Ti­ca tra­ba­jó pa­ra Trump, sin pa­pe­les, du­ran­te 3 años

‘The New York Ti­mes’ re­ve­ló que mu­ca­ma la­bo­ró en club de golf

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - SAN­DRA DÍAZ

La cos­ta­rri­cen­se San­dra Díaz, de 46 años, tra­ba­jó co­mo mu­ca­ma en el club de golf del pre­si­den­te Do­nald Trump, ubi­ca­do en Bed­mins­ter, Nue­va Jer­sey, mien­tras ella te­nía una con­di­ción mi­gra­to­ria irre­gu­lar, en­tre el 2010 y el 2013.

El dia­rio The New York Ti­mes

dio a co­no­cer el ca­so en un re­por­ta­je de es­te jue­ves, en el cual tam­bién re­la­ta la his­to­ria de Vic­to­ri­na Mo­ra­les, gua­te­mal­te­ca que ha la­bo­ra­do co­mo ama de lla­ves del club por más de cin­co años.

La ti­ca, quien aho­ra es re­si­den­te le­gal en Es­ta­dos Uni­dos, afir­mó que du­ran­te su es­tan­cia en el ex­clu­si­vo cen­tro, pre­sen­ció la con­tra­ta­ción de mu­chas per­so­nas que no te­nían per­mi­sos mi­gra­to­rios.

Am­bas mu­je­res for­ma­ron par­te de ese gru­po de em­plea­dos con­tra­ta­dos pa­ra lim­pie­za, man­te­ni­mien­to y pai­sa­jis­mo, aun­que ellas no de­ta­lla­ron cuán­tas per­so­nas eran.

El ar­tícu­lo ade­más in­di­ca que no exis­te evi­den­cia de que Trump o eje­cu­ti­vos de Trump Or­ga­ni­za­tion su­pie­ran del es­ta­tus mi­gra­to­rio de las mu­je­res. Em­pe­ro, des­ta­ca que por lo me­nos dos su­per­vi­so­res en el club es­ta­ban al tan­to.

Tam­bién se­ña­la que to­ma­ron me­di­das pa­ra ayu­dar a los tra­ba­ja­do­res a no ser de­tec­ta­dos por las au­to­ri­da­des.

Trump hi­zo del te­ma de los mi­gran­tes sin pa­pe­les pie­dra an­gu­lar de su ad­mi­nis­tra­ción.

Asi­mis­mo, en cam­pa­ña pro­pu­so la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra con México.

In­clu­so, en la lu­cha elec­to­ral se ha­bía jac­ta­do de ha­ber usa­do un sis­te­ma de ve­ri­fi­ca­ción elec­tró­ni­ca, e-Ve­rify, pa­ra ga­ran­ti­zar que so­lo se con­tra­ta­ra a per­so­nas con pa­pe­les le­ga­les.

Re­la­tos. Mo­ra­les con­tó que un día, Trump la ayu­dó a lim­piar ven­ta­nas que ella no pu­do al­can­zar por su ba­ja es­ta­tu­ra y lue­go le dio $50, mien­tras Díaz re­ci­bió $100 lue­go de que el mag­na­te re­vi­sa­ra una ha­bi­ta­ción y que­da­ra sa­tis­fe­cho del tra­ba­jo.

“Las dos mu­je­res de­ci­die­ron con­tar su his­to­ria al sen­tir­se he­ri­das por co­men­ta­rios des­pec­ti­vos del pre­si­den­te so­bre los in­mi­gran­tes sin do­cu­men­tos”, di­jo en Twit­ter Mi­riam Jor­dan, au­to­ra del ar­tícu­lo.

Mo­ra­les in­di­có al dia­rio que in­clu­so eva­lúa pre­sen­tar una de­man­da por abu­so la­bo­ral y dis­cri­mi­na­ción.

FO­TO PU­BLI­CA­DA POR ‘THE NEW YORK TI­MES’

TO­MA­DA DE ‘THE NEW YORK TI­MES’

San­dra Díaz aho­ra es re­si­den­te le­gal en EE. UU. pe­ro no lo era cuan­do tra­ba­jó en el club Bed­mins­ter, en Nue­va Jer­sey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.