Reali­da­des

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Ar­man­do Gon­zá­lez R. agon­za­lez@na­cion.com

Al go­bierno de Luis Gui­ller­mo So­lís se le pue­de acu­sar de fin­gir mu­chas co­sas, pe­ro no la fal­ta de fon­dos pa­ra pa­gar los agui­nal­dos en di­ciem­bre y, po­co des­pués, los sa­la­rios del sec­tor pú­bli­co. Al ex­man­da­ta­rio se le pue­de cri­ti­car por el tono con que anun­ció la cri­sis de li­qui­dez del Es­ta­do, pe­ro no por fal­tar a la ver­dad en ese mo­men­to.

So­lís lle­gó al 8 de ma­yo me­dian­te con­tor­sio­nes y ma­la­ba­ris­mos, de­jan­do a su su­ce­sor es­ca­so mar­gen de ma­nio­bra. Car­los Al­va­ra­do tam­po­co fin­ge la fal­ta de re­cur­sos, hoy mu­cho más gra­ve. Tra­tó el te­ma con tan­ta se­re­ni­dad co­mo le fue po­si­ble, pe­ro per­mi­tió la emi­sión de le­tras del te­so­ro pa­ra en­fren­tar la ur­gen­cia.

La mi­nis­tra de Ha­cien­da y el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral op­ta­ron por el inusual re­cur­so pa­ra no pa­gar los “obs­ce­nos” in­tere­ses exi­gi­dos a Cos­ta Ri­ca por el mer­ca­do fi­nan­cie­ro. Más del 13 % pe­dían los in­ver­sio­nis­tas pa­ra pres­tar a cor­to pla­zo. El go­bierno no lo fin­gió, es cier­to.

La acep­ta­ción de la ofer­ta ha­bría te­ni­do efec­tos in­me­dia­tos so­bre las ta­sas de in­te­rés y el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía, del cual de­pen­den los in­gre­sos del Es­ta­do. La mi­nis­tra de Ha­cien­da no fin­ge cuan­do la­men­ta la caída de ¢300.000 mi­llo­nes en la re­cau­da­ción de es­te año. Eso no se re­cu­pe­ra a golpe de ele­var im­pues­tos. Más bien, hay ra­zo­nes pa­ra te­mer el im­pac­to del plan fis­cal so­bre la ra­len­ti­za­ción de la eco­no­mía. El país no pue­de de­jar de asu­mir el ries­go, pe­ro de­be cui­dar­se de no caer en la im­pru­den­cia de ig­no­rar los lí­mi­tes de una po­lí­ti­ca fis­cal com­pa­ti­ble con el cre­ci­mien­to.

La “obs­ce­na” pro­pues­ta del mer­ca­do fi­nan­cie­ro con­fir­ma la gra­ve­dad de las fi­nan­zas pú­bli­cas. Los in­ver­sio­nis­tas per­ci­ben ries­go y exi­gen al Es­ta­do com­pen­sar­lo me­dian­te la ele­va­ción de las ta­sas. Ade­más, des­con­fían de una re­cu­pe­ra­ción opor­tu­na. Por eso, so­lo es­tán dis­pues­tos a pres­tar a cor­to pla­zo. Un po­co más allá, es­ti­man, la pre­sión cre­ce­rá y po­drán rein­ver­tir los mis­mos fon­dos a ta­sas aun ma­yo­res.

Las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go acom­pa­ñan a los in­ver­sio­nis­tas en sus es­pe­cu­la­cio­nes fun­da­das en la reali­dad, no fin­gi­das. To­dos es­tán en es­pe­ra de co­no­cer el des­tino del plan fis­cal y la vo­lun­tad de en­mien­da. La ca­li­fi­ca­ción na­cio­nal vie­ne ca­yen­do. Na­die lo fin­ge, es com­ple­ta­men­te cier­to, tan­to co­mo las con­se­cuen­cias.

La reali­dad nos al­can­zó. Ve­nía de­trás, re­za­ga­da en vir­tud del cre­cien­te en­deu­da­mien­to. Ca­da vez se­rá más di­fí­cil fin­gir y más gra­ves las con­se­cuen­cias de ha­cer­lo. Es ho­ra de ha­blar en se­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.