LA CA­SA DE ATRÁS

En su fa­mo­so Dia­rio, di­ri­gi­do a una ami­ga ima­gi­na­ria, con­tó sus pe­nu­rias, ideas y sue­ños mien­tras vi­vió ocul­ta en una buhar­di­lla, en Ho­lan­da, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Mu­rió a los 14 años en un cam­po ale­mán de ex­ter­mi­nio.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Jor­ge Her­nán­dez S. jor­geher­nan­dezs@hot­mail.es

Sé lo que quie­ro, ten­go una me­ta, una opi­nión for­ma­da y un amor”. Vio a su ma­dre mo­rir de ham­bre y es­tu­vo afe­rra­da al ca­dá­ver de su her­ma­na Mar­goth. Ella mu­rió a los 14 años, el 12 de marzo de 1945, en el cam­po de con­cen­tra­ción ale­mán de Ber­gen Bel­sen. Mes y me­dio des­pués las tro­pas in­gle­sas li­be­ra­ron a los pri­sio­ne­ros.

A los 13 años le re­ga­la­ron un li­bro de au­tó­gra­fos, que uti­li­zó co­mo dia­rio; cuan­do ago­tó las pá­gi­nas, usó dos cua­der­nos más. Qui­so pu­bli­car­lo; qui­tó y agre­gó, pu­lió y co­rri­gió el texto, has­ta de­jar­lo en 360 ho­jas fi­nas.

La pri­me­ra lí­nea la es­cri­bió el mar­tes 2 de ju­nio de 1942; a lo lar­go de 671 días plas­mó las ex­pe­rien­cias clan­des­ti­nas de una ni­ña ju­día, ocul­ta en la buhar­di­lla de una ca­sa ho­lan­de­sa, du­ran­te la ocu­pa­ción ale­ma­na en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Por dos años, Ana Frank es­tu­vo ate­na­za­da por el mie­do y la cons­tan­te an­sie­dad; has­ta que el 4 de agos­to de 1944 un po­li­cía ale­mán y cua­tro co­la­bo­ra­do­res lo­ca­li­za­ron el re­fu­gio.

Ella, sus pa­dres Ot­to y Edith Frank, su her­ma­na Mar­goth y otros cua­tro ju­díos fue­ron mon­ta­dos en un va­gón pa­ra trans­por­tar ga­na­do y los lle­va­ron a su des­tino fi­nal.

La fa­mi­lia fue se­pa­ra­da. Los hom­bres fue­ron a Ausch­witz y las mu­je­res a Ber­gen Bel­sen, al nor­te de Ale­ma­nia; dos pri­sio­nes di­se­ña­das por los efi­cien­tes in­ge­nie­ros ale­ma­nes, pa­ra in­dus­tria­li­zar el ex­ter­mi­nio de sus enemi­gos.

Atra­pa­dos

“Soy una mu­jer con fuer­za in­te­rior y con mu­cho va­lor”. Ana na­ció el 12 de ju­nio de 1929 en Frank­furt; fue la se­gun­da hi­ja de un ma­tri­mo­nio de co­mer­cian­tes se­mi­tas.

Lle­vó una in­fan­cia nor­mal has­ta los cin­co años, cuan­do la fa­mi­lia se tras­la­dó a Ho­lan­da, en 1933; ahí Ot­to se de­di­có a la ven­ta de pec­ti­na, una fi­bra na­tu­ral uti­li­za­da en la re­pos­te­ría.

En 1940, los ale­ma­nes in­va­die­ron ese país y, con ayu­da de una red de so­plo­nes lo­ca­les, co­men­za­ron a ca­zar sis­te­má­ti­ca­men­te a los re­fu­gia­dos ju­díos. Aun­que esa fue una de los pri­me­ras na­cio­nes don­de hu­bo huel­gas con­tra los in­va­so­res, de los 140 mil ju­díos re­gis­tra­dos en aquel año, el 75 por cien­to mu­rió ase­si­na­do.

Los Frank se ocul­ta­ron en la par­te tra­se­ra de la fá­bri­ca pa­ter­na, ubi­ca­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.