El trau­má­ti­co di­vor­cio bri­tá­ni­co

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - P. 16

No es po­si­ble pre­ver el re­sul­ta­do, pe­ro to­do in­di­ca que con­du­ci­rá a ma­yor caos po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co.

Dos años y me­dio des­pués de op­tar por sa­lir de la Unión Eu­ro­pea (UE), y ape­nas diez se­ma­nas an­tes de la fe­cha es­ta­ble­ci­da pa­ra ha­cer­lo, el Par­la­men­to bri­tá­ni­co se en­fren­ta­rá, el pró­xi­mo mar­tes, a una de­ci­sión cru­cial: apro­bar los muy im­per­fec­tos tér­mi­nos de se­pa­ra­ción ne­go­cia­dos por la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, o re­cha­zar­los y agu­di­zar, aún más, la cri­sis política que con­su­me al Reino Unido des­de el re­fe­ren­do so­bre el bre­xit, ce­le­bra­do el 23 de ju­nio del 2016. Has­ta aho­ra, la opi­nión más ge­ne­ra­li­za­da es que ocu­rri­rá lo se­gun­do. ¿Qué se­gui­rá en­ton­ces? Na­die pue­de res­pon­der con cer­te­za, pe­ro nin­gu­na op­ción se ve me­dia­na­men­te ra­zo­na­ble. To­das im­pli­ca­rán se­ve­ras con­se­cuen­cias en ám­bi­tos múl­ti­ples.

Ha­ber lle­ga­do a un pun­to tan dra­má­ti­co y ries­go­so pa­ra el fu­tu­ro de un país cu­na de la de­mo­cra­cia, ejem­plo de es­ta­bi­li­dad, aban­de­ra­do del prag­ma­tis­mo, de­fen­sor del li­be­ra­lis­mo y ape­ga­do a la ci­vi­li­dad, es real­men­te dra­má­ti­co; más aún, alar­man­te. Po­ne de ma­ni­fies­to los te­rri­bles cos­tos que pue­den ge­ne­rar de­ci­sio­nes tras­cen­den­ta­les mal cal­cu­la­das y que no emer­gen de de­ba­tes pú­bli­cos ra­zo­na­dos y se­re­nos, sino del ines­cru­pu­lo­so uso de la de­ma­go­gia y los sim­plis­mos pa­ra ma­ni­pu­lar emo­cio­nes ciu­da­da­nas en mo­men­tos de cri­sis, enojo o an­sie­dad po­pu­la­res.

El re­fe­ren­do pa­ra de­ci­dir so­bre la sa­li­da o per­ma­nen­cia del Reino Unido en la Unión Eu­ro­pea fue con­vo­ca­do por el en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro con­ser­va­dor Da­vid Ca­me­ron, lue­go de una con­tun­den­te vic­to­ria elec­to­ral. Dio por sen­ta­do que el re­sul­ta­do se­ría abru­ma­do­ra­men­te fa­vo­ra­ble a la per­ma­nen­cia y que, de es­te mo­do, aca­lla­ría pa­ra siem­pre a los miem­bros de su pro­pio par­ti­do, así co­mo de una se­rie de gru­pos, en­ton­ces mar­gi­na­les, que in­sis­tían en aban­do­nar la UE o re­ne­go­ciar a ex­tre­mos im­po­si­bles los tér­mi­nos de per­ma­nen­cia.

Ocu­rrió lo con­tra­rio. An­te la de­rro­ta, Ca­me­ron re­nun­ció, May lo sus­ti­tu­yó co­mo lí­der con­ser­va­do­ra y pri­me­ra mi­nis­tra, con­vo­có nue­vas elec­cio­nes que re­sul­ta­ron desas­tro­sas y que­dó al fren­te de un go­bierno su­ma­men­te de­bi­li­ta­do an­te la opo­si­ción la­bo­ris­ta —que es­co­gió co­mo lí­der a Je­remy Corbyn, de su ex­tre­ma iz­quier­da— an­te Eu­ro­pa y an­te sus pro­pios con­ciu­da­da­nos.

Ne­go­ciar la mo­da­li­dad de se­pa­ra­ción de la UE de­mos­tró ser un pro­ce­so mu­cho más com­ple­jo y cos­to­so en sus po­si­bles op­cio­nes de lo que pre­go­na­ban los aban­de­ra­dos del bre­xit. El res­to de los paí­ses de la Unión de­ci­die­ron, jus­ti­fi­ca­da­men­te, adop­tar una po­si­ción ra­zo­na­ble en mé­to­dos, pe­ro su­ma­men­te du­ra en prin­ci­pios. Co­mo re­sul­ta­do, el acuer­do que fi­nal­men­te lo­gró ob­te­ner May no sa­tis­fi­zo ple­na­men­te a na­die: ni a los proeu­ro­peos o a los an­ti­eu­ro­peos en su pro­pio par­ti­do con­ser­va­dor, ni a los mo­de­ra­dos o ra­di­ca­les en el la­bo­ris­ta, ni a los li­be­ra­les, ni a par­ti­dos de ba­se re­gio­nal, ni a am­plios sec­to­res de la po­bla­ción con­fun­di­dos o de­cep­cio­na­dos.

Fren­te a to­dos ellos, el principal ar­gu­men­to de May pa­ra im­pul­sar el acuer­do ha si­do ca­li­fi­car­lo co­mo el más ra­zo­na­ble po­si­ble (en lo cual tie­ne bas­tan­te ra­zón) y aler­tar so­bre las te­rri­bles con­se­cuen­cias de aban­do­nar la Unión de for­ma des­or­de­na­da. Sin em­bar­go, pre­ci­sa­men­te por el ca­rác­ter de “me­nos ma­lo” que tie­ne el com­pro­mi­so al­can­za­do en Bru­se­las, no ha po­di­do ge­ne­rar un blo­que de apo­yo su­fi­cien­te­men­te só­li­do en el Par­la­men­to, ni si­quie­ra en­tre una ma­yo­ría de con­ser­va­do­res que te­men una ruptura trau­má­ti­ca con Eu­ro­pa. Es­to hi­zo que la fe­cha ini­cial pa­ra su vo­ta­ción, fi­ja­da pa­ra el 11 de di­ciem­bre, se pos­pu­sie­ra pa­ra el 15 de enero.

Si, co­mo pa­re­ce muy pro­ba­ble, el re­sul­ta­do es ne­ga­ti­vo, se abre la te­mi­ble po­si­bi­li­dad de un aban­dono de la UE en me­dio de una si­tua­ción caó­ti­ca, con muy gra­ves per­jui­cios eco­nó­mi­cos, una in­ten­si­fi­ca­ción del de­sen­can­to po­lí­ti­co y una olea­da de in­quie­tud so­cial. Qui­zá, en su lu­gar, sea po­si­ble ne­go­ciar una ex­ten­sión de la fe­cha lí­mi­te de la ruptura de­fi­ni­ti­va (29 de mar­zo), pa­ra bus­car sa­li­das al­ter­na­ti­vas, in­clui­da otra mo­da­li­dad de di­vor­cio o has­ta un se­gun­do re­fe­ren­do, que pa­re­ce ser la op­ción más con­ve­nien­te y que, se­gún las en­cues­tas, es­ta vez da­ría la vic­to­ria a la per­ma­nen­cia. Sin em­bar­go, la ex­ten­sión del pla­zo re­quie­re la una­ni­mi­dad de los res­tan­tes 27 paí­ses de la Unión, al­go que pa­re­ce di­fí­cil.

La lec­ción de los per­jui­cios acu­mu­la­dos, y la ex­pec­ta­ti­va de otros aún peo­res, re­sul­ta trá­gi­ca. Los bri­tá­ni­cos la es­tán su­frien­do en car­ne pro­pia, pe­ro a to­dos de­be aler­tar­nos so­bre los enor­mes ries­gos del po­pu­lis­mo. En al­gu­nos ca­sos, pue­de ha­ber mar­cha atrás, pe­ro en otros, los efec­tos se­rán irre­ver­si­bles.

El Par­la­men­to del Reino Unido to­ma­rá el mar­tes una de­ci­sión cla­ve so­bre el ‘bre­xit’

No es po­si­ble pre­ver el re­sul­ta­do, pe­ro to­do in­di­ca que con­du­ci­rá a ma­yor caos po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.