Ovie­do de­jó de ha­cer go­les pa­ra re­mo­de­lar ca­sas

▶ Ex­ju­ga­dor afir­ma que en­con­tró la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y es­pi­ri­tual. Hoy es fe­liz con po­co

La Nacion (Costa Rica) - - PURO DEPORTE - Cris­tian Bre­nes cris­tian.bre­nes@na­cion.com FO­TO­GRA­FÍA: ALLAN OVIE­DO.

Allan Ovie­do col­gó los ta­cos por com­ple­to y ya no par­ti­ci­pa ni en las po­pu­la­res me­jen­gas, tam­po­co trans­mi­te sus co­no­ci­mien­tos co­mo en­tre­na­dor o for­ma­dor. Atrás que­da­ron sus 288 par­ti­dos en la Pri­me­ra Di­vi­sión y sus 104 ano­ta­cio­nes con Sa­gra­da Fa­mi­lia, Be­lén, He­re­diano, Ala­jue­len­se, Car­ta­gi­nés, Pun­ta­re­nas FC y Bru­jas, se­gún los da­tos del pe­rio­dis­ta y es­ta­dí­gra­fo Ge­rar­do Co­to Co­ver.

Allan cam­bió el ba­lón por las bro­chas, la má­qui­na de sol­dar y las he­rra­mien­tas de cons­truc­ción. El ofi­cio que le en­se­ñó su pa­dre des­de ni­ño se con­vir­tió en el me­dio pa­ra lle­var el sus­ten­to a su ho­gar y pa­gar las cuen­tas.

Lo me­jor, se­gún re­la­ta, es que es una la­bor que dis­fru­ta y en la ac­tua­li­dad rea­li­za con su hi­jo, Allan Alon­so.

Eso sí, es­tar ale­ja­do del de­por­te que ama no pa­sa por una de­ci­sión pro­pia, el ex­go­lea­dor pre­sen­ta un des­gas­te en un car­tí­la­go de la ca­de­ra, que le im­pi­de es­bo­zar al­gu­nos de las cua­li­da­des que lo hi­cie­ron bri­llar y lo lle­va­ron a Se­lec­ción, con la que dis­pu­tó 28 due­los y fes­te­jó sie­te dia­nas. Tam­po­co pue­de co­rrer o rea­li­zar cier­tos mo­vi­mien­tos.

“Hay co­sas co­mo ba­jar sa­cos de ce­men­to o ja­lar el ca­rre­ti­llo que mi hi­jo me ayu­da, por­que en­tre más pe­so se tie­ne más due­le”, na­rró Allan Ovie­do, ex­fut­bo­lis­ta na­cio­nal.

Mo­men­tos com­ple­jos. El ex­de­lan­te­ro re­co­no­ce que tu­vo tro­pie­zos en su vi­da lue­go de re­ti­rar­se del fút­bol, erro­res co­la­te­ra­les de la pro­fe­sión que desa­rro­llo y de­ci­sio­nes que no fue­ron del to­do las me­jo­res, pen­san­do en su fu­tu­ro, lo que lo lle­vó a per­der gran par­te del pa­tri­mo­nio que cons­tru­yó.

No obs­tan­te, a su pa­re­cer hay un an­tes y un des­pués en su vi­da, lue­go de acer­car­se a Dios. Más allá de los gol­pes que su­frió, el ex­ju­ga­dor sien­te que aho­ra to­do es di­fe­ren­te y po­co a po­co pue­de re­cons­truir su fu­tu­ro.

“Es lo me­jor que me ha pa­sa­do (acer­car­se a Dios), Dios fue du­ro con­mi­go pa­ra cam­biar­me la vi­da, por­que se per­die­ron las ca­sas, los ca­rros y el ma­tri­mo­nio. No obs­tan­te, hoy en día vi­vo bien, ten­go pa­ra co­mer, pa­ra te­ner es­ta­bi­li­dad y pa­ra la pen­sión de los ni­ños", re­cal­có.

El ex­de­lan­te­ro afir­ma que las per­so­nas aún lo re­co­no­cen, le ha­blan de los go­les que mar­có, las asis­ten­cias que dio y los equi­pos con los que ju­gó. Ade­más, uno que otro le to­ca el te­ma de la Se­lec­ción, as­pec­tos que lo si­guen lle­nán­do­lo de ilu­sión.

FO­TO­GRA­FÍA: ALLAN OVIE­DO.

El ex­fut­bo­lis­ta Allan Ovie­do (iz­quier­da) tra­ba­ja con su hi­jo Allan Alon­so (de­re­cha) en la re­mo­de­la­ción de vi­vien­das. El ex­go­lea­dor ya no prac­ti­ca el de­por­te que le apa­sio­na.

Allan Ovie­do ju­gó en va­rios equi­pos, in­clu­yen­do Car­ta­gi­nés y la Li­ga, pe­ro fue en He­re­diano don­de más se lu­ció.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.