Los nu­ba­rro­nes del ‘bre­xit’

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Ve­lia Go­vae­re Vi­ca­rio­li CA­TE­DRÁ­TI­CA DE LA UNED

Los cie­los se nu­blan. El año co­mien­za con sig­nos de tor­men­ta. To­dos los ho­ri­zon­tes se cier­nen de ame­na­zas. Vo­ces de alar­ma ad­vier­ten los pe­li­gros de una nue­va cri­sis fi­nan­cie­ra. Pe­ro si lo fi­nan­cie­ro es un pe­li­gro, lo po­lí­ti­co lle­va es­ta emer­gen­cia a un es­ta­do de alar­ma.

En un mar hu­ra­ca­na­do, un bar­co sin brú­ju­la en­fren­ta una tor­men­ta per­fec­ta. Po­cas ve­ces, la his­to­ria ha vis­to es­ta con­fluen­cia ne­fas­ta de cri­sis eco­nó­mi­ca y ago­ta­mien­to po­lí­ti­co.

A di­fe­ren­cia del crac del 2008, el es­ta­blish­ment de­mo­crá­ti­co de Oc­ci­den­te su­fre es­pas­mos de li­de­raz­gos en­clen­ques, re­me­zo­nes de re­sen­ti­mien­tos de po­bla­cio­nes ol­vi­da­das y es­truc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les en des­ajus­te con los avan­ces tec­no­ló­gi­cos.

To­do se con­ju­ga pa­ra que las ne­ce­si­da­des no ten­gan al­ter­na­ti­vas con­fia­bles. Ama­ri­llo es el co­lor que asu­me es­ta do­len­cia he­pá­ti­ca de in­de­fi­ni­cio­nes. Fran­cia pu­so el tono, pe­ro el Reino Uni­do se­rá el pri­mer es­ce­na­rio don­de los re­tos en­fren­ta­rán las im­po­ten­cias. Su nom­bre es bre­xit.

Las pre­mi­sas son co­no­ci­das. Por es­ca­so mar­gen, en el Reino Uni­do se im­pu­so, en re­fe­ren­do, la op­ción de aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea. Así se ex­pre­só el desafec­to de pe­ri­fe­rias de­ja­das en aban­dono por las éli­tes po­lí­ti­cas. El mis­mo es­ce­na­rio se repetiría, des­pués, en otros paí­ses. En Es­ta­dos Uni­dos, de for­ma fa­tal. En Cos­ta Ri­ca, de­jan­do los pe­los en la alam­bra­da. Bra­sil no tu­vo esa suer­te o ese buen tino.

Ca­da ca­so tie­ne su pro­pia na­rra­ti­va ideo­ló­gi­ca, pe­ro su tras­fon­do so­cio­ló­gi­co es se­me­jan­te: vo­ta­cio­nes mar­ca­das por fron­te­ras te­rri­to­ria­les con desa­rro­llos eco­nó­mi­cos he­te­ro­gé­neos, vin­cu­la­dos con una glo­ba­li­za­ción po­lí­ti­ca­men­te a la de­ri­va.

Res­que­mo­res. ¿Cuál fue la na­rra­ti­va que se im­pu­so en­tre los bri­tá­ni­cos pa­ra de­ci­dir sa­lir de la Unión Eu­ro­pea (UE)? El bri­tá­ni­co des­em­plea­do, de pe­ri­fe­rias aban­do­na­das o ba­rria­das mar­gi­na­das, sen­tía re­sen­ti­mien­to por sos­te­ner sin be­ne­fi­cio evi­den­te la enor­me, cos­to­sa y repu­tada­men­te in­efi­cien­te bu­ro­cra­cia de Bru­se­las.

Por otra par­te, la per­te­nen­cia a la UE traía co­ne­xa una pér­di­da del con­trol mi­gra­to­rio y na­die es­tá cul­tu­ral­men­te me­nos pre­pa­ra­do pa­ra una tu­mul­tuo­sa in­mi­gra­ción que las re­gio­nes pe­ri­fé­ri­cas. Do­mi­nó, por tan­to, el dis­cur­so de re­cu­pe­rar “la so­be­ra­nía de fron­te­ras y mer­ca­dos la­bo­ra­les”.

En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo se­pa­ra­tis­ta tam­bién se vin­cu­la­ron con la in­mi­gra­ción el agra­va­mien­to de de­bi­li­da­des pre­exis­ten­tes en los sis­te­mas de edu­ca­ción, vi­vien­da, se­gu­ri­dad so­cial y sa­lud. La in­mi­gra­ción, ade­más, pre­sio­na a la ba­ja los sa­la­rios. Ahí se im­pu­so el men­sa­je se­pa­ra­tis­ta.

Pe­ro la op­ción mis­ma de un re­fe­ren­do fue una de­ci­sión in­tem­pes­ti­va de un li­de­raz­go desa­ti­na­do, de im­pre­vi­sión muy po­co in­gle­sa. Na­die cre­yó lo que has­ta las ur­nas da­ban por im­pen­sa­ble. El pri­mer mi­nis­tro Da­vid Ca­me­ron se ju­gó el des­tino de su na­ción en una apues­ta im­pro­ba­ble. Y per­dió.

Ha­bía abo­ga­do por la per­ma­nen­cia. El bre­xit le cos­tó el car­go. Pe­ro ahí no ter­mi­na­ron los equí­vo­cos. A The­re­sa May, su su­ce­so­ra, le to­ca­ría li­diar con la ne­go­cia­ción de la sa­li­da, ha­bien­do, tam­bién ella, vo­ta­do por la per­ma­nen­cia. ¿Có­mo ser lí­der de al­go en lo cual no se cree?

Di­vi­sión. Da­do el bre­xit, ha­bía que de­fi­nir en qué con­di­cio­nes que­ría que­dar el Reino Uni­do fren­te a la UE. Pe­ro la éli­te po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca de am­bos par­ti­dos ni si­quie­ra se ha­bía plan­tea­do esa dis­yun­ti­va, y que­dó in­de­ci­sa y di­vi­di­da en­tre to­das las al­ter­na­ti­vas de sa­li­da: rup­tu­ra to­tal, unión adua­ne­ra, tra­ta­do de li­bre co­mer­cio, acuer­do es­pe­cial de aso­cia­ción.

En­ton­ces, vino el se­gun­do pa­so en fal­so. Pa­ra ini­ciar la ne­go­cia­ción de una sa­li­da, la UE re­quie­re no­ti­fi­ca­ción for­mal dos años an­tes. El bre­xit fue una sor­pre­sa. Na­die en la éli­te po­lí­ti­ca lo ha­bía pre­vis­to y no es­ta­ban pre­pa­ra­dos.

El re­fe­ren­do los obli­ga­ba a sa­lir, pe­ro no les de­cía ha­cia dón­de. En ese tran­ce im­pen­sa­do, la cla­se po­lí­ti­ca pu­do y de­bió ha­ber­se to­ma­do un tiem­po pru­den­cial pa­ra bus­car el más am­plio con­sen­so po­si­ble so­bre el fu­tu­ro es­ta­tus desea­do fren­te a la UE an­tes de no­ti­fi­car la de­ci­sión de par­ti­da. No lo hi­zo.

Sin te­ner cla­ro lo que que­ría, no­ti­fi­có su de­ci­sión de rup­tu­ra y co­men­za­ron a co­rrer los tiem­pos de sa­li­da, ne­go­cia­da o no. Pe­ro no exis­tía una pro­pues­ta bri­tá­ni­ca de es­ta­tus fu­tu­ro que ne­go­ciar.

Pa­ra los bre­xis­tas, los tér­mi­nos del di­vor­cio se­rían más que fa­vo­ra­bles. Los bri­tá­ni­cos ten­drían to­das las car­tas del jue­go en las ne­go­cia­cio­nes. La fan­ta­sía que ven­die­ron era man­te­ner la ma­yo­ría de los be­ne­fi­cios de la per­te­nen­cia, sin sus cos­tos. No con­ta­ban con un pe­que­ño de­ta­lle: Bru­se­las. Des­de Ber­lín has­ta Pa­rís, pa­san­do por Ro­ma y Ma­drid, se abrió ca­mino la con­sig­na de dar un es­car­mien­to pa­ra que na­die si­guie­ra ese “mal ejem­plo”.

Cuan­do la pro­pues­ta bri­tá­ni­ca al fin lle­gó, co­men­zó el cal­va­rio. Na­da se­ría co­mo lo pin­ta­ron. Des­pués de po­cos me­ses de ne­go­cia­ción, ni si­quie­ra en su par­ti­do May al­can­zó con­sen­so por lo lo­gra­do. Inú­til vol­ver a Bru­se­las. Na­die es­tá dis­pues­to a me­jo­rar lo ne­go­cia­do.

En su ver­sión fi­nal, el acuer­do es un pe­río­do tran­si­to­rio, co­mo unión adua­ne­ra, mien­tras se ne­go­cia un TLC. En­tre­tan­to, se que­dan, por tiem­po in­de­fi­ni­do, to­dos los sis­te­mas, re­gla­men­ta­cio­nes y es­tán­da­res de la UE, sin el be­ne­fi­cio de par­ti­ci­par en las de­ci­sio­nes. Se asu­me el cos­to­so pa­go del di­vor­cio y los cos­tos de la unión adua­ne­ra, que tam­po­co es gra­tui­ta. Es de­cir, si que­rían be­ne­fi­cios sin cos­tos, aho­ra tie­nen cos­tos sin be­ne­fi­cios. ¿Có­mo al­can­zar ma­yo­ría par­la­men­ta­ria ba­jo esos tér­mi­nos? Aun así, la dis­yun­ti­va de sa­lir sin acuer­do es peor. Y cons­te que ni si­quie­ra he­mos di­cho “Ir­lan­da”, de os­cu­ras ame­na­zas, que por su com­ple­ji­dad me­re­cen ca­pí­tu­lo apar­te.

Es­ta­mos en vís­pe­ras de la pre­sen­ta­ción del acuer­do al Par­la­men­to y no exis­te aún una ma­yo­ría que lo res­pal­de. Si el Par­la­men­to no lo ra­ti­fi­ca, pa­sa­do el 29 de mar­zo, so­lo que­da­rán dos op­cio­nes: el de­sas­tre de una sa­li­da sin acuer­do o… un nue­vo re­fe­ren­do.

Yo, per­so­nal­men­te, du­do que exis­ta una ma­yo­ría que si­ga que­rien­do sa­lir de la UE, so­bre to­do, des­pués de ha­ber vi­vi­do el des­con­cier­to de los nu­ba­rro­nes del bre­xit. ■

Si los bri­tá­ni­cos que­rían be­ne­fi­cios sin cos­tos, aho­ra tie­nen cos­tos sin be­ne­fi­cios

SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.