¿Lle­gó el po­pu­lis­mo de los pen­sio­na­dos pa­ra que­dar­se?

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Edoar­do Cam­pa­ne­lla

MI­LÁN – El po­pu­lis­mo de de­re­cha que ha sur­gi­do en mu­chas de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les en los úl­ti­mos años po­dría ter­mi­nar sien­do mu­cho más que un in­ci­den­te en el pai­sa­je po­lí­ti­co. Más allá de la Gran Re­ce­sión y de la cri­sis mi­gra­to­ria, que crea­ron un cam­po fér­til pa­ra los par­ti­dos po­pu­lis­tas, el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción de Oc­ci­den­te se­gui­rá al­te­ran­do la di­ná­mi­ca del po­der po­lí­ti­co en fa­vor de los po­pu­lis­tas.

Re­sul­ta ser que los vo­tan­tes de más edad son bas­tan­te sim­pa­ti­zan­tes de los mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas. Los bri­tá­ni­cos de más edad vo­ta­ron des­pro­por­cio­na­da­men­te a fa­vor de aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea (UE), mien­tras que los nor­te­ame­ri­ca­nos de más edad le en­tre­ga­ron la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos a Do­nald Trump. Ni el par­ti­do Ley y Jus­ti­cia (PiS) en Po­lo­nia ni Fi­desz en Hun­gría es­ta­rían en el po­der sin el res­pal­do en­tu­sias­ta de la gen­te ma­yor. Y, en Ita­lia, la Li­ga ha triun­fa­do en gran me­di­da al ex­plo­tar el des­con­ten­to de la gen­te de edad avan­za­da en el nor­te de Ita­lia. En­tre los po­pu­lis­tas de hoy, so­lo Ma­ri­ne Le Pen de Re­agru­pa­ción Na­cio­nal de Fran­cia (an­te­rior­men­te el Fren­te Na­cio­nal) –y po­si­ble­men­te Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil– tie­ne una ba­se de vo­tan­tes más jó­ve­nes.

La pró­xi­ma pri­ma­ve­ra, es­te pa­trón de vo­ta­ción re­la­cio­na­do a la edad po­dría de­ci­dir el re­sul­ta­do de la elec­ción del Par­la­men­to Eu­ro­peo. Se­gún es­tu­dios re­cien­tes, los eu­ro­peos de

EDOAR­DO CAM­PA­NE­LLA es un miem­bro Fu­tu­re of the World en el Cen­tro pa­ra la Go­ber­nan­za del Cam­bio en la Uni­ver­si­dad IE de Ma­drid.

© Pro­ject Syn­di­ca­te 1995–2018 más edad –es­pe­cial­men­te los que tie­nen un me­nor ni­vel de edu­ca­ción– sos­pe­chan más del pro­yec­to eu­ro­peo y con­fían me­nos en el Par­la­men­to Eu­ro­peo que los eu­ro­peos más jó­ve­nes. Es­to es sor­pren­den­te por­que las ge­ne­ra­cio­nes de más edad de­be­rían te­ner más fres­cos los re­cuer­dos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y su le­ga­do. Sin em­bar­go, su es­cep­ti­cis­mo fren­te a las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de la UE pue­de ex­pli­car su in­cli­na­ción por lí­de­res au­to­ri­ta­rios.

Muy pro­ba­ble­men­te una cre­cien­te sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad es­té em­pu­jan­do a los adul­tos ma­yo­res a los bra­zos de los po­pu­lis­tas. De­jan­do de la­do las pe­cu­lia­ri­da­des es­pe­cí­fi­cas de ca­da país, to­dos los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas pro­me­ten con­te­ner las fuer­zas glo­ba­les que afec­ta­rán des­pro­por­cio­na­da­men­te a la gen­te ma­yor.

Por ejem­plo, la in­mi­gra­ción tien­de a ge­ne­rar más mie­do en­tre los vo­tan­tes de más edad por­que es­tos sue­len es­tar más vin­cu­la­dos a va­lo­res tra­di­cio­na­les y co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. De la mis­ma ma­ne­ra, la glo­ba­li­za­ción y el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co sue­len al­te­rar las in­dus­trias tra­di­cio­na­les o he­re­da­das, don­de es más pro­ba­ble que ha­ya em­plea­dos tra­ba­ja­do­res de más edad. El as­cen­so de la eco­no­mía di­gi­tal, do­mi­na­da por gen­te de vein­ti­tan­tos y trein­ta y tan­tos años, tam­bién es­tá em­pu­jan­do a los tra­ba­ja­do­res de más edad a los már­ge­nes. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­día en el pa­sa­do, los sis­te­mas de pen­sio­nes que se des­mo­ro­nan ya no pue­den ab­sor­ber es­tas sa­cu­di­das del mer­ca­do la­bo­ral. La con­se­cuen­cia es que los tra­ba­ja­do­res de más edad que pier­den su em­pleo es­tán con­de­na­dos a un des­em­pleo a lar­go pla­zo.

Es más, los pen­sio­na­dos aho­ra tie­nen mo­ti­vos pa­ra preo­cu­par­se so­bre las ame­na­zas a sus be­ne­fi­cios de re­ti­ro de par­te de sus pro­pios hi­jos. La gen­te jo­ven, frus­tra­da por los sis­te­mas so­cio­eco­nó­mi­cos que cla­ra­men­te es­tán in­cli­na­dos a fa­vor de los ju­bi­la­dos, ca­da vez más re­cla­man una re­dis­tri­bu­ción in­ter­ge­ne­ra­cio­nal más jus­ta de los re­cur­sos es­ca­sos. Por ejem­plo, el Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas de Ita­lia, que go­bier­na en una coa­li­ción con la Li­ga, re­cien­te­men­te re­cla­mó una “ren­ta ciudadana” dis­po­ni­ble pa­ra to­dos los des­em­plea­dos sin im­por­tar su edad. De ma­ne­ra que, mien­tras que los po­pu­lis­tas de de­re­cha han atraí­do a vo­tan­tes de más edad, los po­pu­lis­tas de iz­quier­da han ga­na­do se­gui­do­res en­tre las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes.

Al res­pal­dar a los po­pu­lis­tas de de­re­cha, los vo­tan­tes de más edad es­pe­ran re­gre­sar a una épo­ca en la que los asun­tos do­més­ti­cos es­ta­ban ais­la­dos de las fuer­zas glo­ba­les y las fron­te­ras na­cio­na­les eran me­nos po­ro­sas. En el cen­tro de la po­lí­ti­ca na­cio­na­lis­ta de hoy exis­te una pro­me­sa de pre­ser­var el sta­tu quo, o in­clu­so res­ta­ble­cer un pa­sa­do mí­ti­co.

De ahí que los po­lí­ti­cos na­cio­na­lis­tas re­cu­rran con fre­cuen­cia a una re­tó­ri­ca nos­tál­gi­ca pa­ra mo­vi­li­zar a sus se­gui­do­res de más edad. Por su par­te, Trump ha pro­me­ti­do re­cu­pe­rar los em­pleos en el Cin­tu­rón de Óxi­do nor­te­ame­ri­cano, al­gu­na vez el cen­tro de la in­dus­tria de Es­ta­dos Uni­dos. De la mis­ma ma­ne­ra, no po­dría exis­tir un sím­bo­lo más cla­ro de la re­sis­ten­cia al cam­bio que el mu­ro que Trump pro­pu­so cons­truir en la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co. Y las me­di­das enér­gi­cas con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal y la prohi­bi­ción a los via­je­ros de paí­ses pre­do­mi­nan­te­men­te mu­sul­ma­nes mar­ca su com­pro­mi­so con una na­ción nor­tea­me­ri­ca­na “pu­ra”.

De la mis­ma ma­ne­ra, en Eu­ro­pa con­ti­nen­tal, los po­pu­lis­tas de de­re­cha quie­ren re­gre­sar a una épo­ca an­te­rior a la adop­ción del eu­ro y del sis­te­ma Schen­gen de via­jes sin pa­sa­por­te den­tro de gran par­te de la UE. Y sue­len ape­lar di­rec­ta­men­te a los vo­tan­tes de ma­yor edad pro­me­tien­do ba­jar la edad de ju­bi­la­ción y ex­pan­dir los be­ne­fi­cios de pen­sio­nes (dos po­lí­ti­cas em­ble­má­ti­cas de la Li­ga).

En el Reino Uni­do, la cam­pa­ña a fa­vor de “ir­se” pro­me­tió una reivin­di­ca­ción pa­ra aque­llos que han que­da­do re­za­ga­dos en la era de la glo­ba­li­za­ción. No im­por­ta que tam­bién pre­go­na­ra la idea de un “Reino Uni­do Glo­bal” li­bre e in­de­pen­dien­te. Los de­fen­so­res del bre­xit no son co­no­ci­dos por su con­sis­ten­cia.

En cual­quier ca­so, en la me­di­da que la ola po­pu­lis­ta de hoy es­té im­pul­sa­da por la de­mo­gra­fía, es po­co pro­ba­ble que lle­gue a su pun­to más al­to en lo in­me­dia­to. En las so­cie­da­des que en­ve­je­cen, el pe­so po­lí­ti­co de los adul­tos ma­yo­res cre­ce­rá de ma­ne­ra sos­te­ni­da, y en las eco­no­mías de rá­pi­do cam­bio, su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de­cae­rá. Co­mo con­se­cuen­cia de ello, los vo­tan­tes ma­yo­res exi­gi­rán más y más se­gu­ri­dad so­cio­eco­nó­mi­ca y los po­pu­lis­tas irres­pon­sa­bles es­ta­rán es­pe­ran­do en­tre bas­ti­do­res pa­ra com­pla­cer­los.

¿Se pue­de ha­cer al­go? Pa­ra fre­nar la ola na­cio­na­lis­ta, los par­ti­dos tra­di­cio­na­les ne­ce­si­tan con ur­gen­cia di­se­ñar un nue­vo pac­to so­cial que abor­de la cre­cien­te sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad en­tre los vo­tan­tes de más edad. Ne­ce­si­ta­rán en­con­trar un me­jor equi­li­brio en­tre la aper­tu­ra y la pro­tec­ción, en­tre la in­no­va­ción y la re­gu­la­ción; y ten­drán que ha­cer­lo sin caer en una tram­pa po­pu­lis­ta re­gre­si­va.

La res­pues­ta no es so­fo­car a las fuer­zas glo­ba­les, sino ha­cer­las más to­le­ra­bles. Los ciu­da­da­nos de to­das las eda­des ne­ce­si­tan es­tar equi­pa­dos pa­ra en­fren­tar las dis­rup­cio­nes ac­tua­les y fu­tu­ras. En es­te sen­ti­do, es me­jor em­po­de­rar a la gen­te ma­yor que sim­ple­men­te pro­te­ger­la. La ma­yo­ría de las eco­no­mías avan­za­das no pue­den afron­tar el enor­me vo­lu­men de nue­vos be­ne­fi­cios pa­ra un gru­po de in­te­rés so­bre­di­men­sio­na­do. Y, ade­más, una po­lí­ti­ca que ha­ga que la gen­te de­pen­da de al­gu­na for­ma de res­pal­do ex­terno es, cuan­do me­nos, mo­ral­men­te cues­tio­na­ble.

En cam­bio, los go­bier­nos de­be­rían cen­trar­se en me­jo­rar las ha­bi­li­da­des de los tra­ba­ja­do­res de más edad, crean­do más opor­tu­ni­da­des pa­ra que las ge­ne­ra­cio­nes ma­yo­res y más jó­ve­nes tra­ba­jen jun­tas, y res­pon­sa­bi­li­cen a los agi­ta­do­res por las con­se­cuen­cias so­cio­eco­nó­mi­cas que ge­ne­ran. Los sub­si­dios a los más vul­ne­ra­bles de­be­rían se­guir sien­do un úl­ti­mo re­cur­so.

En mu­chos sen­ti­dos, el en­ca­pri­cha­mien­to de los vo­tan­tes de más edad con los po­pu­lis­tas es un gri­to de ayu­da. Co­rres­pon­de a los po­lí­ti­cos es­cla­re­ci­dos en­con­trar una res­pues­ta cons­truc­ti­va.

Po­lí­ti­cos na­cio­na­lis­tas usan una re­tó­ri­ca nos­tál­gi­ca pa­ra mo­vi­li­zar a sus se­gui­do­res

SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.