Caída de ár­bol cau­só muer­te de her­ma­nas e hi­rió a sus hi­jas

→Una es­ta­ba en la co­ci­na y otra veía te­le­vi­sión cuan­do se dio emer­gen­cia →→fec­ta­dos ha­bían he­cho ges­tión pa­ra cor­tar tron­co por te­mor a una tra­ge­dia

La Nacion (Costa Rica) - - SUCESOS&JUDICIALES - Hu­go So­lano C. hso­lano.@na­cion.com

SARAPIQUÍ Las her­ma­nas El­sa e Iva­nia Cano Jo­sé, de 42 y 49 años, res­pec­ti­va­men­te, es­ta­ban en una hu­mil­de ca­sa en Chi­la­ma­te de Sarapiquí, cuan­do una rá­fa­ga de vien­to de­rri­bó un ár­bol, de una al­tu­ra su­pe­rior a los 20 me­tros, que las atra­pó jun­to con sus hi­jas.

El de­ce­so de las dos adul­tas se pro­du­jo en el mis­mo lu­gar de la emer­gen­cia, en la co­mu­ni­dad co­no­ci­da co­mo Lo­ma Lin­da. Las hi­jas y otros pa­rien­tes fue­ron res­ca­ta­dos.

“Si hu­bié­ra­mos te­ni­do fuer­za pa­ra mo­ver ese pa­lo, las sal­va­mos”, ex­pre­só es­te sá­ba­do Ar­tu­ro Cano, her­mano de las fa­lle­ci­das, mien­tras ob­ser­va­ba los res­tos de la tra­ge­dia.

El hom­bre re­la­tó que la tar­de del vier­nes sa­lió a pa­sear su pe­rro con Alis­son, su hi­ja de seis años. Fue ella, quien lo aler­ta: “¡ Pa­pi, el ár­bol !”

En ese mo­men­to, una de las her­ma­nas es­ta­ba co­ci­nan­do y la otra vien­do te­le­vi­sión con sus ni­ñas.

“Fue un im­pre­vis­to. No hu­bo tiem­po ni pa­ra gri­tar­les que sa­lie­ran. Ya cuan­do corrimos, el ár­bol ha­bía caí­do en­ci­ma, no ha­bía em­pe­za­do a llo­ver, so­lo co­rría mu­cho vien­to”, ma­ni­fes­tó Cano.

Era tan pe­sa­do el tron­co, que ape­nas pu­die­ron sa­car a las ni­ñas, otras per­so­nas sa­lie­ron por sus pro­pios me­dios y fue has­ta que lle­ga­ron los so­co­rris­tas, unos 15 mi­nu­tos des­pués, que li­be­ra­ron a las dos adul­tas.

Una de ellas es­ta­ba to­da­vía con vi­da, pe­ro mu­rió unos mi­nu­tos des­pués.

El­sa era téc­ni­ca en in­dus­tria tex­til, te­nía una má­qui­na de co­ser y, co­mo no te­nía un tra­ba­jo for­mal, rea­li­za­ba al­gu­nas cos­tu­ras en su ca­sa. Iva­nia, la otra fa­lle­ci­da, era ama de ca­sa. Am­bas lle­ga­ron de Ni­ca­ra­gua ha­ce 20 años y sus hi­jos na­cie­ron aquí.

En la ca­sa que es­tá al la­do, so­lo di­vi­di­da por un pa­so de dos me­tros, es­ta­ba Pe­dro Cór­do­ba

Ro­bles, de 72 años, y su es­po­sa Fá­ti­ma Cano, her­ma­na de las víc­ti­mas. Ellos re­sul­ta­ron ile­sos, aun­que las ra­mas del ár­bol afec­ta­ron su vi­vien­da, he­cha de con­cre­to, ma­de­ra y te­cho de cinc.

Al­re­de­dor de 15 per­so­nas re­si­dían en los dos in­mue­bles.

Co­no­cían ame­na­za. Cin­co de sie­te her­ma­nos de esa fa­mi­lia se es­ta­ble­cie­ron dos dé­ca­das atrás en un te­rreno ajeno, en don­de le­van­ta­ron dos ca­sas, a so­lo 200 me­tros de la ca­lle prin­ci­pal de Chi­la­ma­te.

Hi­cie­ron su ho­gar al pie de una lo­ma. So­bre ellos cre­cían ár­bo­les al­tos de ce­dro, gua­bi­llo, bo­ta­rra­ma y gua­ru­mo, que se con­vir­tie­ron en ame­na­za.

Ar­tu­ro Cano afir­mó que hi­cie­ron cua­tro ges­tio­nes an­te el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y Ener­gía (Mi­nae) pa­ra cor­tar el ár­bol de bo­ta­rra­ma, que el vier­nes, a eso de las 5:30 p. m., se­gó la vi­da de las dos mu­je­res.

Co­mo ya un pa­lo que es­ta­ba a la par ha­bía caí­do en otra di­rec­ción, tiem­po atrás, ellos te- mían que ese otro se des­plo­ma­ra. Por eso hi­cie­ron el trá­mi­te, pe­ro co­mo ocu­pan la fin­ca en pre­ca­rio, les ha­bían pe­di­do acu­dir al due­ño re­gis­tral del te­rreno pa­ra que hi­cie­ra la so­li­ci­tud.

Aho­ra la fa­mi­lia es­tá a la es­pe­ra de ayu­das pa­ra dar se­pul­tu­ra a las dos mu­je­res y es­pe­ran que las ni­ñas he­ri­das evo­lu­cio­nen bien, pa­ra ver có­mo se ha­cen car­go de ellas, pues per­die­ron a sus ma­más.

Una de las me­no­res fue tras­la­da­da al Hos­pi­tal de Ni­ños.

“ME DIS­PO­NÍA A CO­MER CUAN­DO TRO­NÓ DU­RO Y DE SE­GUI­DO CA­YÓ EL PA­LO. NI YO MIS­MO EN­TIEN­DO LO QUE SEN­TÍ EN ESE MO­MEN­TO CUAN­DO VI QUE ES­TA­BAN PRENSADAS. FUE AL­GO TAN FEO, QUE NO SÉ NI CO­MO EX­PRE­SAR­LO.

’’ Pe­dro

Cór­do­ba

Cu­ña­do de las fa­lle­ci­das

“FUE UN IM­PRE­VIS­TO. NO HU­BO TIEM­PO NI PA­RA GRI­TAR­LES QUE SA­LIE­RAN. YA CUAN­DO CORRIMOS, EL ÁR­BOL HA­BÍA CAÍ­DO EN­CI­MA. NO HA­BÍA EM­PE­ZA­DO A LLO­VER, SO­LO CO­RRÍA MU­CHO VIEN­TO. SI HU­BIÉ­RA­MOS TE­NI­DO FUER­ZA PA­RA MO­VER ESE PA­LO, LAS

’’ SAL­VA­MOS.

Ar­tu­ro

Cano

Her­mano de fa­lle­ci­das

ALON­SO TE­NO­RIO

El ár­bol des­tro­zó la vi­vien­da que ocu­pa­ban unas diez per­so­nas, to­das de una mis­ma fa­mi­lia, que per­dió a dos de sus miem­bros. Al mo­men­to de la emer­gen­cia, no llo­vía pe­ro sí so­pla­ba vien­to fuer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.