Pa­pa ca­no­ni­za a Pa­blo VI y Ro­me­ro, sus dos mo­de­los de san­ti­dad

→ Pa­ra él, son pi­la­res de una Igle­sia cer­ca de po­bres y en lu­cha con­tra la in­jus­ti­cia

La Nacion (Costa Rica) - - EL MUNDO -

CIU­DAD DEL VA­TI­CANO. AP. - El pa­pa Fran­cis­co ca­no­ni­za hoy a dos de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes y po­lé­mi­cas de la Igle­sia ca­tó­li­ca del si­glo XX, al de­cla­rar al pa­pa Pa­blo VI y al mar­ti­ri­za­do ar­zo­bis­po sal­va­do­re­ño Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro, mo­de­los de san­ti­dad pa­ra los fie­les de hoy.

Se es­pe­ra­ba que fue­se una ce­re­mo­nia emo­ti­va pa­ra Fran­cis­co, pues am­bos re­li­gio­sos le in­flu­ye­ron mu­cho, y en pri­va­do di­jo a sus con­fi­den­tes que que­ría ca­no­ni­zar­los du­ran­te su pa­pa­do. Los dos re­pre­sen­tan la Igle­sia abier­ta que ha de­fen­di­do el ar­gen­tino, que es­té cer­ca de los po­bres y que lu­che con­tra la in­jus­ti­cia.

Pa­blo VI y Ro­me­ro en­fren­ta­ron una fuer­te opo­si­ción den­tro de la ins­ti­tu­ción tan­to en vi­da co­mo tras su muer­te, una suer­te tam­bién que es­tá vi­vien­do el ac­tual pa­pa an­te el flo­re­cien­te es­cán­da­lo de abu­sos se­xua­les y en­cu­bri­mien­to.

Mo­der­ni­za­dor de la Igle­sia. En su dis­cur­so en el 2013 an­te los car­de­na­les que lo eli­gie­ron pon­tí­fi­ce, el car­de­nal Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio so­lo em­pleó una ci­ta: era de Pa­blo VI.

Cuan­do más tar­de ese año, Fran­cis­co hi­zo pú­bli­ca la de­cla­ra­ción de la mi­sión de su pa­pa­do, el do­cu­men­to se ba­só en gran me­di­da en un tex­to es­cri­to en 1975 por Pa­blo VI so­bre la evan­ge­li­za­ción que el ar­gen­tino ha­bía ca­li­fi­ca­do en su día co­mo “el ma­yor do­cu­men­to pas­to­ral” de la Igle­sia con­tem­po­rá­nea.

Gio­van­ni Ma­ria Vian, edi­tor del dia­rio L’Os­ser­va­to­re Ro­mano, des­ta­có que Ber­go­glio ma­du­ró co­mo sa­cer­do­te, co­mo je­sui­ta y co­mo cris­tiano en el pa­pa­do de Pa­blo VI (1963- 1978).

Pa­blo VI es qui­zás más co­no­ci­do por ha­ber pre­si­di­do las úl­ti­mas se­sio­nes del Con­ci­lio Va­ti­cano II (1962-1965), que mo­der­ni­zó la Igle­sia ca­tó­li­ca y la abrió al mun­do, per­mi­tien­do que la li­tur­gia se ce­le­bre en len­guas ver­ná­cu­las en lu­gar de en la­tín, dan­do ma­yo­res ro­les a los lai­cos y me­jo­ran­do la re­la­ción con otras re­li­gio­nes.

Pe­ro fue su en­cí­cli­ca de 1968, Hu­ma­nae Vi­tae, la que mar­có su pa­pa­do re­afir­man­do la opo­si­ción de la Igle­sia a la con­tra­cep­ción ar­ti­fi­cial.

El már­tir del pue­blo. Fran­cis­co tam­bién an­he­la­ba de­cla­rar san­to al ar­zo­bis­po Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro, con­ven­ci­do de que fue un ver­da­de­ro már­tir de la fe que ofre­ció su vi­da vo­lun­ta­ria­men­te con su de­fen­sa de los po­bres de El Sal­va­dor y su de­nun­cia de la vio­len­cia ofi­cial.

Ro­me­ro, ar­zo­bis­po de San Sal­va­dor, fue aba­ti­do por un es­cua­drón de ul­tra­de­re­cha mien­tras ofi­cia­ba una mi­sa, el 24 de mar­zo de 1980, en la ca­pi­lla de un hos­pi­tal. El Ejér­ci­to se ha­bía opues­to a sus pré­di­cas con­tra la re­pre­sión, al ini­cio de la gue­rra ci­vil (1980-1992).

Ca­si in­me­dia­ta­men­te des­pués de su fa­lle­ci­mien­to, Ro­me­ro se con­vir­tió en un ícono de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Pe­ro esa po­li­ti­za­da fa­ma post mor­tem le cos­tó ca­ra y afec­tó a la cau­sa pa­ra su ca­no­ni­za­ción en el Va­ti­cano. Los pre­la­dos con­ser­va­do­res de la re­gión, li­de­ra­dos por el car­de­nal co­lom­biano Al­fon­so Ló­pez Tru­ji­llo, te­mían que su apa­ren­te aso­cia­ción con la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción pu­die­se im­pul­sar al mo­vi­mien­to que sos­tie­ne que las en­se­ñan­zas de Je­sús pi­den a sus se­gui­do­res que lu­chen por la jus­ti­cia eco­nó­mi­ca y so­cial.

AP

Los ta­pi­ces del ar­zo­bis­po Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro (iz­quier­da) y el pa­pa Pa­blo VI col­ga­ban ayer de un bal­cón de la fa­cha­da de la ba­sí­li­ca de San Pe­dro, en la Ciu­dad del Va­ti­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.