Un cuen­to tai­wa­nés

Pa­ra mi úl­ti­mo día en la ciu­dad de Kaoh­siung me de­ter­mi­né a vi­vir co­mo un lo­cal. Vi­si­té el tem­plo, co­mí en la calle y has­ta la­vé la ro­pa. Ese día tam­bién ex­tra­vié mis do­cu­men­tos.

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS - AN­DRÉS DÍAZ P. an­[email protected]­cion.com

Un ti­co per­dió su bi­lle­te­ra en una ciu­dad que no po­día pro­nun­ciar. Pe­ro Tai­wán ten­dría la úl­ti­ma pa­la­bra. Crónica

Mi ami­ga y yo es­ta­mos sen­ta­dos en una ace­ra al fren­te del lo­cal Los Li­tros, ubi­ca­do en Ba­rrio Dent. Los jó­ve­nes a nues­tro al­re­de­dor dis­fru­tan de un ge­ne­ro­so cóc­tel servido en un va­so de plás­ti­co, mien­tras que de sus ca­rros ema­nan las vo­ces de Bad Bunny, Nicky Jam, J Bal­vin y Ozu­na. Al la­do de la ven­ta de li­co­res hay un res­tau­ran­te de Street Food y en la en­tra­da es­tá el ma­qui­llis­ta Alex Ba­di­lla con sus ami­gos, el chico lle­va uno de esos atuen­dos fe­me­ni­nos que lo hi­cie­ron tan con­tro­ver­sial en re­des so­cia­les, des­de ha­ce ya un par de años. To­dos la es­tán pa­san­do bien y los ca­rros son tan­tos que ya na­die ca­be en la cua­dra. Es la no­che del úl­ti­mo mar­tes de no­viem­bre, ha­ce frío y yo con, 29 años, ya me sien­to muy vie­jo pa­ra es­tar acá, pe­ro tenía mu­chas ga­nas de contar mi his­to­ria. Ade­más di­ciem­bre es­ta­ba a la vuel­ta de la es­qui­na, así que ¿por qué no? –“¿En dón­de fue que per­dió la bi­lle­te­ra?”, me pre­gun­ta mi ami­ga des­pués de to­mar­se el úl­ti­mo sor­bo de la botella de cer­ve­za que com­pra­mos a me­dias. – En Tai­wán, la perdí en Tai­wán, en una ace­ra de la ciu­dad de Kaoh­siung. –¿De dón­de? –En Kaoh­siung, se pro­nun­cia co­mo Cauo- chiun… bueno creo. Es una ciu­dad por­tua­ria al su­r­oes­te de Tai­wán. Es muy tua­nis, por­que com­bi­na lo mo­derno de Asia con al­gu­nas atrac­cio­nes cul­tu­ra­les co­mo tem­plos bu­dis­tas y res­tau­ran­tes de an­ta­ño. Ahí fue don­de se me per­dió la bi­lle­te­ra. – Ob­vio. Tí­pi­co. Es que no po­día ser un via­je suyo si no per­día al­go. ¿Pe­ro qué an­da­ba ha­cien­do allá? – Vien­do a maes ju­gar vi­deo­jue­gos. – ¡¿Qué?! – Es una lar­ga his­to­ria. – Bueno, cuen­te. Pe­ro sua­ve, sua­ve. ¿Tai­wán es un país, ver­dad? –Di­ga­mos que sí, aun­que so­la­men­te 18 paí­ses lo re­co­no­cen co­mo una re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te, el res­to– in­clui­do Cos­ta Ri­ca– lo ve co­mo una ex­ten­sión de la in­men­sa Chi­na y su número de alia­dos dis­mi­nu­ye ca­da vez que re­vi­só en Goo­gle. De he­cho Tai­wán y Cos­ta Ri­ca fue­ron alia­dos por más de 50 años; sin em­bar-

go to­do ter­mi­nó ha­ce 13, cuan­do Ós­car Arias pre­fi­rió aliar­se con Chi­na pues “era una ofer­ta co­mer­cial que se adap­ta­ba más al pre­sen­te que atra­ve­sa­ba el país”…, ade­más nos cons­tru­ye­ron un es­ta­dio muy bo­ni­to. –¿Y se la jue­ga us­ted con el man­da­rín? – Ob­vio no, lo úni­co que po­día y puedo de­cir a la fe­cha es xie xie, que se pro­nun­cia co­mo chie chie, eso es “gra­cias”. Lo bueno es que ahí hay mu­cha gen­te que ma­ne­ja el in­glés. Pe­ro bueno, ¿me va a de­jar contar la his­to­ria o qué? – Sí, sí, cuen­te.

EL ÚL­TI­MO DÍA EN TAI­WÁN

Fui a Tai­wán pa­ra cu­brir la dé­ci­ma edi­ción del mun­dial de de­por­tes elec­tró­ni­cos, en la que Cos­ta Ri­ca par­ti­ci­pó con su de­le­ga­ción del vi­deo­jue­go Lea­gue of Le­gends. A los ticos les fue bien, pa­sa­ron por pri­me­ra vez a los oc­ta­vos de fi­nal, en los que ca­ye­ron an­te la re­pre­sen­ta­ción de Ru­ma­nia. Uno sa­be que la prác­ti­ca va en se­rio cuan­do la presidente del país, Tsai Ing-wen, via­ja al ex­tre­mo sur de la is­la pa­ra inau­gu­rar un cer­ta­men de e-Sports. De he­cho una de sus pro­me­sas de campaña era ofi­cia­li­zar la unión en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo y re­co­no­cer a los vi­deo­jue­gos co­mo de­por­tes y, pues bueno, ya cumplió am­bas. Des­pués de ter­mi­nar el mun­dial, con­quis­ta­do por Co­rea del Sur –ob­vio–, tuve un día pa­ra co­no­cer Kaoh­siung. En­ton­ces me de­ter­mi­né a vi­vir ese día co­mo un lo­cal. La idea era al­mor­zar y ce­nar en la calle, vi­si­tar el gran tem­plo de Bu­da, re­co­rrer la ciu­dad en bi­ci­cle­ta y, por úl­ti­mo, la­var ro­pa en una la­van­de­ría de ba­rrio mien­tras me fu­mo un par de ci­ga­rri­llos, co­mo to­do un tai­wa­nés. El sol en Kaoh­siung sa­le a las 4:45 a . m. Des­de mi ubi­ca­ción, en el pi­so 63 del ho­tel más gran­de la ciu­dad, Sky To­wer 85, se pue­de ob­ser­var co­mo las ar­te­rias y las ve­nas de la ciu­dad se em­pie­zan a po­pu­lar con mi­les de scoo­ters, el me­dio de trans­por­te con­ven­cio­nal de la Is­la. To­dos via­jan en un scoo­ter: men­sa­je­ros, las ma­dres que de­jan a los ni­ños en el co­le­gio, pue­den ir has­ta cua­tro per­so­nas en­ca­ra­ma­das en es­te me­dio de trans­por­te tan po­pu­lar que no so­lo uti­li­za las ca­lles sino tam­bién las ace­ras... hay que te­ner mu­cho cui­da­do. Lo es­pa­cios pú­bli­cos es­tán aba­rro­ta­dos con ró­tu­los y va­llas pu­bli­ci­ta­rias con imá­ge­nes de po­lí­ti­cos. En cues­tión de una se­ma­na ha­brá elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y un re­fe­ren­dum de diez pre­gun­tas que tie­ne a la opi­nión pú­bli­ca di­vi­di­da. La bri­sa ma­ña­ne­ra trae el aro­ma a sal y las ace­ras rá­pi­da­men­te son to­ma­das por pe­que­ños chi­na­mos que ofre­cen co­mi­da rá­pi­da po­pu­lar, de­no­mi­na­da Street Food. Es­ta ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca es muy ac­ce­si­ble; ge­ne­ral­men­te uno de esos bo­ca­di­llos pue­den cos­tar en­tre 50 a 100 dó­la­res tai­wa­ne­ses, lo cual equi­va­le a ¢750 a ¢1500. Co­mo es una ciu­dad que li­mi­ta con el mar hay gran va­rie­dad de ma­ris­cos fres­cos, eso sí, hay que te­ner cui­da­do con lo que le es­tán ven­dien­do. Es co­mi­da de la calle, des­pués de to­do. **** Mi ami­ga me in­te­rrum­pe de gol­pe pa­ra ha­cer­me la mis­ma pre­gun­ta que to­das las per­so­nas me han he­cho des­de que re­gre­sé a Cos­ta Ri­ca. – ¿Co­mis­te pe­rro? –No lo sé. Me gus­ta­ría creer que no; sin em­bar­go en el ho­tel me ad­vir­tie­ron que a ve­ces la car­ne de chi­vo la sue­len sus­ti­tuir por la de pe­rro y so­pa de chi­vo fue lo pri­me­ro que ce­né en la ciu­dad. – ¿Y a qué sa­be? – Pues a cor­de­ro. – Hmmm. Bueno, si­ga. *****

EL TEM­PLO

Pe­ro no so­lo hay Street Food. Tai­wán es un país im­preg­na­do por la in­fluen­cia nor­te­ame­ri­ca­na: hay McDo­nald’s, Star­bucks, KFC y has­ta Sub­way, lo ma­lo es que no te acep­tan los pun­tos que acu­mu­lás en Cos­ta Ri­ca. La ge­ne­ro­sa ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca ex­tran­je­ra fue la ra­zón que me mo­ti­vó a vi­si­tar el tem­plo, pre­ci­sa­men­te, pa­ra es­ca­par de la par­te más co­mer­cial de la re­gión y dar con lo ver­da­de­ra­men­te au­tóc­tono de Tai­wán. Sa­lí del ho­tel tem­prano y li­ge­ro. De­sa­yu­né unos dum­plings (pa­ne­ci­llos) acom­pa­ña­dos con unos ca­ma­ro­nes en­vuel­tos en hue­vo. Re­vi­sé en Goo­gle Maps la ubi­ca­ción del bus que tenía que tomar pa­ra lle­gar has­ta el dis­tri­to Das­hu, don­de re­po­sa la gi­gan­tes­ca es­ta­tua del pro­fe­ta. El cli­ma

era ca­lu­ro­so, unos 25°, pe­ro las co­rrien­tes de vien­to lo ha­cían lle­va­de­ro, era co­mo an­dar en Pun­ta­re­nas. An­tes de sa­lir, le con­sul­té al bo­to­nes del ho­tel, Lee, que me in­di­ca­ra la di­rec­ción de la es­ta­ción de bu­ses. Lee es un jo­ven de 20 años que apren­dió ha­blar in­glés en una pa­san­tía en Sin­ga­pur y tra­ba­ja me­dio tiem­po en la to­rre pa­ra pa­gar­se los es­tu­dios. El chico me re­co­men­dó lle­var el di­ne­ro exac­to pa­ra los pa­sa­jes pues los cho­fe­res no dan vuel­to y por úl­ti­mo me deseó bue­na suer­te. Lle­gué a la 1 p. m. al tem­plo. No va a creer el co­le­rón que me lle­vé cuan­do lo pri­me­ro que vi en la en­tra­da del recinto fue un ben­di­to Star­bucks y otras tien­das de sou­ve­nirs. Y aun­que es­tu­ve ten­ta­do de com­prar­me un ame­ri­cano ven­ti, pre­fe­rí se­guir el ca­mino pa­vi­men­ta­do has­ta lle­gar a la gi­gan­tes­ca es­ta­tua es­cul­pi­da en oro del pro­ge­ni­tor del bu­dis­mo. Jus­to an­tes de lle­gar al mo­nu­men­to fui in­ter­cep­ta­do por un es­pi­ga­do neo­ze­lan­dés que res­pon­día al nom­bre de Craig Ki­wi­craig. El ex­tran­je­ro me bom­bar­deó con un mon­tón de da­tos que yo no le pe­dí, lue­go me ex­pli­có que es­ta­ba ha­cien­do un vo­lun­ta­ria­do en el tem­plo y uno de sus tra­ba­jos era guiar a los tu­ris­tas que no ma­ne­ja­ban el man­da­rín. Craig me ex­pli­có que el tem­plo es la se­de de una de las diez re­li­quias del bu­dis­mo, pues ahí re­po­sa un dien­te del pro­fe­ta. Por es­ta ra­zón es­te lu­gar es vi­si­ta­do por mi­llo­nes de cre­yen­tes a lo lar­go del año– un ne­go­cio re­don­do pa­ra Star­bucks–. An­tes de par­tir, Craig me in­vi­tó a ce­nar con los mon­jes del con­ven­to. En prin­ci­pio me dio mu­cha pe­na pe­ro lue­go acep­té y ade­más tenía mu­chí­si­ma ham­bre. Así que as­cen­di­mos has­ta el mo­nas­te­rio, el cual es­tá a dos ki­ló­me­tros de la es­ta­tua. En el ca­mino, Craig me con­tó que to­da su vi­da se la ha dedicado a via­jar pa­ra co­no­cer el mun­do, que es­ta era su se­gun­da vi­si­ta a Tai­wán y que ya ha­bía vi­si­ta­do to­da Cen­troa­mé­ri­ca. Por esa ra­zón era voluntario en el tem­plo, por­que los mon­jes hos­pe­dan a to­do aquel que quie­ra co­la­bo­rar de al­gu­na ma­ne­ra en las la­bo­res que de­man­da el recinto. An­tes de lle­gar al co­me­dor del mo­nas­te­rio, Craig afir­mó fer­vien­te­men­te que hay que tra­tar a cual­quier tu­ris­ta con la hos­pi­ta­li­dad que uno esperaría re­ci­bir cuan­do se es­tá le­jos de ca­sa. “Al­go in­tere­san­te del bu­dis­mo es que los mon­jes te acep­tan in­de­pen­dien­te­men­te si sos ca­tó­li­co, mu­sul­mán o ju­dío. No im­por­ta lo que ten­gás, seás o lo que ha­yás he­cho, el bu­dis­mo siem­pre te re­ci­bi­rá con los bra­zos abier­tos”, en­fa­ti­zó mi guía im­por­ta­do de Nueva Ze­lan­da. La ce­re­mo­nia fue bas­tan­te so­lem­ne, los mon­jes en­tra­ron en pro­ce­sión, le rin­die­ron una ora­ción a Bu­da y lue­go se sen­ta­ron a co­mer. Du­ran­te la ce­na hay un do­ce­na de mon­jes que se en­car­gan de ser­vir la co­mi­da. A uno le dan una por­ción de arroz, una so­pa y unos ve­ge­ta­les sal­tea­dos– ellos no co­men car­ne–. Se con­ver­só po­co, lo úni­co que se es­cu­cha­ba en el co­me­dor es el so­ni­do de los pa­li­llos cuan­do cho­ca­ban con­tra el plás­ti­co de los pla­tos. Des­pués de ter­mi­nar la co­mi­da, Craig me es­col­tó has­ta la pa­ra­da de bu­ses pa­ra re­gre­sar a la To­rre. In­ter­cam­bia­mos con­tac­tos de nues­tras re­des so­cia­les y nos des­pe­di­mos. Un gran ti­po. Cuan­do in­gre­sé en el trans­por­te re­pa­sé men­tal­men­te mi iti­ne­ra­rio, so­la­men­te me fal­ta­ba la­var la ro­pa, dor­mir y lue­go re­gre­sar a Cos­ta Ri­ca. Tenía unas cuan­tas ho­ras de so­bra, así que me en­va­len­to­né a ba­jar­me del bus unos 10 ki­ló­me­tros an­tes del ho­tel, pa­ra ren­tar una bi­ci­cle­ta y pe­da­lear a lo lar­go de la ciu­dad. Ren­tar una bi­ci­cle­ta en Tai­wán es muy sen­ci­llo, las ciu­da­des es­tán re­ple­tas de pe­que­ñas es­ta­cio­nes con bicicletas. Lo úni­co que se tie­ne que ha­cer es in­tro­du­cir una tar­je­ta de dé­bi­to o cré­di­to pa­ra sa­car un vehícu­lo, el cual se pue­de de­vol­ver en cual­quier otra es­ta­ción con so­lo in­tro­du­cir la mis­ma tar­je­ta. Pan co­mi­do. Cuan­do el sol se po­ne, Kaoh­siung es ilu­mi­na­da por los mer­ca­dos noc­tur­nos. Los gi­gan­tes­cos cen­tros co­mer­cia­les que im­por­tan mar­cas es­ta­dou­ni­den­ses o eu­ro­peas co­mo Guc­ci o Tommy Hil­fi­ger son los más con­cu­rri­dos por los tai­wa­ne­ses. El mo­vi­mien­to no ce­sa, los lo­ca­les apro­ve­chan pa­ra tomar un res­pi­ro en un res­tau­ran­te lo­cal o en una so­da pa­ra to­mar­se un té frío o una cer­ve­za mien­tras se fu­man un ci­ga­rri­llo. El pú­bli­co más juvenil fre­cuen­ta ka­rao­kes o se es­ta­cio­na en un par­que pa­ra prac­ti­car al­gún baile de pop co­reano. A lo lar­go de la ciu­dad se rea­li­za­ban pla­zas pú­bli­cas pa­ra las elec­cio­nes. No que­da la me­nor du­da que es­ta ciu­dad cre­ce y de ma­ne­ra ver­ti­cal. La no­che era fres­ca y a pe­sar de es­tar le­jos de ca­sa me sen­tía se­gu­ro de per­der­me en los ca­lle­jo­nes o de atra­ve­sar puen­tes pea­to­na­les sin te­mor a na­da. Ese fue el pri­mer mo­men­to en el que real­men­te sen­tí en­vi­dia por lo asiá­ti­cos

y su apro­pia­ción del es­pa­cio pú­bli­co. Des­pués de re­co­rrer una ho­ra y me­dia en bi­ci­cle­ta, me ba­jé pa­ra comprar un té he­la­do y en­rum­bar­me ha­cia el ho­tel. En­tré a una es­pe­cie de pul­pe­ría que que­da­ba en la mis­ma cua­dra que un 7 Ele­ven. Me aten­dió un se­ñor que fu­ma­ba un ci­ga­rri­llo mien­tras cor­ta­ba un rá­ba­nos. El en­car­ga­do veía des­de una pan­ta­lla pe­que­ña un no­ti­cia­rio que mos­tra­ba la imagen de Do­nald Trump y el presidente de Chi­na, Xi Jin­ping Pu­se el en­va­se en el mos­tra­dor y cuan­do es­ta­ba a pun­to de pa­gar los 35 cen­ta­vos tai­wa­ne­ses que cos­ta­ba el re­fres­co, un frío atra­ve­só mi es­pi­na dor­sal, le di pal­ma­das a to­dos mis bol­si­llos e hi­ce una mue­ca que qui­zá ofen­dió al ca­je­ro. Ha­bía per­di­do mi bi­lle­te­ra.

¿AHO­RA QUÉ HA­GO?

“¡Mae, perdí la bi­lle­te­ra!”, le di­je al en­car­ga­do de la tien­da en es­pa­ñol flui­do; el tai­wa­nés frun­ció el ce­ño y al­go me di­jo en man­da­rín que no en­ten­dí. Pos­te­rior­men­te, re­for­mu­lé el enun­cia­do en in­glés y el ca­je­ro me in­di­có que tenía que ir a la es­ta­ción de po­li­cía más cer­ca­na, la cual es­ta­ba a tres cua­dras. An­tes de sa­lir de la tien­da, can­ce­lé mis tar­je­tas del ban­co y avi­sé en el chat de la fa­mi­lia que iba a re­gre­sar a Cos­ta Ri­ca sin un cin­co. A la co­mi­sa­ría lle­gué ca­mi­nan­do, ya no tenía ga­nas ni de pe­da­lear. En el tra­yec­to me ima­gi­na­ba una ace­ra con to­dos mis do­cu­men­tos es­par­ci­dos, mi cé­du­la, la tar­je­ta de dé­bi­to, el ga­fe­te del pe­rió­di­co y mi aho­rro en pun­tos de Sub­way. Fi­jo ya un ca­rro le pa­só por en­ci­ma. Qué ma­ne­ra de arrui­nar un gran día. Al lle­gar a la je­fa­tu­ra me aten­dió un po­li­cía que no ha­bla­ba in­glés pe­ro me di­jo que es­pe­ra­ra un mi­nu­to mien­tras bus­ca­ba a al­guien que me en­ten­die­ra. Fue el pri­mer mo­men­to en to­do el via­je en el que me sen­tí mo­les­to. Mien­tras es­pe­ra­ba, veía des­de la ven­ta­na de la co­mi­sa­ría una tum­ba­co­cos de al­gún po­lí­ti­co que tenía un jin­gle con el mis­mo tono de la can­ción Los po­lli­tos di­cen, mien­tras los tran­seún­tes no le pres­ta­ba ma­yor aten­ción y a mí me re­sul­ta­ba ge­nui­na­men­te in­có­mo­do. To­do es­ta­ba mal. Un ofi­cial que ha­bla­ba in­glés me sa­có del tran­ce y me pre­gun­tó que ne­ce­si­ta­ba. Cuan­do le di­je que fue lo que me pa­só, que no po­día de­vol­ver la bi­ci­cle­ta, que el jin­gle de los po­lli­tos me pa­re­ce in­có­mo­do y que no sé don­de es­tán mis do­cu­men­tos. El ofi­cial so­la­men­te asin­tió y le con­tó al res­to de sus com­pa­ñe­ros so­bre mi ca­so. “Pue­de de­jar la bi­ci­cle­ta aquí y de eso no­so­tros nos

“Ten­ga por se­gu­ro que la po­li­cía de la ciu­dad de Kaoh­siung va a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra en­con­trar sus do­cu­men­tos”, afir­mó el po­li­cía.

en­car­ga­re­mos. Por cier­to, ten­ga por se­gu­ro que la po­li­cía de la ciu­dad de Kaoh­siung va a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra en­con­trar sus do­cu­men­tos”, afir­mó el po­li­cía. El po­li­cía lo di­jo con tan­ta se­gu­ri­dad que yo me asus­té. **** Mi ami­ga vol­vió a in­te­rrum­pir mi re­la­to: – Wow, ¿qué les di­jis­te? – ¿Qué más? Lo úni­co que sa­bía de­cir en man­da­rín: xie xie (gra­cias) ****** La po­li­cía me ofre­ció de­jar­me en el Sky To­wer 85, pe­ro re­cha­cé la ofer­ta pa­ra ca­mi­nar un po­co y des­pe­jar la ca­be­za. Al lle­gar al ho­tel le con­té to­do lo ocu­rri­do a mi com­pa­ñe­ro de ha­bi­ta­ción Jean Carlo– quien to­mó las fo­to­gra­fías de es­te ar­tícu­lo–. Tras es­ta­llar­se de la ri­sa por mi ma­yúscu­lo des­cui­do, me ofre­ció unos $20 pa­ra que me pu­die­ra “de­fen­der” en el via­je de re­gre­so. Eran las 10 p. m. Jean Carlo me acom­pa­ñó a la la­van­de­ría más cer­ca­na. In­ter­cam­bia­mos unas mo­ne­das por unos ja­bo­nes en pol­vo. Nos com­pra­mos una Co­ca Co­la y un pa­que­te de ci­ga­rri­llos e hi­ci­mos un re­cuen­to del via­je mien­tras veía­mos co­mo las má­qui­nas le da­ban vuel­tas y vuel­tas a la ro­pa. Una ho­ra des­pués es­tá­ba­mos de re­gre­so a la ha­bi­ta­ción. Es­ta­ba ex­haus­to, me du­ché con agua ca­lien­te, me eché a la ca­ma y me dor­mí in­me­dia­ta­men­te. A la ma­dru­ga­da si­guien­te el bus que nos iba a de­jar al ae­ro­puer­to sa­lía a las 5:30 a. m . Me des­per­té, me ce­pi­llé los dien­tes y ba­jé apre­su­ra­do ha­cia el lobby. An­tes de sa­lir, el bo­to­nes Lee me detuvo por mi ape­lli­do. En ese mo­men­to pen­sé que me iba a co­brar al­go que que­bré o perdí. Pe­ro no tenía na­da de di­ne­ro, le iba a de­cir que no sé, que la cuen­ta se la man­da­ra a Ós­car Arias o a Gru­po Na­ción. Es­pe­ra­ba cual­quier tra­ge­dia, to­do, me­nos el verdadero desen­la­ce de es­ta his­to­ria. “¡La po­li­cía, Mr An­drés, la po­li­cía! Ellos en­con­tra­ron su bi­lle­te­ra y aquí es­tá”, me in­for­mó Lee mien­tras co­rría ha­cía mi di­rec­ción con la bi­lle­te­ra en la mano co­mo si fue­ra una es­ta­fe­ta en una ca­rre­ra de re­le­vos. Los dos es­tá­ba­mos tan fe­li­ces co­mo sor­pren­di­dos. De pron­to to­do vol­vió a ser per­fec­to. “Al­guien en­con­tró su bi­lle­te­ra en la ma­dru­ga­da y la fue a de­jar a la co­mi­sa­ría de po­li­cía, los ofi­cia­les vi­nie­ron aquí ha­ce ape­nas una ho­ra. Lla­ma­mos a su ha­bi­ta­ción pe­ro to­dos es­ta­ban dor­mi­dos. Re­vi­se si es­tá to­do”, me ex­pli­có en su in­glés flui­do. Tras ha­cer un rá­pi­do in­ven­ta­rio me sor­pren­dí aún más. To­do es­ta­ba en su lu­gar. TO­DO. Los 400 do­la­res tai­wa­ne­ses, las tar­je­tas de cré­di­to, los pun­tos de Sub­way y el ga­fe­te del dia­rio. Has­ta la Santa Lu­cía en­vuel­ta en alu­mi­nio que me re­ga­ló mi abue­la en enero. To­do es­ta­ba en su lu­gar. En ese mo­men­to las pa­la­bras del neo­ze­lan­dés re­so­na­ron de gol­pe en mi ca­be­za: hay que tra­tar a cual­quier tu­ris­ta con la hos­pi­ta­li­dad que uno esperaría re­ci­bir cuan­do se es­té le­jos de ca­sa. Kaoh­siung: es­te des­pis­ta­do tu­ris­ta se va eter­na­men­te agra­de­ci­do por su tra­to, edu­ca­ción y hos­pi­ta­li­dad. ****** El trá­fi­co en ba­rrio Dent vol­vió a la nor­ma­li­dad, la fies­ta del mar­tes es­tá lle­gan­do a su epí­lo­go y mi ami­ga aún no pue­de creer que ha­ya re­cu­pe­ra­do la ben­di­ta bi­lle­te­ra. – Eso ja­más pa­sa­ría aquí. ¡Qué en­vi­dia Tai­wán! – Sí, qué en­vi­dia Tai­wán.

Cuan­do el sol se po­ne, Kaoh­siung es ilu­mi­na­da por los mer­ca­dos noc­tur­nos. Los gi­gan­tes­cos cen­tros co­mer­cia­les que im­por­tan mar­cas es­ta­dou­ni­den­ses o eu­ro­peas co­mo Guc­ci o Tommy Hil­fi­ger son los más con­cu­rri­dos por los lo­ca­les. JEAN CARLO SA­LAS.

Kaoh­siung es una ciu­dad por­tua­ria al sur de Tai­wán. Es­ta ur­be fue la se­de de la dé­ci­ma edi­ción del mun­dial de de­por­tes elec­tró­ni­cos, en la que Cos­ta Ri­ca par­ti­ci­pó con su de­le­ga­ción del vi­deo­jue­go Lea­gue of Le­gends. JEAN CARLO SA­LAS.

Co­mo es una ciu­dad que li­mi­ta con el mar hay gran va­rie­dad de ma­ris­cos fres­cos, eso sí, hay que te­ner cui­da­do con lo que le es­tán ven­dien­do. JEAN CARLO SA­LAS.

El sol en Kaoh­siung sa­le a las 4:45 a . m. En sus ca­lles el es­pa­cio es disputado por pea­to­nes, au­tos y una in­fi­ni­dad de scoo­ters. JEAN CARLO SA­LAS.

Las má­qui­nas pa­ra atra­par pe­lu­ches son uno de los pa­sa­tiem­pos fa­vo­ri­tos por los jó­ve­nes tai­wa­ne­ses. JEAN CARLO SA­LAS.

En Tai­wán es ex­tra­ño ver ani­ma­les deam­bu­lar por las ca­lles. JEAN CARLO SA­LAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.