azú­car en la Ave­ni­da Cen­tral. En los años se­sen­ta a los chi­qui­llos nos lle­va­ban al ave­ni­da­zo, que no se lla­ma­ba así ni se pro­mo­vía con la avi­dez co­mer­cial de la ac­tua­li­dad. Esen­cial­men­te, res­pon­día al pro­nós­ti­co del tiem­po en la piel de los ha­bi­tan­tes de la pe­que­ña ciu­dad, con sus vien­tos ali­sios, sus tar­des frías y sus no­ches lu­mi­no­sas.

Dis­fru­tá­ba­mos con la llu­via de pa­pe­li­tos que si­mu­la­ban la nie­ve que co­no­cía­mos so­lo en fo­to­gra­fías o en el ci­ne. Lan­zá­ba­mos di­ver­ti­dos el con­fe­ti a al­gu­na ni­ña que nos cau­ti­va­ba a pri­me­ra vis­ta. La llu­via de pa­pe­li­tos era san­to y se­ña, o tí­mi­do an­zue­lo de amor in­ge­nuo. Tam­bién ocu­rría que al­gún ma­mu­lón le arrui­na­ba a uno la man­za­na es­car­cha­da con un cha­pa­rrón de con­fe­ti que la vol­vía im­po­si­ble de roer.

Son re­cuer­dos im­bo­rra­bles de la me­mo­ria, mas no del pa­sa­do, por­que la vi­da es in­tem­po­ral. So­mos del ayer, sen­ti­mos el hoy y atis­ba­mos el fu­tu­ro con las mis­mas ale­grías, tris­te­zas y con­tra­dic­cio­nes de los ha­bi­tan­tes de un país que per­dió, no sé cuán­do, có­mo, ni dón­de, la es­pon­ta­nei­dad ca­si cam­pe­si­na que le ca­rac­te­ri­za­ba, pa­ra de­ri­var en una ma­sa au­tó­ma­ta que deam­bu­la con el “pu­ra vi­da” es­tam­pa­do en lla­ma­ti­vos lo­gos, pe­ro des­co­nec­ta­do del al­ma som­bría en la que nos va­mos con­vir­tien­do. Es un vér­ti­go si­mi­lar al que mues­tra la pe­lí­cu­la El hue­vo de la ser­pien­te, lar­go­me­tra­je de Ing­mar Berg­man. Las gen­tes ca­mi­nan por la ciu­dad de Ber­lín y sus ros­tros en blan­co y ne­gro re­ve­lan un des­fi­le de si­len­cio y do­lor, en el año 1923. Uno de los per­so­na­jes del fil­me, el Dr. Ver­ge­rus, di­ce: “Cual­quie­ra pue­de ver el fu­tu­ro, es co­mo un hue­vo de ser­pien­te. A tra­vés de la fi­na mem­bra­na se pue­de dis­tin­guir un rep­til ya for­ma­do”.

Me due­le mi país, devastado por la iniqui­dad so­cial, enaje­na­do por gru­pos y gru­púscu­los con pri­vi­le­gios odio­sos e in­tere­ses mez­qui­nos, con ído­los de ba­rro y fal­sos edu­ca­do­res; léa­se, la pe­da­go­ga del exa­brup­to con­tra la au­to­ri­dad mi­nis­te­rial, y mi­llo­na­rios de nue­vo cu­ño, mer­ced a sus transac­cio­nes de du­do­so ori­gen.

Me due­le es­ta pa­tria vul­gar y ru­di­men­ta­ria que pu­lu­la en las ro­ton­das de la ca­pi­tal, con el de­mo­nio de la pri­sa y el gri­to soez en re­frie­gas de ti­rios y tro­ya­nos que pug­nan por avan­zar dos me­tros en sus trin­che­ras ro­dan­tes. Des­de mi óp­ti­ca de adul­to ma­yor, re­sien­to la for­ma en la que nos sa­can de cir­cu­la­ción y nos man­dan a des­can­sar, cuan­do que­da tan­to por ha­cer y te­ne­mos tan­to que apor­tar. Me es­cue­ce la in­di­fe­ren­cia de las en­ti­da­des de­por­ti­vas cuan­do fa­lle­ce al­gu­na de sus glo­rias, co­mo Wál­ter Eli­zon­do Gó­mez, el me­jor de­fen­sa cen­tral del fút­bol pro­fe­sio­nal de las úl­ti­mas dé­ca­das. Ni una men­ción, ni una es­que­la, ni si­quie­ra un mi­nu­to de si­len­cio en las se­mi­fi­na­les de la Pri­me­ra Di­vi­sión.

Al­guien en es­te país abrió la Ca­ja de Pan­do­ra. El ar­gu­men­to de El hue­vo de la ser­pien­te re­fie­re que en la Ale­ma­nia de los años vein­te se in­tuía el au­ge del to­ta­li­ta­ris­mo na­zi. To­do el mun­do era ca­paz de ver­lo, in­clu­so con cier­ta sim­pa­tía, pe­ro na­die ati­nó a pre­ver ni an­ti­ci­par las con­se­cuen­cias, más o me­nos co­mo es­ta muer­te anun­cia­da de nues­tra tra­di­ción ci­vi­lis­ta.

En épo­cas de os­cu­ri­dad, la pru­den­cia acon­se­ja res­ca­tar los va­lo­res y dis­fru­tar con las co­sas sim­ples. Reo­rien­te­mos el sen­ti­do de la Na­vi­dad. Qui­zás si em­pe­za­mos por no­so­tros mis­mos, con la in­ten­ción ge­nui­na de son­reír al pró­ji­mo, con desear­le el bien y, por qué no, abra­zar­le. Un ca­fé com­par­ti­do, la ca­li­dez de la pre­sen­cia, el pla­cer de una con­ver­sa­ción, ac­cio­nes co­ti­dia­nas pe­ro re­le­van­tes so­bre la superficialidad de What­tsApp´s y emo­jis con el pul­gar ha­cia arri­ba y be­si­tos de co­ra­zón. No creo pe­car de pe­si­mis­mo ex­tre­mo, si ad­vier­to que es­ta­mos per­dien­do el nor­te en el co­rre-co­rre de una so­cie­dad en­fer­ma, tan pro­cli­ve a la os­ten­ta­ción y a la vez tan le­ja­na del sa­gra­do men­sa­je de aus­te­ri­dad de aquel pe­se­bre hu­mil­de de Be­lén don­de na­ció, ha­ce más de dos mi­le­nios, el Hi­jo de un Car­pin­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.