‘La pa­la­bra da­ño no la pue­do acep­tar; no hu­bo da­ño’

Gil­berth Díaz, pre­si­den­te del SEC, sos­tie­ne que la huel­ga no per­ju­di­có el sis­te­ma edu­ca­ti­vo del país

La Nacion (Costa Rica) - - EL PAÍS - Daniela Cer­das E. daniela.cer­[email protected]

Ape­sar de que la ma­yo­ría de es­tu­dian­tes del país de­ja­ron de re­ci­bir cla­ses des­de el 10 de se­tiem­bre, de­bi­do a la huel­ga, y que más 79.000 alum­nos se que­da­ron sin re­ci­bir ali­men­ta­ción por­que los cen­tros edu­ca­ti­vos es­ta­ban ce­rra­dos, el pre­si­den­te del SEC, Gil­berth Díaz, no acep­ta la pa­la­bra “da­ño” cuan­do de re­fe­rir­se a es­te mo­vi­mien­to se tra­ta.

Díaz con­ver­só con La Na­ción es­te miér­co­les, lue­go de la ci­ta que tu­vo con el mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Édgar Mo­ra, en la cual se sen­ta­ron a in­ten­tar or­ga­ni­zar el cur­so lec­ti­vo 2019.

El Sin­di­ca­to de Edu­ca­do­res Cos­ta­rri­cen­ses (SEC) de­pu­so la huel­ga el vier­nes pa­sa­do, al acep­tar un acuer­do con el je­rar­ca de Edu­ca­ción.

El sin­di­ca­lis­ta con­si­de­ra que “no hu­bo da­ño” al sis­te­ma edu­ca­ti­vo, a pe­sar de que es­to ge­ne­ró atra­sos en la en­tre­ga de no­tas, los es­tu­dian­tes de úl­ti­mo año de co­le­gio no tu­vie­ron pre­pa­ra­ción pa­ra las prue­bas de Ba­chi­lle­ra­to y se com­pli­có la tra­mi­ta­ción de be­cas pa­ra 22.000 es­tu­dian­tes po­bres.

Es­te es un ex­trac­to de la en­tre­vis­ta.

--- Cuan­do el SEC de­pu­so la huel­ga, hu­bo mu­chas ame­na­zas de do­cen­tes en re­des so­cia­les de que iban a des­afi­liar­se del sin­di­ca­to. ¿Qué re­por­te tie­ne us­ted?

---

En es­to se han ju­ga­do mu­chos in­tere­ses gre­mia­les. Mu­cha gen­te no com­pren­dió o ana­li­zó pro­pia­men­te la si­tua­ción, los es­ce­na­rios ac­tua­les. Y sí, al to­mar la de­ci­sión de ha­cer un le­van­ta­mien­to, hu­bo ame­na­zas de re­nun­cias y to­do lo de­más, pue­do de­cir que, gra­cias a Dios, el re­por­te que te­ne­mos es gen­te que más bien se afi­lió, pa­ra es­tar más se­gu­ros de que que­rían vol­ver y te­ner una pro­tec­ción. Sí hu­bo des­afi­lia­cio­nes, cla­ro que sí, pe­ro ha subido el por­cen­ta­je de afi­lia­cio­nes.

”El pro­ble­ma que se ha da­do es, con las re­des so­cia­les, de te­ner ate­mo­ri­za­do al Ma­gis­te­rio. Hay mu­cha gen­te que quie­re vol­ver, pe­ro se di­ce que, si vuel­ve, va a ser san­cio­na­da”.

--- ¿In­flu­yó, pa­ra de­po­ner la huel­ga, que no se pue­de es­tar en va­ca­cio­nes y en huel­ga al mis­mo tiem­po?

---

El SEC hi­zo una va­lo­ra­ción de los es­ce­na­rios; el mo­ti­vo de huel­ga ya no exis­tía. Si po­nía­mos por de­lan­te la de­cla­ra­to­ria de la huel­ga, si es le­gal o ile­gal, tam­po­co ha­bía por qué es­tar es­pe­ran­do. Es­tar en huel­ga o tra­ba­jan­do, la re­so­lu­ción iba a sa­lir y no­so­tros te­ne­mos la fun­da­men­ta­ción de que, aun­que sal­ga ile­gal, no va a ha­ber re­ba­jo de sa­la­rios de acuer­do.

--- ¿A qué se re­fie­re us­ted con que hay in­tere­ses gre­mia­les de man­te­ner es­ta huel­ga? ---

To­dos bus­ca­mos quién tie­ne la ma­yor afi­lia­ción. Por un pa­so que se con­si­de­re mal da­do, eso va a ser­vir pa­ra que uno u otro jale agua a sus mo­li­nos.

--- ¿Eso qué sig­ni­fi­ca, que los sin­di­ca­tos veían una ame­na­za en sa­lir­se de la huel­ga pa­ra no per­der afi­lia­ción?

---

Pues sí, di­ga­mos, pe­ro eso no ju­gó. Tal vez no se ma­ne­jó muy bien la in­for­ma­ción de que te­nías en ries­go tu sa­la­rio si re­gre­sa­bas, eso es lo que se ha ju­ga­do. Tan­ta opi­nión di­fe­ren­te en las re­des es lo que po­nía en una po­si­ción in­cier­ta a los com­pa­ñe­ros. Ya no ha­bía un mo­ti­vo de huel­ga, eso es una de las va­lo­ra­cio­nes que nues­tra di­ri­gen­cia hi­zo. Aquí es pro­te­ger los in­tere­ses del Ma­gis­te­rio y los in­tere­ses del ni­ño.

--- Pa­ra us­te­des, lo que hi­cie­ron los do­cen­tes fue muy va­lien­te, pe­ro pa­ra la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral, la ima­gen del do­cen­te que­dó muy da­ña­da.

---

Muy da­ña­da. Pue­do de­cir que el Ma­gis­te­rio ha cam­bia­do y eso es de va­lo­rar, esa es una ac­ción he­roi­ca lo que han he­cho. Po­de­mos de­cir que es­te mo­vi­mien­to fue cre­cien­do y sien­do apo­ya­do por la po­bla­ción, y la po­bla­ción se va a dar cuen­ta de que tu­vi­mos la ra­zón cuan­do ya sien­tan el pe­so de los cam­bios con es­te pro­yec­to (de re­for­ma fis­cal).

”Des­pués, cla­ro, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en su ma­yo­ría, que res­pon­den a los in­tere­ses de es­tos sec­to­res, em­pe­za­ron una cam­pa­ña muy ne­ga­ti­va con­tra el Ma­gis­te­rio. Pue­do de­cir que que­dó un po­co da­ña­da la ima­gen, pe­ro que­da en al­to el es­pí­ri­tu de lu­cha que tie­ne el ma­gis­te­rio”.

--- ¿Qué res­pon­sa­bi­li­dad tie­ne el Ma­gis­te­rio por el da­ño que hi­zo la huel­ga al sis­te­ma edu­ca­ti­vo?

---

La pa­la­bra ‘da­ño’ no te la pue­do acep­tar, por­que no hu­bo da­ño. Hay un ma­gis­te­rio muy pro­fe­sio­nal y, en­tre esos acuer­dos que es­tán ahí, es­tán las for­mas de có­mo res­ta­ble­cer eso que se que­dó sin dar. Po­de­mos de­cir que ya es­ta­mos con­clu­yen­do con el se­gun­do tri­mes­tre, muy avan­za­dos con el ter­ce­ro, en­ton­ces, no es tan­to lo que se de­jó de ver. Con es­te acuer­do, hay co­sas que es­tán es­ta­ble­ci­das pa­ra re­cu­pe­rar un po­co eso y va a con­ti­nuar en el 2019.

”Nues­tro Ma­gis­te­rio, por su ca­pa­ci­dad que tie­ne de es­tra­te­gia, lo va a res­ta­ble­cer, le pue­do de­cir que en el pri­mer tri­mes­tre del 2019. Pe­ro no me le pon­ga ‘da­ño’”.

--- ¿Qué ga­na­ron los sin­di­ca­tos y los do­cen­tes con la huel­ga? Al fi­nal ,el plan fis­cal se apro­bó. ---

Se ar­ti­cu­ló la uni­dad sin­di­cal y ma­gis­te­rial, se uni­fi­ca­ron es­tra­te­gias de lu­cha, la ca­pa­ci­dad de pre­sen­tar pro­pues­tas fun­da­men­ta­das téc­ni­ca­men­te. Se co­lo­có en es­ce­na pú­bli­ca la dis­cu­sión so­bre un plan fis­cal que no era co­no­ci­do por una ge­ne­ra­li­dad de la po­bla­ción.

JEFFREY ZA­MO­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.