Un ce­lu­lar con car­ga pue­de ser vi­tal en pa­seo a la mon­ta­ña

En ca­so de ex­tra­vío per­mi­ti­rá dar avi­so y guiar a res­ca­tis­tas

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - Hu­go So­lano C. hso­[email protected]­cion.com

Con las va­ca­cio­nes y la lle­ga­da de los días so­lea­dos au­men­tan los pa­seos a las mon­ta­ñas, y con es­tos, el ries­go de ex­tra­víos. El año pasado hu­bo 139 in­ci­den­tes de ese ti­po, es de­cir, al­guien se ex­tra­vió, en pro­me­dio, ca­da tres días.

Aun­que la tec­no­lo­gía ayu­da mu­cho pa­ra efec­tos de ubi­ca­ción, es co­mún que los ca­mi­nan­tes ha­yan to­ma­do y en­via­do tan­tas fo­tos y vi­deos, que su te­lé­fono se que­da sin car­ga.

Así lo ha cons­ta­ta­do Car­los He­rre­ra, en­car­ga­do de aten­ción prehos­pi­ta­la­ria de la Cruz Ro­ja, quien na­rró que a me­nu­do en­cuen­tran per­so­nas con ce­lu­la­res lle­nos de fo­tos y la ba­te­ría sin car­ga. Esa pre­vi­sión es so­lo una de las que los va­ca­cio­nis­tas a me­nu­do no to­man en cuen­ta cuan­do de­ci­den aven­tu­rar­se a co­no­cer la be­lle­za de bos­ques y mon­ta­ñas.

De acuer­do con He­rre­ra, apar­te de por­tar una ba­te­ría adi­cio­nal, otros con­se­jos son ha­cer­se acom­pa­ñar por un guía y te­ner apli­ca­cio­nes en el te­lé­fono que per­mi­tan en­viar el pun­to de ubi­ca­ción en ca­so de per­der­se en de­ter­mi­na­da zo­na. Es­to, si hay se­ñal de In­ter­net.

Tres per­di­dos. Un pa­seo por el ca­ñón del río To­ro Ama­ri­llo, en Guá­pi­les, Po­co­cí, pa­ra co­no­cer una ca­ta­ra­ta de aguas ter­ma­les, ter­mi­nó en ex­tra­vío pa­ra tres hombres que, el 24 de di­ciem­bre pasado, fue­ron res­ca­ta­dos por la Cruz Ro­ja. El ope­ra­ti­vo se fa­ci­li­tó por­que lle­va­ban ce­lu­lar.

Los ex­cur­sio­nis­tas tu­vie­ron que pa­sar la no­che en la mon­ta­ña y has­ta ellos lle­ga­ron miem­bros de la Uni­dad Es­pe­cia­li­za­da de Pri­me­ra In­ter­ven­ción, que ne­ce­si­ta­ron más de cua­tro ho­ras pa­ra en­con­trar­los.

Se­gún con­tó Min­yar Co­lla­do, uno de los miem­bros de la pa­tru­lla que los res­ca­tó, los ex­tra­via­dos eran hombres de en­tre 45 y 52 años, quie­nes na­rra­ron que los problemas comenzaron cuan­do el cau­ce del río co­men­zó a su­bir, po­si­ble­men­te por una co­rrien­te de agua pro­du­ci­da por lluvias mon­ta­ña arri­ba. Eso los obli­gó a es­ca­lar lo­mas, y subie­ron tan­to, que lue­go no sa­bían có­mo sa­lir.

La tar­de del do­min­go 23 de di­ciem­bre, al no lle­gar al si­tio acor­da­do pa­ra que un fa­mi­liar los re­co­gie­ra, comenzaron las sos­pe­chas. Al día si­guien­te, con una ín­fi­ma se­ñal de ce­lu­lar, los mon­ta­ñis­tas avi­sa­ron que es­ta­ban per­di­dos. Fue en­ton­ces cuan­do em­pe­zó el ope­ra­ti­vo.

Es­tu­vie­ron ex­tra­via­dos 16 ho­ras y fue­ron bus­ca­dos por 12 cruz­ro­jis­tas que du­ra­ron ca­si cin­co ho­ras si­guien­do ras­tros has­ta dar con ellos. Los hombres te­nían hi­po­ter­mia y es­ta­ban un po­co des­hi­dra­ta­dos, pe­ro pu­die­ron sa­lir por sus pro­pios me­dios.

Al­gu­nas ra­zo­nes. El desaca­to a las zo­nas de­mar­ca­das, no avi­sar a na­die so­bre la tra­ve­sía que se pien­sa ha­cer y el he­cho de que la mon­ta­ña pue­de cam­biar en cues­tión de 15 días con la des­apa­ri­ción de al­gu­nos tri­llos, son al­gu­nas va­ria­bles por las que la gen­te se ex­tra­vía.

En oc­tu­bre del 2014, ocho agen­tes de la Sec­ción de Cár­ce­les del Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga-

ción Ju­di­cial (OIJ) se per­die­ron por más de 50 ho­ras lue­go de que un alud los obli­gó a variar la ruta que lle­va­ban en el Par­que Na­cio­nal Brau­lio Ca­rri­llo.

Las mon­ta­ñas de Pi­co Blan­co y al­re­de­do­res en Es­ca­zú, así co­mo otras del Par­que Na­cio­nal Brau­lio Ca­rri­llo y las que co­lin­dan con Pru­sia, en Orea­muno de Car­ta­go, son al­gu­nos de los pun­tos que re­gu­lar­men­te re­quie­ren mo­vi­li­za­ción pa­ra res­ca­te. En el 2017, los ex­tra­víos aten­di­dos fue­ron 135 y en el 2016, la ci­fra fue de 151 .

En el sec­tor Pru­sia, en el Par­que Na­cio­nal Vol­cán Ira­zú, en Orea­muno de Car­ta­go, los vi­si­tan­tes afir­man que es di­fí­cil ex­tra­viar­se si se res­pe­tan los más de 13 ki­ló­me­tros de sen­de­ros exis­ten­tes, que al­ber­gan di­fe­ren­tes ti­pos de bos­ques.

Unas 90.000 per­so­nas vi­si­ta­ron Pru­sia en el 2017. Elías Cam­pos Cruz, ve­cino de Oro­ti­na, lo hi­zo jun­to a su fa­mi­lia es­te miér­co­les 9 de enero. Ha­bían sa­li­do a las 6 a. m. de la ca­sa y a las 9 a. m. lle­ga­ron al si­tio, al que se in­gre­sa por la mis­ma calle que lle­va al Sa­na­to­rio Du­rán.

Si bien en­con­tró sen­de­ros bien de­mar­ca­dos, con buen man­te­ni­mien­to, al­go lo in­quie­tó: “Vi­mos al­gu­nos sen­de­ros clan­des­ti­nos, que no son los que lle­van a los lu­ga­res que di­cen. Aquí no hay pun­tos de reunión pa­ra que nos lo­ca­li­cen en ca­so de emer­gen­cia”.

Tam­bién en Pru­sia, en el sen­de­ro La Gru­ta es­ta­ba Ale­xán­der As­tor­ga Solís, un do­cen­te de Tu­rrial­ba que lle­gó por pri­me­ra vez con su es­po­sa, una hi­ja y dos nie­tos. Él ad­mi­tió que no to­ma­ron pre­vi­sión al­gu­na en ca­so de ex­tra­vío.

Ale­xan­dra As­tor­ga, una jo­ven vi­si­tan­te, co­men­tó que la zo­na es ideal pa­ra res­pi­rar ai­re fresco, ha­cer ejer­ci­cio y ad­mi­rar la ve­ge­ta­ción. Em­pe­ro, es­ti­ma que de­be­ría ha­ber más se­ña­li­za­ción en pun­tos de even­tual pe­li­gro por guin­dos o po­si­ble caí­da de ra­mas.

“Da cier­to te­mor aden­trar­nos mu­cho por­que uno no es­tá acos­tum­bra­do a ca­mi­nar en bos­ques y no se ve la sa­li­da bien se­ña­li­za­da”, afir­mó.

Otro ex­cur­sio­nis­ta, Mar­lon Cal­de­rón, ve­cino de Car­ta­go, ma­ni­fes­tó: “Es­ta be­lle­za hay que apro­ve­char­la. Pe­ro nunca pa­so más allá de lo que mar­can los sen­de­ros, por­que he es­cu­cha­do de per­so­nas que, por ha­cer­lo, se pier­den”, afir­mó.

Tam­bién Kar­la Zum­ba­do, vecina de Es­par­za, lle­gó a Pru­sia con un ami­go de Ha­ti­llo y di­jo que re­co­mien­da la vi­si­ta, aun­que opina que de­be­ría ha­ber más ró­tu­los pa­ra que las per­so­nas se­pan que es­tán ca­mi­nan­do por el sen­de­ro co­rrec­to.

Por su par­te, el gru­po in­te­gra­do por Jenny Her­nán­dez, An­gie Fa­llas y Ch­ris­tian Sil­va, re­co­men­da­ron, co­mo pre­vi­sión, tomar fo­tos de los ma­pas in­ter­nos pa­ra ayu­dar­se en la orien­ta­ción den­tro del bos­que, y ade­más, lle­var agua, ali­men­tos y al­gu­nas me­di­ci­nas.

El rastro. En al­gu­nas re­gio­nes al­tas del país, de­bi­do a la llu­via o al cre­ci­mien­to rá­pi­do de la ma­le­za, no es fá­cil pa­ra el tu­ris­ta iden­ti­fi­car si es­tá o no en un sen­de­ro mon­ta­ño­so. A ve­ces siguen ca­mi­nan­do sin preo­cu­par­se por re­to­mar el ca­mino que los lle­ve a la sa­li­da, ex­pli­có Min­yar Co­lla­do.

En oca­sio­nes, man­tos de ne­bli­na afec­tan la vi­si­bi­li­dad o el lu­gar se os­cu­re­ce a cau­sa de lluvias, lo que di­fi­cul­ta el ca­mi­nar, in­clu­so en par­ques bien de­mar­ca­dos.

“Si el mon­ta­ñis­ta tie­ne una ruta pre­de­fi­ni­da y le in­for­ma a al­gún co­no­ci­do la ruta que se­gui­rá, en ca­so de ex­tra­vío eso fa­ci­li­ta la la­bor de bús­que­da, por­que los cruz­ro­jis­tas de­fi­nen con más fa­ci­li­dad el área de tra­ba­jo”, afir­mó.

Y es que, al he­cho de es­tar per­di­dos, pue­den su­mar­se otras si­tua­cio­nes co­mo te­ner que so­por­tar el frío de la no­che a la in­tem­pe­rie o con des­hi­dra­ta­ción o fal­ta de ali­men­tos.

No siem­pre los fi­na­les son fe­li­ces. Exis­ten ca­sos de ex­cur­sio­nis­tas que, pe­se a in­ten­sas bús­que­das, no apa­re­cen, co­mo ocu­rrió el 6 de enero del 2011 con un jo­ven de 21 años en el Par­que Na­cio­nal Chi­rri­pó, lu­gar don­de tam­bién se per­die­ron dos scouts dé­ca­das atrás y nunca se dio con su pa­ra­de­ro.

RA­FAEL PACHECO

Quie­nes reali­cen ca­mi­na­tas re­crea­ti­vas por bos­ques o mon­ta­ñas, de­ben lle­var a mano ali­men­tos e hi­dra­ta­ción.

RA­FAEL PACHECO

Je­rick Pe­rei­ra, de Ha­ti­llo, reali­zó una ca­mi­na­ta de dos ho­ras por va­rios sen­de­ros de Pru­sia, es­te miér­co­les 9 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.