¿Por qué per­so­nas ton­tas se creen in­te­li­gen­tes?

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - ABO­GA­DO Jai­me Ro­ble­to

El pro­pó­si­to de es­te ar­tícu­lo no es re­ñir con quie­nes creen en la pseu­do­cien­cias ni con quie­nes afir­man ha­ber si­do ab­du­ci­dos por se­res ex­tra­te­rres­tres o los que no des­car­tan la exis­ten­cia de la Atlán­ti­da o po­nen su fe en cris­ta­les de cua­li­da­des que es­ti­man má­gi­cas.

Carl Sa­gan lla­mó a to­do eso la cien­cia pop, tal co­mo la cul­tu­ra del mis­mo nom­bre. Me co­rres­pon­de men­cio­nar un te­ma re­cu­rren­te y se­rio, pre­sen­te en to­das las es­fe­ras e ins­ti­tu­cio­nes hu­ma­nas. So­bra de­cir que a ma­yor je­rar­quía ma­yor da­ño se pue­de cau­sar y, por en­de, oca­sio­nar más preo­cu­pa­ción con­co­mi­tan­te.

Es­cri­to de la ma­ne­ra más sen­ci­lla po­si­ble, el efec­to Dun­ning-Kru­ger es una dis­tor­sión del pensamiento que po­dría sin­te­ti­zar­se de la si­guien­te ma­ne­ra: las per­so­nas ton­tas se creen más in­te­li­gen­tes de lo que son y las per­so­nas in­te­li­gen­tes se creen más ton­tas. O qui­zás se­ría más exac­to de­cir: las per­so­nas ig­no­ran­tes es­tán se­gu­ras de que sa­ben mu­cho y quie­nes sa­ben mu­cho se sien­ten ig­no­ran­tes.

Es­te cu­rio­so efec­to fue des­cu­bier­to por Da­vid Dun­ning y Jus­tin Kru­ger, in­ves­ti­ga­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos de la Uni­ver­si­dad Cor­nell (It­ha­ca, Nue­va York). El pri­me­ro era pro­fe­sor de Si­co­lo­gía y un día le­yó una no­ti­cia que lo de­jó per­ple­jo. Se tra­ta­ba del ca­so de un ro­bo co­me­ti­do por una per­so­na de 44 años, lla­ma­da McArt­hur Whee­ler. El re­por­te de­cía que ha­bía atra­ca­do dos ban­cos, sin más­ca­ra y a ple­na luz del día. Fue cap­tu­ra­do en ape­nas un par de ho­ras por la Po­li­cía.

Lo que lla­mó la aten­ción de Dun­ning fue la ex­pli­ca­ción del la­drón so­bre su mé­to­do pa­ra co­me­ter los asaltos, pues in­di­có que no ha­bía usa­do nin­gu­na más­ca­ra, pe­ro que sí se ha­bía un­ta­do ju­go de li­món en la ca­ra. Es­pe­ra­ba que es­to lo hi­cie­ra in­vi­si­ble a las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad.

Ton­te­dad. ¿Có­mo el asal­tan­te lle­gó a esa creen­cia tan es­tú­pi­da? Unos ami­gos le ha­bían “en­se­ña­do” el tru­co y él lo ha­bía ve­ri­fi­ca­do: se ha­bía apli­ca­do ju­go de li­món y lue­go él mis­mo se ha­bía to­ma­do una fo­to­gra­fía. Pu­do com­pro­bar que su ros­tro no sa­lía en ella y se pen­só in­vi­si­ble, cuan­do en reali­dad el li­món im­pi­dió que en­fo­ca­ra su ros­tro y lo hi­zo ha­cia el te­cho.

El pro­fe­sor Da­vid Dun­ning par­tió de una sim­ple pre­gun­ta: ¿Có­mo al­guien pue­de ser tan ton­to? Des­pués de lar­gas ca­vi­la­cio­nes acer­ca de la con­duc­ta del la­drón, Dun­ning se for­mu­ló una in­te­rro­gan­te que ser­vi­ría co­mo hi­pó­te­sis pa­ra su pos­te­rior in­ves­ti­ga­ción: ¿Po­dría ser que un in­com­pe­ten­te no sea cons­cien­te de su pro­pia in­com­pe­ten­cia pre­ci­sa­men­te por eso? La pre­gun­ta pa­re­cía un tra­ba­len­guas, pe­ro te­nía sen­ti­do.

Fue en­ton­ces cuan­do le pro­pu­so a su me­jor dis­cí­pu­lo, el jo­ven Jus­tin Kru­ger, ha­cer una in­ves­ti­ga­ción for­mal al res­pec­to. Fue así co­mo or­ga­ni­za­ron un gru­po de vo­lun­ta­rios pa­ra lle­var a ca­bo un ex­pe­ri­men­to. A ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes se le pre­gun­tó qué tan efi­cien­te se con­si­de­ra­ba en tres áreas: gra­má­ti­ca, ra­zo­na­mien­to ló­gi­co y hu­mor.

Des­pués se les so­me­tió a un test pa­ra eva­luar su com­pe­ten­cia en ca­da uno de esos ám­bi­tos. Los re­sul­ta­dos del ex­pe­ri­men­to con­fir­ma­ron lo que ya sos­pe­cha­ban Dun­ning y Kru­ger. Efec­ti­va­men­te, los su­je­tos que se de­fi­nían co­mo “muy com­pe­ten­tes” en ca­da área ob­tu­vie­ron los me­no­res pun­ta­jes en las prue­bas. Al con­tra­rio, quie­nes se ha­bían in­fra­va­lo­ra­do ini­cial­men­te con­si­guie­ron los me­jo­res re­sul­ta­dos.

Es muy co­mún ver a las per­so­nas que ha­blan con apa­ren­te au­to­ri­dad so­bre te­mas que co­no­cen muy su­per­fi­cial­men­te. Al mis­mo tiem­po, lo usual es que los ver­da­de­ros ex­per­tos no sean tan ca­te­gó­ri­cos en sus afir­ma­cio­nes y sean más pro­pen­sos a du­dar y a ge­ne­rar más preguntas que res­pues­tas por­que son cons­cien­tes de lo vas­to que es el co­no­ci­mien­to y lo di­fí­cil que es ase­ve­rar al­go con to­tal cer­te­za.

Ses­go.

Los or­ga­ni­za­do­res de es­te es­tu­dio no so­la­men­te no­ta­ron que exis­tía es­te ses­go cog­ni­ti­vo, sino que, ade­más, se die­ron cuen­ta de que las per­so­nas más in­com­pe­ten­tes ten­dían a sub­es­ti­mar a los más com­pe­ten­tes. Por lo tan­to, se mos­tra­ban mu­cho más se­gu­ros y eran arro­gan­tes, pe­se a su ig­no­ran­cia. O, qui­zás, pre­ci­sa­men­te de­bi­do a ella.

Des­pués de rea­li­za­do el ex­pe­ri­men­to, los in­ves­ti­ga­do­res lle­ga­ron a las cua­tro con­clu­sio­nes que com­po­nen el efec­to Dun­ning-Kru­ger: Las per­so­nas se mues­tran in­ca­pa­ces de re­co­no­cer su pro­pia in­com­pe­ten­cia. Tien­den a no po­der re­co­no­cer la com­pe­ten­cia de las de­más per­so­nas. No son ca­pa­ces de to­mar cons­cien­cia has­ta qué pun­to son in­com­pe­ten­tes en un ám­bi­to de­ter­mi­na­do. Si son en­tre­na­dos pa­ra in­cre­men­tar su com­pe­ten­cia, se­rán ca­pa­ces de re­co­no­cer y acep­tar su in­com­pe­ten­cia pre­via.

Las per­so­nas con un al­to desem­pe­ño tam­bién pre­sen­ta­ron el ses­go cog­ni­ti­vo. En es­te ca­so, los in­ves­ti­ga­do­res es­ta­ble­cie­ron que lo que se pro­du­cía era un error de per­cep­ción co­no­ci­do co­mo “fal­so con­sen­so”. Di­cho error con­sis­te en que esos su­je­tos tien­den a so­bres­ti­mar el gra­do de acuer­do con los de­más, ya que la in­te­li­gen­cia ge­ne­ral­men­te va a acom­pa­ña­da de una bue­na fe epis­te­mo­ló­gi­ca de la cual ca­re­cen los me­nos do­ta­dos a quie­nes so­lo les in­tere­sa ga­nar una dis­cu­sión.

Al­go pa­re­ci­do pa­sa con las per­so­nas que tie­nen un al­to desem­pe­ño en una ac­ti­vi­dad. Pa­ra ellos es tan fá­cil rea­li­zar­la que no ven mo­ti­vo pa­ra sos­pe­char que la ma­yo­ría de las per­so­nas no lo pue­dan ha­cer igual de bien que ellos.

Co­mo co­lo­fón, pue­do tes­ti­fi­car que es­ta dis­tor­sión cog­ni­ti­va exis­te, he apren­di­do a fin­gir que no me veo apre­tu­ja­do por in­men­sos egos en es­pa­cios no tan re­du­ci­dos.

Lo usual es que los ver­da­de­ros ex­per­tos no sean tan ca­te­gó­ri­cos en sus afir­ma­cio­nes

SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.