Con­flic­tos am­bien­ta­les, ¿de las ca­lles a los tri­bu­na­les?

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Jorge Ca­bre­ra Me­da­glia Luis Me­sa­lles lme­sa­[email protected]­ana­li­sis.org

El más re­cien­te In­for­me del Es­ta­do de la Na­ción, pre­sen­ta­do en no­viem­bre, brin­da nue­va in­for­ma­ción so­bre una te­má­ti­ca de in­te­rés na­cio­nal: las mo­di­fi­ca­cio­nes a la for­ma co­mo se di­ri­men las dispu­tas am­bien­ta­les.

Co­mo lo re­co­no­ce el do­cu­men­to, a con­se­cuen­cia de una me­jor or­ga­ni­za­ción y la preo­cu­pa­ción por la pro­tec­ción del am­bien­te, tan­to por gru­pos co­mu­na­les co­mo por am­bien­ta­lis­tas en for­ma in­di­vi­dual, du­ran­te el pe­río­do 2010-2016 se re­gis­tró uno de los pi­cos más al­tos en con­flic­tos am­bien­ta­les. En to­tal, se re­por­ta­ron un pro­me­dio de 43 ac­cio­nes co­lec­ti­vas (dis­tin­tas for­mas de mo­vi­li­za­ción, pro­tes­tas y de­nun­cias).

En el 2017 fue­ron 26, lo que sig­ni­fi­có un des­cen­so en seis años de gran­des con­flic­tos, aun­que la ci­fra se man­tie­ne al­ta co­mo pro­por­ción del to­tal de pro­tes­tas ocu­rri­das en el país, pues re­pre­sen­tan, apro­xi­ma­da­men­te, un 15 %.

No re­sul­ta sen­ci­llo en­con­trar ex­pli­ca­cio­nes a la dis­mi­nu­ción, que tam­bién se ha cons­ta­ta­do pa­ra otros ti­pos de pro­tes­tas des­de el 2014. No obs­tan­te, una ra­zón plau­si­ble ra­di­ca en la in­cli­na­ción de los in­tere­sa­dos ha­cia la ju­di­cia­li­za­ción de los con­flic­tos am­bien­ta­les, los cua­les ter­mi­nan su­je­tos a pro­ce­sos en se­des ju­di­cia­les, es­pe­cial­men­te la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal y los tri­bu­na­les con­ten­cio­sos, de ma­ne­ra que re­sul­ta más com­ple­jo iden­ti­fi­car­los. In­clu­so, en el fu­tu­ro, el aba­ni­co de op­cio­nes ju­di­cia­les se abre, aún más, an­te la re­cien­te crea­ción –li­mi­ta­da a al­gu­nas con­tro­ver­sias pun­tua­les– de un trá­mi­te es­pe­cí­fi­co pa­ra ca­sos am­bien­ta­les en el nue­vo Có­di­go Pro­ce­sal Agra­rio apro­ba­do es­te año.

En sín­te­sis, los con­flic­tos am­bien­ta­les y la bús­que­da de so­lu­cio­nes por me­dio de me­ca­nis­mos le­ga­les se ha man­te­ni­do co­mo una cons­tan­te. A la vez, se ha no­ta­do un sig­ni­fi­ca­ti­vo in­cre­men­to de la com­ple­ji­dad téc­ni­ca, le­gal, so­cial y eco­nó­mi­ca aso­cia­da a es­tos.

Com­ple­men­tos.

En es­te or­den de ideas, es po­si­ble adi­cio­nar al­gu­nos fac­to­res que com­ple­men­tan los ha­llaz­gos del in­for­me:

La apro­ba­ción de nue­va le­gis­la­ción (unas 110 nor­mas de ca­rác­ter am­bien­tal du­ran­te el 2017 y el pri­mer cuar­to del 2018) re­fle­ja la di­ná­mi­ca pre­sen­te des­de ha­ce va­rios años pa­ra acre­cen­tar el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co en es­ta ma­te­ria. Usual­men­te, ello trae apa­re­ja­do un in­cre­men­to en las obli­ga­cio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción ac­ti­va pa­ra efec­tuar con­trol pre­ven­ti­vo (me­dian­te au­to­ri­za­cio­nes) y de fis­ca­li­za­ción, sin que, en ge­ne­ral, ha­ya au­men­ta­do el pre­su­pues­to y el per­so­nal o sin iden­ti­fi­car fuen­tes es­pe­cí­fi­cas de fi­nan­cia­mien­to.

Los pro­yec­tos y uso de la tie­rra he­chos por ac­to­res pri­va­dos cons­ti­tu­yen una fuente de con­flic­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos; sin em­bar­go, la ac­tua­ción y la re­gu­la­ción es­ta­tal gra­dual­men­te ha con­tri­bui­do tam­bién a ge­ne­rar con­tro­ver­sias de di­fe­ren­te ti­po y al­can­ce, al­gu­nas de es­tas (agua en Sar­di­nal y Ate­nas) se ma­ni­fies­tan por me­dio de pro­tes­tas pú­bli­cas, pe­ro otras, es­pe­cial­men­te las de­ri­va­das de la pro­mul­ga­ción de nue­va nor­ma­ti­va am­bien­tal, se tras­la­dan a los tri­bu­na­les.

Es­te úl­ti­mo su­pues­to es fá­cil de ilus­trar con ejem­plos. Si se es­tu­dian los dos años an­te­rio­res, se cons­ta­ta có­mo los in­ten­tos por pro­mul­gar nue­va le­gis­la­ción han oca­sio­na­do al­gún ti­po de dispu­ta en­tre di­ver­sos sec­to­res e in­clu­so en­tre los miem­bros de un mis­mo gru­po. Pa­ra ci­tar cier­tos ca­sos que han ter­mi­na­do en los tri­bu­na­les, sean re­suel­tos o pen­dien­tes, te­ne­mos: el de­cre­to que au­to­ri­za la coin­ci­ne­ra­ción de re­si­duos pa­ra ge­ne­rar ener­gía (ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de­cla­ra­da sin lu­gar) que con­fron­tó al sec­tor pri­va­do y al es­ta­tal (mu­ni­ci­pal) con el am­bien­tal; el re­gla­men­to que re­va­li­da el nue­vo re­gla­men­to de re­gis­tro de agro­quí­mi­cos, que mos­tra­ron po­si­cio­nes di­ver­gen­tes de la De­fen­so­ría de los Ha­bi­tan­tes y ONG ha­cia las pro­pues­tas del Es­ta­do (res­pal­da­das por al­gu­nos sec­to­res pro­duc­ti­vos agrí­co­las); re­for­mas a las au­to­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y cien­tí­fi­cas res­pec­to a es­pe­cies ma­ri­nas de in­te­rés pes­que­ro in­clui­das en el Con­ve­nio Ci­tes, las cua­les son ac­tual­men­te ob­je­to de un pro­ce­so con­ten­cio­so, im­pul­sa­das por el In­co­pes­ca, el MAG y el Mi­nae, y dispu­tadas por la so­cie­dad ci­vil; el nue­vo re­gla­men­to de la Ley de Con­ser­va­ción de Vi­da Sil­ves­tre emi­ti­do con ca­si cua­tro años de atra­so, cu­ya ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad fue de­cla­ra­da sin lu­gar ha­ce po­cos días y ha en­fren­ta­do la opo­si­ción de or­ga­ni­za­cio­nes vin­cu­la­das con el tu­ris­mo dis­con­for­me con las res­tric­cio­nes con­te­ni­das en es­te; y pa­ra ter­mi­nar es­ta bre­ve lis­ta, el Pro­yec­to de Ley sus­ti­tu­ti­vo de Ges­tión In­te­gral del Re­cur­so Hí­dri­co apro­ba­do en pri­mer de­ba­te y cu­ya con­sul­ta fue de­cla­ra­da ineva­cua­ble por la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal por trans­gre­sión del trá­mi­te de ini­cia­ti­va po­pu­lar, si­tua­ción que, a di­fe­ren­cia de otras, ha en­fren­tan­do fuer­te­men­te a or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­lis­tas en­tre sí, con re­la­ción a la con­ve­nien­cia y cons­ti­tu­cio­na­li­dad del tex­to apro­ba­do.

No en vano, múl­ti­ples dis­po­si­cio­nes se­cun­da­rias re­la­cio­na­das con el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial han ter­mi­na­do o se en­cuen­tran en la Sa­la, in­clu­yen­do las re­la­ti­vas a sim­pli­fi­ca­ción de re­qui­si­tos e in­for­ma­ción pa­ra la apro­ba­ción de los ur­gen­tes pla­nes re­gu­la­do­res.

Ac­cio­nes de la Sa­la.

Mien­tras tan­to, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, se no­ta una lí­nea ju­ris­pru­den­cial de la Sa­la –por aho­ra aún de mi­no­ría, pe­ro su­je­ta a cam­bios se­gún la in­te­gra­ción fi­nal de es­te ór­gano– de re­cha­zar el uso del am­pa­ro, ex­cep­to en si­tua­cio­nes muy ca­li­fi­ca­das, tra­tán­do­se de vio­la­cio­nes al de­re­cho a un am­bien­te sano.

De pre­do­mi­nar es­ta te­sis, po­dría con­lle­var un obs­tácu­lo adi­cio­nal pa­ra el ac­ce­so a la jus­ti­cia, da­do que, an­te tal de­ci­sión, se obli­ga­ría al ciu­da­dano a acu­dir a la ju­ris­dic­ción or­di­na­ria con los con­si­guien­tes cos­tos y com­ple­ji­dad aso­cia­dos.

To­do pa­re­ce in­di­car que en el fu­tu­ro cer­cano con­ti­nua­rá la ten­den­cia a ju­di­cia­li­zar los con­flic­tos am­bien­ta­les, con una ma­yor in­ter­ven­ción del Es­ta­do en su ge­ne­ra­ción (me­dian­te re­gu­la­cio­nes ema­na­das de es­te o por su inac­ción en la fis­ca­li­za­ción y con­trol) y con un po­ten­cial es­ce­na­rio pa­ra res­trin­gir al­gu­nos de los me­ca­nis­mos exis­ten­tes de ac­ce­so a la jus­ti­cia pa­ra re­sol­ver­los.

Cuan­do el go­bierno ce­le­bra­ba el pa­so da­do ha­cia la so­lu­ción del pro­ble­ma fis­cal por el re­fren­do de la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal, la apro­ba­ción de la Ley pa­ra el For­ta­le­ci­mien­to de las Fi­nan­zas Pú­bli­cas en la Asam­blea y la reac­ción po­si­ti­va de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, la re­ba­ja en la ca­li­fi­ca­ción de la deu­da por par­te de Moody’s ca­yó co­mo un bal­de de agua fría.

La agen­cia calificadora ba­sa su es­ti­ma­ción en que, aun con el plan fis­cal, el go­bierno se­gui­rá te­nien­do pro­ble­mas pa­ra pa­gar la cre­cien­te deu­da. Pri­me­ro, por­que ya de to­dos mo­dos el Es­ta­do vie­ne ha­ce ra­to en nú­me­ros crí­ti­cos. El pa­go de in­tere­ses se lle­va una cuar­ta par­te de los im­pues­tos que re­cau­da Tri­bu­ta­ción Di­rec­ta y el ser­vi­cio de la deu­da com­pro­me­te ¢1 de ca­da ¢8 de la pro­duc­ción anual del país.

Se­gun­do, por­que, en bue­na me­di­da, Moody’s con­si­de­ra que Cos­ta Ri­ca ha lle­ga­do a una si­tua­ción muy crí­ti­ca, por lo di­fí­cil que es el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. El atra­so su­fri­do en la apro­ba­ción del plan fis­cal hi­zo que el pro­ble­ma cre­cie­ra ex­po­nen­cial­men­te. Y, lue­go, cuan­do se apro­bó, re­sul­ta que no es su­fi­cien­te.

■■■ ECO­NO­MIS­TA

Bue­na par­te de la re­duc­ción es­pe­ra­da del dé­fi­cit pro­vie­ne de una me­nor ta­sa de cre­ci­mien­to del gas­to y no de un re­cor­te, por lo cual el efec­to es­pe­ra­do to­ma­rá mu­cho tiem­po en mos­trar­se. Moody’s cal­cu­la que la deu­da tar­da­rá al me­nos cin­co años en es­ta­bi­li­zar­se.

Pe­ro, ade­más, la apli­ca­ción gra­dual de las re­for­mas abre la po­si­bi­li­dad pa­ra que gru­pos de pre­sión, afec­ta­dos por las me­di­das de con­ten­ción, se opon­gan. Y, da­do el his­to­rial obs­truc­cio­nis­ta de al­gu­nos de esos pe­que­ños gru­pos, la calificadora du­da de que el go­bierno lo­gre al­can­zar sus pro­yec­cio­nes de re­duc­ción del dé­fi­cit. De ahí que ba­ja dos es­ca­lo­nes a la ca­li­fi­ca­ción de la deu­da ex­ter­na cos­ta­rri­cen­se: pa­só de una ca­te­go­ría con gra­do de no in­ver­sión (bo­nos “ba­su­ra”) a una ca­te­go­ría al­ta­men­te es­pe­cu­la­ti­va (bo­nos “más ba­su­ra”).

Con di­cha re­ba­ja, Moody’s en­vía el men­sa­je de que la ad­mi­nis­tra­ción de Car­los Al­va­ra­do aún de­be de­mos­trar su com­pro­mi­so con la to­ma de de­ci­sio­nes que fal­tan pa­ra con­so­li­dar la so­lu­ción fis­cal. Que, an­te la crí­ti­ca si­tua­ción que en­fren­ta el país, lo he­cho has­ta aho­ra no al­can­za. Se re­quie­ren de me­di­das más fuer­tes, con im­pac­tos in­me­dia­tos, que re­cor­ten el dé­fi­cit de una ma­ne­ra más rá­pi­da.

Lo que Moody’s no en­tien­de es que en es­te país nos gus­ta ha­cer las co­sas con cal­ma. “A la ti­ca”. Sin ha­cer mu­chas olas pa­ra que na­die se mo­les­te.

Du­ran­te el pe­río­do 20102016 se re­gis­tró uno de los pi­cos más al­tos en con­flic­tos am­bien­ta­les

SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.