No­be­les de la Paz

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Nuria Ma­rín Ra­ven­tós

El otor­ga­mien­to del Pre­mio No­bel de la Paz 2018 a De­nis Muk­we­ge y Na­dia Mu­rad es un hi­to al ha­cer vi­si­ble a las mi­les de mu­je­res que su­fren vio­len­cia se­xual y tra­ta de per­so­nas, la nue­va for­ma de es­cla­vi­tud del si­glo XXI.

Al gi­ne­có­lo­go con­go­le­ño Muk­we­ge se le otor­ga por ha­ber fun­da­do el Hos­pi­tal Pan­zi y ha­ber aten­di­do a más de 50.000 víc­ti­mas de vio­la­ción, en un con­flic­to en el que ca­da ho­ra son vio­la­das 48 mu­je­res, al­gu­nas en su pri­me­ra in­fan­cia.

Mu­rad, de 25 años, la se­gun­da per­so­na más jo­ven en re­ci­bir el pre­mio, es una po­de­ro­sa voz co­mo tes­ti­mo­nio del ge­no­ci­dio y crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad co­me­ti­dos por el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) en con­tra de su pue­blo, los ya­zi­díes, mi­no­ría re­li­gio­sa en Irak.

En el 2014, mi­li­tan­tes del EI ma­ta­ron a los hom­bres de su al­dea, Ko­cho, en­tre ellos a seis de sus her­ma­nos, y a su ma­dre, y se lle­va­ron pa­ra adoc­tri­na­mien­to a los ni­ños y a las mu­je­res jó­ve­nes co­mo ella, en aquel en­ton­ces de 21 años, las rap­ta­ron pa­ra tra­fi­car­las co­mo es­cla­vas se­xua­les.

Lue­go de su es­ca­pe, ya co­mo em­ba­ja­do­ra de las Na­cio­nes Uni­das, es­cri­bió: Yo se­ré la úl­ti­ma. His­to­ria de mi cau­ti­ve­rio y mi lu­cha con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co. Mu­rad cuen­ta las múl­ti­ples vio­la­cio­nes y los mal­tra­tos fí­si­cos su­fri­dos, la in­di­fe­ren­cia y la com­pli­ci­dad de los ira­quíes y si­rios, y la ge­ne­ro­si­dad de la fa­mi­lia que la ayu­dó.

La vio­len­cia se­xual co­mo cri­men es un con­cep­to re­cien­te, en una his­to­ria en la cual los ga­na­do­res veían a las mu­je­res co­mo bo­tín de gue­rra. Ejem­plo de ello fue la au­sen­cia de es­te cri­men en jui­cios co­mo los de Nú­rem­berg.

No fue has­ta la dé­ca­da de 1990, de­bi­do a los ge­no­ci­dios en Ruan­da y los Bal­ca­nes, que las de­ten­cio­nes y las vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas se con­si­de­ra­ron de­li­to in­ter­na­cio­nal.

Gra­cias a ac­ti­vis­tas co­mo Mu­rad, en el 2017 el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad uná­ni­me­men­te apro­bó es­ta­ble­cer un equi­po de apo­yo a Irak pa­ra re­co­pi­lar prue­bas por ac­tos del EI que pue­dan cons­ti­tuir crí­me­nes de gue­rra, de le­sa hu­ma­ni­dad y ge­no­ci­dio, un avan­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo, no obs­tan­te, omi­so al no in­cluir a Si­ria.

El otor­ga­mien­to del Pre­mio No­bel de la Paz a am­bos es el re­co­no­ci­mien­to de la mag­ni­tud y gra­ve­dad de la vio­len­cia se­xual co­mo ins­tru­men­to de gue­rra y la res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral y ju­rí­di­ca de los ór­ga­nos pe­na­les in­ter­na­cio­na­les de ga­ran­ti­zar jus­ti­cia pa­ra las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.