¿Qué es­toy vien­do?

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Has­sel Fa­llas has­sel.fa­llas@na­cion.com

Po­cos días an­tes del 4 de fe­bre­ro, na­ve­ga­ba por Net­flix en bus­ca de una se­rie que me en­gan­cha­ra. Lo ha­bía in­ten­ta­do con El Ran­cho y lue­go con la cuar­ta tem­po­ra­da de Gra­ce & Fran­kie, pe­ro pron­to de­ser­té de am­bas.

Así que esa no­che, cuan­do apa­re­ció Un día a la vez en­tre las su­ge­ren­cias pa­ra ver,

le di una opor­tu­ni­dad. To­tal, con las se­ries me pa­sa co­mo con los li­bros: si no me cap­tu­ran en las pri­me­ras 50 pá­gi­nas –pri­mer ca­pí­tu­lo– los de­jo a su suer­te y sin da­ños a ter­ce­ros.

Los tres mi­nu­tos ini­cia­les de ese pri­mer ca­pí­tu­lo trans­cu­rrie­ron sin pe­na ni glo­ria. Es­ta­ba a pun­to de dar­le el “bas­ta” cuan­do apa­re­ció Lidia, la abue­la de la fa­mi­lia Ál­va­rez, y con su acen­to cu­bano, di­jo: “te­ne­mos un pro­ble­ma. Tu hi­ja no quie­re fies­ta de los 15 años”.

Se lo de­cía a Pe­né­lo­pe –su hi­ja– y se que­ja­ba de su nie­ta, Elena, una ado­les­cen­te fe­mi­nis­ta y am­bien­ta­lis­ta, que se opo­nía a aque­lla ce­le­bra­ción por “mi­só­gi­na”.

En la es­ce­na, dis­cu­tían tres ge­ne­ra­cio­nes dis­tin­tas, con pen­sa­mien­tos di­ver­sos so­bre las tra­di­cio­nes. In­ten­tan­do, ca­da una, de­fen­der lo que es ser cu­bano –in­mi­gran­te– en los Es­ta­dos Uni­dos. Lo ha­cían con un hu­mor áci­do que me atra­pó.

De eso va Un día a la vez: de una fa­mi­lia, no ho­mo­gé­nea –co­mo si se tra­ta­ra de un va­so de le­che–, sino de una don­de sus miem­bros apren­den a coha­bi­tar y a res­pe­tar­se. A pe­sar de sus for­mas dis­tin­tas de con­ce­bir la re­li­gión, la se­xua­li­dad, la vi­da en pa­re­ja, las raí­ces la­ti­noa­me­ri­ca­nas, las en­fer­me­da­des men­ta­les y las adic­cio­nes.

Es una co­me­dia que tam­bién re­fle­ja al Es­ta­dos Uni­dos plu­ri­cul­tu­ral. No exen­ta de crí­ti­cas a la ges­tión del pre­si­den­te Do­nald Trump y a los pre­jui­cios que exis­ten den­tro de las pro­pias co­mu­ni­da­des la­ti­nas en ese país. Es­tá am­bien­ta­da en Los Án­ge­les, un con­da­do den­sa­men­te po­bla­do de his­pa­nos, en el estado de Ca­li­for­nia.

Vein­ti­séis ca­pí­tu­los des­pués, no me equi­vo­qué cuan­do, al em­pe­zar­los, pen­sé: “con es­ta se­rie voy a re­fle­xio­nar rién­do­me”. Así ha ocu­rri­do en las dos tem­po­ra­das que, has­ta aho­ra, Net­flix tie­ne dis­po­ni­bles.

Con­fie­so que tam­bién he llo­ra­do. Par­ti­cu­lar­men­te con el cie­rre de am­bas tem­po­ra­das, las cua­les ya he vis­to dos ve­ces, mien­tras cru­zo los de­dos pa­ra que se pro­duz­ca una ter­ce­ra par­te.

¿Por qué se me hi­zo tan im­pres­cin­di- ble es­ta se­rie? Por­que me ha acom­pa­ña­do en es­te mes en que, en Cos­ta Ri­ca, nos he­mos di­vi­di­do so­bre el con­cep­to de fa­mi­lia, el res­pe­to, la to­le­ran­cia por las ideas y for­mas de vi­vir de los de­más.

No de­be­ría ser tan di­fí­cil apren­der a con­vi­vir. Así co­mo los Ál­va­rez “adop­ta­ron” a Sch­nei­der, el ca­se­ro ca­na­dien­se quien los ama tan­to que apren­dió no so­lo a ha­blar es­pa­ñol, sino “cu­bano”, pa­ra en­ten­der­se me­jor con ellos, sin de­jar de ser él mis­mo.

Ade­más de esas ra­zo­nes, Un día a la vez, me dio la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar nue­va­men­te en la pan­ta­lla a la mag­ní­fi­ca Ri­ta Mo­reno, quien in­ter­pre­ta a Lidia. Una se­ño­ro­na ac­triz, bai­la­ri­na y can­tan­te puer­to­rri­que­ña de 86 años, a quien re­cor­da­ba de otra co­me­dia que se lla­mó De nue­ve a cin­co, trans­mi­ti­da aquí a fi­na­les de la dé­ca­da de los 80.

Sin du­da, la Lidia de Mo­reno es “la sal­sa de los ta­cos” de es­ta se­rie, pa­ra de­fi­nir­lo igual que en un car­tel vis­to afue­ra de una ta­que­ría en Gua­da­la­ja­ra, Mé­xi­co.

Si la ve una de es­tas no­ches en Net­flix, sa­lú­de­la –a Lidia y a la se­rie–, a lo me­jor se sor­pren­de y se en­gan­cha co­mo yo, un día a la vez.

SE­RIE PAÍS PLA­TA­FOR­MA pre­sen­ta la vi­da de la fa­mi­lia Ál­va­rez, in­mi­gran­tes cu­ba­nos que lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos en la dé­ca­da de los 60. La se­rie es una adap­ta­ción de otra que se trans­mi­tió en 1975.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.