21 jó­ve­nes lo­gra­ron no­ta per­fec­ta de in­gre­so a la UNA

→Una in­dí­ge­na y re­co­lec­tor de ca­fé son par­te de la lis­ta de es­tu­dian­tes →Pro­vie­nen de co­le­gios pú­bli­cos, ru­ra­les, noc­tur­nos e in­clu­so a dis­tan­cia

La Nacion (Costa Rica) - - ALDEA GLOBAL - Ire­ne Ro­drí­guez iro­dri­[email protected]

Ob­te­ner 900 pun­tos de los 900 po­si­bles en el exa­men de ad­mi­sión pa­ra in­gre­sar a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal (UNA) fue un lo­gro que com­par­tie­ron, es­te año, 21 es­tu­dian­tes, a quie­nes la ma­ña­na de ayer se les rin­dió un ho­me­na­je en la se­de de esa ins­ti­tu­ción en He­re­dia.

La lis­ta la com­po­nen per­so­nas de di­fe­ren­tes re­gio­nes del país, co­mo Va­lle La Es­tre­lla, Que­pos, la zo­na de los San­tos, San Vi­to de Co­to Brus y Sa­ra­pi­quí. To­dos ellos pro­vie­nen de co­le­gios pú­bli­cos, li­ceos ru­ra­les o noc­tur­nos y al­gu­nos de la mo­da­li­dad de edu­ca­ción a dis­tan­cia.

Den­tro de esos 21 me­jo­res pro­me­dios, des­ta­ca la his­to­ria de Abigail Sal­gue­ro, in­dí­ge­na ca­bé­car que sue­ña con lle­var la edu­ca­ción a pue­blos ale­ja­dos. Alum­na del Li­ceo Ru­ral de Ves­ta, en el Va­lle de la Es­tre­lla, Li­món, es­ta jo­ven de 21 años tie­ne muy cla­ras las ra­zo­nes por las cua­les es­co­gió la ca­rre­ra de Edu­ca­ción con Én­fa­sis en Edu­ca­ción Ru­ral.

“Hay un pue­blo co­mo a 50 ki­ló­me­tros de don­de vi­vo, que se lla­ma Te­li­re. Ahí, la edu­ca­ción es di­fí­cil por­que prác­ti­ca­men­te no hay maes­tros o pro­fe­so­res que quie­ran lle­gar; es muy le­jos, ha­ce mu­cho frío y no hay ni una pul­pe­ría. Pe­ro mi sue­ño es po­der lle­var­le edu­ca­ción a la gen­te de ahí”, ex­pre­só la mu­cha­cha, quien tie­ne tres her­ma­nos y to­dos han em­pren­di­do ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias, al­go po­co co­mún en su pue­blo, don­de por ra­zo­nes de tra­ba­jo, mu­chos aban­do­nan los es­tu­dios an­tes de ter­mi­nar el co­le­gio.

En­tre las per­so­nas con la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción pa­ra in­gre­sar a la UNA tam­bién des­ta­ca el ca­so de Me­lanny Go­dí­nez, ve­ci­na de Que­pos e hi­ja de pul­pe­ros.

“He pa­sa­do to­da mi vi­da en me­dio de nú­me­ros y de cálcu­los, y tam­bién vien­do có­mo ayu­dar más en el ne­go­cio la pul­pe­ría; por eso, me gus­ta mu­cho la ca­rre­ra de Eco­no­mía”, se­ña­ló la jo­ven, quien di­jo no es­tar del to­do con­ven­ci­da de que sea su op­ción de­fi­ni­ti­va.

“Voy a to­mar­me es­tas se­ma­nas pa­ra pen­sar bien, por­que tam­bién me gus­ta mu­cho Me­di­ci­na. Yo sé que son dos ca­rre­ras muy di­fe­ren­tes, pe­ro am­bas me gus­tan”, aña­dió Go­dí­nez, de 17 años y quien es­tá por con­cluir sus es­tu­dios en el Li­ceo Ru­ral de Londres, en su na­tal Que­pos.

Fu­tu­ro in­ge­nie­ro. Ale­jan­dro Ji­mé­nez, por su par­te, es ve­cino de San Isi­dro de León Cor­tés y re­co­lec­ta ca­fé. Ya tie­ne se­gu­ro que co­men­za­rá su sue­ño pa­ra ser in­ge­nie­ro en In­for­má­ti­ca, aun­que no es­tá cla­ro a cuál uni­ver­si­dad irá, pues tam­bién ob­tu­vo muy bue­na no­ta de ad­mi­sión en la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (UCR) y en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Cos­ta Ri­ca (Tec). En am­bas ca­sas de es­tu­dio tam­bién se ofre­ce es­ta ca­rre­ra.

“Des­de muy pe­que­ño me han gus­ta­do mu­cho las compu­tado­ras; es mi sue­ño”, de­cla­ró.

Ji­mé­nez, de 17 años, y es­tu­dian­te del Li­ceo Ru­ral de San Isi­dro de León Cor­tés, no di­men­sio­nó, de pri­me­ra en­tra­da, lo que sig­ni­fi­ca­ba es­te lo­gro.

“Yo es­ta­ba en el ca­fe­tal cuan­do me en­tró una lla­ma­da. Aten­dí y me di­je­ron del 900. Yo pen­sé que era co­mo sa­car­me un 100 en cual­quier otro exa­men”, re­cor­dó el jo­ven.

Otra his­to­ria so­bre­sa­lien­te es la de Ma­ría Jo­sé Mi­ran­da, de 21 años. Es­ta jo­ven cre­ció en me­dio de dos par­ques na­cio­na­les: el Vol­cán Poás y el Brau­lio Ca­rri­llo. La gran can­ti­dad de ani­ma­les y la ve­ge­ta­ción de su tie­rra mar­ca­ron, des­de muy pe­que­ña, su vo­ca­ción por la ve­te­ri­na­ria . Aho­ra con la prue­ba de ad­mi­sión de la UNA ga­na­da, no du­da de que po­drá con­cre­tar sus an­he­los.

“Des­de pe­que­ñi­ta me gus­ta mu­cho cui­dar a los ani­ma­les. An­tes de es­to, es­tu­ve es­tu­dian­do Ad­mi­nis­tra­ción en la UNED (Uni­ver­si­dad Es­ta­tal a Dis­tan­cia), so­lo pa­ra confirmar que no era lo mío. Aho­ra, más fe­liz no pue­do es­tar. Yo, du­ran­te un tiem­po, evi­té es­te exa­men por­que creí que iba a ne­ce­si­tar mu­chos pun­tos, y sin em­bar­go, aquí es­toy”, des­ta­có Mi­ran­da.

En­tre los ga­lar­do­na­dos se en­cuen­tra tam­bién Yel­tsin Mu­ñoz, ve­cino de San Ra­món de Ala­jue­la y quien es­tu­dió en el Li­ceo Noc­turno Ju­lián Vo­lio. Él es­tá por co­men­zar su pro­yec­to de di­se­ñar vi­deo­jue­gos, al in­cli­nar­se por la ca­rre­ra de Ingeniería In­for­má­ti­ca.

“Des­de chi­qui­ti­llo me en­can­ta­ban los vi­deo­jue­gos, pue­do de­cir que has­ta apren­dí a ha­blar in­glés con ellos”, co­men­ta el mu­cha­cho, de 25 años.

MELISSA FER­NÁN­DEZ

La UNA rin­dió ho­me­na­je, es­te jue­ves, a los es­tu­diaan­tes que ob­tu­vie­ron las me­jo­res no­tas de ad­mi­sión. Es­te es par­te del gru­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.