Al igual que Panamá, ¿po­de­mos te­ner un me­tro?

→Es­pe­cia­lis­ta ha­bló so­bre la im­por­tan­cia del re­plan­tea­mien­to de las ciu­da­des →Im­pul­sa a crear al­ter­na­ti­vas que des­in­cen­ti­ven el uso de los au­to­mó­vi­les

La Nacion (Costa Rica) - - ALDEA GLOBAL - Lu­cía As­tor­ga lu­cia.as­tor­ga@na­cion.com

¿Pue­de Cos­ta Ri­ca te­ner un me­tro? Pa­ra Ana Lau­ra Mo­rais, di­rec­to­ra de pla­ni­fi­ca­ción de es­te sis­te­ma de trans­por­te en Panamá, la res­pues­ta es­tá vin­cu­la­da con la vo­lun­tad po­lí­ti­ca y la pla­ni­fi­ca­ción a lar­go pla­zo de las ciu­da­des.

“En reali­dad no es por fal­ta de de­man­da que no hay un me­tro (en San Jo­sé). Aquí hay un te­ma de de­ci­sio­nes im­por­tan­tes que hay que to­mar a ni­vel po­lí­ti­co y que hay que ali­near con un pro­yec­to de Es­ta­do, no de es­ta ad­mi­nis­tra­ción”, di­jo la ur­ba­nis­ta a La Na­ción du­ran­te la vi­si­ta que hi­zo al país pa­ra par­ti­ci­par en el pri­mer Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Sos­te­ni­bi­li­dad, Eco­lo­gía y Evo­lu­ción (SEE).

La ex­per­ta ase­gu­ró que es­te de­ba­te no so­lo ocu­rre en Cos­ta Ri­ca, sino que es­tá pre­sen­te en to­das las gran­des ciu­da­des del con­ti­nen­te y el mun­do, ya que, se­gún su cri­te­rio, exis­te una rea­li­za­ción de que “la ma­ne­ra más efi­cien­te, y a su vez más dig­na, de más ca­li­dad pa­ra mo­vi­li­zar gran­des contingentes de usua­rios, son los sis­te­mas en de­re­cho de vía pro­pio y, par­ti­cu­lar­men­te, si son fe­rro­via­rios”.

Aun­que du­ran­te los úl­ti­mos años se ha dis­cu­ti­do mu­cho so­bre la po­si­bi­li­dad de un me­tro que ope­re en el país, la ac­tual pro­pues­ta del Go­bierno de Cos­ta Ri­ca pa­ra en­fren­tar es­ta si­tua­ción es un mo­derno tren eléc­tri­co, pa­ra des­con­ges­tio­nar los prin­ci­pa­les cen­tros urbanos de la Gran Área Me­tro­po­li­ta­na.

La ad­mi­nis­tra­ción Al­va­ra­do es­pe­ra ini­ciar en las pró­xi­mas se­ma­nas la li­ci­ta­ción del pro­yec­to de fac­ti­bi­li­dad, que de­be­ría com­ple­tar­se pa­ra fi­na­les de 2019, con el fin de co­men­zar su cons­truc­ción en el 2021.

Me­ta­mor­fo­sis ur­ba­na. El 6 de abril de 2014, Panamá pu­so en mar­cha su am­bi­cio­sa apues­ta en ma­te­ria de trans­por­te pú­bli­co: la im­ple­men­ta­ción del ser­vi­cio del me­tro, el pri­me­ro de es­te ti­po en Cen­troa­mé­ri­ca.

Es­te tra­zo re­co­rre apro­xi­ma­da­men­te 16 ki­ló­me­tros en di­rec­ción nor­te-sur, y une la ter­mi­nal de au­to­bu­ses de Al­brook, con la es­ta­ción San Isi­dro.

Con es­ta par­te del plan ca­si fi­ni­qui­ta­do, Panamá ya po­ne sus ojos en la Lí­nea 3, que en­la­ce la ciu­dad de Panamá con el sec­tor oes­te del país, por me­dio de un mo­no­rriel que cru­za­rá el Ca­nal a tra­vés de un puen­te.

“Se pre­vé que el sis­te­ma con la red com­ple­ta lle­ga­ría a mo­vi­li­zar más de 278.000 pa­sa­je­ros de 6 a 8 de la ma­ña­na, lo que su­pon­dría más de 1 mi­llón de pa­sa­je­ros dia­rios, el 50% de la de­man­da de trans­por­te en el área me­tro­po­li­ta­na”,

se­ña­la el si­tio web del Me­tro.

Si bien con­cre­tar un pro­yec­to de tal en­ver­ga­du­ra pue­de pa­re­cer to­do un logro, Mo­rais ad­vier­te que es­te nun­ca de­be ser el úni­co ob­je­ti­vo, sino que de­be in­te­grar­se en un pro­gra­ma más am­bi­cio­so, que in­vo­lu­cra un re­plan­tea­mien­to de las ciu­da­des.

“Si pien­sas so­lo en un me­tro, no so­la­men­te no es la so­lu­ción, sino que pue­des con­de­nar el me­tro al fra­ca­so”, se­ña­ló.

La ta­rea re­quie­re con­ver­tir en ejer­ci­cios sin­cró­ni­cos la pla­ni­fi­ca­ción de las ur­bes y el trans­por­te, de tal for­ma que las per­so­nas pue­dan ha­cer des­pla­za­mien­tos más cor­tos, en otras mo­da­li­da­des que no ne­ce­sa­ria­men­te son el au­to, y que ca­mi­nar sea una op­ción viable de mo­vi­li­dad, pa­ra un via­je de ori­gen y des­tino.

La com­ple­ji­dad y len­ti­tud con el que se desa­rro­lla­ría un pro­yec­to de es­te ti­po, tam­bién de­be plan­tear­se co­mo una po­lí­ti­ca de Es­ta­do, cu­yo com­pro­mi­so sea con­ti­nua­do por las dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes.

“Nues­tras ciu­da­des a par­tir de es­te mo­men­to van a te­ner que ser di­fe­ren­tes, es­to sig­ni­fi­ca una se­rie de com­pro­mi­sos en ma­te­ria de in­ver­sio­nes ha­cia la ciu­dad, en ma­te­ria de qué pri­vi­le­gias y qué no, en­ton­ces pro­ba­ble­men­te la idea ya no se­rá cons­truir tan­tas ca­lles, ha­cer tan­tas in­ver­sio­nes en via­bi­li­dad, sino más bien ha­cer in­ver­sio­nes di­ri­gi­das a trans­por­te pú­bli­co”, ex­pli­có.

A cri­te­rio de la fun­cio­na­rios, po­ner en mar­cha un sis­te­ma co­mo el me­tro, es un “ca­mino sin re­torno”, de­bi­do a las ven­ta­jas que es­te sis­te­ma ofre­ce al dis­mi­nuir los tiem­pos de via­je.

“Cuan­do uno di­ce que va a ha­cer un me­tro, uno no es­tá di­cien­do que va a ha­cer un me­tro, es­tá di­cien­do que le va a cam­biar el trans­por­te pú­bli­co a la ciu­dad pa­ra siem­pre, y eso de­be ate­rro­ri­zar un po­qui­to, es­toy se­gu­ra, por­que es de ahí en ade­lan­te una cuen­ta, en tér­mi­nos de di­ne­ro, es real­men­te el re­to de lo­grar el fi­nan­cia­mien­to, no so­lo pa­ra con­ti­nuar in­vir­tien­do en esa red , sino pa­ra man­te­ner­la y ope­rar­la", ale­gó.

La cla­ve: pla­ni­fi­ca­ción. ¿Có­mo asu­mir tan mo­nu­men­tal ta­rea?, se­gún la ex­per­ta, pe­da­ci­to por pe­da­ci­to. Eso sí, mien­tras es­to ocu­rre, se de­be brin­dar a los usua­rios “con­di­cio­nes pre­me­tro”, por me­dio de los au­to­bu­ses, sa­cri­fi­can­do es­pa­cio de ca­lle, que pri­vi­le­gie al trans­por­te pú­bli­co en lu­gar de los au­to­mó­vi­les y dár­se­lo al au­to­bús.

Una opi­nión no muy po­pu­lar que Mo­rais tie­ne res­pec­to al desa­rro­llo de al­ter­na­ti­vas de trans­por­te, tie­ne que ver con las ci­clo­vías, que si bien re­co­no­ce son de su agra­do, lo que se re­quie­re ac­tual­men­te es “di­se­ñar ca­lles com­ple­tas, te­ne­mos que aga­rrar el es­pa­cio que te­ne­mos de vialidad y re­con­fi­gu­rar­lo, y de ahí, el pri­mer cam­bio im­por­tan­te es es­pa­cio pa­ra pea­to­nes y es­pa­cio pa­ra trans­por­te pú­bli­co, des­pués ve­mos”.

“Yo sé que es­to va a ser odia­do por los ci­clis­tas, pe­ro en reali­dad, no­so­tros te­ne­mos que pen­sar en ca­pa­ci­dad de trans­por­te. El bus to­da­vía es la gran al­ter­na­ti­va, más que una bi­ci­cle­ta".

“Pe­ro si yo ten­go que pri­vi­le­giar al­go en pri­me­ra ins­tan­cia por fal­ta de es­pa­cio, son las ace­ras pa­ra que el pea­tón ca­mi­ne se­gu­ro y pue­da abor­dar de for­ma se­gu­ra el trans­por­te pú­bli­co, en se­gun­do lu­gar, dar­le es­pa­cio fran­co y ex­pe­di­to a los bu­ses, en­ton­ces po­co a po­co, vas así ar­man­do real­men­te la con­fian­za en el sis­te­ma”, agre­gó.

La ur­ba­nis­ta con­si­de­ra vi­tal brin­dar un tra­to pri­vi­le­gia­do a las uni­da­des de trans­por­te pú­bli­co, que mu­chas ve­ces que­dan atra­pa­das en las pre­sas, ya que si bien pue­den mo­vi­li­zar has­ta 80 per­so­nas, en la reali­dad cuen­tan con el mis­mo de­re­cho de vía que un vehícu­lo par­ti­cu­lar, que pue­de con­tar con so­lo un ocu­pan­te, lo cual con­si­de­ra que “no es ló­gi­co, ni so­cial­men­te jus­to”.

La pri­me­ra gran dis­cu­sión que de­be dar un país, si quie­re em­pren­der una ta­rea de es­ta ín­do­le, se tie­ne que ha­cer a ni­vel de pla­ni­fi­ca­ción, de­li­nean­do las prio­ri­da­des de la na­ción.

“EL AU­TO PAR­TI­CU­LAR SE CO­MIÓ NUES­TRAS CIU­DA­DES POR NUES­TRO AFEC­TO A LA MO­VI­LI­DAD IN­DI­VI­DUAL, O POR­QUE MU­CHAS VE­CES EL TRANS­POR­TE PÚ­BLI­CO DE BU­SES NO OPE­RA CO­MO SE

’’ QUIE­RE.

Ana Lau­ra Mo­rais

Di­rec­to­ra de Pla­ni­fi­ca­ción del me­tro de Panamá

CORTESÍA: AU­TO­RI­DAD DE TU­RIS­MO DE PANAMÁ (ATP)/AR­CHI­VO.

La Lí­nea 1 del me­tro de Panamá fue inau­gu­ra­da en abril del 2014, ac­tual­men­te se fi­ni­qui­ta la Lí­nea 2 y es­pe­ran em­pe­zar con la Lí­nea 3.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.