¿Cuán­to da­ño pro­du­ce de­jar las au­las?

La Nacion (Costa Rica) - - FORO - Eric Scharf DI­REC­TI­VO DE CINDE

Po­cos re­tos son tan ne­ce­sa­rios de afron­tar en el mun­do co­mo ga­ran­ti­zar el de­re­cho a la edu­ca­ción a ni­ños y jó­ve­nes por­que po­si­bi­li­ta el ejer­ci­cio de los de­más de­re­chos hu­ma­nos.

Nues­tro país lo ha en­ten­di­do con cla­ri­dad y, por ello, en nues­tro ADN so­cial he­mos pri­vi­le­gia­do el de­sa­rro­llo de la po­bla­ción a tra­vés de la edu­ca­ción, en bus­ca de man­te­ner a ni­ños y jó­ve­nes en las au­las pa­ra que sean ciu­da­da­nos em­po­de­ra­dos y ad­quie­ran ca­pa­ci­da­des crí­ti­cas pa­ra apor­tar al país y go­zar de una me­jor ca­li­dad de vi­da.

Los tres me­ses de sus­pen­sión de lec­cio­nes en el 2018 de­ben do­ler­nos y preo­cu­par­nos, pues han te­ni­do efec­tos a cor­to pla­zo y po­drían te­ner­lo, tam­bién, más ade­lan­te.

En lo in­me­dia­to, los per­jui­cios fue­ron ma­te­ria no im­par­ti­da a los alum­nos, me­di­das de emer­gen­cia en los exá­me­nes de ba­chi­lle­ra­to, te­ra­pias fí­si­cas, de len­gua­je y apo­yo emo­cio­nal de­ja­das de im­par­tir, ajus­tes en los pro­me­dios de no­tas, co­me­do­res es­co­la­res sin fun­cio­nar y cos­tos adi­cio­na­les pa­ra el cui­da­do de los hi­jos mien­tras los pa­dres tra­ba­ja­ban, por ci­tar al­gu­nos.

La fac­tu­ra po­dría ser más one­ro­sa e in­jus­ta. El ries­go de un au­men­to en la de­ser­ción es­co­lar por lo su­ce­di­do es la­ten­te y afec­ta­ría ne­ga­ti­va­men­te los es­fuer­zos efec­tua­dos por es­tra­te­gias in­te­gra­les ta­les co­mo Yo Me Apun­to, pro­gra­ma na­cio­nal que ha en­ten­di­do que la in­ter­ven­ción de­be ser de ca­rác­ter mul­ti­sec­to­rial y per­ma­nen­te.

Au­sen­cia alar­man­te. El Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (Uni­cef) in­di­có, en el 2017, que 123 mi­llo­nes de ni­ños, en­tre los 5 y los 15 años es­ta­ban fue­ra de la ma­trí­cu­la es­co­lar en el mun­do, lo cual equi­va­le a un 11,5 % de los me­no­res en es­te gru­po eta­rio.

Las ci­fras to­ta­les actualizadas al 2018 son alar­man­tes. Cer­ca de 300 mi­llo­nes de ni­ños y jó­ve­nes no es­tán en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, es de­cir, uno de ca­da tres es­tá fue­ra de las au­las y de la cons­truc­ción de me­jo­res opor­tu­ni­da­des de vi­da. Se­gún lo se­ña­la­do an­te­rior­men­te, la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble si­gue sien­do la de 5 a 17 años.

En Cos­ta Ri­ca, y de­pen­dien­do del ni­vel, mé­to­do de me­di­ción y la fuen­te, el aban­dono es­co­lar anual se cal­cu­la en, apro­xi­ma­da­men­te, un 5 %. En la edu­ca­ción pú­bli­ca, la de­ser­ción es dra­má­ti­ca­men­te ma­yor que en la pri­va­da. Ade­más, el aban­dono es­co­lar es más al­to en hom­bres que en mu­je­res y ma­yor en la edu­ca­ción noc­tur­na.

La de­ser­ción más gra­ve es­tá en la se­cun­da­ria, prin­ci­pal­men­te, en sé­ti­mo año. Es de­cir, jus­to al ini­ciar una nue­va eta­pa de la edu­ca­ción, que per­mi­ti­rá su­pe­rar los co­no­ci­mien­tos bá­si­cos apor­ta­dos por la pri­ma­ria.

La gra­ve­dad del pro­ble­ma es aún más cla­ra si ana­li­za­mos que la edu­ca­ción pri­ma­ria en Cos­ta Ri­ca es uni­ver­sal y ca­si el 100 % de los ni­ños com­ple­ta sex­to gra­do. Sin em­bar­go, me­nos del 50 % de los es­tu­dian­tes con­clu­ye la se­cun­da­ria. Per­de­mos en el ca­mino la mi­tad de nues­tros es­tu­dian­tes, ci­fra que, de acuer­do con un es­tu­dio de la Di­vi­sión de De­sa­rro­llo So­cial de la Ce­pal, co­lo­ca al país en­tre los ni­ve­les más ba­jos en La­ti­noa­mé­ri­ca en es­te in­di­ca­dor.

Los mo­ti­vos. ¿Por qué se ale­jan del es­tu­dio los jó­ve­nes si les pro­vee una me­jor ca­li­dad de vi­da a ellos y a sus fa­mi­lias? La pre­gun­ta tie­ne múl­ti­ples res­pues­tas y desafíos gran­des por su­pe­rar.

Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Diá­lo­gos: Re­vis­ta Elec­tró­ni­ca de His­to­ria —en­tre otras fuen­tes—, ca­si un 40 % de los es­tu­dian­tes aban­do­nan el sis­te­ma edu­ca­ti­vo por ne­ce­si­dad, pa­ra apor­tar eco­nó­mi­ca­men­te al ho­gar. Usual­men­te se tra­ta de fa­mi­lias nu­me­ro­sas, cu­yos pa­dres po­seen ba­ja es­co­la­ri­dad y, por lo tan­to, re­ci­ben sa­la­rios ba­jos o es­tán des­em­plea­dos y re­quie­ren el so­por­te de otros miem­bros de la fa­mi­lia, in­clui­dos los jó­ve­nes es­tu­dian­tes. En otras pa­la­bras: la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble es la más po­bre.

La gran sin­ra­zón es que el aban­dono es­co­lar pa­ra in­ser­tar­se tem­pra­na­men­te en el mer­ca­do la­bo­ral y apor­tar al ho­gar, les ge­ne­ra en el fu­tu­ro des­em­pleo, ines­ta­bi­li­dad por tra­ba­jos tem­po­ra­les o re­mu­ne­ra­cio­nes más ba­jas por su fal­ta de pre­pa­ra­ción edu­ca­ti­va.

Por me­dio de la edu­ca­ción los jó­ve­nes ad­quie­ren el co­no­ci­mien­to y las he­rra­mien­tas pa­ra in­cur­sio­nar me­jor en el mun­do la­bo­ral —ca­da vez más de­man­dan­te—, op­tar por una me­jor ca­li­dad de vi­da y con­tri­buir al de­sa­rro­llo na­cio­nal.

La de­ser­ción es­co­lar ge­ne­ra que la bre­cha so­cio­eco­nó­mi­ca y la de­sigual­dad se in­cre­men­ten e im­pi­de la mo­vi­li­dad ha­cia ni­ve­les su­pe­rio­res.

Es in­du­da­ble que la lu­cha con­tra el aban­dono de las au­las o la in­te­rrup­ción tem­pra­na del ci­clo edu­ca­ti­vo de un es­tu­dian­te an­tes de ter­mi­nar la se­cun­da­ria de­be con­ver­tir­se en una prio­ri­dad pa­ra to­dos.

Es­ta­mos a un mes del in­gre­so al cur­so lec­ti­vo 2019 y pron­to se­rá el au­sen­tis­mo en las au­las el que nos brin­de las pri­me­ras pis­tas so­bre el da­ño cau­sa­do por la in­te­rrup­ción de las cla­ses en el 2018.

De­pen­de­rá de nues­tra rá­pi­da reac­ción co­mo país, que en­men­da­re­mos, de la me­jor ma­ne­ra, los per­jui­cios cau­sa­dos a nues­tros es­tu­dian­tes. Pa­dres de fa­mi­lia, pro­fe­so­res res­pon­sa­bles y au­to­ri­da­des de Go­bierno ten­drán el pri­mer fren­te de ac­ción. Re­que­ri­rán el in­vo­lu­cra­mien­to de to­dos, co­mo ac­to­res so­cia­les, pa­ra sal­var a nues­tros jó­ve­nes de la de­ser­ción es­co­lar y su ex­clu­sión del de­sa­rro­llo.

El com­ba­te de la de­ser­ción es una lu­cha por un fu­tu­ro me­jor pa­ra nues­tros jó­ve­nes

SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.