4.510

La Nacion (Costa Rica) - - ALDEA GLOBAL - AR­CHI­VO LN

Men­tir­le al doc­tor cuan­do es­te ha­ce una pre­gun­ta pue­de pa­re­cer una ma­la idea, pe­ro es la con­duc­ta de la ma­yo­ría de los pa­cien­tes cuan­do lle­gan a con­sul­ta.

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en Es­ta­dos Uni­dos, en­tre el 60% y el 80% de las per­so­nas no di­ce exac­ta­men­te la ver­dad cuan­do el mé­di­co les pre­gun­ta cuán­to ejer­ci­cio practica, qué co­mió los úl­ti­mos días o si es­tá to­man­do sus me­di­ca­men­tos, es de­cir, in­for­ma­ción re­le­van­te pa­ra su pro­pia sa­lud.

Ade­más, más de un ter­cio ad­mi­tió no de­cir na­da cuan­do es­tá en desacuer­do con las re­co­men­da­cio­nes mé­di­cas y va­rios di­je­ron que se que­dan ca­lla­dos aun cuan­do no en­ten­dían las ins­truc­cio­nes.

Pa­ra el es­tu­dio, se reali­zó una en­cues­ta na­cio­nal a dos ti­pos de pa­cien­tes: por un la­do, se les pre­gun­tó a 2.011 per­so­nas con una edad pro­me­dio de 36 años; por otro, a 2.499 per­so­nas de 61 años, en pro­me­dio.

Cuan­do se les pre­gun­tó por qué no de­cían la ver­dad, la ma­yo­ría di­jo que no que­ría ser juz­ga­da so­bre sus ma­los há­bi­tos de sa­lud. Ade­más, más de la mi­tad re­co­no­ció te­ner de­ma­sia­da Mer­cu­rio

Ra­zo­nes. Se­gún el doc­tor Fa­bián Mi­ran­da, sub­je­fe del ser­vi­cio de Me­di­ci­na In­ter­na del Hos­pi­tal Clí­ni­co de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, las per­so­nas mu­chas ve­ces no quie­ren de­cep­cio­nar al doc­tor o a sus pa­rien­tes que los acom­pa­ñan. “Por tra­tar de sa­tis­fa­cer las ex­pec­ta­ti­vas que hay so­bre ellos, van a in­ten­tar de­cir lo co­rrec­to. No hay una ma­la in­ten­ción real”, ase­gu­ró. Tam­bién es co­mún que es­to ocu­rra cuan­do hay una ne­ga­ción, por ejem­plo, un pa­cien­te con co­les­te­rol ele­va­do que no

per­so­nas fue­ron con­sul­ta­das pa­ra es­te es­tu­dio

Pa­pel del mé­di­co. Eso sí, se­gún el es­tu­dio, los pa­cien­tes no son los úni­cos que de­ben cam­biar.

“La for­ma co­mo los pro­vee­do­res de sa­lud es­tán co­mu­ni­can­do cier­tas si­tua­cio­nes pue­de cau­sar que los pa­cien­tes du­den si abrir­se o no. Es­to nos ha­ce pre­gun­tar­nos si hay al­gu­nas for­mas de en­tre­nar a los doc­to­res pa­ra ayu­dar­los a que los pa­cien­tes se sien­tan más có­mo­dos con ellos”, afir­mó la mé­di­ca An­ge­la Fa­ger­lin, quien tam­bién par­ti­ci­pó en el es­tu­dio.

Con ella coin­ci­de el doc­tor Ma­nuel Mo­reno, nu­trió­lo­go de la Red de Sa­lud UC Ch­ris­tus y je­fe del Pro­gra­ma de Obe­si­dad de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na UC.

“La re­la­ción en­tre mé­di­cos y pa­cien­tes de­be ser más em­pá­ti­ca, cer­ca­na, so­bre to­do pa­ra lo­gar un cam­bio en el es­ti­lo de vi­da. Tam­bién hay que preo­cu­par­se del len­gua­je, pa­ra que los pa­cien­tes pue­dan en­ten­der”, afir­mó Mo­reno.

Se­gún él, es cla­ve que ellos sean par­te de la de­ci­sión de la in­di­ca­ción que da el mé­di­co. “De­be­mos ha­cer­le pre­gun­tas. ¿Qué le pa­re­ce a us­ted? ¿Es­tá de acuer­do? Lo peor que se pue­de ha­cer es sa­car un pa­pel con un plan de ali­men­ta­ción he­cho y de­cir­le que lo si­ga. Por­que si el pa­cien­te no se sien­te in­clui­do en la de­ci­sión, va a desis­tir”, pun­tua­li­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.