Ser jo­ven y mu­jer en Co­rea

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - ZAPPING - Na­ta­lia Díaz Ze­le­dón ndiaz@na­cion.com

Es­ta­dos Uni­dos no es ni el al­fa ni el ome­ga de la te­le­vi­sión, pe­ro cues­ta mu­cho pen­sar que exis­ten otras his­to­rias, otras con­di­cio­nes po­lí­ti­cas y otras ex­pe­rien­cias cul­tu­ra­les cuan­do lo úni­co que aba­rro­ta mi lis­ta de se­ries vie­ne de ese país.

Lle­va­ba se­ma­nas sin­tien­do mi vi­da co­lo­ni­za­da por los grin­gos has­ta que, la se­ma­na pa­sa­da, co­men­cé a ver He­llo, My Twen­ties! en Net­flix.

Sé que hay mu­cha gen­te que si­gue no­ve­las co­rea­nas que pa­san en te­le­vi­sión na­cio­nal, pe­ro en mi ca­sa la úni­ca pan­ta­lla que hay es la de la compu­tado­ra. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con la te­le­vi­sión re­gu­lar que pue­de co­rrer por iner­cia, si yo no es­co­jo qué ver, na­die más lo ha­ce por mí.

Ha­ce mu­chos años ha­bía vis­to en Ca­nal 13, al­gu­nos epi­so­dios de Es­ca­le­ra al cie­lo, cu­le­brón co­reano de una pa­re­ja que se enamo­ra en la in­fan­cia y que es­tán mar­ca­dos por exa­ge­ra­das muer­tes en sus fa­mi­lias. O sea, si­mi­lar a las te­le­no­ve­las me­xi­ca­nas pe­ro con kim­chi (pla­ti­llo de re­po­llo fer­men­ta­do que es in­sig­ne de Co­rea del Sur).

Em­pe­cé a ver He­llo, My Twen­ties! de ma­la ga­na, pen­san­do que la se­rie me iba a dar la mis­ma cla­se de emo­cio­nes em­pa­cho­sas que me dio Es­ca­le­ra... ha­ce diez años. Pe­ro eso fue has­ta que me sa­lió un fan­tas­ma en la so­pa.

Muy en la su­per­fi­cie, He­llo, My Twen­ties! es un drama que eli­gió te­ner dos can­cio­nes de ban­da so­no­ra y pa­ra el oc­ta­vo epi­so­dio dan ga­nas de arran­car­se las ore­jas ca­da vez que al­guien se abra­za, llo­ra o se de­pri­me vien­do la lu­na por la ven­ta­na.

Hay, li­te­ral­men­te, un fan­tas­ma que ron­da a los per­so­na­jes prin­ci­pa­les has­ta que se re­suel­va su ase­si­na­to y son tan­tas las muer­tes que tie­ne la tra­ma que el fan­tas­ma no tie­ne iden­ti­dad por mu­cho ra­to.

Pe­ro, por de­ba­jo de esas ex­tra­va­gan­cias de te­le­no­ve­la ma­lo­gra­da, hay mu­chas más ca­pas de pro­fun­di­dad.

Los per­so­na­jes son cin­co des­co­no­ci­das que com­par­ten un apar­ta­men­to en Seúl mien­tras ter­mi­nan sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. Lo úni­co que tie­nen en co­mún es ser jó­ve­nes y mu­je­res.

Pa­re­ce ser que –con­tra­rio a lo que yo ima­gi­na­ba gra­cias a las po­la­das de Es­ca­le­ra al cie­lo–, ser mu­jer en Co­rea no es tan di­fe­ren­te a ser­lo en Cos­ta Ri­ca.

La se­rie to­ma su tiem­po pa­ra des­cri­bir cin­co ex­pe­rien­cias muy dis­tin­tas de ser mu­jer pe­ro, en to­das ellas, es ex­plí­ci­to que van al ba­ño, mens­trúan, tie­nen se­xo y li­dian con cons­tan­tes agre­sio­nes emo­cio­na­les y fí­si­cas de una sociedad que las obli­ga a ser per­fec­tas.

Des­pués de to­do, Co­rea tie­ne una re­co­no­ci­da ma­qui­na­ria de ce­le­bri­da­des que can­tan, ac­túan y mo­de­lan con una be­lle­za es­tan­da­ri­za­da. De he­cho, aún cuan­do en la se­rie sa­len un po­co me­nos pro­du­ci­das, las ac­tri­ces de la se­rie fue­ron o son miem­bros de al­gu­na ban­da de música de k-pop (pop co­reano).

Pa­ra las cin­co chi­cas de la re­si­den­cia Be­lle Épo­que (“épo­ca be­lla”, una alu­sión muy ob­via a la ju­ven­tud) se tra­ta de for­ta­le­cer­se en­tre ellas.

Cuan­do una de las chi­cas de­ci­de em­bo­rra­char­se y acos­tar­se con un ma­fio­so pa­ra ven­gar­se de su no­vio in­fiel –es una te­le­no­ve­la, re­pi­to–, su ri­val por el ba­ño y otros re­cur­sos de la ca­sa com­par­ti­da, es la úni­ca que lle­ga el bar a sa­car­la de las me­chas gri­tan­do que es su aman­te –de ver­dad, la sa­ca aga­rra­da de la co­la de ca­ba­llo–. Es gra­cio­so por rí­dicu­lo pe­ro, de cier­ta for­ma, tam­bién se sien­te muy au­tén­ti­co.

Es­tas son amis­ta­des que no son per­fec­tas. Se for­jan en la con­vi­ven­cia for­zo­sa del ho­gar que com­par­ten y que tie­ne un úni­co ba­ño (más co­me­dia gra­tui­ta ca­da vez que se pe­lean pa­ra ori­nar).

En un es­pa­cio así, los se­cre­tos tam­po­co du­ran mu­cho es­con­di­dos. Lo cual siem­pre avan­za la tra­ma ha­cia re­ve­la­cio­nes ex­tre­mas de que una de ellas es una pros­ti­tu­ta de al­to ni­vel o de que otra tie­ne un no­vio agre­sor.

Pe­ro He­llo, My Twen­ties! no fa­lla en re­sol­ver sus pro­pias ri­di­cu­le­ces con la ter­nu­ra que sus pro­ta­go­nis­tas se en­tre­gan. No me que­da du­da: no im­por­ta el lu­gar del mun­do, no hay amor más fuer­te que el de las ami­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.