ME­JOR DE LE­JOS

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Jor­ge Her­nán­dez S. jor­geher­nan­dezs@hot­mail.es

La ley era cla­ra: igua­les pe­ro se­pa­ra­dos; que en buen ro­man­ce sig­ni­fi­ca jun­tos pe­ro no re­vuel­tos. Esa no­che es­ta­ba has­ta la co­ro­ni­lla. No te­nía mie­do. Que­ría que res­pe­ta­ran su dig­ni­dad. Cuan­do la ba­ja­ron a em­pe­llo­nes del au­to­bús su­po que nun­ca más la hu­mi­lla­rían por mu­jer y por ne­gra.

Pa­só la ma­dru­ga­da en un ca­la­bo­zo. Le asig­na­ron el nú­me­ro 7053 y le im­pu­sie­ron $14 dó­la­res por al­te­rar el or­den pú­bli­co. Era una per­so­na y una ciu­da­da­na, pe­ro eso no va­lía na­da en la ciu­dad de Mont­go­mery, Ala­ba­ma, si us­ted te­nía la piel os­cu­ra.

El ca­so fue uno de mu­chos, so­lo que es­ta vez un jo­ven pas­tor bau­tis­ta –Mar­tin Lut­her King– lo con­vir­tió en un “ca­sus be­lli” pa­ra con­vo­car a una re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca con­tra el ser­vi­cio de trans­por­tes; du­ran­te 382 días más de 50 mil ma­ni­fes­tan­tes de­ja­ron de uti­li­zar los bu­ses, has­ta que eli­mi­na­ran la se­gre­ga­ción ra­cial.

La pro­tes­ta no fue una tra­ve­su­ra ju­ve­nil. Es­cue­las, res­tau­ran­tes, sa­las de es­pe­ra, ba­res y aún en las le­tri­nas ha­bía ró­tu­los que de­cían: “So­lo blan­cos”, o más ex­plí­ci­tos, “Ne­gros No”, ins­pi­ra­dos en las Le­yes Jim Crow, vi­gen­tes en Es­ta­dos Uni­dos en­tre 1876 y 1965.

Aun­que Jim Crow fue un per­so­na­je fic­ti­cio –un ac­tor blan­co que se dis­fra­za­ba de ne­gro– las re­gu­la­cio­nes fue­ron reales y apro­ba­das pa­ra pri­var a los “os­cu­ros” de sus de­re­chos ci­vi­les y obli­gar­los a es­tar bien le­jos de los “cla­ri­tos”.

En los bu­ses ha­bía dos áreas se­gún el co­lor de piel, di­vi­di­das por una lí­nea; un es­pa­cio in­ter­me­dio lo po­dían ocu­par los ne­gros siem­pre que un blan­co no exi­gie­ra su lu­gar, por las bue­nas o por las ma­las; la úl­ti­ma era la más acon­se­ja­ble.

La no­che del 1° de di­ciem­bre de 1955 una mu­jer me­nu­di­ta, que no que­bra­ba un plato, in­sig­ni­fi­can­te, de­to­nó la ra­cis­ta so­cie­dad grin­ga. Has­ta su nom­bre era pe­que­ñi­to: Rosa… Rosa Parks.

Por esos días acia­gos te­nía 42 años y diez de ca­sa­da con Ray­mond Parks; era in­te­gran­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal pa­ra el Pro­gre­so de la Gen­te de Co­lor (NAACP) y par­ti­ci­pa­ba en cam­pa­ñas pa­ra fo­men­tar la ins­crip­ción de vo­tan­tes ne­gros. Tras la de­rro­ta de los es­ta­dos del sur, en la Gue­rra de Se­ce­sión en­tre 1860 y 1865, los per­de­do­res que­da­ron muy re­sen­ti­dos y pro­mul­ga­ron una se­rie de le­yes ra­cis­tas, que los ven­ce­do­res del nor­te de­bie­ron de acep­tar pa­ra man­te­ner uni­do al país. Los ri­cos es­ta­dos in­dus­tria­les no po­dían eli­mi­nar los de­re­chos de los ne­gros, con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción, pe­ro zan­ja­ron la dispu­ta con el tér­mino “se­gre­ga­ción”, ba­jo el con­cep­to de “se­pa­ra­ted but equal”, es de­cir, se­pa­ra­dos pe­ro igua­les.

Lo que Rosa sin­tió aque­lla no­che sa­lió de sus en­tra­ñas; en sus me­mo­rias es­cri­bió: “Mien­tras más obe­de­cía­mos, peor nos tra­ta­ban. Aquel día es­ta­ba fa­ti­ga­da y si ha­bía al­go de lo que es­ta­ba can­sa­da era de ce­der”.

El cho­fer y la po­li­cía la sa­ca­ron del bus, pe­ro nue­ve años des­pués –y tras una ola de pro­tes­tas na­cio­na­les– el Con­gre­so apro­bó la Ley de De­re­chos Ci­vi­les que prohi­bió la dis­cri­mi­na­ción ra­cial, en los me­dios de trans­por­te en Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca.

Tal vez una hor­mi­ga no pue­de de­te­ner un fe­rro­ca­rril, pe­ro sí lle­nar de pi­que­tes al ma­qui­nis­ta.

Siem­pre re­bel­de

Co­mo sue­le ocu­rrir con las per­so­nas or­di­na­rias, que rea­li­zan ac­tos ex­tra­or­di­na­rios, Rosa pa­só del ano­ni­ma­to a la ce­le­bri­dad y los ideó­lo­gos de ca­fe­tín dis­cu­ten a sus cos­ti­llas, si era una mi­li­tan­te fe­mi­nis­ta ra­di­cal o una ama de ca­sa apa­ci­ble, que se en­ca­bro­nó.

En prin­ci­pio va­le acla­rar que des­cen­día de es­cla­vos; su pa­dre Ja­mes McCau­ley, era car­pin­te­ro, y su ma­dre Leo­na Ed­wards, fue maestra. Vino al mun­do el 4 de fe­bre­ro de 1913 en Ala­ba­ma; asis­tió a una es­cue­la in­dus­trial y a un co­le­gio pa­ra edu­ca­do­res.

Pa­ra ba­jar­le el pi­so, la pren­sa ven­dió la idea de que Rosa era una costurera, al­guien in­ca­paz de in­cen­diar un país y traer­se aba­jo una des­pia­da­da es­truc­tu­ra se­cu­lar, en con­tra del ne­gro y de otros gru­pos mar­gi­na­dos.

El in­ci­den­te del bus fue la pun­ti­lla a va­rias dé­ca­das de ac­ti­vis­mo so­cial, que in­clu­so con­ti­nuó por mu­cho tiem­po más; des­de 1965 has­ta su ju­bi­la­ción en 1988 tra­ba­jó co­mo ayu­dan­te del con­gre­sis­ta John Con­yer.

Ese mis­mo año fun­dó el Ins­ti­tu­to Rosa y Ray­mond Parks pa­ra in­cen­ti­var el li­de­raz­go en­tre los jó­ve­nes de De­troit, adon­de se mar­chó pa­ra evi­tar que la ma­ta­ran sus enemi­gos en Ala­ba­ma.

La fi­ja­ción por los bu­ses se­gu­ro le que­dó des­de la ni­ñez, cuan­do de­bía ca­mi­nar bas­tan­tes ki­ló­me­tros has­ta la es­cue­la, por­que los ne­gros te­nían prohi­bi­do uti­li­zar el trans­por­te pú­bli­co.

“Ese era un mo­do de vi­da. No te­nía­mos otra al­ter­na­ti­va más que acep­tar lo que era la cos­tum­bre. El au­to­bús fue una de las pri­me­ras co­sas que me hi­zo ver que ha­bía un mun­do pa­ra ne­gros y otro pa­ra blan­cos”.

Re­cién sa­li­da del co­le­gio co­no­ció y se ca­só con Ray­mond, un ac­ti­vis­ta so­cial. Asis­tió a una reunión de la NAACP y la eli­gie­ron se­cre­ta­ria, car­go que apro­ve­chó pa­ra tra­ba­jar con di­ri­gen­tes obre­ros co­mo E.D.Ni­xon y Pe­te See­ge, uno de los ar­tis­tas que com­pu­so We Shall Over­co­me, el himno del mo­vi­mien­to por los de­re­chos ci­vi­les.

Con los años se re­la­cio­nó con el mo­vi­mien­to “Black Po­wer”, con­si­de­ra­ba a Mal­colm X co­mo uno de sus más gran­des hé­roes, se opu­so a la gue­rra de Viet­nam, lu­chó jun­to a Lut­her King y en 1980 exi­gió la li­be­ra­ción de Nelson Mandela. El día que pu­do co­no­cer­la el lí­der sud­afri­cano le di­jo: “Us­ted me dio áni­mo to­dos esos años en la pri­sión.”

Los re­co­no­ci­mien­tos la so­bre­pa­sa­ron. La me­da­lla pre­si­den­cial de la Li­ber­tad, un museo en su ho­nor, ex­po­si­cio­nes con­ti­nuas so­bre su vi­da, se­llos de co­rreos y a su muer­te –el 24 de oc­tu­bre del 2005– fue la pri­me­ra mu­jer se­pul­ta­da en la Ro­ton­da del Ca­pi­to­lio, en Washington.

Un día, con su ha­bi­tual pro­ta­go­nis­mo, el pre­si­den­te Barack Obama vi­si­tó el museo Henry Ford, en Dear­born, Mi­chi­gan, don­de hay una ré­pli­ca del bus de ma­rras; ahí po­só en el mis­mo asien­to don­de Rosa se que­dó quie­ta. Tal vez pen­só en aque­lla mu­jer que cam­bió el mun­do, sin mo­ver­se de don­de es­ta­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.