Aban­dono del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - P. 19

Nues­tro país rin­de ho­no­res a sus ar­tis­tas y lue­go des­tru­ye sus obras. Es ho­ra de poner fin a la bar­ba­rie.

Ól­ger Villegas evi­ta el pa­so por la ro­ton­da de las Ga­ran­tías So­cia­les. El es­cul­tor vi­vió en ese lu­gar un día de me­re­ci­do or­gu­llo y re­co­no­ci­mien­to el 15 de se­tiem­bre de 1993, cuan­do en un ac­to so­lem­ne se le pre­sen­tó al país el mo­nu­men­to na­ci­do de su ins­pi­ra­ción ar­tís­ti­ca. Sí, el con­jun­to es­cul­tó­ri­co sufrió se­rios da­ños el 23 de se­tiem­bre re­cién pa­sa­do, po­cos días des­pués de cumplir 25 años, cuan­do un vehícu­lo co­li­sio­nó con­tra él, pe­ro el de­te­rio­ro de la obra ha­bía co­men­za­do años an­tes.

“El aban­dono en que ha es­ta­do es­te mo­nu­men­to no es de aho­ra. Tie­ne mu­chas ad­mi­nis­tra­cio­nes. Al prin­ci­pio es­ta­ba es­plén­di­do; el aban­dono em­pe­zó tiem­po des­pués de que se inau­gu­ró. Ver es­ta obra tan aban­do­na­da me ge­ne­ra una sen­sa­ción de frus­tra­ción. Es muy di­fí­cil des­cri­bir la ga­ma de sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos... Sien­to me­nos­pre­cio ha­cia la obra”, de­cla­ró el ar­tis­ta de ori­gen ra­mo­nen­se a La Na­ción.

Fe­lo García, tam­bién dis­tin­gui­do con el Premio Ma­gón, fue más ca­te­gó­ri­co cuan­do le in­for­ma­ron de la des­truc­ción de su mu­ral en la fa­cha­da del edi­fi­cio Cri­sol, en San Jo­sé. “En Cos­ta Rica el ar­te es to­tal­men­te dis­pen­sa­ble”, afirmó con do­lor. La obra de 1963 fue bo­rra­da en el cur­so de una re­cien­te re­mo­de­la­ción del edi­fi­cio.

“Creí que iba de­jan­do hue­lla, pe­ro cuan­do vuel­vo a ver pa­ra atrás, veo que en mu­chas par­tes la han bo­rra­do sin nin­gún mi­ra­mien­to ni mi­se­ri­cor­dia. Es triste ver có­mo bo­rran la hue­lla que uno cree que de­jó”, di­jo el ar­tis­ta y ar­qui­tec­to a su hi­ja, Ana­be­lle García, cuan­do su­po de la des­apa­ri­ción del mu­ral.

Villegas to­da­vía se pre­gun­ta, in­cré­du­lo, por la pin­tu­ra es­par­ci­da so­bre el bron­ce de su obra años atrás. ¿Pue­de creer­lo?, cues­tio­nó. Sin em­bar­go, otras grandes obras han su­fri­do el mis­mo ve­ja­men. El Mo­nu­men­to al Agri­cul­tor del ex­tra­or­di­na­rio Fran­cis­co Zúñiga, un cos­ta­rri­cen­se ver­da­de­ra­men­te uni­ver­sal, tam­bién co­no­ció la pin­tu­ra, aunque es­ta­ba des­ti­na­do a su­frir da­ños ma­yo­res.

Ori­gi­nal­men­te em­pla­za­da en el par­que del Agri­cul­tor, frente al ae­ro­puer­to Juan San­ta­ma­ría, la obra fue ob­je­to de una tar­día ope­ra­ción de rescate pa­ra evi­tar su com­ple­ta des­truc­ción a ma­nos del vandalismo. Un grano de ca­fé en ce­men­to co­bi­ja­ba a una fa­mi­lia agri­cul­to­ra he­cha de bron­ce. El des­cui­do del par­que­ci­to fue la pri­me­ra se­ñal de de­sidia. En ese con­tex­to, la es­plén­di­da obra no po­día bri­llar a ple­ni­tud, pe­ro pron­to co­men­zó a ser agre­di­da a vis­ta y pa­cien­cia de to­dos. Fi­nal­men­te, la fi­gu­ra fe­me­ni­na per­dió bue­na par­te del bra­zo iz­quier­do.

Pa­ra ese mo­men­to, la obra de Pa­co Zúñiga ya ha­bía si­do ob­je­to de sal­va­je agre­sión. La es­ta­tua de Ra­fael Ángel Cal­de­rón Guar­dia, ini­cial­men­te ubi­ca­da frente al Hos­pi­tal México, per­dió la pi­rá­mi­de in­ver­ti­da que le da­ba con­tex­to y ter­mi­nó ayu­na de ese sim­bo­lis­mo en las in­me­dia­cio­nes del edi­fi­cio de la Caja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial.

Nés­tor Ze­le­dón tam­bién sufrió la “muy do­lo­ro­sa” des­truc­ción de su es­cul­tu­ra en el pues­to fron­te­ri­zo de Pe­ñas Blan­cas, fron­te­ra con Ni­ca­ra­gua. Eran unos bra­zos abier­tos, he­chos de con­cre­to, en 1962, pe­ro le pa­sa­ron por en­ci­ma con trac­to­res pa­ra am­pliar el ca­mino. Ni si­quie­ra se sa­be adón­de fue­ron a dar to­dos los es­com­bros.

En mar­zo, ván­da­los par­ti­ci­pan­tes en una ma­ni­fes­ta­ción la em­pren­die­ron con­tra la es­cul­tu­ra de Juan Pablo II, al la­do de la ca­te­dral ca­pi­ta­li­na. La obra de Jorge Jiménez De­re­dia fue sal­pi­ca­da con pin­tu­ra. Por for­tu­na, que­dó res­tau­ra­da po­co des­pués, a en­te­ra sa­tis­fac­ción, pe­ro la vo­lun­tad des­truc­ti­va que­dó, co­mo en los de­más ca­sos, ma­ni­fies­ta.

To­dos los ejem­plos ci­ta­dos son de ar­tis­tas re­co­no­ci­dos con las prin­ci­pa­les dis­tin­cio­nes cul­tu­ra­les del país. Cos­ta Rica les rin­de ho­no­res y lue­go des­tru­ye sus obras. Es ho­ra de poner fin a la bar­ba­rie, le­van­tar in­ven­ta­rios del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co, es­tu­diar las po­si­bi­li­da­des de pro­te­ger­lo y le­gis­lar, tan­to pa­ra pro­mo­ver la con­ser­va­ción co­mo pa­ra cas­ti­gar con se­ve­ri­dad a los des­truc­to­res.

Nues­tro país rin­de ho­no­res a sus ar­tis­tas y lue­go des­tru­ye sus obras. Es ho­ra de poner fin a la bar­ba­rie

‘En Cos­ta Rica el ar­te es to­tal­men­te dis­pen­sa­ble’, di­jo Fe­lo García cuan­do su­po que una obra su­ya, de 1963, fue bo­rra­da al re­mo­de­lar­se un edi­fi­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.