In­for­me de Cor­te de­cla­ra ‘au­to­go­bierno’ sa­la­rial

De­fen­sa a so­bre­suel­dos Ase­so­ría ju­rí­di­ca cues­tio­na ajus­tes por ‘afec­ta­ción a in­cen­ti­vos sa­la­ria­les’ Di­ne­ro es ‘re­le­van­te’ ‘In­de­pen­den­cia de jue­ces’ se ve­ría afec­ta­da por ajus­te a plu­ses, ale­ga ‘Co­mo todo ser hu­mano...’ In­for­me defiende plu­ses del OIJ an

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - Re­be­ca Ma­dri­gal Q. y Es­te­ban Oviedo re­be­ca.ma­dri­gal@na­cion.com

‘In­de­pen­den­cia’ ‘EL PO­DER JU­DI­CIAL EN MA­TE­RIA DE EM­PLEO PÚ­BLI­CO PO­SEE POTESTADES DE AU­TO­GO­BIERNO Y SUS PO­LÍ­TI­CAS Y LI­NEA­MIEN­TOS NO ES­TÁN SUPEDITADAS A LAS DE OTRO PO­DER. DI­REC­CIÓN JU­RÍ­DI­CA PO­DER JU­DI­CIAL ‘Pri­vi­le­gios’ ‘NO NOS PO­DE­MOS ARROGAR EL DE­RE­CHO DE TE­NER SA­LA­RIOS CON PRI­VI­LE­GIOS POR EN­CI­MA DEL QUE TIE­NEN EL RES­TO DE LOS ASA­LA­RIA­DOS DE, IN­CLU­SO, EL SEC­TOR PÚ­BLI­CO. RO­CÍO AGUI­LAR MI­NIS­TRA DE HA­CIEN­DA

El Po­der Ju­di­cial de­cla­ró que tie­ne potestades de “au­to­go­bierno” so­bre sus sa­la­rios, por lo que con­si­de­ra que la re­for­ma fis­cal afec­ta su fun­cio­na­mien­to y or­ga­ni­za­ción en el tan­to le pone freno al cre­ci­mien­to del gas­to en los plu­ses sa­la­ria­les del sec­tor pú­bli­co y al gas­to pú­bli­co en general.

Así lo con­clu­yó un in­for­me ela­bo­ra­do por la Di­rec­ción Ju­rí­di­ca a so­li­ci­tud del presidente de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, el ma­gis­tra­do Fernando Cruz, lue­go de que el Con­gre­so le con­sul­ta­ra su cri­te­rio al Po­der Ju­di­cial so­bre el pro­yec­to con el que se que pro­cu­ra evi­tar una cri­sis eco­nó­mi­ca.

La Cor­te in­for­mó de que la po­si­ción de­fi­ni­ti­va la to­ma­rán los 22 ma­gis­tra­dos el pró­xi­mo mar­tes 16 de oc­tu­bre.

Si los al­tos jue­ces se ape­gan a lo di­cho por el in­for­me téc­ni­co, la re­for­ma fis­cal afron­ta­ría un obs­tácu­lo.

El es­co­llo obe­de­ce­ría a que, se­gún el ar­tícu­lo 167 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca, si el Po­der Ju­di­cial con­si­de­ra que un pro­yec­to afec­ta su or­ga­ni­za­ción y fun­cio­na­mien­to, el Con­gre­so re­quie­re de 38 vo­tos pa­ra apro­bar­lo.

El plan fis­cal fue ava­la­do en pri­mer de­ba­te, el 5 de oc­tu­bre an­te­rior, por 35 le­gis­la­do­res.

“Es­ta uni­dad ase­so­ra es­ti­ma que el pro­yec­to 20.580 sí afec­ta la or­ga­ni­za­ción y fun­cio­na­mien­to del Po­der Ju­di­cial e in­ci­de abier­ta­men­te en la in­de­pen­den­cia del mis­mo (sic)”, des­ta­ca el do­cu­men­to de la Di­rec­ción Ju­rí­di­ca la cual, se apo­yó en in­su­mos de las di­rec­cio­nes Eje­cu­ti­va, de Ges­tión Hu­ma­na y de Pla­ni­fi­ca­ción.

Ten­ta­ción. Uno de los ar­gu­men­tos es que la al­ta re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca actual es ne­ce­sa­ria pa­ra ale­jar a los fun­cio­na­rios de la ten­ta­ción de la co­rrup­ción.

So­bre los fun­cio­na­rios del Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial (OIJ), el in­for­me di­ce: “Co­mo todo ser hu­mano, an­te la exis­ten­cia de ten­ta­cio­nes y pro­ble­mas per­so­na­les en el ám­bi­to de las fi­nan­zas, no de­ja de ser una de­bi­li­dad y ame­na­za dis­mi­nuir la re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca que los pues­tos ope­ra­ti­vos del OIJ re­ci­ben, ya que el tra­ba­jo a desa­rro­llar se da en el ám­bi­to de cri­mi­na­li­dad or­ga­ni­za­da, la cual se ca­rac­te­ri­za por te­ner a su dis­po­si­ción ca­pi­tal ili­mi­ta­do, con el cual es de es­pe­rar que tra­ten de apro­ve­char a su fa­vor es­ta si­tua­ción”.

El es­cri­to tam­bién aña­de que, se­gún la De­cla­ra­ción de Mon­treal so­bre la In­de­pen­den­cia de los Jue­ces, hay una re­la­ción entre in­de­pen­den­cia y di­ne­ro. “La po­si­bi­li­dad de al­te­rar los sa­la­rios de los jue­ces po­dría ser una for­ma de ejer­cer pre­sión so­bre la Cor­te”, ale­ga.

La re­for­ma fis­cal les pone to­pe a los sa­la­rios mi­llo­na­rios, ate­núa el cre­ci­mien­to de los in­cen­ti­vos sa­la­ria­les y li­mi­ta el gas­to pú­bli­co. Por ejem­plo, es­ta­ble­ce que nin­gún nue­vo je­rar­ca po­drá ganar más de ¢5,3 mi­llo­nes y que los sa­la­rios de quie­nes hoy ga­nan más de esa ci­fra que­da­rán con­ge­la­dos de por vi­da. En la Cor­te, han sur­gi­do suel­dos hasta de ¢10 mi­llo­nes.

Ade­más, in­tro­du­ce una re­gla fis­cal que li­mi­ta­ría el cre­ci­mien­to del gas­to co­rrien­te del Go­bierno Central de acuer­do con el ta­ma­ño de deu­da pú­bli­ca. En otras pa­la­bras, si el Eje­cu­ti­vo de­be mu­cho más de lo que tie­ne, se le pone un lí­mi­te al cre­ci­mien­to de lo que gas­ta.

El Po­der Ju­di­cial se ali­men­ta de trans­fe­ren­cias que le hace el Po­der Eje­cu­ti­vo, es de­cir, de los im­pues­tos que pa­gan los con­tri­bu­yen­tes.

La Cor­te está entre las en­ti­da­des pú­bli­cas que pa­ga suel­dos más al­tos. So­lo en in­cen­ti­vos, en pro­me­dio ca­da em­plea­do re­ci­be ¢1 mi­llón men­sual, pe­ro los plu­ses son más ge­ne­ro­sos conforme más al­to es el pues­to. Los ma­gis­tra­dos y otros je­rar­cas, por ejem­plo, re­ci­ben un in­cen­ti­vo especial que os­ci­la entre un 26% y un 96% del sa­la­rio.

‘Au­to­go­bierno’. El do­cu­men­to ju­rí­di­co ale­ga que la re­for­ma los so­me­te al Po­der Eje­cu­ti­vo en cuan­to a la pau­ta de em­pleo pú­bli­co, al tiem­po que pone en ries­go las trans­fe­ren­cias del Go­bierno por la re­gla fis­cal y por las re­for­mas pa­ra li­be­rar al Go­bierno de la as­fi­xia que le pro­du­cen los des­ti­nos es­pe­cí­fi­cos.

“El Po­der Ju­di­cial, en ma­te­ria de em­pleo pú­bli­co, po­see potestades de au­to­go­bierno y con­se­cuen­te­men­te sus po­lí­ti­cas y li­nea­mien­tos no es­tán supeditadas a las de otro Po­der de la Re­pú­bli­ca”, se­ña­la el in­for­me.

La re­for­ma fis­cal con­tem­pla un ca­pí­tu­lo de em­pleo pú­bli­co que uni­for­ma al­gu­nos as­pec­tos de las com­pen­sa­cio­nes sa­la­ria­les en el sec­tor pú­bli­co pa­ra el Go­bierno Central, ins­ti­tu­cio­nes au­tó­no­mas, así co­mo a las mu­ni­ci­pa­li­da­des, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Elecciones (TSE) y el Po­der Ju­di­cial.

“Es­ta uni­dad ase­so­ra es­ti­ma que las an­te­rio­res com­pe­ten­cias afec­tan, li­mi­tan y res­trin­gen las com­pe­ten­cias de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia y el Con­se­jo Su­pe­rior en ma­te­ria de em­pleo de los ser­vi­do­res del Po­der Ju­di­cial”.

En es­pe­cí­fi­co, se in­di­ca que esas potestades es­tán de­fi­ni­das en la Ley Or­gá­ni­ca del Po­der Ju­di­cial, el Es­ta­tu­to del Ser­vi­cio y Ju­di­cial y la Ley de Sa­la­rios del Po­der Ju­di­cial.

“Se evi­den­cia que el pro­yec­to de análisis es­ta­ría afec­tan­do la in­de­pen­den­cia entre po­de­res y se es­ta­ría so­me­tien­do al Po­der Ju­di­cial a lo que el Po­der Eje­cu­ti­vo dis­pon­ga so­bre las ma­te­rias men­cio­na­das, me­nos­ca­ban­do com­pe­ten­cias a los órganos in­ter­nos de aquel Po­der en be­ne­fi­cio del Ministerio de Pla­ni­fi­ca­ción Na­cio­nal y Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca”, se pre­ci­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.