Na­tu­ra­le­za hu­ma­na

La Nacion (Costa Rica) - - FORO - Os­wal­do Gu­tié­rrez So­te­lo MÉ­DI­CO

Vi­vir a cos­ta de los de­más es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más no­ta­bles de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Su for­ma más vi­si­ble es la es­cla­vi­tud, aun­que hoy di­fie­ra de la que exis­tía en la an­ti­güe­dad y de la que aso­ló al mun­do en­tre los si­glos XVI al XIX.

La su­fren mi­les y mi­les de per­so­nas, es­cla­vi­za­dos por tratantes y tra­fi­can­tes –quie­nes sue­len pro­ce­der del mis­mo ori­gen– en for­ma de pros­ti­tu­ción, con­tra­ban­do, in­mi­gra­ción o tra­ba­jo in­fan­til; en con­tra­par­te, hom­bres y mu­je­res li­bres es­tán es­cla­vi­za­dos por sus deu­das, pun­tual­men­te co­bra­das por los ban­cos emi­so­res de sus tar­je­tas de cré­di­to; la ma­yo­ría tra­ba­ja ho­ras ex­tra so­lo pa­ra pa­gar to­do lo que con­su­mió, en su ma­yor par­te, sin ne­ce­si­tar­lo. Los go­ber­nan­tes ex­traen una par­te del fru­to del es­fuer­zo de las per­so­nas pa­ra ad­mi­nis­trar los ser­vi­cios pú­bli­cos esen­cia­les, pe­ro tam­bién uti­li­zan ese di­ne­ro pa­ra en­ri­que­cer­se –sin ne­ce­si­dad de ro­bar– por­que, a pe­sar de que el ciu­da­dano no pue­de au­di­tar la ges­tión de sus im­pues­tos, no pue­de ne­gar­se a pa­gar­los.

Cier­tos em­pre­sa­rios ca­bil­dean pa­ra exo­ne­rar­se de tri­bu­tos que los de­más pa­gan, o se­cues­trar clien­tes y mer­ca­dos y, en no po­cos ca­sos, co­brar al era­rio el tri­ple por obras o ser­vi­cios mal he­chos.

Lí­de­res sin­di­ca­les, bu­ró­cra­tas y em­plea­dos pú­bli­cos opor­tu­nis­tas exi­gen su por­ción, en for­ma de be­ne­fi­cios, bo­nos, pre­mios, va­ca­cio­nes, per­mi­sos y pen­sio­nes, fi­nan­cia­da con di­ne­ro pú­bli­co; va­ga­bun­dos y con­for­mis­tas vi­ven de bo­nos y ali­men­tos “so­li­da­rios” del Go­bierno, sin tra­ba­jar, a cam­bio de vo­tos u otros ser­vi­cios in­con­fe­sa­bles.

To­do ese di­ne­ro, que ex­ce­de lar­ga­men­te lo que la pro­duc­ción na­cio­nal pue­de fi­nan­ciar, se pa­ga me­dian­te en­deu­da­mien­to, cu­yos in­tere­ses los pa­ga la gen­te que tra­ba­ja. In­ver­sio­nis­tas, pres­ta­mis­tas y es­pe­cu­la­do­res de ca­pi­tal se ase­gu­ran ren­tas y di­vi­den­dos, co­se­cha­dos tam­bién de la pro­duc­ción na­cio­nal.

In­ter­mi­na­ble ca­de­na. De lo que que­da, el ciu­da­dano pro­me­dio es re­mu­ne­ra­do y alivia sus car­gas elu­dien­do im­pues­tos y con­tra­tan­do ser­vi­cios y per­so­nas in­for­ma­les, de me­nor cos­to; y si es mi­cro­em­pre­sa­rio, no le pa­ga a su em­plea­do el tiem­po la­bo­ral ex­tra­or­di­na­rio ni las car­gas so­cia­les; “prohi­bi­do” en­fer­mar­se.

El ciu­da­dano po­bre no des­per­di­cia­rá, si se le pre­sen­ta, la opor­tu­ni­dad de ex­plo­tar a otro más po­bre en la­bo­res agrí­co­las, de al­ba­ñi­le­ría o do­més­ti­cas. Y en el seno de las fa­mi­lias, los más emprendedores y la­bo­rio­sos sue­len lle­var en hom­bros no so­lo a sus de­pen­dien­tes (lac­tan­tes, dis­ca­pa­ci­ta­dos, an­cia­nos o en­fer­mos), sino tam­bién man­te­ner a los pa­rien­tes o cón­yu­ges hol­ga­za­nes.

Los co­mu­nis­tas y los anar­quis­tas que­rían des­apa­re­cer es­ta es­truc­tu­ra na­cio­nal eco­nó­mi­ca pi­ra­midal, eli­mi­nan­do la pro­pie­dad pri­va­da y la au­to­ri­dad; los so­cia­lis­tas que­rían eli­mi­nar el Es­ta­do y re­em­pla­zar­lo por una dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do; los utó­pi­cos ad­mi­tían el Es­ta­do, el cual te­nía que pla­ni­fi­car la so­cie­dad y de­cir a ca­da uno y a to­da la na­ción en qué de­be­ría tra­ba­jar y có­mo vi­vir.

Pe­ro la reali­dad his­tó­ri­ca es so­lo una: co­mu­nis­tas o so­cia­lis­tas, ca­pi­ta­lis­tas o im­pe­ria­lis­tas, li­bre mer­ca­do o li­bre co­mer­cio, siem­pre, unos vi­vi­rán a cos­ta del tra­ba­jo de otros. El pun­to de equi­dad es­tá en que to­dos vi­van co­mo quie­ran vi­vir, con li­ber­ta­des, jus­ti­cia y opor­tu­ni­da­des, sin coac­cio­nes y sin ex­clu­sio­nes. A pe­sar de nues­tra na­tu­ra­le­za hu­ma­na.

To­dos de­be­rían vi­vir co­mo quie­ran, con li­ber­ta­des, jus­ti­cia y opor­tu­ni­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.