El ver­da­de­ro Co­la­cho

NI­CO­LÁS DE BA­RI Allá por el cuar­to si­glo de la era cris­tia­na sur­gió un per­so­na­je aso­cia­do con la ge­ne­ro­si­dad y el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño; pe­ro los nue­vos tiem­pos lo su­plan­ta­ron por otro que pro­mue­ve el con­su­mo.

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN PORTADA - JOR­GE HER­NÁN­DEZ S. jor­geher­nan­[email protected]­mail.es WIKIMEDIA COMMONS

Sin tra­je ro­jo ni tri­neo, San Ni­co­lás de Ba­ri fue la ins­pi­ra­ción pa­ra el in­ter­cam­bio de re­ga­los na­vi­de­ño.

EL VER­DA­DE­RO SAN­TO DE LA NA­VI­DAD

La le­yen­da aú­rea cu­bre su vi­da. De él pue­den es­cri­bir­se dos bio­gra­fías: una his­tó­ri­ca, que no da­ría ni pa­ra cua­tro lí­neas; otra –arrai­ga­da en el pue­blo– que tie­ne 1,700 años y es­ca­pa a la prue­ba po­si­ti­vis­ta, ma­te­ria­lis­ta y atea. El lec­tor de­be de te­ner pre­sen­te que pe­se a los ni­mios datos do­cu­men­ta­les so­bre el obis­po Ni­co­lás de Ba­ri, lo úni­co real­men­te cier­to es que no tie­ne re­la­ción con ese gor­din­flón se­nil de bar­ba blan­ca, tra­je ro­jo, bo­tas ne­gras y ri­sa psi­có­ti­ca que los co­mer­cian­tes lla­man: San­ta Claus. Hay que des­lin­dar las aguas y acla­rar a los in­ge­nuos que San Ni­co­lás es el san­to pa­trono de Ru­sia; tam­bién ve­la por los ni­ños, eru­di­tos, vír­ge­nes, ma­ri­nos, co­mer­cian­tes y –en la Edad Me­dia– has­ta por los la­dro­nes. Los ha­gió­gra­fos es­ti­man que na­ció en Pa­ta­ra –una ciu­dad de Asia Me­nor cer­ca de la ac­tual Tur­quía– allá por el año 275 y mu­rió el 6 de di­ciem­bre del 345, en My­ra, don­de fue obis­po. Lo en­te­rra­ron en Ni­cea. Du­ran­te la per­se­cu­ción ro­ma­na con­tra los cris­tia­nos lo en­via­ron a la pri­sión y fue li­be­ra­do por Cons­tan­tino; al­gu­nos lo vie­ron opo­ner­se a los arria­nos en el Con­ci­lio de Ni­cea, pe­ro has­ta ese dato na­ve­ga en­tre las bru­mas del pa­sa­do. En el te­rreno de lo im­pro­ba­ble so­bra quie­nes ase­gu­ran que sus pa­dres fue­ron Epi­fa­nio y Jua­na, am­bos es­té­ri­les co­mo mu­las; pe­ro ben­de­ci­dos con un hi­jo que se­ría san­to, y tan bueno, que no ma­ma­ba los vier­nes por ser día de pe­ni­ten­cia. Por esas ocu­rren­cias de los jó­ve­nes via­jó a Egip­to y a Pa­les­ti­na; cuan­do re­gre­só a My­ra lo nom­bra­ron obis­po, de la ma­ne­ra más in­ve­ro­sí­mil. A fal­ta de un acuer­do en­tre los elec­to­res, un an­ciano sa­cer­do­te pro­pu­so es­co­ger al pri­mer cris­tiano que lle­ga­ra a mi­sa al día si­guien­te, y Ni­co­lás nun­ca fa­lla­ba a la ci­ta di­vi­na.

GE­NE­RO­SI­DAD SIN LÍ­MI­TE

En Oc­ci­den­te y Orien­te San Ni­co­lás es una ce­le­bri­dad; por eso le con­sa­gra­ron dos mil igle­sias, adon­de acu­den los acó­li­tos pa­ra pre­ve­nir nau­fra­gios, in­cen­dios y, cuan­do la si­tua­ción eco­nó­mi­ca apre­ta, el san­to se lu­ce con sus mi­la­gros. La fa­ma de ge­ne­ro­so la te­nía des­de jo­ven. Al pa­re­cer un día –ca­mino de la Igle­sia– en­con­tró a una li­mos­ne­ra en­fer­ma que le su­pli­có por unas mo­ne­das; aun­que no te­nía ni un bo­tón vie­jo que re­ga­lar­le, la cu­ró en nom­bre de Je­sús. Pe­ro na­da co­mo la oca­sión en que un ri­co mer­ca­der –ve­ni­do a me­nos– tu­vo la in­fe­liz idea de pros­ti­tuir a sus hi­jas pa­ra pa­gar­les la do­te y “ca­so­riar­las”. Por esos días ca­da quien se las apa­ña­ba co­mo po­día. San Ni­co­lás abor­tó el si­nies­tro plan con su mag­na­ni­mi­dad. Una no­che de­li­zó un sa­qui­to de oro por la ven­ta­na del as­pi­ran­te a pro­xe­ne­ta; vol­vió dos ve­ces más y así lo­gró que las jó­ve­nes –al es­ti­lo de esos tiem­pos– pa­sa­ran por la sa­cris­tía. Con el pa­so de los si­glos y en la Na­vi­dad los fie­les adop­ta­ron la cos­tum­bre de emu­lar al san­to, so­lo que en lu­gar La tum­ba de Ni­co­lás de Ba­ri recibe mu­chas pe­re­gri­na­cio­nes a lo lar­go del año. de di­ne­ro re­ga­lan a los ni­ños ju­gue­tes, ro­pa y chu­che­rías. La ma­yo­ría de los pro­di­gios de San Ni­co­lás los re­co­pi­ló San Me­to­dio, Ar­zo­bis­po de Cons­tan­ti­no­pla. El san­to de­cía a su pa­dres: “se­ría un pe­ca­do no re­par­tir mu­cho, sien­do que Dios nos ha da­do tan­to”.

DAR SIN RE­CI­BIR

Un tío lo or­de­nó sa­cer­do­te y cuan­do la pes­te ma­tó a sus pa­pás he­re­dó una for­tu­na, que no di­la­pi­dó en mu­je­res ni fran­ca­che­las, si no en aten­der a los po­bres. Apro­ve­chó el tiem­po pa­ra pre­di­car, en­fren­tar a las di­fe­ren­tes he­re­jías, ata­car la ido­la­tría y con­ver­tir a ju­díos y ára­bes. Es di­fí­cil pro­bar que Li­ci­nio, el em­pe­ra­dor ro­mano, lo me­tió en sus maz­mo­rras y lo tor­tu­ró, mar­can­do su ros­tro con hie­rros can­den­tes. Tam­bién es­tá en du­da si asis­tió al Con­ci­lio de Ni­cea, en el 325, ya que su nom­bre no apa­re­ce en la lis­ta de obispos. Más allá de las ex­cen­tri­ci­da­des que cuen­tan sus de­vo­tos San Ni­co­lás –co­mo to­do mor­tal– fue lla­ma­do a cuen­tas el 6 de di­ciem­bre del 345 y sus res­tos que­da­ron en My­ra, un te­rri­to­rio que ca­yó en po­der de los in­fie­les mu­sul­ma­nes. La his­to­ria no aca­bó ahí y si­guió con un ope­ra­ti­vo digno de unas fuer­zas es­pe­cia­les, al es­ti­lo de los mo­der­nos co­man­dos de res­ca­te. Una mi­sión de co­mer­cian­tes na­ve­gó en tres bar­cas a la cos­ta de Ly­cia; eva­dió a los maho­me­ta­nos y res­ca­tó el co­fre con los res­tos del fu­tu­ro san­to y los lle­va­ron a la ciu­dad ita­lia­na de Ba­ri, el 9 de ma­yo de 1087; los de­po­si­ta­ron en la Igle­sia de San Es­te­ban. El pri­mer día que se ex­pu­sie­ron por los me­nos 30 per­so­nas fue­ron sa­na­das y des­de esa fe­cha la tum­ba es fa­mo­sa por sus pe­re­gri­na­cio­nes, pe­ro más aún por­que sin es­tri­den­cias ni fan­ta­sías pa­ga­nas San Ni­co­lás con­ce­de el más pre­cia­do de los ob­se­quios: la ge­ne­ro­si­dad.

WIKIMEDIA COMMONS

Con el pa­so de los si­glos y en la Na­vi­dad los fie­les adop­ta­ron la cos­tum­bre de emu­lar a San Ni­co­lás de Ba­ri, so­lo que en lu­gar de di­ne­ro re­ga­lan a los ni­ños ju­gue­tes, ro­pa y chu­che­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.