San Mar­cos 10 (17-30)

La Nacion (Costa Rica) - - OBITUARIO - EL EVAN­GE­LIO

En aquel tiem­po, cuan­do sa­lía Je­sús al ca­mino, se le acer­có co­rrien­do un hom­bre, se arro­di­lló an­te él y le pre­gun­tó: “Maes­tro bueno, ¿qué de­bo ha­cer pa­ra al­can­zar la vi­da eter­na?”. Je­sús le con­tes­tó: “¿Por qué me lla­mas bueno? Na­die es bueno sino so­lo Dios. Ya sa­bes los man­da­mien­tos: No ma­ta­rás, no co­me­te­rás adul­te­rio, no ro­ba­rás, no le­van­ta­rás fal­so tes­ti­mo­nio, no co­me­te­rás frau­des, hon­ra­rás a tu pa­dre y a tu ma­dre”. En­ton­ces él le con­tes­tó: “Maes­tro, to­do eso lo he cum­pli­do des­de muy jo­ven”. Je­sús lo mi­ró con amor y le di­jo: “So­lo una co­sa te fal­ta: Ve y ven­de lo que tie­nes, da el di­ne­ro a los po­bres y así ten­drás un te­so­ro en los cie­los. Des­pués, ven y sí­gue­me”. Pe­ro al oír es­tas pa­la­bras, el hom­bre se en­tris­te­ció y se fue ape­sa­dum­bra­do, por­que te­nía mu­chos bie­nes.

Je­sús, mi­ran­do a su al­re­de­dor, di­jo en­ton­ces a sus dis­cí­pu­los: “¡Qué di­fí­cil les va a ser a los ri­cos en­trar en el Reino de Dios!”. Los dis­cí­pu­los que­da­ron sor­pren­di­dos an­te es­tas pa­la­bras; pe­ro Je­sús in­sis­tió: “Hi­ji­tos, ¡qué di­fí­cil es pa­ra los que con­fían en las ri­que­zas, en­trar en el Reino de Dios!. Más fá­cil le es a un camello pa­sar por el ojo de una agu­ja, que a un ri­co en­trar en el Reino de Dios”.

Ellos se asom­bra­ron to­da­vía más y co­men­ta­ban en­tre sí: “En­ton­ces, ¿quién pue­de sal­var­se?”.

Je­sús, mi­rán­do­los fi­ja­men­te, les di­jo: “Es im­po­si­ble pa­ra los hom­bres, mas no pa­ra Dios. Pa­ra Dios to­do es po­si­ble”. En­ton­ces Pe­dro le di­jo a Je­sús: “Señor, ya ves que no­so­tros lo he­mos de­ja­do to­do pa­ra se­guir­te”. Je­sús le res­pon­dió: “Yo les ase­gu­ro: Na­die que ha­ya de­ja­do ca­sa, o her­ma­nos o her­ma­nas, o pa­dre o ma­dre, o hi­jos o tie­rras, por mí y por el Evan­ge­lio, de­ja­rá de re­ci­bir, en es­ta vi­da, el cien­to por uno en ca­sas, her­ma­nos, her­ma­nas, ma­dres, hi­jos y tie­rras, jun­to con per­se­cu­cio­nes, y en el otro mun­do, la vi­da eter­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.