Fa­ce­book y la pro­mo­ción del odio

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

Va­rias ‘pá­gi­nas’ en esa red avi­van una cam­pa­ña de­li­be­ra­da pa­ra im­pul­sar la xe­no­fo­bia y la in­to­le­ran­cia.

La red so­cial Fa­ce­book, con 2.000 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos ca­da mes al­re­de­dor del mun­do, ofre­ce in­du­da­bles ven­ta­jas: en esen­cia, la co­ne­xión con otras per­so­nas, la po­si­bi­li­dad de di­vul­gar men­sa­jes (me­dian­te tex­tos, au­dio y vi­deo) gra­tui­ta­men­te y, co­mo re­sul­ta­do, el ac­ce­so a di­ver­sos ti­pos de in­for­ma­ción, aun­que siem­pre me­dia­da por mis­te­rio­sos al­go­rit­mos que, en el fon­do, per­si­guen pro­pó­si­tos co­mer­cia­les. A la vez, ha ge­ne­ra­do o acen­tua­do una se­rie de ma­les y dis­tor­sio­nes so­cia­les. En­tre ellos es­tá su ma­ni­pu­la­ción co­mo pla­ta­for­ma pa­ra in­ci­tar al odio, co­mo ac­ti­tud y co­mo in­cen­ti­vo pa­ra ac­cio­nes agre­si­vas en con­tra de otras per­so­nas.

Es­ta di­men­sión, de so­bra do­cu­men­ta­da en mu­chos otros paí­ses y re­gio­nes, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, el Reino Uni­do, Fran­cia, Ale­ma­nia, Bra­sil, la In­dia, Bir­ma­nia, Sri Lan­ka y mu­chos más, ya se sien­te con fuer­za en Cos­ta Ri­ca. Su ob­je­ti­vo di­rec­to, por aho­ra, es pro­mo­ver la xe­no­fo­bia a par­tir de un na­cio­na­lis­mo vis­ce­ral, dis­tor­sio­nan­te y ex­clu­sio­nis­ta, y con­ver­tir­lo en he­rra­mien­ta pa­ra in­ci­tar a la agre­sión, en par­ti­cu­lar con­tra ni­ca­ra­güen­ses.

Un re­por­ta­je de nues­tro pe­rio­dis­ta Gus­ta­vo Arias, pu­bli­ca­do el 30 de agos­to, do­cu­men­ta con mi­nu­cio­so, y tam­bién alar­man­te de­ta­lle, la ex­ten­sión y pro­fun­di­dad de es­ta cam­pa­ña xe­nó­fo­ba. Su prin­ci­pal he­rra­mien­ta ha si­do la uti­li­za­ción, en for­ma con­cer­ta­da, de di­ver­sas “pá­gi­nas” en Fa­ce­book pa­ra im­pul­sar los pre­jui­cios y la vio­len­cia con­tra otras per­so­nas, sim­ple­men­te por ha­ber na­ci­do en otro país y ha­ber­se vis­to obli­ga­das, por cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas e in­con­tro­la­bles, a bus­car paz y me­jo­res opor­tu­ni­da­des de vi­da en Cos­ta Ri­ca.

La in­for­ma­ción nos in­di­ca que en ju­lio y agos­to se crea­ron al me­nos sie­te pá­gi­nas en Fa­ce­book con el ob­je­ti­vo ex­clu­si­vo de di­vul­gar men­sa­jes xe­nó­fo­bos y fal­sos, pe­ro tam­bién de in­ci­tar a la vio­len­cia. Sus se­gui­do­res al­can­zan ca­si 79.000 y la coor­di­na­ción en­tre ellas es evi­den­te. Por ejem­plo, en agos­to tu­vie­ron 115 publicaciones coin­ci­den­tes en­tre al­gu­nas o to­das ellas, y su di­vi­sa co­mún es in­ci­tar a las re­pre­sa­lias con­tra los ni­ca­ra­güen­ses, con un ar­gu­men­to sin ba­se al­gu­na en la reali­dad: que mi­gra­ción es igual a de­lin­cuen­cia.

Que­da cla­ro que no es­ta­mos, en es­te ca­so, an­te una sim­ple coin­ci­den­cia; me­nos aún an­te ini­cia­ti­vas per­so­na­les es­pon­tá­neas y des­co­nec­ta­das. Se tra­ta de una cam­pa­ña cla­ra­men­te or­ques­ta­da y pa­ga­da por sec­to­res es­pu­rios. Has­ta el mo­men­to ha si­do im­po­si­ble iden­ti­fi­car­los, pe­ro es­tá cla­ro que su ob­je­ti­vo fi­nal no son so­lo los ni­ca­ra­güen­ses (lo cual, de por sí, es inacep­ta­ble), sino que va más allá: cons­truir mie­do ar­ti­fi­cial­men­te, fo­men­tar la in­to­le­ran­cia, ge­ne­rar cris­pa­ción y di­vi­sión en la po­bla­ción y, de es­te mo­do, afec­tar la to­ta­li­dad de nues­tra cohe­sión so­cial.

No te­ne­mos prue­bas pa­ra afir­mar que es­ta cam­pa­ña for­me par­te de es­fuer­zos in­ter­na­cio­na­les de más am­plio es­pec­tro, des­ti­na­dos a ero­sio­nar las ba­ses de la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca. Mu­chos de ellos han si­do ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­dos en otros paí­ses, por ejem­plo, Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia y Bra­sil an­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, y el Reino Uni­do an­tes del re­fe­rén­dum so­bre su per­ma­nen­cia en la Unión Eu­ro­pea. Ade­más, se ha es­ta­ble­ci­do una co­ne­xión di­rec­ta en­tre ellas y tur­bias or­ga­ni­za­cio­nes prohi­ja­das por el go­bierno ru­so. El guion se­gui­do has­ta aho­ra en Cos­ta Ri­ca ha si­do prác­ti­ca­men­te el mis­mo, al­go que, al me­nos, lla­ma a se­rias sos­pe­chas. No po­de­mos des­car­tar que, en el fu­tu­ro, la xe­no­fo­bia sea sus­ti­tui­da por otros dis­pa­ra­do­res emo­cio­na­les pa­ra ge­ne­rar odio, di­vi­sión y al­te­ra­cio­nes del or­den pú­bli­co.

¿Qué ha­cer an­te es­tas cam­pa­ñas? No hay una res­pues­ta fá­cil, pe­ro al me­nos po­de­mos apren­der de otros paí­ses pa­ra de­tec­tar sus orí­ge­nes y di­se­ñar me­ca­nis­mos efi­ca­ces pa­ra re­du­cir su im­pac­to. Es­to de­be co­men­zar por en­ten­der el desafío, al­go a lo que ha con­tri­bui­do el re­por­ta­je men­cio­na­do. Ade­más, las au­to­ri­da­des de­ben per­ma­ne­cer muy aten­tas y tra­tar de desa­rro­llar aler­tas tem­pra­nas que per­mi­tan reac­cio­nar an­tes de que las cam­pa­ñas de odio de­ri­ven en ac­cio­nes. Pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad de asu­mir el desafío se ex­tien­de a to­da la so­cie­dad. De ca­da uno de no­so­tros de­pen­de­rá el efec­to fi­nal de es­tos es­fuer­zos dis­tor­sio­nan­tes y des­es­ta­bi­li­za­do­res. La me­jor va­cu­na se­rá im­pul­sar y man­te­ner­nos ape­ga­dos a las nor­mas de res­pe­to, to­le­ran­cia y con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca que han ca­rac­te­ri­za­do a nues­tra cul­tu­ra cí­vi­ca. No es fá­cil, pe­ro sí in­dis­pen­sa­ble; una ne­ce­si­dad, por otra par­te, que tras­cien­de el desafío men­cio­na­do.

Va­rias ‘pá­gi­nas’ en esa red avi­van una cam­pa­ña de­li­be­ra­da pa­ra im­pul­sar la xe­no­fo­bia y la in­to­le­ran­cia

Su pro­pó­si­to va más allá: des­es­ta­bi­li­zar nues­tra con­vi­ven­cia y ero­sio­nar las prác­ti­cas de­mo­crá­ti­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.