Ver­da­de­ro lí­mi­te a pen­sio­nes de lu­jo

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - P. 19

Los años de de­ba­te pú­bli­co y ju­di­cial crea­ron la apa­rien­cia de una re­for­ma. Los re­gí­me­nes de lu­jo cues­tan aún ¢1 bi­llón anual.

Lue­go de mu­cho de­ba­te, el to­pe fi­ja­do a las pen­sio­nes de lu­jo es tan al­to que su efec­to so­bre el gas­to es de ape­nas un 0,08 %. En otras pa­la­bras, los años de de­ba­te pú­bli­co y ju­di­cial so­lo crea­ron la apa­rien­cia de una re­for­ma. Los re­gí­me­nes de lu­jo to­da­vía cues­tan un bi­llón de co­lo­nes anua­les.

El to­pe de ¢2,7 mi­llo­nes fi­ja­do pa­ra las ju­bi­la­cio­nes del go­bierno y ex­dipu­tados su­pera en ¢1,1 mi­llo­nes la pen­sión má­xi­ma de la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial (CCSS), a la cual tie­ne ac­ce­so un re­du­ci­do nú­me­ro de be­ne­fi­cia­rios. Los re­gí­me­nes de lu­jo no so­lo dis­fru­tan un to­pe mu­cho más ge­ne­ro­so; tam­bién se lo con­ce­den a un por­cen­ta­je ma­yor de afi­lia­dos.

Esa es una de las in­cos­tea­bles de­sigual­da­des en­tre los re­gí­me­nes de lu­jo, di­se­ña­dos pa­ra be­ne­fi­ciar a unos po­cos, y el Ré­gi­men de In­va­li­dez, Ve­jez y Muer­te de la CCSS, al cual es­tá afi­lia­da la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción. Por eso y por la im­po­si­bi­li­dad de sos­te­ner los pri­vi­le­gios, exis­te un re­no­va­do es­fuer­zo, en va­rios fren­tes, pa­ra eli­mi­nar las dis­pa­ri­da­des.

Otra no­ta­ble iniqui­dad ocu­rre con las con­tri­bu­cio­nes es­ta­ta­les a los di­ver­sos re­gí­me­nes. El afi­lia­do del IVM apor­ta un 3,84 % del suel­do, el pa­trono un 5,08 % y el Es­ta­do un 1,24 %. Pe­ro en el Po­der Ju­di­cial, el Es­ta­do, co­mo pa­trono, apor­ta un 14,36 %. ¿Por qué la di­fe­ren­cia? Por­que el di­ne­ro de to­dos no per­te­ne­ce a na­die. No hay nin­gu­na bue­na ra­zón pa­ra que el Es­ta­do pri­vi­le­gie a un gru­po de ciu­da­da­nos por en­ci­ma de otros. En el ca­so del ma­gis­te­rio, la co­ti­za­ción pa­tro­nal es del 6,75 %.

La ló­gi­ca as­pi­ra­ción del su­per­in­ten­den­te de Pen­sio­nes, Ál­va­ro Ra­mos, es equi­pa­rar el to­pe de to­dos los re­gí­me­nes con el vi­gen­te pa­ra el IVM. Co­mo tam­po­co hay jus­ti­fi­ca­ción pa­ra la di­fe­ren­cia en las co­ti­za­cio­nes pa­tro­na­les, sal­vo el man­te­ni­mien­to de los pri­vi­le­gios mien­tras sea po­si­ble, un ele­men­tal sen­ti­do de jus­ti­cia fun­da­men­ta el ideal de em­pa­re­jar el te­rreno tam­bién en es­te ca­so. Las ur­gen­tes ra­zo­nes fis­ca­les y, de to­das for­mas, la im­po­si­bi­li­dad de sos­te­ner los re­gí­me­nes de lu­jo, son me­ras ra­zo­nes adi­cio­na­les.

Las ini­cia­ti­vas de re­for­ma tam­bién tie­nen la vis­ta pues­ta so­bre la edad de re­ti­ro. El co­mún de los ciu­da­da­nos se pen­sio­na a los 65 años, pe­ro en el ma­gis­te­rio la pen­sión se lo­gra a los 55 y en el go­bierno pue­de ob­te­ner­se a los 60. La ac­tual ex­pec­ta­ti­va de vi­da im­pli­ca que la exis­ten­cia co­mo pen­sio­na­do pue­de ser tan lar­ga o más que la de tra­ba­ja­dor ac­ti­vo. Por eso se es­tu­dia la idea de au­men­tar la edad de pen­sión en la Ca­ja, pa­ra no ha­blar de la ur­gen­cia de la me­di­da en re­gí­me­nes en los cua­les la ju­bi­la­ción se otor­ga cin­co o diez años an­tes.

Los cri­te­rios pa­ra ajus­tar el mon­to de las pen­sio­nes tam­po­co son pa­re­jos, así co­mo los mé­to­dos de cálcu­lo del be­ne­fi­cio ini­cial. El pro­ble­ma es­tá en el ta­pe­te por­que el país ha lle­ga­do al lí­mi­te y com­pren­de la im­po­si­bi­li­dad de sos­te­ner los pri­vi­le­gios re­par­ti­dos a lo lar­go de tan­tas dé­ca­das, pe­ro las pre­gun­tas esen­cia­les guar­dan re­la­ción con los prin­ci­pios de equi­dad y jus­ti­cia. ¿Por qué de­be re­ti­rar­se un tra­ba­ja­dor sa­lu­da­ble a edad más tem­pra­na que otro en las mis­mas con­di­cio­nes? ¿Có­mo se jus­ti­fi­ca la des­pro­por­cio­na­da con­tri­bu­ción del Es­ta­do a al­gu­nos re­gí­me­nes de pen­sio­nes? ¿Es el efec­to de la in­fla­ción dis­tin­to se­gún el ré­gi­men de ju­bi­la­cio­nes del pen­sio­na­do? ¿Có­mo se jus­ti­fi­ca la abis­mal di­fe­ren­cia en­tre los to­pes? ¿Por qué de­be ser dis­tin­ta la ba­se de cálcu­lo?

La uni­fi­ca­ción de los re­gí­me­nes de pen­sio­nes, más la po­si­bi­li­dad de una cuen­ta in­di­vi­dual de ré­gi­men vo­lun­ta­rio, es una pro­pues­ta inob­je­ta­ble des­de el pun­to de vis­ta fis­cal y, so­bre to­do, de la jus­ti­cia. Pa­ra las ju­bi­la­cio­nes con­ce­di­das an­tes de 1998, so­lo exis­te el re­me­dio de im­po­ner im­pues­tos has­ta del 55 %, pe­ro es ho­ra de re­de­fi­nir la si­tua­ción en ade­lan­te.

Los años de de­ba­te pú­bli­co y ju­di­cial so­lo crea­ron la apa­rien­cia de una re­for­ma. Los re­gí­me­nes de lu­jo to­da­vía cues­tan un bi­llón de co­lo­nes anua­les

La uni­fi­ca­ción de los re­gí­me­nes de pen­sio­nes, más la po­si­bi­li­dad de una cuen­ta in­di­vi­dual de ré­gi­men vo­lun­ta­rio, es una pro­pues­ta inob­je­ta­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.