La me­jor die­ta de Net­flix: san­gre y ri­sas

Joel y Sheila Ham­mond lle­gan de nue­vo con si­tua­cio­nes ex­tre­ma­da­men­te có­mi­cas, con­go­jas y mu­cha car­ne hu­ma­na. ¿Tie­ne el es­tó­ma­go pa­ra ver otra tem­po­ra­da de San­ta Cla­ri­ta Diet?

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Ro­bert E. Lee rlee@na­cion.com

Si al­guien me hu­bie­ra di­cho que iba a dis­fru­tar una se­ria de co­me­dia pro­ta­go­ni­za­da por una co­que­ta zom­bi a la que le en­can­tan los ba­ti­dos de san­gre y de­vo­rar ki­los y ki­los de car­ne hu­ma­na fres­ca, muy pro­ba­ble­men­te me le hu­bie­ra reí­do en la ca­ra. ¡No soy lo más car­ní­vo­ro pa­ra la te­le­vi­sión! Los man­ja­res go­re no son lo mío... has­ta que Drew Barry­mo­re re­apa­re­ció en el 2017.

¿Qué pa­só en ese año? Al­go in­sos­pe­cha­do pa­ra mí: Net­flix pu­so en su ser­vi­cio de strea­ming la se­rie San­ta Cla­ri­ta Diet, con Barry­mo­re a la ca­be­za.

Pues sí, la se­rie la em­pe­cé a ver so­lo por­que era pro­ta­go­ni­za­da por Barry­mo­re: siem­pre me he sen­ti­do atraí­do por sus pro­yec­tos en ci­ne por ser la ni­ña de la que me enamo­ré en los años 80, cuan­do la vi por pri­me­ra vez en E.T., el ex­tra­te­rres­tre.

Así que me aven­tu­ré a ver los pri­me­ros ca­pí­tu­los de es­ta se­rie. Aun­que al prin­ci­pio ca­si mue­ro del as­co, y des­pués de que mis pu­pi­las se acos­tum­bra­ron a la san­gre, me fui enamo­ra­do de sus per­so­na­jes y de la si­tua­cio­nes jo­co­sas que su­ce­den al­re­de­dor de una fa­mi­lia que tra­ta de lle­var una vi­da nor­mal a pe­sar de te­ner una ma­má zom­bi.

Si no la han vis­to, ya lo adi­vi­na­ron: la ma­dre zom­bi lla­ma­da Sheila es Drew Barry­mo­re.

Esa es la pre­mi­sa de la se­rie y el di­le­ma que ha­bía que re­sol­ver en la pri­me­ra tem­po­ra­da. Pa­ra es­ta se­gun­da tem­po­ra­da –que se li­be­ra­rá en Net­flix es­te vier- nes 23 de mar­zo– ya no so­lo ten­drán que apa­ren­tar ser una “fa­mi­lia nor­mal” en los su­bur­bios de Los Án­ge­les, sino que bus­ca­rán con­tro­lar los ca­da vez más in­ten­sos ins­tin­tos de Sheila por co­mer car­ne hu­ma­na.

En es­ta san­grien­ta aven­tu­ra la acom­pa­ñan Joel (Ti­mothy Olyp­hant) y la hi­ja de am­bos, Abby (Liv Hew­son). Hay que re­co­no­cer el tra­ba­jo in­ter­pre­ta­ti­vo de Olyp­hant, que ha­ce el pa­pel de un es­po­so com­ple­ta­men­te enamo­ra­do, y que es­tá dis­pues­to a cual­quier co­sa por ver sa­cia­dos los ins­tin­tos car­ní­vo­ros de su es­po­sa. Él de­fi­ni­ti­va­men­te le da el to­que có­mi­co a la se­rie en­tre tan­ta san­gre y pedazos de car­ne.

Y si por el tráiler po­de­mos de­du­cir lo que ve­re­mos en es­tos nue­vos ca­pí­tu­los es me­jor que se pre­pa­re. Ten­drá que so­por­tar es­ce­nas ca­da vez más san­grien­tas y vis­ce­ra­les pa­ra dis­fru­tar de la si­tua­cio­nes jo­co­sas de la fa­mi­lia Ham­mond. De mi par­te, mi es­tó­ma­go es­tá pre­pa­ra­do pa­ra re­sis­tir la San­ta Cla­ri­ta Diet. ¡Bon ap­pe­tit!

/

NET­FLIX Sheila y Joel Ham­mond per­fec­cio­na­rán sus téc­ni­cas ase­si­nas pa­ra con­se­guir más car­ne hu­ma­na fres­ca. El amor in­con­di­cio­nal del uno por el otro re­sis­ti­rá el estado avan­za­do de muer­to vi­vien­te de Sheila.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.