LA REI­NA DE LA MA­NA­DA

Nin­gún te­le­vi­den­te po­drá ol­vi­dar la mi­ra­da es­ti­ra­da y fría, de la vi­lla­na más des­pre­cia­ble que ja­más ha­ya pa­ri­do la ca­ja ca­tó­di­ca, un per­so­na­je in­mor­tal en el va­lle de lá­gri­mas de las te­le­no­ve­las.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Jorge Her­nán­dez S. jor­geher­nan­dezs@hot­mail.es

En su co­ra­zón te­nía ma­la le­va­du­ra. Mo­rir fue po­co cas­ti­go pa­ra esa bru­ja mal­di­ta, odia­da y te­mi­da por quie­nes su­frie­ron la ba­ba áci­da de su ren­cor y la hiel de su al­ma ne­gra. ¡Has­ta nun­ca Ca­ta­li­na Creel de La­rios!

–Sua­ve, sua­ve-; ¿Quién mu­rió? La vie­ja ma­lig­na del par­che ne­gro sobre el ojo de­re­cho, o Ma­ría Rubio, la pri­me­ra da­ma del país de las te­le­no­ve­las que sen­tó cá­te­dra te­le­vi­si­va en Cu­na de Lobos, uno de los cu­le­bro­nes más vis­tos “per sae­cu­la saecu­lorum”.

A ries­go de ser can­tin­fles­cos fa­lle­cie­ron am­bas dos, por­que la pri­me­ra ma­tó a la se­gun­da, aun­que Ca­ta­li­na se sui­ci­dó con un ju­go en­ve­ne­na­do y Ma­ría fa­lle­ció en la paz de su ho­gar, el jue­ves 1° de mar­zo. Te­nía 83 años.

En­tre 1986 y 1987 in­ter­pre­tó, en 170 em­pa­la­go­sos ca­pí­tu­los, a la tuer­ta, que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.