Las con­se­cuen­cias le­ta­les de cla­si­fi­car mal a los del­fi­nes

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE -

PRIN­CE­TON – La ca­za anual de del­fi­nes en la ciu­dad ja­po­ne­sa de Tai­ji co­men­zó en se­tiem­bre. Pa­ra mar­zo, a pe­sar de la con­de­na glo­bal y de las cre­cien­tes crí­ti­cas de los pro­pios ciu­da­da­nos de Ja­pón, apro­xi­ma­da­men­te 1.500 del­fi­nes ha­brán si­do aco­rra­la­dos en una ca­la an­gos­ta y ase­si­na­dos a pu­ña­la­das.

Tai­ji no es el úni­co lu­gar don­de se ca­zan del­fi­nes. Las is­las Fe­roe, las is­las Sa­lo­món, Groen­lan­dia, Ru­sia, Indonesia, Pe­rú y Ca­na­dá tam­bién son si­tios don­de se les ma­ta. Las ma­yo­res ca­ce­rías, sin em­bar­go, se pro­du­cen en Ja­pón, don­de los pes­ca­do­res co­mer­cia­les con­si­de­ran que los del­fi­nes son pes­tes, por­que co­men pe­ces que tie­nen un al­to va­lor co­mer­cial. Du­ran­te las ca­ce­rías, atra­pan a los del­fi­nes, ven­den los “lin­dos” a par­ques ma­ri­nos y ma­tan al res­to por la car­ne. Se cal­cu­la que en los úl­ti­mos 70 años más de un mi­llón de ballenas, del­fi­nes y mar­so­pas han si­do ase­si­na­dos en aguas ja­po­ne­sas. In­for­mes in­di­can que mu­chas de las es­pe­cies de ce­tá­ceos que son blan­co de las ca­ce­rías cos­te­ras de Ja­pón nun­ca se re­cu­pe­ra­rán ni al­can­za­rán ni­ve­les sos­te­ni­bles.

Los in­ten­tos por de­cir que la ca­za de del­fi­nes en Tai­ji va en con­tra del de­re­cho in­ter­na­cio­nal has­ta aho­ra han si­do in­fruc­tí­fe­ros. Si bien la Co­mi­sión Ba­lle­ne­ra In­ter­na­cio­nal in­tro­du­jo una prohi­bi­ción de la ca­za co­mer­cial de ballenas, no hay nin­gún con­sen­so en­tre los paí­ses miem­bro en cuan­to a si la prohi­bi­ción se ex­tien­de a los pe­que­ños ce­tá­ceos co­mo los del­fi­nes.

En cual­quier ca­so, la prohi­bi­ción de la ca­za de ballenas co­mer­cial no im­pi­dió que la flo­ta ba­lle­ne­ra ja­po­ne­sa ma­ta­ra ballenas. Des­de que en­tró en vi­gor la prohi­bi­ción, Ja­pón ha ex­plo­ta­do un va­cío le­gal que per­mi­te la ma­tan­za de ballenas pa­ra “in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca”. La ca­za de ballenas co­mer­cial si­guió ba­jo la apa­rien­cia de cien­cia. Tan trans­pa­ren­te fue es­te en­ga­ño que Aus­tra­lia lle­vó a Ja­pón a la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia, con el ar­gu­men­to de que la prác­ti­ca ba­lle­ne­ra de Ja­pón no era cien­tí­fi­ca –y ga­nó–. Pe­ro si bien el ve­re­dic­to pue­de ha­ber­le in­fli­gi­do da­ño a la repu­tación de Ja­pón, hi­zo po­co por PE­TER SIN­GER

es pro­fe­sor de Bio­éti­ca en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, pro­fe­sor lau­rea­do en la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne y fun­da­dor de la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro The Li­fe You Can Sa­ve. Sus li­bros in­clu­yen “Ani­mal Li­be­ra­tion”, “Prac­ti­cal Et­hics”, “One World Now” y “The Most Good You Can Do”.

© Pro­ject Syn­di­ca­te 1995–2018 las ballenas por­que el go­bierno ja­po­nés aho­ra ha desa­rro­lla­do un pro­gra­ma de ca­za de en la An­tár­ti­ca nue­vo y su­pues­ta­men­te más cien­tí­fi­co. Du­ran­te las ca­ce­rías más re­cien­tes lle­va­das a ca­bo por Ja­pón en la An­tár­ti­da, 333 ballenas min­ke fue­ron ase­si­na­das, en­tre ellas, 120 pre­ña­das.

El otro pro­ble­ma de uti­li­zar el de­re­cho in­ter­na­cio­nal pa­ra im­pe­dir que los ja­po­ne­ses ma­ten a ce­tá­ceos es que no exis­te nin­gu­na po­lí­ti­ca mun­dial pa­ra im­ple­men­tar la prohi­bi­ción. La res­pon­sa­bi­li­dad de au­to­rre­gu­lar­se re­cae en los paí­ses miem­bro, y es al­go que mu­chas ve­ces no es­tán dis­pues­tos a ha­cer.

Por es­tas ra­zo­nes, Ac­ción por los Del­fi­nes, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro aus­tra­lia­na, y la Agen­cia de In­ves­ti­ga­ción de la Vi­da (LIA, por sus si­glas en in­glés), una en­ti­dad be­né­fi­ca ja­po­ne­sa, hoy es­tán in­ten­tan­do una nue­va es­tra­te­gia: una ac­ción le­gal en el pro­pio Ja­pón. Di­rán que las ca­ce­rías de del­fi­nes vio­lan la pro­pia le­gis­la­ción de pro­tec­ción ani­mal de Ja­pón. Si la Cor­te con­cuer­da, al go­bierno le re­sul­ta­rá más di­fí­cil no ha­cer cum­plir el dic­ta­men.

¿Los jue­ces de Ja­pón coin­ci­di­rán? Hay fuer­tes mo­ti­vos pa­ra creer que de­be­rían ha­cer­lo. Ja­pón tie­ne le­yes re­la­ti­va­men­te es­tric­tas que pro­te­gen el bie­nes­tar de los ani­ma­les. Por ejem­plo, la ma­yo­ría de los ma­mí­fe­ros de­ben ma­tar­se con un mé­to­do que mi­ni­mi­ce lo más po­si­ble su do­lor y su es­trés. Es­tas le­yes son si­mi­la­res a las re­gu­la­cio­nes im­ple­men­ta­das por la ma­yo­ría de los ma­ta­de­ros en el mundo in­dus­tria­li­za­do, que exi­gen que los ani­ma­les sean atur­di­dos –que que- den in­cons­cien­tes me­dian­te gas y que se los in­sen­si­bi­li­ce al do­lor– al mo­men­to de de­go­llar­los y de que “se de­san­gren”. Por su­pues­to, hay cir­cuns­tan­cias don­de el atur­di­mien­to fa­lla y se ma­ta a los ani­ma­les mien­tras es­tán ple­na­men­te cons­cien­tes; pe­ro cuan­do el atur­di­mien­to fun­cio­na co­rrec­ta­men­te, en efec­to re­du­ce el su­fri­mien­to de los ani­ma­les. Por el con­tra­rio, la téc­ni­ca uti­li­za­da pa­ra ma­tar a los del­fi­nes en Tai­ji no ha­ce nin­gún in­ten­to por mi­ni­mi­zar el su­fri­mien­to de los ani­ma­les. Los ani­ma­les no son atur­di­dos an­tes de la ma­tan­za. Un aná­li­sis de­ta­lla­do del mé­to­do de ma­tan­za que se uti­li­za en Tai­ji de­mues­tra que es­tá muy le­jos de los mé­to­dos acep­ta­dos pa­ra ma­tar a ani­ma­les en el mundo desa­rro­lla­do.

To­do el pro­ce­so de aco­rra­lar a los del­fi­nes en la ca­la, con­fi­nar­los y fi­nal­men­te ma­tar­los, lle­va ho­ras o has­ta días. Es­to sig­ni­fi­ca que, ade­más de la ago­nía de ser ase­si­na­dos, mu­chos de es­tos ani­ma­les su­ma­men­te so­cia­les es­tán, du­ran­te pe­río­dos pro­lon­ga­dos, en un es­ta­do de te­rror, oyen­do los so­ni­dos de los que son ase­si­na­dos an­tes que ellos y vien­do có­mo ma­tan bru­tal­men­te a los miem­bros de su fa­mi­lia y de su ma­na­da.

¿Por qué la le­gis­la­ción de bie­nes­tar ani­mal de Ja­pón no po­ne freno al su­fri­mien­to de los del­fi­nes, co­mo se­gu­ra­men­te lo ha­ría con mé­to­dos igual­men­te bru­ta­les pa­ra ma­tar a va­cas o cer­dos? Ac­ción por los Del­fi­nes y la LIA di­rán que la ley ja­po­ne­sa ha cla­si­fi­ca­do erró­nea­men­te a los del­fi­nes co­mo pe­ces en lu­gar de apli­car el es­tán­dar ma­yor de pro­tec­ción que la ley ja­po­ne­sa le asig­na a los ma­mí­fe­ros.

Es en­ten­di­ble que an­tes del de­sa­rro­llo de mé­to­dos cien­tí­fi­cos de cla­si­fi­ca­ción los ce­tá­ceos fue­ran agru­pa­dos jun­to con los pe­ces y no con los ma­mí­fe­ros. Aho­ra nues­tros co­no­ci­mien­tos son ma­yo­res y los de­nun­cian­tes ins­ta­rán a la Cor­te a adop­tar el en­ten­di­mien­to cien­tí­fi­co mo­derno de que los del­fi­nes son ma­mí­fe­ros y a dic­ta­mi­nar que de­be apli­car­se en­ton­ces el re­que­ri­mien­to de mi­ni­mi­zar el su­fri­mien­to de los ma­mí­fe­ros.

Si los del­fi­nes son re­co­no­ci­dos co­mo me­re­ce­do­res de pro­tec­ción ba­jo las le­yes de bie­nes­tar ani­mal de Ja­pón, el ho­rror del ti­po de ca­ce­ría que hoy ocu­rre en Tai­ji ten­drá que ter­mi­nar. Eso se­ría un avan­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra los del­fi­nes en Ja­pón, pe­ro no de­be­ría ser el fin de nues­tra preo­cu­pa­ción por la ma­tan­za de los del­fi­nes. Es­tos ani­ma­les in­te­li­gen­tes y cons­cien­tes de sí mis­mos vi­ven en gru­pos so­cia­les con re­la­cio­nes per­so­na­les com­ple­jas. Tie­nen un in­te­rés per­so­nal en se­guir vi­vien­do. Si no ne­ce­si­ta­mos ma­tar­los pa­ra so­bre­vi­vir, ¿por qué ten­dría­mos que ma­tar­los?

Si no ne­ce­si­ta­mos ma­tar­los pa­ra so­bre­vi­vir, ¿por qué ten­dría­mos que ma­tar­los?

.SHUT­TERS­TOCK

Pe­ter Sin­ger

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.