Hos­pi­cio cen­te­na­rio que­da sin ni­ños en me­dio de es­cán­da­lo

Su fu­tu­ro es in­cier­to PANI y au­to­ri­da­des ju­di­cia­les sa­ca­ron a los úl­ti­mos 19 me­no­res el 21 de di­ciem­bre Aban­dono y su­pera­ción Ins­ti­tu­ción cum­pli­ría 132 años de re­ci­bir a po­bla­ción sin pa­dres o en ries­go so­cial

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - Juan Die­go Cór­do­ba juan­die­go.cor­do­[email protected]­cion.com

“Es­to no es cul­pa su­ya, es un asun­to de adul­tos”, le de­cía una tra­ba­ja­do­ra so­cial a una ni­ña que se re­sis­tía a sa­lir del Hos­pi­cio.

Una com­pa­ñe­ri­ta su­ya tam­po­co que­ría aban­do­nar el cen­tro sin an­tes des­pe­dir­se de la va­ca y el le­che­ro, a quie­nes vi­si­ta­ba to­das las ma­ña­nas.

Otro de los me­no­res no de­jó de llo­rar has­ta que las au­to­ri­da­des lo con­ven­cie­ron de que no lo se­pa­ra­rían de sus her­ma­ni­tas me­no­res.

Es­tas son tan so­lo tres his­to­rias, pe­ro ca­da uno de los 19 me­no­res sa­ca­dos del Hos­pi­cio de Huér­fa­nos de San Jo­sé en Vis­ta de Mar de Goi­coe­chea tie­ne la su­ya.

Eran las 7:30 p. m. del 21 de di­ciem­bre y ya se pre­pa­ra­ban pa­ra dor­mir, que­rían que los días pa­sa­ran rá­pi­do pa­ra ce­le­brar la fies­ta de Na­vi­dad y abrir los re­ga­los que lle­gan en abun­dan­cia.

Las lu­ces y las si­re­nas los sa­ca­ron de sus ca­mas, al­gu­nos to­da­vía ju­ga­ban. Eran los agen­tes del Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial (OIJ), y otros fun­cio­na­rios que con or­den de un juez lle­ga­ron a lle­vár­se­los.

Las au­to­ri­da­des, ade­más, iban en bus­ca de prue­bas so­bre los pre­sun­tos abu­sos fí­si­cos, psi­co­ló­gi­cos y se­xua­les que su­pues­ta­men­te su­frían en ese lu­gar, se­gún se­ña­la­mien­tos del Pa­tro­na­to Na­cio­nal de la In­fan­cia (PANI).

Fue es­ta ins­ti­tu­ción la que so­li­ci­tó la in­ter­ven­ción y en­vió a los ni­ños a di­fe­ren­tes al­ber­gues ba­jo su tu­te­la , con el cui­da­do de de­jar jun­tos a los que son her­ma­nos.

Des­de en­ton­ces, al cen­te­na­rio hos­pi­cio lo in­va­de un in­có­mo­do si­len­cio, que pa­re­ce ad­ver­tir­lo de que las his­to­rias de los mi­les de ni­ños que al­ber­gó en 132 años de his­to­ria, po­drían no vol­ver a re­pe­tir­se.

Esa reali­dad lo con­de­na­ría a un cie­rre de­fi­ni­ti­vo.

El Hos­pi­cio de Huér­fa­nos de San Jo­sé en­fren­ta­do que hoy se en­fren­ta al es­cán­da­lo, fue fun­da­do en 1887 y de­cla­ra­do ins­ti­tu­ción be­ne­mé­ri­ta en 1998, co­mo re­co­no­ci­mien­to a su la­bor en el cam­po de la pro­tec­ción y cui­do de per­so­nas me­no­res de edad en ries­go so­cial o en si­tua­ción de aban­dono.

Por dé­ca­das aquí se han re­ci­bi­do a ni­ños que se que­da­ron sin sus pa­dres o bien, cuan­do su ho­gar no es un lu­gar se­gu­ro pa­ra que crez­can por­que hay vio­len­cia o ne­gli­gen­cia.

Ac­ción ju­di­cial. “Irres­pon­sa­ble­men­te se vi­nie­ron a ha­cer un alla­na­mien­to con­tra 19 chi­qui­tos y se traen ofi­cia­les del OIJ con cha­le­cos an­ti­ba­las y con pis­to­las.

“Vi­nie­ron cer­ca de 30 ofi­cia­les pa­ra un alla­na­mien­to con­tra chi­qui­tos de cua­tro años. Eso es inau­di­to, es­to no es al­go que pa­sa en un país co­mo Cos­ta Ri­ca”, se­ña­ló el abo­ga­do Bo­ris Mo­li­na, re­pre­sen­tan­te del Hos­pi­cio.

La ins­ti­tu­ción de­ci­dió pre­sen­tar un re­cur­so de am­pa­ro con­tra el re­ti­ro de los pe­que­ños de su cen­tro, por lo que aho­ra los de la Sala Cons­ti­tu­cio­nal de­be­rán de­fi­nir el fu­tu­ro pró­xi­mo de es­ta or­ga­ni­za­ción. Mien­tras tan­to, los ni­ños se adap­tan al nue­vo “ho­gar” al que lle­ga­ron.

De­nun­cias. El Pa­tro­na­to de­nun­cia que de­trás de las pa­re­des de es­te cen­tro se die­ron he­chos “atro­ces” y por ello so­li­ci­ta­ron el re­ti­ro in­me­dia­to de los me­no­res. La me­di­da se to­mó lue­go de que un co­mi­té ins­ti­tu­cio­nal de­tec­ta­ra “ca­sos gra­ves” de vio­la­ción a los de­re­chos de los pe­que­ños que allí vi­vían.

Ac­tual­men­te, la Fis­ca­lía tra­mi­ta dos de­nun­cias in­ter­pues­tas por el mis­mo Hos­pi­cio. Una con­tra una ex­tra­ba­ja­do­ra, que fi­gu­ra co­mo sos­pe­cho­sa del de­li­to de pri­va­ción de li­ber­tad en con­tra de va­rios me­no­res.

En el Pa­tro­na­to ase­gu­ran que a los me­no­res los re­te­nían en con­tra de su vo­lun­tad, uti­li­zan­do sus mis­mas pi­ja­mas pa­ra ama­rrar­los.

En el cen­tro ase­gu­ran que úni­ca­men­te apli­ca­ban me­di­das co­rrec­ti­vas cuan­do los me­no­res se por­ta­ban mal. Se­gún des­cri­ben, te­nían que es­tar en un cuar­to por pe­rio­dos breves pa­ra que re­ca­pa­ci­ta­ran so­bre su com­por­ta­mien­to.

La se­gun­da cau­sa ju­di­cial es por una pre­sun­ta vio­la­ción que in­vo­lu­cra­ría a dos va­ro­nes al­ber­ga­dos en ese cen­tro.

Se­gún el Hos­pi­cio, de­nun­cia­ron a un ado­les­cen­te de 15 años por un pre­sun­to in­ten­to de vio­la­ción con­tra otro ni­ño de 11. Días des­pués de lo ocu­rri­do, el Hos­pi­cio se des­pren­dió de hombres y mu­je­res ado­les­cen­tes y se que­dó úni­ca­men­te con los me­no­res de 12.

Por lo de­li­ca­do de es­ta si­tua­ción, que in­vo­lu­cra me­no­res de edad, tan­to el PANI co­mo el cen­tro ma­ne­jan con mu­cho más her­me­tis­mo es­te ca­so.

Ade­más de los re­por­tes de pre­sun­tas agre­sio­nes, el PANI de­nun­cia que la ad­mi­nis­tra­ción del Hos­pi­cio no pu­do jus­ti­fi­car la in­ver­sión de unos ¢84 mi­ma­gis­tra­dos

Los ju­gue­tes de los úl­ti­mos ni­ños que vi­vían en el Hos­pi­cio de Huér­fa­nos de San Jo­sé, en Vis­ta de Mar de Goi­coe­chea, que­da­ron ol­vi­da­dos en los cuartos. El PANI no le re­no­vó el con­tra­to a la ins­ti­tu­ción por las de­nun­cias de su­pues­tas agre­sio­nes y por du­das en el ma­ne­jo fi­nan­cie­ro.

ALE­JAN­DRO GAMBOA

Des­de el 21 de di­ciem­bre, el Hos­pi­cio de Huér­fa­nos de San J osé, en Vis­ta de Mar de Goi­coe­chea, es­tá va­cío. Tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 85 me­no­res.

ALE­JAN­DRO GAMBOA

Los me­no­res fue­ron tras­la­da­dos a otros cen­tros a car­go del PANI. Los her­ma­nos que­da­ron jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.