Ti­ca que tra­ba­jó pa­ra Trump: ‘No es tiem­po de que­dar­se ca­lla­da’

→ Cos­ta­rri­cen­se re­co­no­ce la ‘di­fí­cil’ si­tua­ción que vi­ven los mi­gran­tes en ese país y pre­ten­de vi­si­bi­li­zar su im­por­tan­cia en esa gran eco­no­mía

La Nacion (Costa Rica) - - EL MUNDO - Ch­ris­ti­ne Jen­kins ch­ris­ti­ne.jen­[email protected]

“Ya no es tiem­po de que­dar­se ca­lla­da. Es ho­ra de de­jar de es­con­der­se, es­pe­cial­men­te pa­ra mí (...). To­dos los que vie­nen a es­te país (Es­ta­dos Uni­dos), aman a es­te país y yo amo a es­te país”.

Así jus­ti­fi­có la cos­ta­rri­cen­se San­dra Díaz (46) por qué re­ve­ló que tra­ba­jó du­ran­te tres años en un club de golf pro­pie­dad del hoy pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, mien­tras te­nía con­di­ción mi­gra­to­ria irre­gu­lar.

Pa­ra ella, era una obli­ga­ción re­la­tar su his­to­ria, an­te la di­fí­cil si­tua­ción que vi­ven los in­mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos, es­pe­cial­men­te aque­llos que vie­nen de La­ti­noa­mé­ri­ca.

El te­ma de los mi­gran­tes sin pa­pe­les es la pie­dra an­gu­lar de la ad­mi­nis­tra­ción de Trump, quien im­pul­sa la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra con México. In­clu­so, el man­da­ta­rio se jac­tó, du­ran­te la pa­sa­da cam­pa­ña elec­to­ral, de ha­ber uti­li­za­do un sis­te­ma de ve­ri­fi­ca­ción elec­tró­ni­ca, e-Ve­rify, pa­ra ga­ran­ti­zar que en sus em­pre­sas so­lo se con­tra­ta­ba a per­so­nas con es­ta­tus mi­gra­to­rio le­gal.

En me­dios. La cos­ta­rri­cen­se con­ce­dió esas de­cla­ra­cio­nes du­ran­te una en­tre­vis­ta en un no­ti­cie­ro de la ca­de­na NBC, jun­to a la gua­te­mal­te­ca Vic­to­ri­na Mo­ra­les, lue­go de que am­bas con­ta­ran su his­to­ria al pe­rió­di­co The New York Ti­mes, el pa­sa­do jue­ves.

Otros me­dios, co­mo Uni­vi­sión y CNN, re­pro­du­je­ron sus tes­ti­mo­nios, o bien, el de su abo­ga­do, Aní­bal Ro­me­ro.

Las dos cen­troa­me­ri­ca­nas tra­ba­ja­ron co­mo mu­ca­mas, sin te­ner un per­mi­so mi­gra­to- rio, en uno de los clu­bes pre­fe­ri­dos de Trump, ubi­ca­do en Bed­mins­ter, Nue­va Jer­sey.

No obs­tan­te, el ca­so de la gua­te­mal­te­ca es más de­li­ca­do, ya que ella todavía tra­ba­ja­ba allí cuan­do se pu­bli­có el re­por­ta­je y si­gue sin le­ga­li­zar su con­di­ción mi­gra­to­ria, aun­que ya ini­ció el pro­ce­so pa­ra pe­dir asi­lo en Es­ta­dos Uni­dos.

“Sé que de es­to sal­drán co­sas bue­nas (...). La si­tua­ción de los in­mi­gran­tes, en es­te mo­men­to, es muy di­fí­cil”, ase­gu­ró Díaz, quien quie­re vi­si­bi­li­zar la la­bor que rea­li­zan los mi­gran­tes y la im­por­tan­cia que tie­nen en la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se.

En es­pe­cial, abo­ga por los tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos que tam­bién for­ma­ban par­te del gru­po de lim­pie­za, man­te­ni­mien­to y pai­sa­jis­mo del club en Bed­mins­ter, aun­que ni ella ni Vic­to­ri­na Mo­ra­les re­ve­la­ron el nú­me­ro de co­la­bo­ra­do­res con­tra­ta­dos en esa con­di­ción.

Las mu­je­res di­je­ron que los ac­tua­les tra­ba­ja­do­res del club de golf te­mían que hu­bie­se des­pi­dos lue­go de la pu­bli­ca­ción de los re­por­ta­jes.

A pe­sar de los ries­gos, Díaz di­jo que sa­bía que no era el mo­men­to de guar­dar silencio.

Su his­to­ria. En una en­tre­vis­ta por se­pa­ra­do con la ca­de­na CNN, el abo­ga­do Aní­bal Ro­me­ro, quien re­pre­sen­ta a las mu­je­res en asun­tos mi­gra­to­rios, con­tó que Díaz en­tró al país con una vi­sa de tu­ris­ta, la cual no permite que­dar­se la­bo­ran­do.

Sin em­bar­go, la hi­ja de Díaz se con­vir­tió en ciu­da­da­na es­ta­dou­ni­den­se y lue­go ayu­dó a su ma­má pa­ra tam­bién le­ga­li­zar su es­ta­tus.

Ro­me­ro las lla­mó “las hé­roes del mo­men­to” por con­tar la his­to­ria de las tra­ba­ja­do­ras in­do­cu­men­ta­das en el país nor­te­ame­ri­cano.

NBC

San­dra Díaz (der.) y la gua­te­mal­te­ca Vic­to­ri­na Mo­ra­les, quien tra­ba­jó en el mis­mo club de Do­nald Trump, brin­da­ron de­cla­ra­cio­nes al no­ti­cie­ro NBC News lue­go de con­tar su his­to­ria a The New York Ti­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.