AYER, HOY Y MAÑANA

So­bre­vi­vió a las pe­nu­rias de la II Gue­rra Mun­dial; pa­só por en­ci­ma de la la mi­se­ria, el ham­bre y el su­fri­mien­to, has­ta con­ver­tir­se en un mi­to vi­vien­te del ci­ne mun­dial.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Jor­ge Her­nán­dez S. jor­geher­nan­dezs@hot­mail.es

Pri­me­ra vez en Ci­nec­ci­tà?, pre­gun­tó el ci­neas­ta en per­fec­to in­glés.

-Yes, di­jo la es­pi­ga­da mo­re­na. -¿Le­yó Quo Va­dis? -Yes. -¿Cuán­tos años tie­nes? -Yes. -¿Có­mo te lla­mas? - Yes.

A du­ras pe­nas ha­bla­ba ita­liano con fuer­te acen­to na­po­li­tano. In­glés, “nien­te, nien­te”. Te­nía 16 años y se plan­tó an­te el di­rec­tor Mervyn Le­Roy, que tu­vo pie­dad y la con­tra­tó pa­ra el pa­pel de una es­cla­va ro­ma­na, en la me­ga­pro­duc­ción bí­bli­ca de 1951, Quo Va­dis.

Tam­po­co era pa­ra sen­tar­se a llo­rar; en esa mis­ma cin­ta Eli­za­beth Tay­lor ac­tuó co­mo una pri­sio­ne­ra cris­tia­na. Nin­gu­na de las dos apa­re­ció ni en los cré­di­tos.

Des­pués de un gus­ta­zo un tran­ca­zo. El día que la lla­ma­ron a de­cir sus lí­neas gri­ta­ron por el me­gá­fono: “¡Sci­co­lo­ne!”. Co­rrió al set y cho­có con otra mu­jer, jus­to la es­po­sa de su pa­dre Ric­car­do Sci­co­lo­ne, que em­ba­ra­zó a su madre –Ro­mil­da Vi­lla­ni– y se ne­gó a ca­sar­se con ella.

“Nun­ca ol­vi­da­ré el do­lor pro­fun­do que sen­tí en ese mo­men­to. ¿Pa­ra qué que­ría yo un ape­lli­do sin el afec­to del hom­bre que lo lle­va­ba? Ha­bía cre­ci­do sin él, y na­da en el mun­do me lo po­día de­vol­ver. La mu­jer de mi pa­dre se pu­so fu­rio­sa. Mi madre me de­fen­dió co­mo pu­do. Y el ver­da­de­ro cul­pa­ble, co­mo siem­pre, ¡es­ta­ba au­sen­te!”.

Así lo re­la­tó en sus me­mo­rias So­fía Sci­co­lo­ne Vi­lla­ni, que diez años des­pués –en 1961– ga­nó el Óscar a la me­jor ac­triz con Dos mu­je­res, pe­ro con el nom­bre que la in­mor­ta­li­zó: Sop­hia Lo­ren.

El ra­bión no era “pic­co­la co­sa”. Sop­hia vi­vió con el es­tig­ma de ser una bas­tar­da; has­ta los cin­co años cre­yó que el abue­lo ma­terno era su pa­pá, la abue­la su ma­má y a su ver­da­de­ra madre la lla­ma­ba “ma­mi­ta”.

Ja­más ol­vi­dó el su­fri­mien­to que Ric­car­do les cau­só, la mi­se­ria en que la hun­dió a ella y a su her­ma­na María. “A me­di­da que cre­ces, te ca­sas y tie­nes tus pro­pios hi­jos, apren­des y ol­vi­das. No me ol­vi­do fá­cil­men­te, pe­ro lo hi­ce por per­dón.”

Ga­nó 50 mil li­ras –unos mil dólares– por re­ci­tar cua­tro pa­pa­rru­cha­das en Quo Va­dis. Con esa pla­ta la fa­mi­lia so­bre­vi­vió dos se­ma­nas y Sop­hia de­jó de en­ga­ñar la tri­pa con se­mi­llas de al­ba­ri­co­que, tal co­mo con­fe­só a la pe­rio­dis­ta Sil­va­na Gia­co­bi­ni.

Me­ses des­pués co­no­ció al pro­duc­tor Car­lo Pon­ti, que le lle­va­ba 22 años, es­ta­ba casado con Giu­lia­na Fias­tri y te­nía dos hi­jos. Es­te la tra­tó con de­li­ca­de­za, ca­ri­ño, la acon­se­jó so­bre su ca­rre­ra, la ani­mó a es­tu­diar y ocu­pó el lu­gar del pa­dre au­sen­te.

El es­cán­da­lo es­ta­lló y a pun­to es­tu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.